viernes, 22 de septiembre de 2017

Trump en la ONU: Llegó el cómic.

Por Iroel Sánchez.-El Presidente Donald Trump ha dado su primer discurso ante la Asamblea General de la ONU y ha empleado copiosamente en él el verbo deber: 26 veces a lo largo de la intervención y hasta lo ha reiterado cinco veces en el mismo párrafo. En el mejor estilo de los cómics de la Guerra Fría, Trump repartió en sus palabras roles de héroes y villanos en el escenario internacional. 

En las historietas no suele haber héroe colectivo. El héroe del Señor Trump es uno solo, Estados Unidos, “una de las mayores fuerzas del bien en la historia del mundo y los más grandes defensores de la soberanía, la seguridad y la prosperidad para todos”. Sin comentarios para quien tenga un mínimo conocimiento de los últimos 200 años de historia universal. 
Los malos no son muchos pero son malísimos, merecen calificativos poco frecuentes en la diplomacia como “vil”, “canalla”, “siniestro”, “depravado”  “torcido” y “criminal”. Siria, Corea del Norte, Irán, Venezuela y Cuba son los enemigos declarados a quienes Trump corregirá el rumbo con los deberes que el planeta debe cumplir bajo su liderazgo. Cuba, en particular, es -según el  discurso del Señor Presidente- un “corrupto régimen desestabilizador” que su gobierno mantendrá sancionado con un bloqueo económico, comercial y financiero que paradójicamente esa misma Asamblea General ante la que habló ha condenado reiteradamente de manera abrumadora. 
Desde su llegada a la Casa Blanca, Donald Trump se ha encargado de barrer con las esperanzas de distensión entre Estados Unidos y Cuba abiertas el 17 de diciembre de 2014 por los presidentes Barack Obama y Raúl Castro, que la comunidad internacional hizo suyas de modo unánime. 
Antes de tomar posesión, Twitter mediante, Trump se manifestó irrespetuosamente sobre el Comandante en Jefe Fidel Castro, a raíz de su fallecimiento. Ya investido, el  20 de mayo de este año, emitió un comunicado injerencista para conmemorar la fecha en que Estados Unidos impuso a Cuba una república de opereta con un apéndice constitucional que le autorizaba a disponer de su territorio para bases militares (remember Guantánamo) e intervenir en ella cada vez que le pareciera pertinente. Y el 16 de junio, el dueño de la Trump Tower hizo un discurso en Miami para derogar la directiva presidencial emitida por el gobierno de Barack Obama que buscaba -a través de su smart power- los mismos objetivos históricos de Washington en la Isla que el primer presidente negro de los EE.UU. consideró sufre “régimen opresivo”.
Granma, el diario del Partido Comunista de Cuba, ha sido de los pocos periódicos del planeta que ha publicado íntegramente en su edición impresa el discurso de Trump en la ONU, y es lógico. Como extracto de un virus que se utiliza para inmunizar contra una enfermedad, conocer las palabras que acaba de pronunciar el Presidente Donald Trump ante la comunidad internacional es un excelente antídoto de efecto antiimperialista. Quien lo dude puede leer las 12 páginas de comentarios indignados al discurso de Trump en la web de Granma.  

