jueves, 14 de octubre de 2010

Es la hora. No nos sobra el tiempo

Carlos Martínez – Presidente de ATTAC España.-Bien, pues vamos allá. Creo tenemos ya muchos datos y análisis muy buenos acerca de la Huelga General del 29 de Septiembre, bien escritos y certeros. Ahora es pues el momento de la acción, de aplicar lo pensado. Dice Emir Sader en su último libro “El Nuevo Topo” publicado por El Viejo Topo, que los cambios sociales en las repúblicas latinoamericanas, que han vivido procesos de afirmación popular y nacional y que caminan hacia el post neoliberalismo, han sufrido primero un proceso de rechazo del neoliberalismo, valga la redundancia, fruto tanto del desprestigio popular por lo negativo de sus consecuencias y el rechazo a los gobiernos que aplicaron sus recetas, como por la eclosión de los Movimientos Sociales enfrentándose a ellas, aunque tales afirmaciones se me puede decir no sólo las ha escrito E. Sader, bien cierto es que lo ha analizado con mucho detalle.

En el Reino de España
Pero veamos la situación del Reino de España. Se está aplicando un duro plan de ajuste tipo FMI, impulsado por este organismo y por la Unión Europea, que también lo aplica en otros estados europeos, pero de forma especial en Grecia, Portugal, Letonia y la propia España.
Este plan, está empobreciendo yá a la población trabajadora, e incrementando el paro tanto de asalariadas y asalariados como de autónomos y autónomas. Además las cifras de paro juvenil son escalofriantes y sólo se mitigan por el colchón familiar proteccionista mediterráneo, pero claro, muchos de estos hogares también viven hoy de subsidios. Luego, ojo con la fragilidad del colchón de los papás y mamás.
Los grados de precariedad son igualmente aterradores y en aumento. En muchos hogares del Estado español, lo único fijo hablando de ingresos son las pensiones de los abuelos y abuelas, que en gran parte se destinan a apoyar a hijos y nietos.
El descrédito de la ya abiertamente denominada clase política, que no es sino una oligarquía política, alcanza a ser tenido como problema nacional por parte de la ciudadanía, según encuestas del propio INE, organismo oficial demoscópico.
El PSOE ha perdido la confianza de sus votantes de izquierdas, pero también la batalla de las ideas y los principios, además los posibles sucesores de Zapatero que el grupo PRISA ya baraja descaradamente, son incluso más conservadores y de derechas que el actual presidente. El PP, mantiene su electorado firme, pero no crece.
El PP mantiene el férreo apoyo del numeroso franquismo sociológico. El miedo de una parte de las católicas clases medias, y un nuevo mensaje populista de extrema derecha que están adoptando a marchas forzadas para captar votos entre las clases trabajadoras y sectores empobrecidos carentes de ideología social.
IU, crece con un raquítico 6 ó 7% que no la convierte en alternativa real, hecho éste que no le debe alegrar, sino hacerle reflexionar mucho más, pues a pesar de su apoyo a la Huelga General no crece excesivamente.
Es pues momento de comenzar las resistencias y las denuncias frente al modelo neoliberal de ajuste impuesto ya con todas sus consecuencias, y del que la contrarreforma laboral no ha sido sino el primer aldabonazo. Desde ATTAC España, llevamos tiempo alertando que ahora vienen a por las pensiones y que el poder político de la banca es yá el único poder realmente existente hoy en el Reino de España.
Los sindicatos de clase y los mayoritarios en especial, a pesar de sus dudas y anteriores cesiones y vacilaciones, han demostrado de sobra su implantación y su capacidad de movilización, superior en el espectro de la izquierda a cualquier otra fuerza política o social, si bien han necesitado del prestigio y buen nombre de las OSC y ONGs que han convocado la Huelga General y la han apoyado, que han sido sólo las claramente transformadoras, de ciudadanía crítica y solidarias, que no todas ni mucho menos.
Tienen pues CC.OO y UGT la obligación de no fallarnos. Ninguna cesión. Yo humildemente les invito a que se levanten por ahora del Pacto de Toledo, pues su presencia allí legitima el ataque que se está fraguando contra el sistema público de pensiones. El atraco que se está preparando contra la caja de las pensiones públicas, aconseja una reacción tan rápida como contundente.

