jueves, 7 de octubre de 2010

Los horrores de la investigación en Guatemala y la hipocresía estadounidense

Stephen Soldz / Rebelión.- Según altos funcionarios estadounidenses, abusar de las personas sin su permiso en aras de una investigación es algo horrible, realmente horrible. De hecho, es tan horrible que ha sido necesario que pidan perdón dos funcionarias del gabinete presidencial. Es decir, los abusos se perpetraron hace tanto tiempo que los investigadores que los llevaron a cabo ya no están entre nosotros para exigirles responsabilidades y hay un gobierno extranjero amigo que es probable que se sienta indignado por los abusos. Sin embargo, los funcionarios estadounidenses habían guardado hasta ahora un silencio total sobre una investigación espantosa e inmoral dirigida en el pasado siglo por investigadores del gobierno de EEUU.
Hace poco, la Secretaria de Estado, Hillary Clinton, y la Secretaria de Sanidad y Servicios Humanos, Kathleen Sebelius, se deshicieron en disculpas por un estudio que había dirigido el Servicio de Sanidad Pública estadounidense y en el que casi 700 presos y soldados en Guatemala fueron, sin su conocimiento, deliberadamente infectados con sífilis y otras enfermedades de transmisión sexual para comprobar si la penicilina podía impedir la infección. Mediante un comunicado, las dos Secretarias del gabinete expresaron su indignación por “tan reprobable investigación”. De hecho, tan afectado está el gobierno estadounidense que, al parecer, el Presidente Obama va a llamar al presidente guatemalteco para pedir de nuevo perdón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán publicados una vez moderados.