viernes, 9 de diciembre de 2016

Lorenzo Varela hoxe

Lourenzo Varela
*Xesús Alonso Montero- Naceu hai cen anos no mar, cando un barco ateigado de emigrantes galegos estaba preto do porto da Habana. Era o 10 de agosto de 1916. A familia non tarda en deixar Cuba, a mesma familia que, de novo por necesidade, emigra á Arxentina, onde Lorenzo Varela aprende as primeiras letras e as segundas. Mozote, está en Lugo, onde cursa o bacharelato e onde coñece e trata, entre outros, a Ánxel Fole e a Ramón Piñeiro. Son os protagonistas dun fermoso e conmovedor poema seu, Eramos tres irmáns, no que Piñeiro é «o santo», Fole, «o tolo», e Varela, «o capitán». Boa caracterización. En Lugo, Lorenzo Varela, non poeta aínda, é un galeguista moi esquerdista. Xa en Madrid (1935), anda polas beiras do PCE, partido no que ingresa na Guerra Civil, na que defendeu a República coa pluma e coa espada. Brillante, didáctico e seriamente comprometido coa causa, chegou a comisario político. Cando se dirixía aos soldados galegos, estes advertían naquel camarada tan novo e con tanta auctoritas, a razón popular que lle viña das terras de Monterroso, berce de seus pais e matria do seu galego, das palabras coas que compuxo no exilio unha obra poética breve, pero densa, nobre, saudosa e reivindicativa («Vinde chousas sagradas, / carballeiras de meus pais»).
Cen anos despois, as institucións políticas galegas aínda non levantaron un dedo para conmemorar a este admirable cidadán, a este excelente poeta en castelán e en galego e a un crítico de arte extraordinariamente dotado para achegarnos aos textos plásticos de Luís Seoane ou Picasso. Hai unha excepción, a do Concello de Monterroso, que convocou, hai meses, un concurso pedagóxico-literario para premiar traballos nos que os autores tiñan que comentar poemas (galegos e casteláns) formulados de tal xeito que os profesores de bacharelato puidesen utilizalos na aula con eficacia. Non foi cativa a colleita nin pequena a categoría, como sinalaron os membros do xurado o día 18 de novembro, no que tiven a honra de compartir deliberacións con dous ilustres lorenzólogos monterrosinos, Fernando Salgado e Gregorio Ferreiro Fente.
O día 3 de decembro tivo lugar en Monterroso unha xornada literaria e musical en homenaxe do escritor con moi distintas actividades. Quizais haxa que destacar a primeira, na que os premiados leron, na prisión de Monterroso, os poemas que comentaron: Homenaje a Picasso (Patricia Arias Chachero), Eramos tres irmáns (Cristina Souto Diéguez), Compañeiros da miña xeración mortos ou asesinados (Ramón Nicolás) e Castelao (Esperanza Mariño)

*Xesús Alonso Montero, é Presidente da Real Academia Galega


Fonte: La Voz de Galicia 

domingo, 4 de diciembre de 2016

Fidel Castro: Un líder políticamente incorrecto.

