viernes, 30 de septiembre de 2011

CONCEPCION ARENAL.

Las virtudes de esta mujer excepcional son muchas: su sinceridad, su curiosidad intelectual, su amplitud de miras, su elegancia espiritual, su elevación moral y su generosidad sin límites.

Se preocupó de los asuntos sociales en un tiempo que no era habitual hacerlo y lo hizo con sentido práctico. Era partidaria de reformas pacíficas conseguidas a través de la buena voluntad. La Política le parecía un terreno poco limpio moralmente, pero siempre se mantuvo firme para denunciar cualquier abuso y poner de relieve la pobreza, la injusticia, las desigualdades y la ignorancia, siendo la compasión ante el dolor humano, el punto de partida de todos sus estudios.

Defendió la educación como el camino que permite la plena integración a las personas, especialmente a las mujeres, ya que la ausencia de ésta limita a la mujer, empobrece su mundo, la hace vulnerable moralmente.

Luchó por una Ley de enseñanza obligatoria, como justa y legítima  “El peligro no está en saber, sino en ignorar”.

Nació en el Ferrol  el 31 de enero de 1820, en una modesta casa del barrio Ferrol Vello. Su padre, Angel Arenal, militar, intervino en la guerra de la independencia nacional  y secundó la rebelión de las guarniciones de Galicia. En 1827 le fue abierto un expediente militar por sus ideas liberales. Su madre, María Concepción de Ponte, hermana del Conde de Vigo, proporcionó a sus hijas una educación religiosa.

Cuando fallece su padre, Concepción, que entonces tenía 8 años, se traslada junto a su madre y dos hermanas a casa de su abuela paterna en la aldea de Armaño en Santander. Un año después muere su hermana pequeña, Luisa. Con el apoyo de un pariente, la familia se desplaza a Madrid, en 1834. Concepción tenía quince años. Se inscribe en un colegio de señoritas y al finalizar éste y contra la voluntad de su madre, con la que no tenía muy buena relación, se matricula en la Facultad de Derecho como oyente clandestina, pues acude vestida de hombre para no llamar la atención, aunque del dato relativo a su vestimenta no existen pruebas documentales. En aquellos años la Universidad estaba vetada para las mujeres.

Es en la Universidad donde conoce a su marido, el abogado y escritor Fernando García Carrasco. El traje masculino que usaba le permitió acompañarlo a las tertulias políticas y literarias de los cafés, compartiendo con él ideales politicos y sociales, a la vez que colaboran en diversas publicaciones, entre ellas el periódico liberal La Iberia.

Se casaron en Oviedo 1848, cuando Concepción terminó la carrera. Tuvieron tres hijos. La menor, una niña, falleció prematuramente. Cuentan que el traje de novia que llevaba era prestado por la hermana política del expresidente del Consejo de Ministros, Salustiano Olórzaga.

En las biografías se destaca el profundo cariño que unía a la pareja, que quedó rota en 1857 cuando muere Fernando de tuberculosis, dejando a Concepción sola, con dos hijos y sin recursos. Concepción y Fernando vivian de sus publicaciones en La Iberia. Ella al enviudar intentó seguir manteniéndolas, sin éxito. A mediados de 1857, cuando ya no pudo seguir viviendo en Madrid, como casi treinta años antes le sucediera a su madre, se vió obligada a instalarse junto con sus dos hijos en casa de los suegros en Colloto, Oviedo. Posteriormente vende sus propiedades de Armaño a sus tios y se traslada a Potes, a una casa que le alquila la madre de su gran amigo el violinista Jesús del Monasterio.

En 1959 funda el Grupo Femenino de las Conferencias de San Vicente Paul. Animada por Jesús de Monasterio, activista católico, Concepción Arenal organiza una conferencia sólo para mujeres. Para crear una conferencia no hacían falta más que tres personas con voluntad de adoptar unos pobres o enfermos a los que visitar en sus casas periódicamente para aliviarles sufrimientos y entregarles limosnas. A finales de 1860 ya había establecidas por España setenta conferencias que habían realizado 400.000 visitas a los pobres.