Esto no va de independencia, sino de democracia. Por Víctor Angel Fernández

La frase que sirve de título, aparece en la edición digital de hoy de El Mundo(http://www.elmundo.es/deportes/futbol/2017/09/21/59c381ad46163f98058b466a.html) y fueron pronunciadas por Pep Guardiola, ex director del Fútbol Club Barcelona, quien a continuación afirma que quiere votar el próximo primero de octubre.
Las informaciones de la prensa escrita y las imágenes que nos llegan por televisión, presentan al gobierno español amenazando o encarcelando a directivos catalanes, por el delito de desacato a la orden gubernamental que prohíbe el referéndum.
Traté de hacer memoria y recuerdo cuando los gobernantes de Estados Unidos y la Unión Europea, promovían aquello de que la base de la democracia se sostenía sobre la libertad de expresión, de agrupación y de votación. Realmente, aunque busqué en Internet, no encontré ninguna información sobre el cambio en esas definiciones.
El otro día publicaba algo sobre las declaraciones de Mariano Rajoy, Jefe del Gobierno Español, en relación con lo que estaba sucediendo en Cataluña (Consultar en: https://lapupilainsomne.wordpress.com/2017/09/06/la-ley-del-embudo-por-victor-angel-fernandez/).
Un poco para redondear el tema, les traigo otras declaraciones de Mariano Rajoy y también de José María Aznar, ex jefe del mismo gobierno, pero esta vez no hablan de España, sino de Venezuela.
¿Cambian los protagonistas y cambia la visión democrática o es sólo una muestra más de hipocresía global?
2 de agosto de 2017
“El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha propuesto la supresión de la autorización para viajar a España y retirar los visados a las personas vinculadas con el régimen de Nicolás Maduro. En declaraciones a los periodistas, Rajoy ha explicado que el ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, habría comunicado esta medida a la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, como represalia por la celebración de elecciones a la Asamblea Constituyente en el país latinoamericano, así como por el encarcelamiento de líderes opositores”
7 de agosto de 2017
nicolas-maduro-exige-elecciones-venezuela-20170807172406.html
“(Mariano Rajoy) ha asegurado que la Constituyente es “ilegal, antidemocrática y contraria a la voluntad de sus ciudadanos”. “El Gobierno defiende para Venezuela lo que defiende para España: la libertad, la democracia y el respeto a las personas y sus derechos”, ha asegurado Rajoy.”
“La Unión Europea y los Gobiernos de los Veintiocho acordaron la pasada semana no reconocer la Asamblea Constituyente salida de las elecciones del pasado día 31 de julio en Venezuela, alegando que esta cámara ha “empeorado la crisis” y “corre el riesgo de socavar otras instituciones legítimas previstas por la Constitución tales como la Asamblea Nacional”.
7 de agosto
“El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha afirmado este lunes que su Ejecutivo “no reconoce la Asamblea Constituyente de Venezuela ni niguna decisión que adopte”. Rajoy considera a este órgano impulsado por el régimen de Nicolás Maduro “ilegal, antidemocrática y contraria a los derechos de los venezolanos”.
“El Gobierno español no reconoce la Constituyente de Venezuela por “ilegal”.  Rajoy se aferra a Venezuela para hacer frente a las acusaciones de corrupción. Preguntado por la postura del Gobierno español ante la situación de caos y violencia del país latinoamericano, Rajoy ha contestado que se resume en tres puntos: “En primer lugar, condena de la violencia; en segundo, exigencia de elecciones libres y democráticas y en tercero, liberación de todos los presos políticos”,
7 de agosto de 2017
“El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, aseguró el lunes que no reconoce la Asamblea Nacional Constituyente instalada el viernes en Venezuela y exigió elecciones “libres y democráticas” para que el país intente superar su crisis. El Ejecutivo defiende para Venezuela lo mismo que para España, en el sentido de que haya libertad, democracia y respeto a las personas y sus derechos, dijo Rajoy.”
4 de mayo
“Aznar también instó a la comunidad internacional a no dar apoyo al Gobierno de Maduro “porque la situación, que ya desde hace mucho tiempo es inaceptable, se ha vuelto ya totalmente insoportable”.
“El exgobernante habló sobre la crisis venezolana un día después de que Maduro presentara al Consejo Nacional Electoral (CNE) el decreto por el que solicita la conformación de una Asamblea Nacional Constituyente que se encargará de modificar la Carta Magna.”1 de agosto
Esta otra, en especìfico, es una joyita, pues Aznar sigue con su trauma anticubano y como una vez le salió bien el show de la posición común, ahora la vuelve a retomar y, obviamente, no pude dejar de hacer un llamado a su “querido” Estados Unidos.
“El expresidente José María Aznar ha urgido hoy al Gobierno a liderar una posición común de la Unión Europea que deslegitime totalmente el régimen de Nicolás Maduro, que, además de poner en riesgo la vida de muchas personas, está convirtiendo en realidad su propósito de convertir a Venezuela en una nueva Cuba.
“Aznar hizo esos comentarios tras entregar en el Capitolio el Premio FAES de la Libertad de 2016 a los centros de estudios estadounidenses International Republican Institute (IRI) y National Democratic Institute (NDI).
“Ese galardón reconoce el trabajo de destacadas personalidades e instituciones en la defensa y la promoción de la democracia y la libertad
“También, ha añadido, debe respaldar totalmente a la oposición venezolana y actuar en colaboración con Estados Unidos y los países latinoamericanos, que “deben estar e intervenir directamente”.