Iroel Sánchez.- Ha sido tan inocultable la impresionante reacción de dolor y compromiso del pueblo cubano ante la muerte de Fidel que algunos medios de comunicación se han consagrado a interpretarla y devaluarla para luego vender la idea de un país minado por la incertidumbre y el desánimo, “sin referentes”. El diagnóstico  y detrás la profecía que desean autocumplida:  “Cuba está tan detenida en el tiempo que cualquier cambio que venga, tendrá que ser brusco para ser efectivo.”
Hasta en la psicología se han buscado explicaciones. Se ha dicho -y escrito- que la forma en que han raccionado los cubanos no es racional, que obedece a un “síndrome de Estocolmo”, se ha sugerido mendazmente que el luto es obligado porque “si alguien bebe alcohol o escucha música en el auto o en la casa, le clavan una multa equivalente a 50 dólares”, y se ha concentrado la imagen del dolor provocado por la partida del Comandante en “muchos ancianos y ancianas” como si no fueran los jóvenes los que iniciaron la consigna “Yo soy Fidel” y la gritaron atronadoramente en el homenaje de la Plaza de la Revolución. 
Considerando a cubanas y cubanos como a sí mismos, los reporteros enviados a La Habana para cubrir el funeral de Fidel buscan en razones materiales – alusiones a ollas arroceras y refrigeradores- lo que para ellos es invisible. Si urgaran un poco en la historia de Cuba  para saber a quién han venerado los cubanos comprenderían la verdad. Se enterarían entonces de Antonio Maceo que con un puñado de hombres y tras una guerra desvastadora no aceptó una paz sin independencia y abolición de la esclavitud, de José Martí que más que ofrecer a los obreros emigrados les fue a pedir -y obtuvo de ellos- un día de salario al mes para armar a los libertadores de Cuba, de Antonio Guiteras que cuando los embajadores de Estados Unidos mandaban en América Latina tuvo el valor de expulsar a uno de su oficina, o  de Jesús Menéndez quien impuso a los monopolios norteamericanos un acuerdo único en la historia en beneficio de los trabajadores azucareros. Lógico, ninguno de esos referentes fue transmitido a través de los medios de comunicación ni se construyó a través de bienpagados columnistas del dólar.
Tal vez en la cabeza de los cubanos que dan emocionado adiós a su líder no hay un recuerdo de algo material sino victorias que lograron junto a Fidel como el regreso de los Cinco prisioneros antiterroristas condenados injustamente en Estados Unidos o la devolución del niño Elián González, a quienes en contra del sentido común el Comandante aseguró traerían de vuelta. 
Es que mirándose en un espejo, buscando el clientelismo, la politiquería y la demagogia al uso en sociedades que quieren servir de ejemplo a Cuba no se van a encontrar con el Fidel que admira el pueblo cubano.
Los últimos pronunciamientos del Comandante fueron, como siempre, políticamente incorrectos. “No confío en la política de los Estados Unidos” dijo en enero de 2015; “hermano Obama”, llamó irónicamente al presidente de Estados Unidos al desnudar las intenciones de su visita a Cuba y decirle con un gesto digno de Maceo “no necesitamos que el imperio nos regale nada”, y en su último discurso ratificó su condición de comunista. No fue ambiguo ni equidistante, siempre tomó partido, fue radical, “extremista” dirían algunos, como Martí, Maceo, Guiteras, y Menéndez, y por eso está junto a ellos en el corazón de los cubanos, porque logró lo que llevó a aquellos a entregar su vida. 
¿Qué agradecen entonces los cubanos cuando despiden al Comandante? Digámoslo no con las palabras de un revolucionario sino con las de un desafecto que, en un acto de honestidad que le costó terminar una entrevista en una radio de ultraderecha española, dijo lo que cualquiera que ha rendido tributo al Comandante por estos días  sabe muy bien:  “Cuando llegó Fidel triunfó y convirtió un país de mamboleta, de prostitutas, de tahúres y de americanos y lo convirtió en una de las naciones más importantes del mundo.”

sábado, 3 de diciembre de 2016

El orden invisible de las cosas

“El orden invisible de las cosas”, terceira novela de Fernando Ontañón

Fernando Ontañón, que se deu a coñecer como escritor en 2010 con Relatos invisibles, ven de publicar o seu terceiro libro de narrativa, El orden invisible de las cosas (Ézaro Ediciones, 2016), no que se confirma como unha figura emerxente da literatura española actual. Este cántabro (Santander, 1972) afincado na Coruña desde hai anos, ten unha decidida vocación literaria que o ha converter, máis cedo que tarde, nun autor de referencia.
Como serei eu cando non sexa eu? Estes versos do poeta Angel González inician o terceiro libro do escritor. Nesta novela entrelaza historias interpretadas polo protagonista en dúas etapas da súa vida. Relata a paixón do seu primeiro e intenso namoramento e narra, tamén, o derrubamento, lento e doloroso, do seu matrimonio, vinte anos máis tarde. Describe as intensas xornadas amorosas do mozo –na etapa de estudante-, e a desazón e desasosego dunha parella que camiña, anos despois, cara o desastre, cecais buscado por eles mesmos.

Fernando Ontañón
Na segunda parte do libro introduce un elemento de intriga, e a investigación dunha realidade histórica. O protagonista conecta, por azar, con persoas relacionadas coa Brigada Político-Social, moi activa no tardo-franquismo e que acadou relevancia pola crueldade dalgúns dos seus principais actores (o célebre comisario Roberto Conesa, ou o policía González Pacheco, alias Billy el Niño). A novela adquire unha maior intensidade e o autor reflexiona sobre cuestións de permanente actualidade. Pregúntase pola segunda vida dos monstruos que practicaron a tortura; despois de rematada a ditadura: qué vida levaron? A qué se adicaron? Cómo se relacionaron cos demáis sen que soubesen do seu pasado? O autor tamén se cuestiona polo sentemento de culpa, polas consecuencias da conduta propia para os descendentes, sobre o azar que dirixe os nosos pasos e condiciona de xeito definitivo o rumbo das nosas vidas. 
  
