viernes, 12 de enero de 2018

Memorias de Manolo Barros (Autobiografía de un militante comunista)

Buscando entre meus libros, atopei esta autobiografia do camarada Manolo Barros e pareceume boa idea esplallála para seu coñecemento. E un libro publicado hai 12 anos (2006).
Pedro de Visma



Manolo Barros Montero é colaborador activo nos actos que dende hai seis anos realiza o Colectivo Republicano de Redondela. Ata o día de hoxe, a súa memoria tennos servido para completar algúns dos traballos que fan os membros do Colectivo, ou para darnos ideas que pouco a pouco  imos levando a cabo, na medida das nosas posibilidades. Algunha de estas ideas ainda está en fase de proxecto, máis sabemos que, coa colaboración de algunas institucións que parecen por fin interesadas na recuperación na Memoria Histórica de 1936 , irá axiña adiante, témolo por seguro.Pero sobre todo a súa vida, a súa longa vida militante, ten sido espello no que arreo nos miramos con intención de aprender e mellorar.

Manolo é un exemplo de home comprometido co seu país, coa súa vila, cou a súa parroquia, coa súas ideas. Perseverante e teimudo coma casi ninguén pode selo, non renunciou nunca a ser quen é, e isto significou anteponer sempre a súa militancia política e as súas ideas, por riba de todo, incluso por diante da súa vida privada, e mantén, ainda mantén a súa ilusión por ver os indicios da derradeira República e da liberación dos homes.
Manolo Barros, como diría Vázquez Montalbán, é de aqueles homes que, dende nenos, non tiveron outro remedio que aceptar que “sus vidas fueron expropiadas por la Historia”, porque lles tocou vivir “un siglo tan cruel como prodigioso”.

En todo caso antóllaasenos que nel, máis que en ningún outro, faise realidade a coñecida frase de Bertolt Brecht: “Hai homes que loitan un día e son bos. Hai outros que loitan un ano e son mellores. Hainos que loitan moitos anos, e son moi bos. Pero hai os que loitan toda a vida: eses son imprescindibles”.

Quizais a Manolo, como ao Moisés bíblico lle estea negada a chegada a Terra Prometida por razón da súa idade, pero estamos certos de que, antes de partir, como lle pasou o perxonase bíblico, seralle amosado o fértil val onde algún día momará o xénero humano, un val  no que os homes e as mulleres sexamos libres, fraternos e iguais. Nós, na medida das nosas posibilidades, traballeros arreo para conseguilo.

 A Directiva do Colectivo Republicano de Redondela
Ano 2006

miércoles, 10 de enero de 2018

Franco era un ladrón e un corrupto

Franco no Pazo de Meirás

POR *MANUEL MONGE O falecemento de Carmen Franco o pasado 29 de decembro é un bo momento para recuperar a memoria democrática, para falar de verdades silenciadas durante máis de 40 anos de democracia porque sen memoria os pobos non teñen futuro. 

 

Morre a única filla dun ditador, que dirixiu durante case 40 anos unha ditadura criminal, semellante ao nazismo alemán e ao fascismo italiano, segundo a ONU. Ninguén lembrou estes días que Carmen Franco Polo era detida no aeroporto de Baraxas o 7 de abril de 1978 intentando levar a Suíza 38 moedas de ouro e brillantes (entregadas ao ditador por cidades españolas e organismos oficiais) e tres insignias de solapa.

 

É tamén un bo momento para lembrar que en Galiza non houbo guerra civil, senón un xenocidio. Na comarca da Coruña foron asasinadas más de 600 persoas, entre elas as principais autoridades civís e militares, así como dirixentes sindicais e sociais..En Galiza foron asasinadas máis de 5.000 persoas, entre elas máis de 40 alcaldes.

A propaganda oficial da ditadura difundiu a imaxe dun Generalísimo Franco servidor da patria, de vida austera e que non se aproveitou do poder para o seu enriquecemento persoal. Nada diso ten que ver coa realidade porque Francisco Franco era un ladrón e un corrupto. Cando chega a democracia, os sucesivos gobernos e o rei Juan Carlos non tiveron ningún interese en difundir a verdade e desmontar esta milonga. Coa aparición de novos datos e publicacións sabemos que Franco fixo unha importante fortuna, que hoxe gozan os herdeiros, e que se aproveitou da chamada guerra civil para ter importantes ingresos, como recolle o historiador Ángel Viñas no seu libro La otra cara del Caudillo (Editorial Crítica, 2015).

