jueves, 26 de agosto de 2010

La CIA teme que se les pueda aplicar la 'guerra contra el terror' de Bush

Un nuevo informe filtrado por Wikileaks revela las consecuencias que tendría para EEUU ser visto como país exportador de terrorismo.

¿Pakistán aplicando las mismas tácticas de la guerra contra el terror de Bush a EEUU? Sería irónico, pero la CIA maneja la posibilidad. En medio de una marea de presión y críticas, Wikileaks publicó ayer un nuevo informe secreto de la agencia estadounidense.

Los papeles, elaborados por la denominada Red Cell de la CIA, dan una visión de lo que podría pasar si EEUU es visto en el extranjero como un país exportador de terrorismo.

"Nuestros aliados extranjeros estarían menos dispuestos a colaborar con nosotros en actividades extrajudiciales, incluyendo detenciones o traslado de presos e interrogatorios en terceros países", dice la CIA.

"Como víctima de ataques terroristas en su suelo, EEUU ha tenido bastante éxito a la hora de presionar a los gobiernos extranjeros para que atiendan a nuestras peticiones de extradición de sospechosos de terrorismo. Sin embargo, si somos vistos como exportadores de terrorismo, estos países podrían utilizar un sistema reciproco con EEUU que amenazaría nuestra soberanía", explica el informe.

La guerra contra el terror pero al revés

En un caso extremo, continúa la CIA, algunos países extranjeros "podrían extraer a ciudadanos nacionales en secreto en suelo estadounidense". Misma técnica que la CIA y otros servicios secretos como el MI5 británico llevan empleando desde que EEUU abanderara la 'Guerra contra el terror' de la doctrina Bush.

Para llegar a este punto, la CIA analiza varios casos concretos de ciudadanos estadounidenses que se han enrolado en los últimos años en grupos extremistas islámicos, judíos y el IRA.

El informe presta atención especial al caso de David Headley, "un paquistaní con pasaporte estadounidense que viajó a su país de origen para participar con el grupo Lashkar-i-Tayyiba en los atentados de Mumbai en los que murieron 160 personas".

El hecho de tener un pasaporte de EEUU puede facilitar mucho las cosas a este tipo de extremistas, ya que por el simple hecho de ser estadounidenses no levantarán muchas sospechas en la mayor parte de aeropuertos y controles fronterizos del mundo.

"Grupos terroristas como Al Qaeda están muy probablemente al tanto de la facilidad con la que Headley pudo viajar en varias ocasiones con un visado de EEUU entre nuestro país, Pakistán e India sin levantar sospechas", dice el memorando.

El principal miedo es que las organizaciones terroristas consigan explotar el filón de los extremistas estadounidenses como la receta perfecta para extender sus redes pasando desapercibidos.

De ahí que la agencia elabore el informe sobre el supuesto de que esto prospere y EEUU sea considerado un país exportador del terrorismo.

Esto quiere decir que la CIA y, por tanto, el Gobierno estadounidense es consciente de que la guerra contra el terror se le puede volver en contra.

"Los gobiernos extranjeros podrían solicitar información sobre ciudadanos estadounidenses sospechosos de terrorismo e incluso solicitar su rendición. Si EEUU no coopera, esto podría conllevar que los demás países se nieguen a atender nuestras peticiones de extradición poniendo en compromiso las relaciones bilaterales", advierte el documento.

De ser así, concluye la agencia, "otros países pueden negarse a permitir que EEUU juzgue a sus ciudadanos en territorio nacional" y las relaciones en materia antiterrorista "pueden verse dañadas en todo el mundo".

Fuente: Público


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán publicados una vez moderados.