Por Víctor Angel Fernández


lunes, 18 de septiembre de 2017

El referendum catalán desde el activismo lgtb

Beatriz Gimeno.- Para una persona que vivió de cerca la lucha por el matrimonio igualitario, es interesante estar ahora observado desde fuera cómo se desarrolla la cuestión del referéndum catalán. Ambas cuestiones no tienen mucho que ver aparentemente pero ambas han tenido un desarrollo que sí tiene cierto paralelismo en tanto que en ambas el PP se ha comportado más o menos parecido y los resultados también guardan similitudes.  Lo cierto es que la postura del PP y sus consecuencias en este caso, y en aquel, sirven para sacar lecciones políticas generales.
Cuando comenzamos a exigir una ley de parejas de hecho, que garantizase ciertos derechos básicos a las personas lgtb, nos encontramos con la cerrazón absoluta por parte del Partido Popular. Al principio del camino nos conformábamos con una ley que era en sí misma discriminatoria, pero que para el momento en el que estábamos, nos parecía que era a lo más a lo que podíamos aspirar. Nadie hablaba entonces de matrimonio entre personas del mismo sexo, era un tabú; dicho matrimonio no existía más que en dos países en todo el mundo. Parecía un objetivo más que lejano, imposible. Pero seguimos trabajando y luchando por una Ley de Parejas y el Partido Popular seguía diciendo que no a todo y seguía despreciando nuestra lucha con esa prepotencia que le caracteriza y con el absoluto desprecio que muestra hacia las luchas sociales.
Lo cierto es que el tiempo pasó y el inmovilismo del PP no era el nuestro. Nosotros/as sí que nos movimos de sitio porque, en realidad, eso es lo que provoca el inmovilismo del contrario y darse todo el tiempo contra una pared. Lejos de cansar o debilitar, el inmovilismo del contrario te fortalece, te proporciona tiempo, te da argumentos y razón, te deja el campo libre.  El tiempo que nos dio el PP con su silencio hizo que lo que parecía imposible se volviera posible. Desbordar nuestro propio discurso inicial se convirtió una exigencia si es que queríamos mantener el asunto vivo. No pensábamos conseguirlo, pero el camino que estábamos emprendiendo merecía la pena. Nos pasamos años hablando de matrimonio en todo tipo de foros, hasta que al fin, una buena parte de la sociedad y los demás partidos políticos terminaron asumiendo nuestra reivindicación y la sociedad en su conjunto se acostumbró a la palabra; a una palabra que poco antes era impronunciable en el contexto de la homosexualidad.  Seguíamos pensando que el PP se despertaría un día y aceptaría negociar una Ley de Parejas más o menos decente. Pero no lo hizo. Se bunkerizó en sus posiciones más reaccionarias y lo contrario ocurrió en los colectivos, que por incomparecencia del contrario, por su silencio, porque su inmovilismo terminó por parecer impotencia, decidimos que era absurdo pedir una ley que no hacía sino legalizar la desigualdad.
En ese tiempo cambió la sociedad, cambiaron los propios colectivos lgtbi, cambiaron los partidos políticos excepto el PP y pudimos comenzar a imaginar una ley que garantizara la igualdad legal completa. Finalmente, bajo el gobierno de Aznar y en vísperas de una enorme manifestación en la que íbamos a exigir el matrimonio, el PP nos llamó al Palacio de la Moncloa en un gesto inusitado porque jamás habían querido negociar nada. Allí nos propusieron presentar una Ley de Parejas en la que se recogieran todas nuestras exigencias…de 15 años atrás. Demasiado tarde. Pudimos haber dicho que sí porque nadie sabía cuando se aprobaría la ley de matrimonio, pero dijimos que no porque el trabajo ya estaba hecho, porque lo que parecía impensable unos años antes ahora era, por el contrario asumido y exigido por la mayoría. Dijimos que no y la igualdad, efectivamente llegaría poco después.
Supongo que el PP votaría ahora a favor de casi cualquier estatuto. Pero es  demasiado tarde. La sociedad catalana está en otro sitio, después de todos estos años y la española está a punto también de estarlo. El único que está en el mismo sitio que hace 10 años es el PP, y si ahora quisiera moverse ya no tiene hacia donde. Si hace 10 años un referéndum era un objetivo imposible y ni siquiera deseado por la mayoría, ahora mismo la situación se ha invertido y para  la mayoría de la sociedad catalana un referéndum es un objetivo irrenunciable y, además, parece no sólo posible, sino probable y deseable. Todas las dudas se han ido disipando en este tiempo ante la inacción del PP y el crecimiento sostenido en el empeño de las asociaciones de la sociedad civil, partidos y de una buena parte de la sociedad catalana; los que lo han peleado. Hemos llegado a un punto en el que parece que la cuestión está clara: la exigencia de un referéndum es un deseo mayoritario, legítimo y democrático y es, además, la única forma de cerrar políticamente esta cuestión.
Muchas personas que teníamos una opinión contraria, por razones muy diversas, a este referéndum o que éramos críticos con la cuestión independentista hemos cambiado de opinión. Estamos ante un caso de desborde social y político de un marco dado que más bien produce envidia. Resulta insoportable escuchar al Partido Popular apelar a la ley, cuando se trata de un partido que la ha burlado prácticamente de manera sistemática; escucharle hablar de estado de derecho o democracia no resulta mejor ahora que sabemos lo que verdaderamente significa la democracia en esta Europa de los mercados. Es posible que el referéndum exigido por casi el 80% de los catalanes sea uno de los pocos actos verdaderamente democráticos que puedan imaginarse ahora mismo.
Y sí, es posible que el referéndum tenga efectos no deseados por todos los que ahora lo invocan, quién sabe. A veces ocurre que de maneras inesperadas se desatan fuerzas con las que nadie contaba al comienzo. En Cataluña da la impresión de que el Régimen se está descomponiendo ¿Quién sabe si de aquí no sale una operación de limpieza, por fin, del régimen del 78? En Madrid, nada más pasar la Diada, un juez anticatalanista confeso ha prohibido la celebración de un acto político en una clara vulneración de derechos fundamentales. Las costuras le revientan a un estado que se dice democrático pero que no soporta la democracia.

