domingo, 17 de octubre de 2010

Guerrilleras, la ilusión de una esperanza.

En la reciente Fiesta del PCE celebrada en septiembre, fué presentado el libro de memorias de Esperanza Martinez, una mujer que desde su adolescencia luchó contra el franquismo en cuyas cárceles pasó mas de quince años de si vida.
En su libro, Dolores Cabra dice de ella:
"Timidamente la democracia ha ido reconociendo ciertos derechos a quienes quisieron y supieron luchas contra la Dictadura tras la derrota de la República en 1939. La leyes han ido reconociendo a militares republicanos, leales y fieles a su pueblo, a presos cuyas condenas fueron siempre arbitrarias y despóticas, a exiliados, hasta a las familias de los cerca de trescientos mil desaparecidos, enterrados en las cunetas a al pie de las tapias de los cementerios de los pueblos de España. Pero nunca ha habido gobierno ni parlamento que haya querido honrar la memoria de los últimos soldados de la república: el colectivo de miles de guerrilleros que lucharon con sus escasas armas y los más pobres medios, en montes y ciudades, contra la Dictadura, hasta bien entrados los años sesenta.
Esperanza Martínez fue resistente contra la Dictadura franquista en la lucha guerrillera durante dos años, fue presa de la Dictadura durante quince años mas, fue militante organizada en la lucha clandestina contra esa misma Dictadura, fue una de las muchas mujeres que supo salir a la luz del día y a la calle a cara descubierta cuando la Dictadura iba llegando a su fin, pero aún seguía reprimiendo a sangre y fuego, fue luchadora en tiempos ya democráticos en defensa de los derechos ciudadanos y en contra de la arbitrariedad militarista aún sobreviviente, y ahora lleva ya años luchando porque la ciudadanía sepa que pasó en aquel tiempo bárbaro y terrible de la Dictadura".
Yo he tenido el gran honor de tratarla personalmente durante su visita a A Coruña hace unos años donde participó como ponente en un Acto en recuerdo de la lucha guerrillera antifranquista en cuya organización tuve el placer de participar. Durante ese par de días pude comprobar que a pesar de su edad su compromiso sigue firme como el primer día.
Desde aquí le envía un saludo fraternal y solidario

José Manuel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán publicados una vez moderados.