Queda reflectida a ignorancia da xuventude sobre a historia recente. Os mozos que naceron na democracia descoñecen case todo da ditatura e das múltiples aristas e zonas de sombra que deixou para a historia. Os mozos que aprenden a ser adultos neste libro non saben nada da crueldade do franquismo, que usou os servizos secretos para vixiar os pasos das persoas suspeitosas de non ser adictas ao réxime, e que utilizou a ameaza, a violencia e a tortura para perseguir calquera indicio de desafección. Todos estes elementos, que poden semellar de difícil mestura, aparecen na novela con naturalidade e coherencia. O fio narrativo conduce o relato con fluidez e os feitos prodúcense como se formasen parte dunha cadea natural e inevitable.
Considero que estamos ante unha obra importante da actual narrativa española, dun libro que aborda unha parte da nosa historia, que segue a proxectar unha fúnebre sombra sobre o presente. E todo ese territorio que abarca a novela (a relación amorosa, o desgaste da parella, a crueldade da policía franquista, os inicios da democracia, os comezos da corrupción urbanística, etc.) é observado polos ollos e narrado coa prosa dun autor novo, que ten unha mirada e unha percepción da realidade ben distintas ás dos seus antecesores (Muñoz Molina, Llamazares, Chirbes). Teño a certeza de que estamos ante un autor que, algún día, verá os seus escritos nos libros de texto dos Institutos. Así o espero. 
Pablo Vaamonde 
 

miércoles, 30 de noviembre de 2016

"El apoyo de la CIA a los grupos armados que se suponía que eran antiAsad y antiyihadistas ha fracasado"


Patrick Cockburn
ENTREVISTA | Patrick Cockburn 
Patrick Cockburn presenta en su último libro, 'La era de la yihad', un relato de las guerras de los últimos 15 años en Oriente Medio y Asia Central y de la implicación directa de gobiernos extranjeros
"La idea de una oposición armada moderada en Siria siempre ha sido un mito, pero un mito conveniente que ha llevado a una gran confusión"

"El Gobierno sirio bombardea ciudades como Alepo para expulsar a la población civil y separar a los civiles de los combatientes. No ha pasado sólo en Siria. Es cruel pero habitual como estrategia contrainsurgente"
25/11/2016 - 20:40h
 
Patrick Cockburn, periodista irlandés de 66 años, ha alimentado a lo largo de su larga carrera un acusado escepticismo sobre los motivos y las declaraciones de los Gobiernos sobre Oriente Medio. En su trabajo desde 1990 para The Independent –antes fue corresponsal en Moscú del Financial Times–, ha cubierto casi todas las guerras en esa zona, siempre atento a la implicación de gobiernos del resto del mundo. Autor de varios libros, ha recibido tres de los premios periodísticos más prestigiosos, entre ellos el Premio Orwell en 2009.
Capitán Swing acaba de publicar en España su último libro: La era de la yihad. El Estado Islámico y la guerra por Oriente Próximo, donde hace un recorrido por su experiencia en los conflictos de los últimos 15 años en Afganistán, Irak, Libia y Siria.

Una de las cosas que se pregunta en el libro es por qué las guerras no acaban en Oriente Medio. Lo estamos viendo en Irak, Siria y Libia.

Pongamos el caso de Siria, por ejemplo. Si un bando sufre problemas, el Gobierno puede ir a los rusos e iraníes para recibir más apoyo. Igualmente si a los grupos de la oposición les va mal, no piensan en llegar a acuerdos con Asad, sino que van a los saudíes, qataríes y turcos, quizá a los norteamericanos, para recibir más apoyo.
En Libia, quizá deberían habérselo pensado en 2011 cuando estaba claro que los rebeldes no derrotarían a Gadafi sin la OTAN. De hecho, la mayor parte de los combates fueron obra de la OTAN. En Bengasi había más periodistas que rebeldes. Cuando Gadafi cayó, no había oposición que asumiera el poder. Había un vacío de poder y el país se desintegró. Durante la guerra fría, la URSS y EEUU tenían un interés en que los estados no se hundieran, porque si estaba en la órbita norteamericana temían que los soviéticos ocuparan esa posición y viceversa. 