Fuente: EconoNuestra

Beatriz Gimeno
Diputada en la asamblea autonómica de la Comunidad de Madrid, grupo parlamentario de Podemos


viernes, 15 de septiembre de 2017

La guerra contra el terrorismo se ha dirigido contra los musulmanes casi exclusivamente

MAHA HILAL*
Foreign Policy in Focus, 11 de Septiembre de 2017
(traducción de Senén Murias)

Cada año, el 11 de septiembre, Estados Unidos lamenta las vidas inocentes que se perdieron en los ataques terroristas del 2001.

Cada año recuerdo yo también a esas víctimas. Pero lamento también a las víctimas, a menudo olvidadas, de las interminables guerras y draconianas políticas de lucha contra el terrorismo en el mundo posterior al 9-11: la comunidad musulmana.

En su discurso ante el Congreso poco después de los ataques, el entonces presidente Bush dirigió un trozo del mismo a los musulmanes. "El enemigo de EE,UU. no son nuestros muchos amigos musulmanes; no son nuestros muchos amigos árabes ", dijo. "Nuestro enemigo es una red radical de terroristas y todos los gobiernos que los apoyan". A pesar del intento de Bush de distinguir entre los "buenos" y los "malos" musulmanes, la guerra contra el terrorismo se ha dirigido casi exclusivamente contra la comunidad musulmana en general.

En el extranjero, varias naciones musulmanas han sido devastadas por invasiones y operaciones militares de Estados Unidos. A partir de 2015, Physicians for Social Responsibility estimó que 1.3 millones de iraquíes, afganos y paquistaníes habían muerto en el curso de la guerra contra el terrorismo, cifra que esa organización llamó "conservadora", y señalando que no incluye cifras de otras zonas de guerra como Yemen y Somalia. Las víctimas civiles son numerosísimas en todos estos lugares, y presuntos combatientes han muerto por centenares estando en custodia militar de Estados Unidos.

En el ámbito interno (norteamericano), la policía ha elegido sistemáticamente a los musulmanes para hacerles víctimas de abusos especiales.