Se o salario mensual de Franco era de 2.493 pesetas en 1935 e se en 1940, xa como xefe de Estado tiña un salario anual de 50.000 pesetas, como é posíbel que a 31 de agosto de 1940, tivese 34,3 millóns de pesetas en diversas contas? Unha parte procedería das achegas que recibiu o chamado bando nacional, é dicir, os golpistas, despois dunha subscrición popular para financiar a guerra. Sinala Viñas: “Mis sospechas apuntan hacia la posibilidad de que se quedara [Franco] con la mayor parte de los fondos acumulados”.

Viñas desvela algunhas das claves desa corrupción. Franco fixo unha gran fortuna aproveitándose do café que chegaba de Brasil, que era  moi escaso na posguerra e moi demandado no estraperlo. Da operación encargábase Francisco Franco Salgado-Araujo, primo do Caudillo e responsábel da Secretaría de Estado de Franco. O café que chegaba de Brasil (doazón de 600 toneladas do ditador Getúlio Vargas) ) entregábase á Comisaría de Abastecementos e Transportes, dependente do Ministerio de Industria e Comercio, que o distribuía por todas as provincias a través do gobernos civís ao prezo de 12,48 pesetas o quilo. Viñas descubriu nun documento do arquivo do Palacio Real que a recadación por esa venda de café ascendeu a 7,5 millóns de pesetas (sobre 85 millóns de euros de hoxe), “exactamente el importe que figura en la relación de cuentas del Caudillo”. No capítulo de ingresos desas contas figura tamén un “donativo mensual” de 10.000 pesetas (sobre 11.000 euros de hoxe) da Compañía Telefónica Nacional, que tiña como accionista principal á ITT de Estados Unidos de América.
Franco e Millán Astray
Javier Otero sinala que a orixe desa fortuna procedía de “donaciones y otros conceptos a disposición de su excelencia el Jefe del Estado y Generalísimo” (reportaxe “La familia Franco inmune a la crisis”. Tiempo, 15-11-2011). En principio esas doazóns estaban destinadas para os orfos da guerra, reconstrución do Alcázar de Toledo etc, pero acabaron nas contas de Franco. A máis importante era a do Banco de España en Madrid con 18 millóns de pesetas; tamén tiña contas no Banco de España en Burgos, Banco Hispano Americano, Banco Español de Crédito, Banco de Bilbao, Banco Mercantil de Madrid ou Banco Espíritu Santo en Lisboa.

O pazo de Meirás é a historia dun roubo ou espolio continuado, como recolle o libro de Carlos Babío e Manuel Pérez Lorenzo. Até alí levaron todo o que roubaron: pedras do pazo de Bendaña (Dodro), figuras da capela, escudos e gravados; dúas pías do mosteiro de Moraime (Muxía); as esculturas de Abraham e Isaac, obra do Mestre Mateo, retiradas do Pórtico da Gloria. Desapareceron tamén libros da biblioteca de Emilia Pardo Bazán e cadros. O palacio coruñés de Cornide (José Cornide “científico e patriota galego”, que morreu en 1803, como figura na placa da casa) foi mercado por Pedro Barrié de la Maza nunha poxa amañada (foi ben pagado co título de Conde de Fenosa) e despois regalado a Carmen Polo, esposa do ditador.

A familia do ditador recibiu un trato privilexiado por parte dos sucesivos gobernos. Carmen Polo, viúva de Franco cobraba unha pensión mensual de 894.960 pesetas en 14 pagas, é dicir, 12,52 millóns de pesetas (4 millóns máis do que gañaba Felipe González, presidente do Goberno). Dous días despois da morte do ditador o rei Juan Carlos obsequiaba á familia cos títulos nobiliarios de Ducado de Franco e Señorío de Meirás. Juan Carlos estaba moi agradecido porque foi nomeado por Franco en 1969 como o seu sucesor.

A familia Franco acumula pazos, casa, chalés, fincas, edificios, aparcamentos etc, que son xestionados máis de 50 sociedades, moitas delas centradas no mercado inmobiliario. Diversas fontes sitúan a fortuna dos Franco entre 500 e 600 millóns de euros e o centro de operacións está no domicilio familiar na rúa Hermanos Becquer, 8 de Madrid.