Concepción Arenal, que a base de ver desgracias ajenas consiguió superar las propias, escribe en 1860 el Manual de 'El visitador del pobre' que presentó a concurso. La Real Academia de Ciencias Morales y Políticas premió en junio de 1861 su memoria La beneficencia, la filantropía y la caridad, por su claridad doctrinal: «La Beneficencia manda al enfermo una camilla; la Filantropía se acerca a él; la Caridad le da la mano» «Beneficencia es la compasión oficial que ampara al desvalido por un sentimiento de orden y de justicia; Filantropía es la compasión, filosófica, que auxilia al desdichado por amor a la humanidad, y la conciencia de su dignidad y de su derecho; Caridad es la compasión cristiana que acude al menesteroso por amor de Dios y del prójimo.».

Era la primera vez que una mujer recibía un premio de esa institución, al que se presentó, también disfrazada de hombre, haciendo figurar el nombre de su hijo de diez años en el correspondiente pliego cerrado.

En 1863 recibe el nombramiento de visitadora de prisiones de mujeres, con destino en La Coruña, cargo que incluía derecho a vivienda y se traslada de Potes a la Coruña. Ostentó el cargo hasta 1865. Autores de la época la recuerdan con su sencillo vestido negro a la inglesa, incansable en la visita y el consuelo de presos, enfermos y necesitados.

En 1868, es nombrada Inspectora de Casas de Corrección de Mujeres, y tres años después, en 1871, comienza a colaborar con la revista La Voz de la Caridad, de Madrid, en la que escribe durante catorce años sobre las miserias del mundo que la rodea y en la que llego a escribir casi medio millar de artículos y las famosas “Cartas a un obrero”.

En 1872 interviene en la creación de «La Constructora Benéfica», una sociedad que se dedica a la construcción de casas baratas para obreros a partir de un donativo de la condesa Kransinski. Colabora en la organización de la Cruz Roja y durante la guerra carlista, dirige un hospital de sangre. Recibe el encargo de redactar una ley de Beneficencia. Sin embargo, sus desencuentros con el gobierno son cada vez más profundos.

Cansada y enferma, se establece en Gijón en 1875 donde su hijo trabaja como ingeniero de las obras del puerto. Sigue escribiendo y continúa siempre entregada a su labor asistencial, presentándose en 1876 al certamen literario convocado en Orense para conmemorar el segundo centenario del natalicio de Feijoo, pero tras consulta con el Claustro de la Universidad de Oviedo, el premio al mejor estudio crítico sobre las obras del gran benedictino es concedido a Emilia Pardo Bazán.

Siguiendo los traslados de su familia, se establece en Pontevedra, y más adelante en Vigo, donde muere el 4 de febrero de 1893. Su epitafio el lema que la acompañó durante toda su vida: A la virtud, a una vida, a la ciencia”.

Cuentan que en su lecho de muerte suplicó a una monjita que no volviera a recitarle unos versos muy piadosos sobre la resignación cristiana, con la promesa de que si sanaba ya le compondría ella  “otros más bonitos con el mismo asunto”

Texto: © María Torres
.


Fuentes:

jueves, 29 de septiembre de 2011

Más de 6 millones de niños latinos en EEUU viven en la pobreza, revela investigación

Más de 6 millones de niños latinos en Estados Unidos viven en la pobreza, por primera vez superan al número de menores blancos pobres como consecuencia de la crisis económica que estalló en 2007, reportó hoy la Pew Hispanic Center al presentar los resultados de una investigación.
Según el informe, 6.1 millones de niños latinos viven ahora en la pobreza, por 5 millones de niños blancos y 4.4 millones de afroestadunidenses. De acuerdo con el censo de Estados Unidos, uno de cada cinco menores en este país vive ahora en la pobreza. Sin embargo, los niños afroestadunidenses aún padecen la tasa más alta de pobreza con 39 por ciento, comparado con 35 por ciento de latinos y 12 por ciento de blancos; eso implica que más de uno de cada tres niños son pobres.
El impacto de la recesión sobre la creciente población latina de este país elevó el número de niños latinos pobres a un ritmo dos veces más rápido que los afroestadunidenses, según el Pew. Con ello, agrega, el incremento de pobreza como resultado de la recesión pegó de manera especialmente dura a los menores latinos, y esto marca la primera vez en la historia de Estados Unidos que el grupo singular más grande de niños pobres no sea blanco.
Según el análisis basado en cifras del Censo, Pew reporta que en 2010, 37.3 por ciento de los niños pobres en el país eran latinos, 30.5 blancos y 26.6 por ciento afroestadunidenses.
El censo de 2010 contó un total de 50.5 millones de latinos (o hispanoscomo se identifican en el Censo) conformando el 16.3 por ciento de la población total de Estados Unidos. Pero casi uno de cada cuatro (23.1 por ciento) de los menores de edad del país es latino.
De los más de 6 millones de niños latinos pobres, más de dos tercios son hijos de padres inmigrantes, pero la abrumadora mayoría (86.2 por ciento) nació en Estados Unidos.
La tasa de desempleo entre los latinos, oficialmente, es de 11.1 por ciento, dos puntos más que la tasa nacional de 9.1 por ciento, y el desplome en el valor neto de riqueza en hogares latinos fue más fuerte que el de cualquier otro segmento demográfico en esta última recesión. De hecho, la riqueza medio de hogares latinos se desplomó 66 por ciento entre 2005 y 2009, indica un informe del Pew Research Center.
Todo esto contribuyó, obviamente, al incremento de 36.3 por ciento en la pobreza entre los menores latinos, al sumarse 1.6 millones a esas filas entre 2007 y 2010.
(Tomado de La Jornada, de México)