Las congregaciones y grupos estudiantiles musulmanes han sufrido una vigilancia intrusiva. Y las agencias federales han atrapado sistemáticamente a presuntos "terroristas" musulmanes -un informe de Human Rights Watch de 2014 encontró que los informantes habían desempeñado un papel activo en la concepción de al menos el 30 por ciento de las tramas por las que se procesaron a sospechosos.

Mientras tanto, se construyeron y se usaron las llamadas ‘communication management units’ (en las que los presos federales tienen prohibido virtualmente todo contacto con el mundo exterior y con otros reclusos) para almacenar a los prisioneros musulmanes. En un momento dado, más del 60 por ciento de los reclusos alojados en ellas eran musulmanes, a pesar de que los musulmanes representaban sólo el 6 por ciento del sistema carcelario.

En la todavía más extrema prisión de Guantánamo, ese número se eleva al 100 por ciento.

Pero no todo termina ahí, porque las leyes y las políticas de la guerra contra el terror han creado una cultura del miedo: una que enseña a la sociedad estadounidense a temer a los musulmanes, y otra que enseña a los musulmanes a temer al gobierno de los Estados Unidos. Aunque la situación se ha puesto  peor con Trump, no es algo que comenzara con él. El gobierno de Bush construyó la violenta infraestructura de la guerra contra el terror, Obama la expandió, y Trump simplemente la está desarrollando.

A principios de este año, el presidente Trump firmó dos órdenes ejecutivas, comúnmente referidas como Muslim Ban (interdicto musulmán) y Muslim Ban 2.0, que paralizaron la emisión de visados a personas de siete (y más tarde seis) países mayoritariamente musulmanes.

Aunque muchos se sorprendieron por este acto manifiesto de racismo y xenofobia, la guerra contra el terror ha enseñado a los musulmanes como yo que esto no es nada nuevo. Las órdenes llegaron en medio de una oleada de crímenes de odio contra los musulmanes, que recientemente alcanzaron sus niveles más altos desde el 11 de septiembre. Además, el número de crímenes de odio de este año ha superado con creces al de 2016 - en un 91 por ciento, según el Council of American Islamic Relations .

"Si bien el prejuicio que motiva un crimen de odio puede ser inusual en su ferocidad" (explicaba un  informe de Human Rights Watch en 2002), "está arraigado en un clima público más amplio de discriminación, de miedo e intolerancia contra las comunidades objetivo, clima que también pude ser reflejado o agravado por las política públicas".

Como musulmana estadounidense que he vivido en los Estados Unidos durante la mayor parte de mi vida, el 11 de septiembre me enseñó algunas cosas. Me enseñó que la responsabilidad colectiva está en el corazón de las leyes y políticas que se han desarrollado en la guerra contra el terrorismo: que (los musulmanes) seremos sus objetivos hasta que demostremos que somos "buenos" musulmanes, acríticos con la política exterior y creyentes en el sueño americano.

Me enseñó que la libertad religiosa es un valor que los Estados Unidos aprecia, hasta que los musulmanes tratan de reclamarla. Entonces se convierte en un problema de seguridad.

Me enseñó que esto es lo que muchos grupos han experimentado en nuestro país. Diferentes grupos han sido hostilizados en diferentes momentos y bajo distintos paraguas en aras de nuestra "seguridad nacional", que no es más que racismo y xenofobia legitimados e institucionalizados.

Este año se cumplirán 16 años de la guerra contra el terrorismo - 16 años de medios militares y militaristas para presuntamente reducir la amenaza terrorista, que de hecho han aterrorizado a mi propia comunidad.

Este año, como miembro de la Justice for Muslims Coalition de Washington DC, estoy dirigiendo una campaña llamada # MySept 11MuslimStory para proporcionar un espacio en el que los musulmanes compartan sus historias sobre las consecuencias que han experimentado después del 11 de septiembre -- no sólo derivadas del gobierno de Estados Unidos. gobierno, sino de la sociedad en general. Esta es mi manera de capacitar a la comunidad musulmana para que resista la opresión que hemos experimentado sobre la base de la responsabilidad colectiva.

Se suponía que la guerra contra el terror debía ser para hacer más seguro nuestro país. Pero como musulmana americana, no me siento más segura. Por el contrario, sospecho que esos sentimientos de seguridad nunca pretendieron ser extendidos a mí o a mi comunidad. Nuestro empoderamiento es sumamente importante para prepararnos ante los retos que tengamos en el futuro.