Entre os numerosos operacións hai que subliñar a venda por Carmen Franco en 1988 do palacio do Canto del Pico, situado en Torrelodones-Madrid nunha finca de 820.000 metros cadrados, legado polo Conde de las Almenas a Franco. As distintas administracións facilitaron todo tipo de operacións especulativas á familia do ditador como na finca Valdefuentes de 9,84 millóns de metros cadrados na comunidade de Madrid. En xullo de 2000 o concello de Arroyomolinos, cun alcalde do PP, aprobaba o inicio do proceso de recualificación de 3 millóns de metros cadrados da finca, que pasan de rústicos a edificables, sendo aprobada finalmente en 2001, con Alberto Ruiz Gallardón como presidente da Comunidade de Madrid. Esta finca foi mercada por Franco en 1950 por 2,5 millóns de pesetas a Luis de Figueroa, conde de Romanones. En 2002 tiña unha valoración de 1,6 millón de euros, pero despois da recualificación dunha parte dos terreos, os activos da Sociedade Valdefuentes chegaron a valorarse en 20 millóns de euros. Con este pelotazo a familia Franco puído gañar sobre 23 millóns de euros.   
                                 
Estamos ante un caso único nunha democracia; unha vergoña de Estado. Despois de 41 anos de democracia, como explicar o comportamento dos principais partidos do Estado (UCD, PSOE e PP) coa familia Franco durante a chamada Transición, mantendo os seus privilexios, facilitando o seu enriquecemento e permitindo todo tipo de negocios e operacións especulativas? Como é posíbel que tanto o PSOE como o PP rexeitasen no Congreso todas as iniciativas para facer un inventario oficial dos bens conseguidos por Franco no exercicio da xefatura do Estado, é dicir, de todo o que roubaron, así como das doazóns que recibiu como Xefe de Estado. A explicación é moi sinxela: todos sabían que o Xefe do Estado, é dicir, o Rei Juan Carlos, fora nomeado por Franco e que Juan Carlos consideraba ao ditador como un patriota, digno de admiración. Ninguén se atreveu a ir en contra dos desexos do Rei, que quería protexer á familia Franco.

Xa sei que o Fiscal Xeral do Estado está moi ocupado en acusar a Oriol Junqueras e compañía do delito de rebelión violenta para que continúen no cárcere, pero cando teña un pouco de tempo actuará de oficio contra a familia Franco para que devolvan todo o roubado, ou non?
 
 *Manuel Monge.- Exerceu como profesor de ensino medio. Foi concelleiro do BNG na Coruña do 2003 ao 2007, foi presidente da Comisión pola Recuperación da Memoria Histórica da Coruña. Colabora con artigos de opinión en diversos medios de comunicación.
 

 