Posibles alternativas. Sembremos la esperanza
Estamos pues ante dos hechos claros, el golpe de estado de los poderes financieros y la consiguiente dictadura de los mercados, con una apariencia de democracia representativa formal. Es decir, el poder ciudadano ha sido desplazado por el poder financiero y de los bancos, así como de las familias oligárquicas que nos dominan desde tiempos del franquismo. Los políticos profesionales lo reconocen constantemente, al referirse siempre ellas y ellos mismos a “los mercados” y sus intenciones, contentándose mucho “cuando reaccionan bien”.
Ante esto es la hora del movimiento social, digo movimiento social, sin referirme a las OSC, lo digo en lo que significa, la movilización cívica y de las clases populares y trabajadoras frente a esta agresión.
Estamos pues según muchas y muchos coincidimos, en la hora de la sociopolítica. CC.OO, UGT las Intersindicales etc. pero también ATTAC y otras OSC muy combativas, debemos estar haciendo sociopolítica, además juntos. Reconocemos a quienes tienen más capacidad de movilizar, pero en estos tiempos todos y todas somos imprescindibles. También, claro está, los partidos y agrupaciones políticas alternativas al neoliberalismo, pueden y deben jugar un papel muy importante.
Podemos entrar pues, en el proceso de rechazo al neoliberalismo. En la conformación de la alternativa política. Porque todas y todos tenemos derecho a hacer política en el más noble y alto sentido de la expresión.
Las movilizaciones deben continuar como en Francia. La próxima reunión del G20 a principios de noviembre puede ser una magnifica ocasión para volver a salir a las calles. No podemos perder la pulsión del 29S y algo hay que hacer, pero yá. La nula respuesta del Gobierno y las fuerzas conservadoras sea cual sea su sigla, que han hecho piña con “los mercados” e implantan su programa, así lo merecen.
La izquierda debe reagruparse sobre bases democráticas y antineoliberales, pero de forma participativa y plural. Tal y como acertadamente señalan Armando Fernández Steinko y Manuel Monereo, la izquierda vive tiempos de emergencia. No estamos repartiendo influencias y puestos, no. Menos aún debatiendo quién es la vanguardia. Estamos jugando con el futuro de personas, con su derecho a comer caliente tres veces al día y vivir con dignidad, a poder trabajar o al menos a poder disfrutar de una vejez con tranquilidad, ver el futuro con esperanza, y poder aspirar a ser felices y amarnos.
No sé quien tiene el resorte. No sé dónde se aprieta el botón, pero este artículo humildemente pretende ser parte del impulso que le dé al botón.
Los gobiernos tienen el derecho de suicidarse, el socioliberalismo ha enterrado a la socialdemocracia oficial. Pero los demás y las demás no podemos dejar a las gentes, a la ciudadanía, en manos de la derecha y la extrema derecha. En manos más aún de lo que están, de los mercados, es decir del capital y sus estructuras de poder y de alienación cultural.
Nosotras y nosotros no podemos renunciar, menos suicidarnos. Nosotras y nosotros hemos de apretar ese botón, que nos ponga en pie. Sé que el responder es cosa de todas y de todos, pero sé también que algunas y algunos tenemos más responsabilidad.