martes, 27 de septiembre de 2011

Murieron al alba.


 ''Papá, mamá... me ejecutarán mañana, quiero daros ánimos. Pensad que yo muero pero que la vida sigue. Cuando me fusilen mañana pediré que no me tapen los ojos, para ver la muerte de frente. Que mi muerte sea la última que dicte un tribunal militar. Ese era mi deseo. Pero tengo la seguridad de que habrá muchos más. Mala suerte! una semana más y cumpliría 25 años. Muero joven pero estoy contento y convencido'' (José Humberto Baena, fragmento de la carta enviada a su familia horas antes de ser ejecutado)

En el amanecer del sábado 27 de septiembre de 1975, cinco jóvenes, militantes antifranquistas, dos de ellos pertenecientes a ETA (Ángel Otaegi Txiki y Juan Paredes Manot) y tres al FRAP (José Humberto Baena Alonso, José Luis Sánchez-Bravo Solla y Ramón García Sanz) perdieron la vida ante los últimos pelotones de fusilamiento del generalísimo Franco, caudillo de España por la gracia de dios, con el apoyo unánime de todos los ministros de su “gobierno”. Antes de ello habían sido torturados brutalmente. Los verdugos: guardias civiles y policías voluntarios.


Hoy velaré toda la noche
solo y en silencio
Hoy velaré toda la noche
Mañana matarán a Daniel
Mi camarada.
(Manuel Blanco Chivite. Víspera del fusilamiento, escrito la noche del 26 al 27 de septiembre de 1975).

Solos, sin una palabra de despedida, fueron fusilados. El único civil que presenció la ejecución de tres últimos, fue el párroco de Hoyo de Manzanares, quien después relató los escalofriantes hechos de aquella madrugada: “Además de los oficiales y guardias civiles que participaron en los piquetes, había otros que llegaron en autobuses para jalear las ejecuciones. Muchos estaban borrachos. Cuando fui a dar la extremaunción a uno de los fusilados, aún respiraba. Se acercó el teniente del pelotón y le dio el tiro de gracia, sin dar tiempo a que me separara del cuerpo. La sangre me salpicó”.

Apenas faltaban dos meses para la muerte del dictador, pero éste quiso dejar su sello homicida hasta el último momento. Se celebraron cuatro Consejos de Guerra, cuatro simulacros  en Barcelona, Burgos y dos en Madrid. Juicios sumarísimos que dieron como resultado  once penas de muerte. Seis de ellas fueron conmutadas.

El abogado Christian Grobet, observador de la Liga Internacional de los derechos del Hombre, estuvo presente en los consejos de guerra celebrados en  Madrid, bajo la presidencia de los entonces coroneles Francisco Carbonell Cadenas de Llano y Ricardo Oñate de Pedro. Este es un extracto de su informe sobre lo que presenció en los mismos:

“El que suscribe no puede por menos que comprobar una vez más que los derechos elementales de la defensa, es decir, el derecho que tiene el acusado a ser juzgado con equidad ha sido menospreciado en España de la manera más grosera”

“El que suscribe nunca ha tenido, desde que asiste a procesos políticos en España, un sentimiento tan acusado de asistir a tal simulacro de proceso, en definitiva una farsa siniestra, sobre todo si pensamos en la suerte que se reserva a los acusados”.