miércoles, 27 de diciembre de 2017

Cuando el 155 terminó, el independentismo todavía estaba allí

Dos meses después, el 155 ha dejado para el presidente del Gobierno que lo firmó el peor resultado posible, un triple fracaso. Su enemigo, el independentismo, mantiene la mayoría absoluta en el Parlament. Su rival, Ciudadanos, se convierte en la fuerza más votada en Catalunya. Y su partido, el PP, se desploma y pierde hasta el grupo parlamentario propio. Es todo un éxito de Mariano Rajoy.
Los dos bloques en los que sigue dividida Catalunya apenas se han movido, a pesar de la histórica participación. Esa supuesta mayoría silenciosa en contra del procés que pronosticaban algunos análisis solo ha logrado arañar dos décimas y dos escaños en el marcador: el independentismo pasa del 47,8% al 47,5%. Con esta mayoría simple en votos y el sistema electoral –que, al igual que en las generales, prima a las provincias menos pobladas–, el independentismo mantiene intacta su mayoría absoluta parlamentaria. Ni la fuga de empresas ni la falta de apoyos internacionales han hecho mella en esos dos millones de catalanes que hoy, igual que hace dos años, se quieren marchar.
Inés Arrimadas consigue un resultado histórico. En apenas diez años desde su fundación, ha logrado colocar a su partido como primera fuerza en Catalunya, tanto en votos como en escaños. Sin duda tiene imposible gobernar, pero es más que una victoria simbólica. Con estos votos, y con la debacle de un PP que consigue un peor resultado que la CUP, el liderazgo en la derecha española puede estar en disputa. Ciudadanos no solo crece por su derecha; también deja al PSC sin la recuperación que apuntaban las encuestas. Miquel Iceta sube un único escaño, mientras Arrimadas consigue unos registros históricos en la zona metropolitana de Barcelona, ese cinturón que antes era rojo y ya no lo es.
Aunque el gran ganador de la noche es Carles Puigdemont, el president al que todos dieron por muerto y exiliado. Su bloque mantiene la mayoría absoluta parlamentaria y, contra pronóstico, su candidatura derrota a la de ERC, que partía como favorita en todas las encuestas. Oriol Junqueras, desde la cárcel, ha sido incapaz de tener presencia en campaña del modo en que sí lo ha logrado Puigdemont desde Bruselas. Es difícil cuando, para dar una entrevista, tienes que utilizar una de las dos llamadas telefónicas que se pueden hacer a la semana desde prisión.
La mayoría independentista es precaria, por cuestiones ajenas a la votación. Ocho de sus diputados están en Bélgica o en prisión. La investidura no será fácil, y no solo porque el candidato esté en Bruselas y vaya a ser encarcelado si vuelve a España. Las negociaciones con la CUP serán tensas y dudo que esta legislatura vaya a durar cuatro años; algo que en Catalunya lleva mucho sin pasar.
Catalunya En Comú-Podem –el partido más votado en Catalunya en las últimas generales– cierra un resultado aún peor que en las catalanas de hace dos años, devorados otra vez por una guerra de banderas donde han sido incapaces de marcar de forma nítida una posición. “Era un Madrid- Barça y nosotros íbamos con el árbitro”, resumió en 2015 Iñigo Errejón en una metáfora que sigue siendo válida hoy. Ha sido un Madrid-Barça de final de Champions y –más que con el árbitro– esta vez parecían ir con el linier, en eterno fuera de juego. La única buena noticia para Unidos Podemos es que no tendrán que escoger entre Arrimadas o Puigdemont, una decisión endemoniada que se les habria atragantado, fuese cual fuese su elección.
¿Volverá la vía unilateral? Es posible, y seguirá siendo un error. El 47,5% de los votos siguen siendo insuficientes para poner en marcha un nuevo país, sobre los derechos de todos los demás catalanes. El independentismo mantiene su mayoría absoluta parlamentaria pero sigue sin conseguir una mayoría absoluta social. Artur Mas tenía toda la razón cuando pronosticaba, en 2010, que la apuesta por el independentismo partiría a Catalunya por la mitad. Ha sido así.
El desenlace del otoño catalán demuestra que la estrategia del “a por ellos” fue un error. Los jueces y la policía no son la vía para arreglar un problema que hoy, igual que ayer, sigue siendo político. Llega el invierno, y Catalunya sigue muy lejos de una solución.