Se ha escrito mucho que estamos siendo testigos de una guerra civil dentro de Islam, pero el hecho es que la situación sería muy diferente sin estas intervenciones extranjeras.
       
Desde luego, es lo mismo que pasa en Irak. Cuando los partidos y movimientos iraquíes ven que la situación empeora, no buscan acuerdos o compromisos con sus adversarios. Buscan apoyo en el exterior, y eso siempre empeora las cosas. Y evidentemente las potencias extranjeras tienen sus propios intereses.   
                                   
Escribió en octubre en The Independent sobre la diferencia entre la cobertura en los medios occidentales sobre lo que ocurre en Mosul (donde fuerzas iraquíes y norteamericanas intentan expulsar a ISIS) y en Alepo (donde sirios y rusos atacan la zona ocupada por los insurgentes). 

O lo que ocurrió en Ramadi. Es perfectamente razonable criticar lo que hacen los rusos en Alepo con sus bombardeos indiscriminados sobre la zona oriental, pero veamos lo que pasó en Ramadi, en Irak, una ciudad que solía tener unos 350.000 habitantes y que fue bombardeada por la coalición dirigida por EEUU. Acabó destruida en un 80%, y a pesar de eso apenas hubo críticas.

En los últimos meses, varios medios norteamericanos han publicado informaciones bastante explícitas sobre el apoyo de la CIA a algunos grupos insurgentes sirios, a los que esos medios califican de "moderados". ¿Qué balance hace de esa ayuda?

El apoyo de la CIA a estos grupos armados que se suponía que eran antiAsad y antiyihadistas obviamente ha fracasado. Y una forma de verlo es que incluso periodistas que creían que existían unas fuerzas moderadas en la oposición en Siria en realidad nunca fueron allí. Si esos grupos moderados realmente existieran, ¿por qué nadie ha ido a las zonas que controlan? La respuesta es que no controlan ninguna zona. La oposición armada está dominada por los islamistas –no la oposición política, que creo que es diferente–, y pensar en otra cosa creo que es una pura ilusión.

¿Cómo se identifica a un moderado en una guerra civil tan violenta como la de Siria?

Sí, bien visto. ¿Por qué Daesh (ISIS) es tan fuerte militarmente? Para hacer una guerra, necesitas a gente que esté dispuesta a que le maten. La gente que es fanática o es miembro de una secta religiosa está más dispuesta a morir que la gente de ideas moderadas. No encuentras a muchos terroristas suicidas moderados por razones obvias. La idea de una oposición armada moderada en Siria siempre ha sido un mito, pero un mito conveniente que ha llevado a una gran confusión sobre la política siria. Por ejemplo, tienes en Damasco a gente que apoya a Asad cuya lealtad al Gobierno no es muy intensa y luego tienes a una gran parte de la población a la que quizá no les guste Asad, pero que está más aterrorizada por la alternativa a Asad. Y Asad cuenta con eso.

Ha estado en varias ocasiones en Damasco. ¿Cómo es el nivel de apoyo popular al Gobierno?
Hay mucha gente que piensa que con independencia de lo que esté mal en el régimen, la alternativa con Daesh y Al Nusra sería peor. Son alauitas, cristianos, judíos… las minorías. Pero además si eres un suní laico que tiene un empleo pongamos en el Ministerio de Educación, sabes que puedes perder la vida o el empleo o muy posiblemente acabar como refugiado si triunfa la oposición armada. Y Asad ha dependido desde el principio de los sirios que creen que la alternativa a Asad sería peor.

Siempre ha sido escéptico de que la primavera árabe pudiera producir gobiernos con valores progresistas.
Había algunas posibilidades de eso. No hay duda en Túnez, Egipto, Bahréin, Siria, tenías a millones de personas que querían libertad, no tener que vivir en un Estado policial, pero había también otros factores. Por ejemplo en Libia y Siria los principales apoyos exteriores de la oposición han sido Arabia Saudí y Qatar, las monarquías del Golfo, las últimas monarquías absolutas teocráticas que quedan en la Tierra. No querían democracias laicas. Tenías estos elementos contradictorios desde el principio, y creo que hay que estar un poco ciego para no verlo. Luego el principal vehículo de las protestas eran organizaciones islamistas, en Siria por ejemplo los Hermanos Musulmanes, y luego muy rápidamente aparecieron los yihadistas. 

