lunes, 11 de julio de 2011

TAMARA BUNKE BIDER, Guerrillera.

Luchó por la libertad y lo hizo desde su vida hasta dejarla en esa lucha. Tenía claro que la opresión y la dictadura que sesgaba a los pueblos de sus derechos debía ser derrocada y así lo hizo, al lado de un hombre que no amaba el poder, si no la libertad de la mujer y el hombre nuevo: El Che Guevara.
Han pasado varias décadas de su muerte, pero nuestro mundo sigue necesitando de personas con su arrojo y su determinación para cambiar un mundo en el que la injusticia sigue oprimiendo a una inmensa mayoría en beneficio de una minoría enriquecida por oprimir y explotar a quienes hoy creen que no tienen nada teniéndolo todo.
Marta Iriarte, Laura Gutiérrez Bauer, Tamara Bunke, Tamara Lorenzo o Tania la guerrillera, era revolucionaria y como tal, vivió. Compañera del Che en Bolivia, logró situarse en las esferas más altas del gobierno boliviano, introduciendose en los medios sociales, intelectuales y artísticos para tener acceso a las fuentes oficiales y así preparar el desarrollo de la red urbana de la guerrilla boliviana.
Haydée Tamara Bunke Bíder, nació en Buenos Aires el 19 de noviembre de 1937. Su padre era alemán y su madre polaca, ambos maestros y militantes comunistas. En 1952 la familia emigra a la entonces República Democrática Alemana y Tamara con dieciocho años, ingresa en el partido Socialista Unificado de Alemania. Después de terminar sus estudios de bachillerato, comenzó a trabajar como traductora. Estudió Filosofía en la Universidad Humboldt, de Berlín y fue instructora de tiro deportivo. Para el coro de esta universidad tradujo el himno del 26 de julio. Su traducción es considerada como la primera de este himno en la Alemania Socialista.
En 1960 el Che Guevara visita Alemania Oriental al frente de una delegación comercial del gobierno revolucionario cubano. Tamara se encarga de realizar las tareas de traducción para el Che. Ambos argentinos, ambos de ninguna parte. El Che y Tamara tenían muchos lazos en común y desde entonces, se creó un circuito de simpatía entre ellos. En 1961 es invitada a Cuba a través de Alicia Alonso y el Ballet Nacional de Cuba. Llega a la isla el 12 de mayo de 1961, cuando tenía 25 años. Estudió periodismo en la Universidad de La Habana y trabajo en el Ministerio de Educación, el Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos y en la Dirección Nacional de la Federación de Mujeres Cubanas. También colaboró como voluntaria realizando faenas agrícolas. En Cuba se destacó especialmente por su fructífera labor de traductora e intérprete.
En 1963 comenzó un riguroso entrenamiento operativo para el trabajo de inteligencia de los servicios de espionaje cubanos, y en ésta época comenzó a ser conocida como Tania, nombre que eligió por Zoja Kosmodemjanskaja, partisana soviética durante la Segunda Guerra Mundial, que también había llevado Tania como nombre en la clandestinidad. En febrero de 1964 concluye la primera fase de su preparación y se traslada a Cienfuegos donde se organiza su plan práctico-operativo, entrenada por el Ministerio del interior cubano.
Su misión clandestina en Bolivia era establecer relaciones con representantes de la clase política y el ejército con el fin de crear condiciones favorables para la apertura de un futuro frente revolucionario. Estas eran las órdenes directas proporcionadas por el Che Guevara. Trabajaría sola; no podría contar más que con sus propias fuerzas. El Che le advierte que, por difícil que fuera su situación, no debía vincularse a las organizaciones políticas de izquierda, ni revelar su verdadera identidad.
El 9 de abril de 1964 utilizando un pasaporte con el nombre de Haydée Bider González partió rumbo a Europa occidental para aprender a transformar su lenguaje y actitudes por las propias de la sociedad burguesa en la que debía desenvolverse. Entre las variadas misiones encomendadas estaban las de tomar fotos de una aldea en una región determinada que luego pudiera mostrar como su pueblo natal y la de un matrimonio de edad avanzada, previamente estudiado, para poder presentarlos como sus padres.