Propuestas concretas

Propongo pues:
- Una amplia alianza social, de la que es modelo ACTIVOS CONTRA LA CRISIS, pero también las plataformas de apoyo a la huelga general y contra la crisis y por los derechos sociales que han funcionado y funcionan en ciudades como Murcia o Granada, con presencia de todas, incluidas CC.OO y UGT, además de Foros Sociales, etc.
- Pienso que una alternativa política de izquierdas, es muy deseable, y que recoja las tradiciones socialdemócratas clásicas, comunistas y libertarias de lucha social y convergencia, profundamente democrática y fundamentalmente antineoliberal, ecologista que impulse la justicia climática así como la justicia fiscal y unos presupuestos redistributivos. Que se oponga a las privatizaciones e implemente la banca pública. No dogmática, moderna y amable en lo plural, personal e ideológico. En esto también CC.OO y UGT tiene mucho que opinar y aportar.
-Un activo, flexible y continuo movimiento social de la ciudadanía movilizada para obligar al Gobierno a seguir políticas a favor de los y las ciudadanas y nó de los mercados. Debe ser flexible, pues hemos de tener en cuenta a paradas y parados, autónomas y autónomos, pero a también a las y los precarios, los eventuales, la legión de amenazadas y amenazados por el piquete patronal, ese que despide a la mínima sin respetar los derechos democráticos de trabajadoras y trabajadores.
- Un trabajo continuo y efectivo por lograr una mayor coordinación de las movilizaciones en toda Europa y una Huelga General Europea.
Un mundo cambiante, incrementa nuestras posibilidades. ¿Qué juega a nuestro favor? Pues en primer lugar ya nos hemos, y hemos demostrado que podemos. El 29-S recuperamos la dignidad.
En segundo lugar el mundo ha cambiado y mucho, y nos están vendiendo mercancía caducada, pues las potencias centrales ya no lo son tanto, son sólo una sombra de lo que fueron, y los periféricos que están emergiendo lo son en muchos casos sólo de ubicación geográfica, y claro, según se mire, pues el mundo es redondo.
Sólo el gasto en tecnología militar los diferencia, pero en ocasiones ya ni eso, por desgracia. El comercio mundial, ha cambiado, pero no las reglas neoliberales, luego ese es un terreno abonado para profundizar alianzas globales, también en lo sociopolítico alternativo y de izquierdas.
El mundo tiene otra amenaza fruto del capitalismo depredador y es la ambiental, la climática, la defensa de la Madre Tierra, siendo esa lucha global y transversal.
Hay experiencias ya exitosas en la construcción de nuevas izquierdas, que además son influyentes y con fuerza. En última instancia si somos capaces de articular una resistencia como en Francia que se está demostrando muy eficaz, ya habremos avanzado mucho.
Además empezar a reíros de esos y esas pobres engañabobos que piensan que los europeos y angloamericanos somos todavía “la comunidad internacional”, el G20 volverá a fracasar por eso, porque hay ya muchos intereses contrapuestos, les guste o no. Pero también que sigue habiendo una forma dominante de gobernanza mundial que es suicida para con la humanidad.
Todas estas variables en el Estado Español, nos afectan, perjudican y a la vez benefician. Pero en cualquier caso hay que tenerlas en cuenta a la hora de movilizar. Además el plan de choque FMI y UE en el Estado español, aumentará el paro, disminuirá la capacidad económica de las clases populares, incrementará el malestar contra los bancos y el rechazo a los gobiernos. En ese momento, o se ofrece un nuevo sueño de justicia y cambio social, de democracia económica, o la extrema derecha estará ahí con su programa de engaños para seguir encumbrando a los poderosos y proteger su salida a su crisis laminando a las personas que estamos por el cambio, por el otro mundo posible.

Fuente:  ATTAC España

1 comentario:

  1. Roberto Mejuto Valcárcel14 de octubre de 2010, 22:35

    Estupendo artículo. Me alegra comprobar una vez más la clarividencia de los movimientos altereconómicos.

    Coincido plenamente con las propuestas pero ahora que se celebra el 100 aniversario de la fundación del Instituto Libre de Enseñanza, insisto en la necesidad de poner los medios para educar a esas clases desfavorecidas carentes de ideología social. Así es como se gana la calle.

    ResponderEliminar

Los comentarios serán publicados una vez moderados.