Naciones Unidas y gobiernos europeos solicitaron el indulto para los condenados, las ciudades de Europa se llenaron de protestas, se intentó asaltar embajadas, boicotear intereses españoles, vetar la entrada en la Alianza Atlántica, se solicitó la expulsión de la ONU y el gobierno mexicano rompió con el régimen, no sin antes echar del país al embajador franquista. Tuvo lugar una huelga general en el país vasco y las ciudades españolas no se quedaron atrás en cuanto a paros y protestas.

El dictador ignoró, como siempre, cualquier petición de clemencia, y convocó una manifestación de adhesión a su divina crueldad en la Plaza de Oriente, a la que acudió acompañado del entonces príncipe Juan Carlos. Fue, afortunadamente, su última aparición pública.


Texto: © María Torres





lunes, 26 de septiembre de 2011

El Gobierno griego infló su déficit para aplicar los recortes sociales


 EL EUROSTAT ESTÁN IMPLICADOS EN EL AUMENTO ARTIFICIAL DEL DÉFICIT
Evangelos Venizelos 007 150x150 El Gobierno griego infló su déficit para aplicar los recortes sociales 
La declaraciones de un miembro del consejo del instituto griego de estadística, ELSTAT, pusieron de manifiesto que la Comisión Europea a través del Eurostat presionó a esa institución para que inflase las cifras de déficit público del país heleno. 
Mas información: Crisis de la deuda griega: entre el rescate a la banca y el impago popular

F. Fafatale / Diagonal nº. 157
Foto: Evangelos Venizelos, ministro de Economía de Grecia

Nuevo escándalo de maquillaje contable en Grecia. En esta ocasión, el protagonista es el Eurostat -el instituto estadístico europeo, dependiente de la Comisión Europea-, que presionó al servicio estadístico griego (ELSTAT), para inflar el déficit del país heleno en 2009 del 12% al 15,4% del PIBy poder justificar así las sucesivas y brutales medidas de austeridad que aún hoy siguen aplicando.El escándalo, que ya ha provocado la apertura de una investigación en el seno de la Bolsa helena, también ha salpicado al FMI. Y es que, casualmente, el presidente del ELSTAT, Andreas Georgiou, fue un alto responsable del Fondo Monetario Internacional.La noticia se ha sabido gracias a las declaraciones Zoe Georganda, profesora de Econometría y miembro del consejo de ELSTAT a la prensa griega. “El déficit de 2009 fue artificialmente inflado para hacer ver que el país sufría el mayor déficit de Europa, más incluso que el 14% de Irlanda”, desvela Georganda. “Esto ha permitido justificar las duras medidas contra Grecia. El déficit griego se presentó finalmente al 15,4%, mientras que en realidad rondaba el 12% del PIB”, asegura.
Según su testimonio, distintos responsables del Eurostat habrían forzado a Grecia a integrar en sus cuentas los gastos de empresas públicas… Pero sin incluir sus ingresos. Georganta también sostiene que el presidente de ELSTAT había rechazado las objeciones formuladas en su momento por los miembros de su Consejo.
Al calor de este escándalo, el ministro de Finanzas griego reaccionó anunciando una renovación de todos los miembros del consejo de ELSTAT salvo su presidente, la semana pasada.
La Iniciativa por la Creación de una Comisión de Auditoría de la Deuda Pública Griega considera gravísimo este episodio, que muestra que “Gobierno, UE y FMI han manipulado las estadísticas” y cuyas decisiones recuerdan las de “regímenes totalitarios”. En su opinión, “El gobierno de Papandreou quería presentar la política de los Memoranda como necesaria y obligatoria y es por eso que ha recurrido a tales métodos inaceptables que tenían como objetivo engañar al pueblo”. Respecto a la participación del Eurostat en el enjuage “muestra que su pretendida independencia es una burla“.
Por ello, la Iniciativa ha exigido en un comunicado “abrir los libros de la deuda y las finanzas públicas y control social ya, en un momento en el que descubrimos que Gobierno, FMI y UE son peligrosos y están desprovistos de toda credibilidad”.
——————————-
Tras conocer este nuevo escándalo en las cuentas griegas cabe recodar el escándalo de la ocultación de la deuda griega en 2001. Tal y como revelaron medios como Der Spiegel o New York Times al principio de la crisis griega, fue Goldman Sachs quien maquilló las cuentas a través de productos financieros derivados. En su momento, el director de Goldman Sachs en Europa no era otro que Mario Draghi, el próximo gobernador del Banco Central Europeo. CE, FMI, BCE…
La sombra de la Troika que impone la austeridad al pueblo griego es sospechosamente alargada. No en vano, los griegos están convencidos de que Grecia es el laboratorio donde se ensaya hasta dónde el pueblo puede aguantar.
http://www.wikio.es