Llegó a Bolivia en noviembre de 1964, bajo la identidad de Laura Gutiérrez Bauer, de nacionalidad argentina y profesión etnóloga. Comenzó impartiendo clases de alemán a los hijos de familias de la clase alta. Su grado de infiltración fue tan alto que trabó amistad con Alfredo Ovando Candía, Ministro de Defensa, y René Barrientos Ortuño, Presidente de Bolivia.
Paralelamente estudió el arte folclórico con rigor científico. Montó la primera exposición de trajes típicos de Bolivia. Recorrió el altiplano boliviano, con el propósito de reunir canciones autóctonas. Representó al departamento de folclor del Ministerio de Educación de Bolivia en un festival celebrado en la ciudad de Salta en Argentina y a comienzos de 1966, se casa con Mario Martínez, estudiante de ingeniería eléctrica, con lo que obtiene el pasaporte boliviano y mayor libertad de movimientos.
En abril de 1966 Tania sale de Bolivia y mantiene varias entrevistas clandestinas en México con Juan Carretero (Ariel), su nuevo enlace. Éste le comunica que le había sido concedida la militancia del Partido Comunista de Cuba.
Aunque en un principio no estaba programada su participación en la ejecución de acciones, sino que dadas las posibilidades de conexiones en las altas esferas gubernamentales y dentro de los medios donde se podía obtener algún tipo de información estratégica y de importancia táctica, dedicarla abiertamente a este tipo de tarea y mantenerla como reserva, desde el punto de vista operativo, un error que descubre su identidad de guerrillera, hace que termine incorporándose a la lucha armada en diciembre de 1966. El Che la destina al grupo del comandante cubano Juan Vitalio Acuña Nuñez "Joaquín". Su tarea era ayudar a futuros combatientes trasladándolos a la zona de combate y proporcionando los suministros necesarios. La considera un combatiente más, haciéndole entrega de un fusil M-1 y anota en su diario: “"Se pierden dos años de un trabajo bueno y paciente".
Su adaptación al medio geográfico fue asombrosamente rápida, pero meses después cae enferma y debido a su delicado estado de salud, el Che la dejó en el grupo de la retaguardia, donde el valor estoico de Tania sirvió de ejemplo a varios de sus compañeros, junto a quienes, cuatro meses más tarde, caería acribillada en la emboscada del Vado del Yeso.
El 31 de agosto, el grupo de Joaquín cae en una emboscada en el Vado de Puerto Mauricio, en el Río Grande. Cuentan que aquella tarde de agosto de 1967, cuando el grupo en el que se encontraba Tania era conducido por un traidor a una emboscada, los soldados quedaron atónicos al ver aparecer entre la vegetación a la bella muchacha portando un fusil M-1, con su mochila al hombro, vistiendo pantalón de camuflaje y una desteñida blusa a rayas verdes y blancas. A Tania no le dio ni tiempo de empuñar el arma, una ráfaga le alcanzó el pulmón siendo arrastrada por el agua. Siete días después su cadáver fue encontrado a orillas del río. Unas religiosas pidieron sus restos para darle cristiana sepultura la cual recibió secretamente en el cementerio de Valle Grande. Tenía entonces veintinueve años de edad.
Sus restos, identificados y trasladados a Cuba en 1998, reposan en un mausoleo en Santa Clara, junto a los del Che y demás guerrilleros inolvidables.
Cada 31 de agosto, manos desconocidas llenan de flores el lugar donde se encontró su cuerpo y desde donde Tania la Guerrillera, hecha ya leyenda, vive el grito de libertad que recorre América Latina.


¿Nada será mi nombre alguna vez?

¿Nada dejará en pos de mí en la tierra?

Al menos flores, al menos cantos…

¿Acaso en vano vinimos a vivir, a brotar sobre la tierra?


(Tamara Bunke Bider)

Autora: María Torres.
Fuentes:

Publicado por gentileza de Tarsys Republicana.

Albúm elaborado por Ensenada de Riazor:





1 comentario:

  1. Buen trabajo Maria, Enhorabuena una vez mas y un abrazo de tu amigo manuel t.

    ResponderEliminar

Los comentarios serán publicados una vez moderados.