Este artículo apareció originalmente en Foreign Policy in Focus.

*Maha Hilal, Ph.D., es la fellow Michael Ratner de Oriente Medio en el Instituto de Estudios Políticos de Washington, DC.  También es miembro del comité directivo de Justice for Muslims Coalition del DC,  organizadora de Testigos Contra la Tortura, y miembro del consejo de administración del Gremio Nacional de Abogados en el DC.

jueves, 14 de septiembre de 2017

Huracanes, cambio climático y devastación. Por Ángel Guerra Cabrera

Este año ha sido pródigo en desastres naturales. Solo del 17 de agosto hasta hoy, los Estados del Caribe y Estados Unidos han sufrido el embate de los huracanes Harvey, Irma, José y Katia. El 7 de septiembre, México sentía los estragos de uno de los mayores terremotos de su historia y casi simultáneamente del ciclón Katia. El primero devastó Juchitán y todo el istmo de Tehuantepec en Oaxaca, además de golpear numerosos municipios de Chiapas, y el segundo azotó zonas de Veracruz y Tamaulipas. Suman más de 90 los fallecidos por ambos fenómenos.
La cuestión de los huracanes y cuánto está influyendo el cambio climático en su periodicidad, aumento de categoría y, por consiguiente, en su poder destructor y capacidad de amenazar la vida y bienes, es un tema de la mayor importancia para los pueblos y gobiernos del área del Caribe y el Golfo de México, incluyendo a Estados Unidos. Existe una abrumadora evidencia científica sobre la incidencia del cambio climático en la generación de fenómenos meteorológicos extremos. En los días del paso de Harvey por Estados Unidos varios reconocidos investigadores lo afirmaron categóricamente.
Es el caso de James Hansen, ex responsable de cambio climático en la NASA y con funciones semejantes en la Universidad de Columbia, quien declaró al portal Democracy Now: ”Como consecuencia de los cambios en la composición de la atmósfera, provocados fundamentalmente por la quema de combustibles fósiles, el planeta se está calentando y el nivel del mar ha comenzado a aumentar debido a que el océano se está calentando y el hielo se está derritiendo. El volumen de vapor de agua en la atmósfera está aumentando debido a que la atmósfera se está calentando y, por consiguiente, la cantidad de agua que cae durante estas tormentas es mayor debido al calentamiento global provocado por el ser humano. Las tormentas eléctricas, los tornados y las tormentas tropicales obtienen su energía de la energía que está latente en el vapor de agua. Estas tormentas son en gran medida el resultado de los efectos provocados por el ser humano”.
Por su parte, el sitio web Carbon Breef publica un elocuente mapa que refleja el estudio de la influencia del cambio climático en  144 eventos meteorológicos extremos analizados en 138 artículos  científicos arbitrados https://www.carbonbrief.org/mapeo-como-el-cambio-climatico-afecta-eventos-meteorologicos-extremos-alrededor-del-mundo.
Y qué duda cabe, el capitalismo es la causa fundamental del cambio climático. Mientras persista el irracional y suicida modelo actual de producción y consumo no será posible erradicar el origen de lo que John Saxe-Fernández denomina colapso climático. No obstante, confío en que no haya que esperar al derrocamiento del capitalismo para avanzar en la lucha contra el desbarajuste del clima. Se puede lograr mucho en la educación de las personas sobre este gravísimo peligro y en organizar luchas populares que fuercen a los Estados capitalistas a adoptar medidas que reduzcan las causas y efectos del fenómeno. El hecho de que Trump represente una corriente negadora del cambio climático en el país capitalista históricamente más contaminante y derrochador, refuerza la necesidad de que la izquierda y los gobiernos revolucionarios y progresistas coloquen a la cabeza de sus agendas la lucha contra ese flagelo.
Por lo pronto, es urgente la solidaridad con los países afectados por los huracanes de esta temporada, sobre todo con los pobres o bloqueados por Estados Unidos y también con los desfavorecidos en cualquier país. Ha sido perverso el casi total silencio mediático sobre el demoledor paso de Irma por Cuba, la nación más devastada, o afectada, de una punta a otra de su territorio, por este organismo. Contrastante con que la isla, unida a Venezuela, ha iniciado acciones solidarias con los Estados más afectados del Caribe, como Antigua y Barbuda.
Cuba demostró frente a Irma la conciencia política, disciplina, organización y previsión que la singularizan. Si se observa el curso de este huracán allí, se comprende que únicamente por esos factores, la experiencia de defensa civil acumulada masivamente por los cubanos y las medidas extraordinarias de protección adoptadas, es que fue posible evitar una pérdida mayor de vidas humanas y atenuar la de bienes materiales.
Concluido el paso de Irma por la isla, de inmediato un enjambre humano, animado y supervisado por Raúl, emprendía aceleradamente las labores de recuperación, que en algunos casos, tomarán mucho tiempo.
Twitter:@aguerraguerra