domingo, 25 de septiembre de 2011

PALESTINA, GRITO POR LA LIBERTAD, Apuntes para una historia de Palestina.


Una historia de gloria y destrucción

Esta es la historia de una tierra situada en la costa este del Mediterráneo y en la franja suroeste del continente asiático, cuyos límites naturales son el Líbano y Siria al norte, al sur Egipto, al oeste el Mar Mediterráneo y al este el río Jordán.

Una historia de gloria, destrucción, de esplendor y larga noche, que tiene como protagonista a un pueblo perteneciente a ese semicírculo geográfico conocido como el Creciente Fértil, un arco que comprende desde la costa sureste mediterránea hasta los valles de Mesopotamia, donde se dice que la humanidad dió sus primeros pasos hacia la civilización.
Esta tierra es Palestina y su historia es parte de la historia de todos.


Título: PALESTINA, GRITO POR LA LIBERTAD, Apuntes para una historia de Palestina.
Autor: Mohamed Safa *
Editorial: Edicios do Castro
Páginas: 160
Año:2003
ISBN:84-8485-102-8

* Mohamed Safa, médico palestino, natural de Cisjordanía, realizó sus estudios en la Universidad de Santiago de Compostela.
Comprometido con la causa de su pueblo, tanto desde el punto de vista político como estudioso del tema, brillante conferenciante, conocedor profundo de la causa Palestina es requerido infinidad de veces por numerosas plataformas defensoras de los derechos de su pueblo. Este libro es la aportación de su autor para la comprensión de la historia de Palestina.



LA MEMORIA INCÓMODA (Los abogados de Atocha).


Un día, ese día que cuenta, que rescata,
que llega tal vez cuando ya no se espera
y cuando llega deja en el aire
una semilla microscópica, de la que
nacerá una flor... Oriana Fallaci

La «Memoria Incómoda» es un testimonio personal de uno de los abogados que sobrevivieron a aquella espantosa matanza atribuida a la extrema derecha, ocurrida en Madrid en 1977, en un despacho de abogados. En enero de 2002 se cumplieron 25 años de aquellos lamentables hechos que se sucedieron en el umbral de la transición a la democracia en España. Cuatro abogados y un administrativo resultaron muertos y otros cuatro abogados heridos de gravedad. El libro, escrito con la pulsión del instante y la serenidad del recuerdo, cuenta aquellos hechos y muchos otros que fueron consecuencia de aquel tiempo que trajo la libertad política a nuestro país. Es un libro atípico, pero un testimonio imprescindible de la transición, y por eso está en la calle: para que la historia de Atocha perviva siempre en la memoria colectiva y como homenaje a los que murieron allí el 24 de enero de 1977.


Título: LA MEMORIA INCÓMODA (Los abogados de Atocha).
Autor: Alejandro Ruiz-Huerta Carbonell
Editorial Dossoles
Páginas: 280
Año: 2002
ISB: 84-87528-39-2


sábado, 24 de septiembre de 2011

Generación sin futuro


El mundo será salvado, si puede serlo, sólo por los insumisos.”  

André Gide

Ignacio Ramonet / Septiembre 2011.- Primero fueron los árabes, luego los griegos, a continuación los españoles y los portugueses, seguidos por los chilenos y los israelíes; y el mes pasado, con ruido y furia, los británicos. Una epidemia de indignación está sublevando a los jóvenes del mundo. Semejante a la que, desde California hasta Tokio, pasando por París, Berlín, Madrid y Praga, recorrió el planeta en los años 1967-1968, y cambió los hábitos de las sociedades occidentales. En una era de prosperidad, la juventud pedía paso entonces para ocupar su espacio propio.

