domingo, 7 de noviembre de 2010

Un juez de Texas se planta con la Constitución y 1984 en el camino del FBI

Publicado en Ciudad CCS / 07 de nov. 2010.-“El FBI no puede rastrear la ubicación de los usuarios de teléfonos móviles. El gobierno busca convertir el teléfono móvil en un medio de control para conocer los movimientos de los ciudadanos”, escribió el juez James Orenstein del Tribunal del distrito Este de Nueva York. Este juez necesitaba refuerzos. Han llegado.
Constitución en mano, el juez Stephen William Smith del distrito Sur de Texas la ha armado. Este juez culto, refinado y sutil, ver advertencia orwelliana, ha ido mucho más allá. Ha pulido la sentencia meticulosamente con un martillo que es el emblema de su autoridad: “los espectaculares avances tecnológicos han alterado el panorama legal más profundamente que la nueva jurisprudencia”.
El juez Smith se ha cruzado en el camino del FBI y los apostoles de la seguridad. Les quiere impedir el paso con un viejo texto y la interpretación (pdf) que hace del mismo.
Los datos de los usuarios capturados a través de las torres de telefonía móvil están protegidos por la Cuarta Enmienda de la Constitución de los EE.UU. contra registros e incautaciones ilegales. La sentencia se cruza en el camino de los liberticidas con placa después de un lustro de resoluciones judiciales que permitían a la policía acceder a la información de los usuarios con la misma facilidad que “fichan” al llegar a su comisaría.
El juez Stephen William Smith ha dictado sentencia: Los dispositivos de vigilancia electrónica están violando la Constitución de los EE.UU. Los registros detallados – aleatorios o no – que hacen los operadores y proveedores también. La localización móvil viola la Cuarta enmienda. Bromas las justas. Violaciones de la ley amparadas en el desarrollo tecnológico, denuncia. Ley de la selva que rige la conducta del gobierno y los operadores. Un señor juez:
En 1789 era inconcebible que cada paso de la vida de un ciudadano pudiera ser monitorizado, grabado y revelado al Gobierno”, Sin embargo, ahora es concebible para un usuario de teléfono móvil nacido en 1984 que cada movimiento de su vida adulta pueda ser capturado, almacenado, y recuperado de una carpeta digital de forma imperceptible.
La petición del Gobierno de poder captar los datos de un usuario durante 60 días es como convertir la vida de esa persona en un reality show en el que se exponen todos los movimientos y actividades de una persona con todo detalle durante dos meses.
La Cuarta Enmienda garantiza el derecho del pueblo a la seguridad de las personas, domicilios, documentos y todo tipo de efectos contra registros e incautaciones irrazonables. En su esencia la Cuarta Enmienda salvaguarda “el derecho de un hombre a refugiarse en su propia casa y protegerse de las intrusiones irrazonables del gobierno.
http://www.nacionred.com/derechos-humanos/un-juez-de-texas-se-planta-con-la-constitucion-y-1984-en-el-camino-del-fbi

Fuente Diario Ciudad de Caracas

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán publicados una vez moderados.