Fuente: Escolar.net

viernes, 15 de diciembre de 2017

El chavismo y su rotunda hegemonía electoral

Ángel Guerra Cabrera.- Tres victorias contundentes en menos de 140 días ratifican al chavismo convincentemente como la fuerza política mayoritaria de Venezuela en un sistema electoral reconocido por su transparencia. El mismo chavismo que ha llevado en sus hombros y contra viento y marea a la Revolución Bolivariana, y a Hugo Chávez a la presidencia en diciembre de 1998.  Ese que es una cultura política con fuerte identidad, corporizada en un sujeto social antimperialista y socialista autóctono, que continúa creciendo en las nuevas generaciones y ha estimulado el surgimiento de importantes liderazgos femeninos. Sus tres victorias de este año corresponden por orden cronológico a la elección de los delegados a la Asamblea Nacional Constituyente(ANC) el 30 de julio; de los gobernadores de los estados el 15 de octubre y el 10 de diciembre de los 335 alcaldes y la gubernatura de Zulia. Esta última había quedado vacante al negarse el gobernador opositor electo a juramentarse ante la ANC.
No son victorias electorales comunes y corrientes. La del 30 de julio deshizo fulminantemente la brutal escalada de violencia fascista lanzada por la oposición contrarrevolucionaria en cumplimiento del plan Venezuela Freedom II del comando sur de Estados Unidos, una de cuyas piezas fundamentales era Luis Almagro, secretario general de la putrefacta OEA. Las subsiguientes han cancelado por ahora la viabilidad del golpismo y la subversión y pavimentado el camino para una muy probable victoria de Nicolás Maduro en la elección presidencial de 2018 como candidato del Partido Socialista Unido de Venezuela y las otras fuerzas políticas del Polo Patriótico.
El chavismo detesta la violencia. Lo suyo es imponerse por la persuasión, los argumentos, la movilización pacífica, el buen gobierno que favorece a la mayoría, el arma del voto. En fin, hacer política revolucionaria. Es indudable que para poder hacer esa política ha sido decisivo el apego activo y comprometido de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana a la Constitución, la paz y los ideales bolivarianos y chavistas.
Los resultados de las elecciones municipales hablan por sí solos de cuanto se ha afirmado hasta aquí. La revolución ganó 305 alcaldías(92 por ciento), la oposición 25(7 por ciento) y 5 otros partidos. Se impuso en 22 de 24 ciudades capitales, incluyendo Caracas y en el estratégico estado Zulia, de gran importancia demográfica y poseedor de grandes yacimientos de petróleo y gas. Ahora cuenta con 19 de 23 gobernadores. Su votación subió en 945 mil 746 mil con respecto a las elecciones del 15 de octubre. Al revés le fue a la oposición, que sufrió un descenso en picada de 2 millones 103 mil 575 votos. Esto refuta la tesis de abstencionismo de ambos lados sostenida por comentarios derechistas.
El liderazgo opositor sufre un gran rechazo a su violencia demencial por una parte de sus simpatizantes y una acre censura de otro sector fanático de sus adherentes captado por el discurso del odio, que le reprocha no haberse “librado de Maduro” y la participación electoral. La mayoría de estos opositores se abstuvo.
Hubo, además, tres de los más importantes partidos opositores –de rancia trayectoria golpista- que decretaron la abstención. No obstante, la mayoría de sus referentes municipales, deseosos de conservar espacios, se candidateó bajo otras siglas aunque utilizando sus maquinarias.  Sin embargo, dominados por las ambiciones personales, casi nunca se presentaron unidos. De modo que al dispersar el voto su derrota fue más estrepitosa.
En la alta votación del chavismo pesa mucho la creciente elevación de su moral de lucha al remontar su tremenda derrota en las elecciones parlamentarias de 2015, conjuntamente con la pérdida de su extraordinario líder histórico Hugo Chavez y el enfrentamiento a los constantes planes desestabilizadores y a la cruel guerra económica. Al vigente decreto de Obama que declara a Venezuela como una amenaza a la seguridad nacional de Estados Unidos, se suma la dura asfixia financiera ordenada por Trump.
La recomposición política y las nuevas victorias del chavismo no habrían sido posibles sin la capaz conducción de Maduro, cuyo liderazgo se ha consolidado pese a la feroz campaña mediática en su contra. El pueblo aprecia su constante dedicación a proteger a los más desfavorecidos y a reforzar las misiones sociales ante los embates de la ascendente inflación inducida. Su popularidad, actualmente al alza, supera la de varios de sus homólogos latinoamericanos de orientación neoliberal.
Twitter:@aguerraguerra

martes, 12 de diciembre de 2017

Un caravel vermello.


Como xa non teño folgos,  
gosto do cantar de vello
aloumiñando as estrofas
e, aforrando no alento.  

Levo un carabel vermello,
latexando no meu peito,  
dolor en todo-los hosos
e unha cántiga nos beizos.  
                     
O pensamento ateigado
de ilusións e de debezos
por trocar o mundo en outro     
mais igual e mais parexo.

A forza da natureza 
dime que hei morrer sen velo.
¡¡Ai, quen tivese cen anos
por vivir para ver eso...!!   
              
Que ninguen me saque a arela
do pensamento que teño,
que ninguen ouse trocalo,
non preciso ese consello.

Quero morrer con el posto,
quero soñar co debezo,
quero que ninguen me chate
o que soño e o que penso.

¡Desperta vello!, me din, 
i eu soñando non desperto.
Porque soñando estou vivo,           
e pra morrer, queda tempo...

Autor: Manuel Patiño Ares.

Otro golpe de estado

Ernesto S. Pombro
Últimamente no ganamos para disgustos. Cada vez que uno abre un periódico, ve un informativo o entra en las redes sociales se tropieza con un golpe de estado. Por lo visto, hay un golpe cada cinco minutos y, por lo tanto, hay golpes de estado a todas horas. No hay más que ver lo que dicen Puchi y los miembros de su comparsa Marta Rovira, Joan Tardá y Gabriel Rufián para saber que ayer se perpetró otro golpe, este en el Museo de Lérida, cuando se trasladaron algunas piezas que allí se guardaban.


