domingo, 31 de julio de 2011

Homenaje al librero Enrique Molist *


(...)Enrique Molist es pausado, sosegado. Acaricia los libros con las manos, con los ojos, quizá incluso, tal vez, con el oido, el olfato y el gusto. Como si de las joyas mas preciadas se tratara. Lee, oye, escucha, sugiere, orienta, resume, juzga, y ello sin fanatismos, dogmatismos, aunque sí con una dosis, suficiente y profiláctica, de excepticismo., y ello a tenor de las tesis que Francisco Sánchez , el Escéptico, - filósofo, médico, astrónomo y matemático, judío converso, natural de Tuy, huído, con su familia, a Francia, y que acabaría sus días en Toulouse , en 1623, donde ejerció de médico y como docente en las Facultades de Artes y Medicina - expuso en su obra Quod nihil scitur, preanuncia clarisimo del Discours de la méthode, de René Descartes.
Un hombre, en suma, "en el buen sentido de la palabra, bueno" como dijo de sí Antonio Machado, el Bueno. Un hombre que como hombre, y un librero que en cuanto librero, no ha vacilado, nunca, en optar por la libertad, en defender la libertad, pese a los riesgos que ello, en épocas no muy remotas de nuestra historia, podía suponer: tratese de libertades individuales o de libertades sociales, pues sabe muy bien que las unas son imposibles sin las otras, que las unas incluyen a las otras.

Sergio Vences Fernández

* Homenaje en el año 2006


A Enrique Molist, desde mis 13 años
Paula Rodriguez Pumar
Alumna de ESO


I

Áurea es la palabra.
Es sencilla y tierna:
¿palabra divina!


II

Con papel y pluma. con máquina alada,
u ordenador,
con inteligencia,
se construyen libros,
libros que nos llevan por el ancho mundo.
Hay libros muy grandes,
hay libros medianos y los hay pequeños;
libros que son gordos,
y los hay delgados;
algunos son ágiles., otros son muy lentos,
pero todos tienen
alas
y, es sus alas, vuelan,
por el ancho mundo, nuestras mentes frágiles;
nos abren mil mundos
como nuestra patria


III

¡Libro y libertad!
¡Libertad y letras!
¡Libertad y plumas!
¿Libertad e ideas!
¡Libertad de ser!

A través del libro
que se escribe y lee,
que se vende y compra,
vamos por el mundo
soñando
penando
gozando
pensando,
y haciéndonos hombres, conociendo al otro,
comprendiendo al prójimo.


IV

 ¡Enrique,
librero
y amigo,
que lee y escucha,
que aconseja y rie,
que sabe muchisimo
de la libertad,
de las libertades
por las que luchó!

¡Enrique Molist,
que sigas así,
repartiendo libros,
repartiendo ciencia,
saber,
diversión
alegría,
y gozo sin tregua
a la humanidad!


Liber: De libros y libertades - Homenaje al librero Enrique Molist
Edición a cargo de Sergio Vences Fernández
Edita: Universidade de A Coruña
I.S.B.N.: 84-95322-10-2

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán publicados una vez moderados.