viernes, 29 de julio de 2011

Pensamientos en mi mochila camino de Madrid, o pensamientos de autobús

Carlos Martínez García – ATTAC Andalucía.
La defensa del sistema público de pensiones y la vuelta de la edad de jubilación a los 65 o 60 años deben volver a ser reivindicaciones centrales. La lucha contra la dictadura de los mercados también. Las medidas anti-crisis que está imponiendo la UE y el FMI solo se basan en reducir costes sociales y salarios y en eliminar empleo público, esto solo traerá más paro y más pobreza.
El profesor Navarro argumenta excelentemente como las medidas de austeridad, que en resumen son reducir salarios y prestaciones sociales, están impidiendo la remontada. Yo personalmente pienso y, aún a riesgo de equivocarme, afirmo que a las grandes fortunas y grupos financieros no les importa esto lo más mínimo, pues al estar la economía financiarizada y no ser productiva ellos obtienen sus beneficios de mover las capitales en el mundo de las finanzas globales y por tanto sus negocios son la deuda pública o la especulación, ahora ya con los elementos fundamentales de la cadena alimentaria humana. Saben que los y las pobres primero se preocupan de comer y luego de todo lo demás.
Los Capitalistas son tan ruines que imaginan que el empobrecimiento también genera humillación y favorece la sobrexplotación humana, de hecho seguro que piensan de esta forma.
Creo que debemos volver a decir las cosas por su nombre. Es cierto que los gobiernos de las potencias centrales están cediendo ante los mercados financieros. De hecho, estamos como estamos por que políticamente así se ha decidido. Lo que vivimos son los frutos del triunfo de la Revolución conservadora de los años ochenta y noventa del siglo pasado.
Pero ninguna fuerza política con capacidad de tener poder en Europa ha hecho frente a esta situación, por lo que modificar el estado de las cosas es tarea de la ciudadanía, de las clases populares y de su capacidad de auto-organización. Y lo diré hasta la saciedad: hay alternativas, alternativas posibles y realistas, los artículos en las web de Attac están plagadas de ellas.
Pero también necesitamos de la organización, nuestra, plural y participativa, pero con intenciones políticas; la política en el más alto sentido de la palabra, en el concepto clásico de la misma es imprescindible para simplemente entendernos y poder cambiar las cosas. Los Foros Sociales Mundiales han llamado a la acción política de las clases populares y trabajadoras y han denunciado firmemente el capitalismo que es el mal más terrible que padece la humanidad.
Hay experiencias muy interesantes de auto-organización política, de forma abierta. Por ejemplo, en el Estado Español las Mesas Ciudadanas de Convergencia y Acción están haciendo reflexiones dignas de ser tenidas muy en cuenta por todas y todos los que queremos que esto cambie y lo haga para bien de la ciudadanía.
No olvidemos pues en nuestras reivindicaciones y propuestas la Democracia Económica. Hoy la barrera fundamental entre la izquierda y la derecha, o entre el liberalismo y el altermundismo o el socialismo transformador y democrático, está precisamente en defender o no la democracia económica, entre apoyar o no el reparto.
Lo que el poder y los poderosos quieren es nuestro aislamiento, por ello tenemos que caminar en la difícil trocha de la acumulación de fuerzas, la elaboración de un programa y la búsqueda de alianzas, entre sectores sociales, sindicales y de elaboración política. Ahora bien, si confundimos política con los profesionales y las profesionales que vemos constantemente en televisión, eso es nuestro problema o hacerles el juego.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán publicados una vez moderados.