Pero dejando a un lado lo de los golpes de estado, que son propios de un estado franquista y fascista como el nuestro, y dejando en la misma orilla a las plañideras, hay que reconocer que no les falta razón a los ciudadanos de Lérida que ayer se pusieron como búfalos cuando vieron salir hacia Sijena las 44 obras que guardaban en su museo y que forman parte de una partida de 97 bienes. No les falta razón porque después de que la Generalitat las adquiriese el 21 de abril de 1983 por el módico precio de apenas diez millones de pesetas, formaban ya parte de su patrimonio desde 1999.


Cierto es que Cataluña tiene un don especial para originar conflictos a cuenta de archivos y obras de arte que, casualmente, siempre le corresponden en propiedad. Además de originarlos por otros asuntos que no es preciso mencionar. Pero en esta ocasión, si se analizan fríamente los hechos, parece que la razón les asiste, aunque sea en parte, y que, además, no se han guardado las formas como fuese de desear al utilizarse una situación excepcional, originada por la aplicación del desdichado artículo 155, que le concede al Méndez de Vigo la responsabilidad de la cuita catalana, para salir escopeteados hacia la pequeña localidad oscense.


Las piezas que regresan ahora a su emplazamiento original en Sijena fueron vendidas, mejor dicho, fueron malvendidas, por monjas de la congregación San Juan de Jerusalén de esta localidad por 10 millones de pesetas. Según parece con todas las bendiciones, nunca mejor dicho, incluidas la del Vaticano y la del obispo de Lérida y con fondos de la Generalitat. Pero hace ya dos décadas que se han roto las hostilidades, sin capacidad alguna de negociación y menos de alcanzar un acuerdo.
Lo que se ha producido ayer es un traslado cautelar, porque todavía quedan instancias judiciales que han de resolver el conflicto. Y si no es definitivo y teniendo en cuenta la sensibilidad extrema con la que vive la mayoría de los catalanes cualquier decisión que les llegue de más allá de Camprodón y Alfarrás, conviene preguntarse si este es el momento idóneo para arramblar con los fondos museísticos. O si hubiese sido más procedente aguardar a una decisión judicial definitiva. No porque suponga un golpe de estado, uno más, a decir del fugitivo líder carismático, sino porque demuestra escasa sensibilidad en unos momentos en los que lo mejor que se puede hacer es no agitar las aguas más de lo que ya lo están. Que es lo que harían los inteligentes y prudentes.


lunes, 11 de diciembre de 2017

¿Qué se trae Trump entre manos con Cuba.?