Pero hay diferencias entre islamistas y yihadistas.
Sí, es cierto. Quizá debería haber dicho salafistas-yihadistas. Se podría decir que hay diferencias entre los Hermanos Musulmanes, por un lado, y Al Nusra y otros. Pero no conozco a ningún grupo de oposición en Siria que no quiera imponer la sharia. Incluso en Libia en la guerra en 2011 recuerdo a la portavoz de la oposición en Bengasi, una mujer de ideas laicas, moderadas, con estudios, creo que había sido profesora en Inglaterra. La impresión que se daba al mundo es que Gadafi iba a ser sustituido por un Gobierno laico y democrático, pero cuando el Gobierno de transición llegó a Trípoli desde Bengasi tras la muerte de Gadafi, la primera decisión que tomó fue acabar con la prohibición de la poligamia que venía de los años de Gadafi. La auténtica cara de la oposición era diferente de lo que habían presentado antes.

Cuando los grupos islamistas piden la introducción de la sharia, ¿se refieren todos a lo mismo?
No, pueden estar pensando en cosas diferentes. Pero la sharia significa algo muy definido. Sharia es aquello que quieres ser. En líneas generales, es algo regresivo donde las mujeres se ven sometidas a una especie de semiesclavitud o a la condición de ciudadanas de segunda clase. Y si eres un cristiano o un druso en Damasco o Alepo, vas a salir perdiendo con un nuevo régimen dirigido por salafistas-yihadistas como Al Nusra o por los Hermanos Musulmanes.

En el tercer debate de la campaña norteamericana Hillary Clinton apoyó la idea de una zona de exclusión aérea en Siria. ¿Cree que esa idea es posible o es sólo una locura que prolongará la guerra?
Creo que no es posible. ¿Quién va a defender la zona de exclusión aérea? La teoría se basa en la zona de exclusión aérea que hubo en el norte de Irak en 1991 para defender a los kurdos. Pero si va ser realizada por la Fuerza Aérea norteamericana, tendrá que abatir aviones rusos. Y los rusos intentarán abatir esos aviones. ¿Habrá tropas norteamericanas sobre el terreno? Porque necesitarás decenas de miles para defender esa zona. Entonces vuelves a la oposición moderada, que en realidad no existe. ¿Quién la defenderá? ¿Al Nusra? No creo que sea una solución. Se basa en una fantasía.

¿Qué podemos saber de lo que está ocurriendo en Alepo? Los aviones sirios y rusos están bombardeando la zona de Alepo controlada por los insurgentes. ¿Están los insurgentes a su vez intentando impedir que los civiles abandonen la ciudad para huir de los combates? 
Es difícil saberlo. Lo que ocurre habitualmente en estas zonas es que el Gobierno las bombardea para expulsar a la población civil y separar a los civiles de los combatientes. Esto no ha pasado sólo en Siria. Es cruel pero habitual como estrategia contrainsurgente, como hicieron los norteamericanos en Vietnam, los franceses en Argelia o los británicos en Malaya, y es lo que rusos y sirios están haciendo ahora.
Los rebeldes no quieren ser separados del lugar en el que viven ni del lugar donde está su base de apoyo popular. En segundo lugar, está el asunto de los escudos humanos. Tienes las dos cosas. El Gobierno, intentando sacar a la gente de esas zonas, y los sitiados que intentan impedir que salga gente de esas zonas.

¿Qué es lo que hace a ISIS más peligroso que Al Qaeda, si es así, para los países occidentales? 
Obviamente, han realizado más ataques en el extranjero que los que Al Qaeda hizo en el pasado. Creo que son más similares de lo que la gente cree. No hubo un intento de redefinir completamente Al Nusra para distinguirlo de Daesh, pero en general la ideología viene a ser la misma. Creo que Daesh es singularmente peligrosa porque es sectaria y extremista, y considera a los que no piensan como ellos como enemigos a los que hay que matar. Desde luego, eso también es una debilidad por no querer llegar a compromisos con otros. 

Eso caracteriza también a Al Qaeda.
Sí, pero Al Qaeda no ha llevado ese carácter hasta sus últimas consecuencias. Hubo una evolución en Al Qaeda en Irak que fue mucho más violenta y extremista que en Afganistán. En fin, todos son muy violentos, y en Irak desde 2003 Zarqaui y otros realizaron atentados sectarios y masivos. La Al Qaeda original no era tan sectaria. No atacaba directamente a la población chií como lo ha hecho Daesh.