¿Lo malo en Venezuela, es bueno en Catalunya?. Por José Manzaneda

Una joven catalana ofrece una flor a un guardia civil (1). Es una foto ya clásica, y encierra un claro simbolismo: el pueblo tiende la mano y ofrece la paz a quien ejerce la fuerza al servicio del poder (2).
Fue tomada en Catalunya, en el registro policial de un periódico donde, supuestamente, se imprimían las papeletas para el referéndum de independencia declarado “ilegal” por las autoridades españolas (3).

No veremos esta foto símbolo en ninguno de los grandes diarios españoles, los mismos que –por cierto- sí publicaron una muy similar tomada... en Caracas (4). 
Y es que Venezuela es, hoy, el laboratorio del doble rasero informativo de la prensa española (5). La que califica como “secuestro de la democracia” (6) o “golpe de estado” (7) (8) el referéndum de independencia organizado por el Gobierno de Catalunya. Pero que, en julio, llevaba a portada de manera entusiasta una consulta ilegal de la oposición de Venezuela en contra del Gobierno de Nicolás Maduro (9) (10) (11).
Esa misma prensa aplaude que hoy, en Catalunya, la policía confisque urnas y papeletas (12). A la vez, califica como “dictadura” a Venezuela, cuyo gobierno permitió la celebración de la citada consulta ilegal de la oposición (13). 
Una consulta tras la cual los organizadores quemaron actas y papeletas, y cuyos datos de participación, según el Gobierno de Caracas, fueron multiplicados por tres de forma fraudulenta (14). Una denuncia que, por supuesto, silenciaron o descalificaron los medios españoles. 
Unos medios a los que cada día se les hace más difícil provocar entusiasmos por la oposición venezolana. Por ejemplo, la prensa española denunciaba que a Lilian Tintori, esposa del opositor preso Leopoldo López, se le impidió salir de su país (15). Olvidando contar un detalle: que Tintori estaba citada por un tribunal de justicia, que prohibió su salida ante el riesgo de fuga (16). Recordemos que Tintori está investigada por el hallazgo, en su vehículo, de 200 millones de bolívares en cajas precintadas, en un país donde existen severas restricciones de retiro en efectivo (17).
Estos medios también amplificaron las denuncias contra Nicolás Maduro de la exFiscal General Luisa Ortega, por supuestos cobros de comisiones de la constructora brasileña Odebrecht (18). Pero silenciaron el rotundo desmentido de dicha empresa, que sí ha reconocido pago de comisiones en otros países (19). Como han tapado que la citada exFiscal está hoy en situación de busca y captura por su presunta conexión con una red de extorsión a empresarios (20). Y como silencian que, solo tras su destitución es que se han reabierto en el país centenares de casos de malversación (21), sicariato (22), e incluso de prácticas de abusos policiales (23). Tampoco esto lo leeremos en la prensa española: que es el nuevo Fiscal General, paradójicamente más cercano al Gobierno, el que está llevando a prisión a policías por violación de derechos humanos (24).
Pero hay cierta prensa española que, lejos de ocultar las conductas más impresentables del antichavismo, las airean (25). Es el caso del diario ABC, donde leíamos acerca de la ejemplar actitud de la famosa modelo venezolana afincada en Madrid Fabiola Osborne (26), quien afirmaba orgullosa que ha dejado de enviar medicinas a su abuela en Venezuela por ser… chavista (27).
Por cierto, ¿han leído algo en la prensa española sobre el escándalo periodístico del Canal 1 de Colombia, que pagó a un exagente de inteligencia venezolano para vincular al Gobierno de Maduro con el narcotráfico (28)? A que tampoco... 
*José Manzaneda, coordinador de Cubainformación