Por Esteban Morales.- Este Presidente, como dice el viejo refrán, no acaba de poner “todos los huevos en la canasta” de Cuba.
¿Qué puede estar ocurriendo con Trump?
Es como si estuviera atravesando una encrucijada. Sus declaraciones de Miami parecían decirnos que desmontaría toda la política de Obama hacia Cuba.
Pero más bien parece estar en un forcejeo consigo mismo, de lo que desmonta y lo que no.
Sin dudas está haciendo cosas que desmejoran mucho la política hacia Cuba. Pero la idea de que volvería a la guerra fría con Cuba, no parece desplegarla completamente. Le ha entrado con suma agresividad a la cuestión de las visitas y la emigración de cubanos, pero no impide los vuelos, no afecta las remesas ni los paquetes y los viajes en cruceros parecen estar viviendo un proceso de reanimación. Creo que no es casual el entusiasmo de la reciente reunión al respecto.  Cruceros llegan casi todos los días.
El turismo hacia Cuba continúa creciendo y el coqueteo del capital con la Isla se mantiene activo. Más bien, parecen estarse abriendo espacios para los negocios con Cuba, aunque siempre amenazados por los obstáculos del bloqueo que no cesa, la imposibilidad del uso del dólar y la amenaza continua de sancionar a quienes se atrevan a entrar en negocios con la Isla.
Una señal interesante es que la extrema derecha con lo único que se sintió conforme fue con el discurso del Presidente en Miami, que fue muy agresivo. Respecto a las acciones posteriores contra Cuba, siempre han expresado su inconformidad con lo que el Presidente está haciendo, por considerarlo insuficiente.
Creo que el Presidente les hizo un regalo para que lo dejaran tranquilo. Pues el acoso de Marco Rubio fue brutal. Pero es muy difícil creer que “Trump haya comprado el paquete de Cuba a la extrema derecha de Miami.” Pues esa extrema derecha ya no tiene nada que darle a ningún presidente norteamericano.
No creo que Trump piense que estos les pueden devolver a Cuba. Él puede parecer loco, pero no es estúpido. Esa época ya pasó. Y once presidentes no lo lograron, cuando lo tuvieron casi todo para hacerlo. Mientras hoy, el mundo ha girado a favor de Cuba y en contra de Estados Unidos. Y la extrema derecha de Miami, no exhibe la fortaleza política que tuvo antes, ni el público que la seguía tampoco.
Más bien Trump parece estar viviendo algunas encrucijadas que tienden a molestarle bastante.
No creo que su probada mentalidad de hombre de negocios le esté permitiendo romper todas las potenciales ataduras con Cuba. Es suficientemente inteligente para saber que no ganaría nada y que podría estarse perdiendo muy buenas oportunidades.
Trump recurre a la acusación del llamado ataque sónico contra el personal diplomático de la embajada en La Habana, más bien moviéndolo como una justificación para mantener en suspenso la política hacia Cuba. Pues nadie ha podido demostrar que Cuba esté implicada en el hecho y no se presentan pruebas porque no existen. Si se viesen obligados a presentar las pruebas todo terminaría, porque se trata de una gran farsa. Y eso tiene que ver con que Trump no posee reales razones para volver a aplicar una política agresiva hacia Cuba, más que aquella que proviene de la necesidad de mantener de su lado a Marco Rubio, quien lo debe defender en la Comisión Senatorial que analiza si hubo colusión o no con los rusos dentro de la campaña presidencial del 2016. Más bien Trump le está pagando por adelantado el favor a Marco Rubio y su séquito.
Su interés es también romper con todos los compromisos internacionales de Estados Unidos: la UNESCO, el cambio climático, los compromisos migratorios; no aceptar el acuerdo nuclear con Irán y, por último, lo más reciente, situar la Embajada norteamericana en Jerusalén Este, lo cual ha levantado una ola de protestas entre sus propios aliados y la amenaza de una nueva intifada por parte de los palestinos. Trump parece estar irremediablemente solo con esa última medida. ¿Que pretende con ello, no se sabe todavía?
Internamente, Trump, con su nuevo modelo de presupuesto, ha provocado las críticas de los más destacados economistas premios nobeles, que lo acusan de promover una política impositiva que solo beneficia a los ricos. Lo cual es totalmente lógico en su caso.
Continúa con su idea de hacer pagar el muro a los mejicanos, que les repiten continuamente que eso no es posible.
Pretende manipular el TLC, lo que no ha conseguido aún.
Se ha involucrado peligrosamente en una actitud, racista y anti musulmana, promovida por los grupos de odio, poniendo en manos de lo peor de la sociedad estadounidense la tranquilidad del ciudadano común.
Pero las aguas más turbias en las que cada día parece estar nadando más profundamente, son las que se refieren a la posible colusión con los rusos, durante su campaña presidencial en el 2016. Lo cual lo tiene al borde del juicio político. Se trata de un asunto que cada día avanza más contra el Presidente. Las recientes declaraciones de su exconsejero de seguridad nacional, sitúan a Trump al borde del impeachment.
Todo ello transcurre dentro de un ambiente político marcado por la realidad, de que casi a un año de su administración, no ha logrado estabilizar su equipo de gobierno. Lo cual hace de su administración algo bastante incoherente y peligrosa.
La historia norteamericana no registra una situación similar en el siglo XX y lo que va del XXI, para un presidente estadounidense en casi un año de gobierno, Pero los intentos de Trump al asumir la administración en el 2017, no han sido simples movimientos políticos, se ha propuesto destruir el establishment político anterior y cambiar la forma de gobernar. No se trata para el Presidente de un simple cambio de administración, sino de un cambio de época para Estados Unidos, caracterizado por los parámetros siguientes:
-Trump parece estar diciendo que los poderosos hombres de negocios no quieren que los políticos los representen, se quieren representar ellos mismos. Y nadie mejor que él, para ser líder de esa posición.
-Que América, dígase Estados Unidos, quiere no solo ser el uno sino el único. Para sí y más nadie. Incluyendo la exclusión de sus históricos aliados.
¿Estará renunciando Trump a lo que hizo de Estados Unidos lo que ha sido? Un imperio global y transnacional dentro del cual los aliados obedecían sus políticas como si fueran las propias.
Hay fuerzas políticas poderosas que defienden ese sentido imperial que el presidente ahora quiere desmontar, lo cual es muy peligroso para Trump.
-Trump quiere manejar Estados Unidos como una gran corporación, que garantizará sus ganancias por encima de las de todos los demás.
-No le interesa solidarizarse con el mundo para solucionar problemas globales, porque para ello Estados Unidos tiene que aportar recursos, sacrificar espacios para su expansión o apoyar acuerdos que lo amarraran a vivir en un mundo compartido y de paz.
-La paz no es su principal objetivo político. No la menciona. Solo la aceptaría si supiera que Estados Unidos está en peligro de pagar un alto precio. De lo contrario, siempre escogería la guerra como solución. Miremos el caso de Corea.
-Menosprecia el modelo de Estados Unidos como un sistema del cual ese país sea líder lo que tiene un alto costo. Solo le interesa ganar siempre para sí, aunque para ello tenga que sacrificar las relaciones con sus históricos aliados. Se ve a sí mismo como una fortaleza sitiada por la envidia hacia su sistema y modo de vida, sus recursos de todo tipo, su poderío militar, su economía, las potencialidades que piensa tienen para resistir, mientras se apodera del mundo.
Confía en su única y propia fuerza, con la mentalidad típica del avaro y criminal empresario, al que solo le interesa incrementar sus ganancias continuamente, aunque para ello tenga que arrebatárselas a los demás; amigos potenciales o enemigos. En eso consiste realmente su locura. Por eso es tan peligroso. Por ser alguien que se guía solo por una lógica imperial de la que no se aparta, aunque tenga que sacrificar la tranquilidad del mundo, confiando en que todo sería, menos la tranquilidad propia.
-Así hizo Trump su fortuna y confía plenamente, que gobernar a Estados Unidos, funcionará como un regalo, para la extensión de los propósitos que siempre le han guiado. Confía, además, en que cuenta con la simpatía de los que son como él y que eso es lo que quieren para Estados Unidos. Cuenta con la simpatía de sectores, grupos y personas que piensan igual, por lo que no sería sorprendente que lo sometieran a un juicio político, pero también que lo volvieran a elegir como presidente. Porque su elección no fue el resultado de su genialidad propia, sino de una sociedad profundamente dividida, corrupta, egocéntrica, racista, explotadora, mesiánica, tecnoaristocratica, tecnoburocrática. La elección presidencial no es en realidad un acto democrático, sino una negociación entre el candidato y la masa de votantes potenciales a que se tiene que enfrentar.
Pero, además, la política de Trump hacia Cuba se presenta ahora como ahistórica e ilegítima. Porque no tiene en cuenta los más de cincuenta años de una política fallida que llevaron a su cambio y a reconocer su inefectividad y el aislamiento en que había sumido a Estados Unidos y que al mismo tiempo, Cuba no había podido ser aislada del mundo y tampoco de la propia sociedad norteamericana.
Por su parte, Cuba es importante, para los cubanos, pero no es más que una mínima expresión de lo que Trump quiere hacer con el mundo. Léanse sus discursos, sobre todo el de Naciones Unidas. Tanto Trump como su representante en la ONU, hablaron como si estuvieran dentro de un teatro de títeres, manejando los hilos de los que allí estaban sentados. Como si los que allí estaban, estuvieran obligados a bailar al son de la música que ellos ejecutaban.
Por ello, la batalla que libra hoy Cuba, es más que nunca, no solo una batalla propia. La actual política de Trump la hace girar dentro de una órbita en la cual, la Isla puede brindar solidaridad, recibirla más que nunca e incrementar sus alianzas, para evitar que Estados Unidos logre ahogarla.
Por eso, el núcleo fundamental de la estrategia política de Cuba hoy, no es simplemente defenderse de Trump, sino aliarse con todas aquellas fuerzas que desean liberar al mundo de la a actual política de Estados Unidos.
La Habana, diciembre 9 del 2017
Fuente:  La pupila insomne