Hoy es diferente. El mundo ha ido a peor. Las esperanzas se han desvanecido. Por vez primera desde hace un siglo, en Europa, las nuevas generaciones tendrán un nivel de vida inferior al de sus padres. El proceso globalizador neoliberal brutaliza a los pueblos, humilla a los ciudadanos, despoja de futuro a los jóvenes. Y la crisis financiera, con sus “soluciones” de austeridad contra las clases medias y los humildes, empeora el malestar general. Los Estados democráticos están renegando de sus propios valores. En tales circunstancias, la sumisión y el acatamiento son absurdos. En cambio, las explosiones de indignación y de protesta resultan normales. Y se van a multiplicar. La violencia está subiendo... 

Aunque, en concreto, el formato mismo del estallido no es semejante en Tel Aviv y Santiago de Chile o Londres. Por ejemplo, la impetuosa detonación inglesa se ha distinguido, por su alto grado de violencia, del resto de las protestas juveniles, esencialmente no violentas (aunque no hayan faltado los enfrentamientos puntuales en Atenas, Santiago de Chile y varias capitales).

Otra diferencia esencial: los amotinados ingleses, quizás por su pertenencia de clase, no supieron verbalizar su desazón. Ni pusieron su furor al servicio de una causa política. O de la denuncia de una iniquidad concreta. En su guerrilla urbana, ni siquiera saquearon con ira sistemática los bancos... Dieron la (lamentable) impresión de que sólo las maravillas de los escaparates atizaban su rabia de desposeídos y de frustrados. Pero, en el fondo, como tantos otros “indignados” del mundo, estos revoltosos expresaban su desesperación, olvidados por un sistema que ya no sabe ofrecerles ni un puesto en la sociedad, ni un porvenir.

Un rasgo neoliberal que, de Chile a Israel, irrita particularmente es la privatización de los servicios públicos. Porque significa un robo manifiesto del patrimonio de los pobres. A los humildes que no poseen nada, les queda por lo menos la escuela pública, el hospital público, los transportes públicos, etc. que son gratuitos o muy baratos, subvencionados por la colectividad. Cuando se privatizan, no sólo se le arrebata a la ciudadanía un bien que le pertenece (ha sido costeado con sus impuestos) sino que se desposee a los pobres de su único patrimonio. Es una doble injusticia. Y una de las raíces de la ira actual.

A este respecto, para justificar la furia de los insurrectos de Tottenham, un testigo declaró: “El sistema no cesa de favorecer a los ricos y de aplastar a los pobres. Recorta el presupuesto de los servicios públicos. La gente se muere en las salas de espera de los hospitales después de haber esperado a un médico una infinidad de horas...”.  

En Chile, desde hace tres meses, decenas de miles de estudiantes, apoyados por una parte importante de la sociedad, reclaman la desprivatización de la enseñanza (privatizada bajo la dictadura neoliberal del general Pinochet, 1973-1990). Exigen que el derecho a una educación pública y gratuita de calidad sea inscrito en la Constitución. Y explican que “la educación ya no es un mecanismo de movilidad social. Al contrario. Es un sistema que reproduce las desigualdades sociales”. A fin de que los pobres sean pobres para la eternidad...

En Tel Aviv, el 6 de agosto pasado, al grito de “¡El pueblo quiere la justicia social!”, unas 300.000 personas se manifestaron en apoyo al movimiento de los jóvenes “indignados” que piden un cambio en las políticas públicas del gobierno neoliberal de Benyamin Netanyahou. “Cuando a alguien que trabaja –declaró una estudiante– no le alcanza ni siquiera para comprar de comer es que el sistema no funciona. Y no es un problema individual, es un problema de gobierno”.

Desde los años 1980 y la moda de la economía reaganiana, en todos estos países –y singularmente en los Estados europeos debilitados hoy por la crisis de la deuda–, las recetas de los gobiernos (de derechas o de izquierdas) han sido las mismas: reducciones drásticas del gasto público, con recortes particularmente brutales de los presupuestos sociales. Uno de los resultados ha sido el alza espectacular del paro juvenil (en la Unión Europea: 21%; en España: ¡42,8%!). O sea, la imposibilidad para toda una generación de entrar en la vida activa. El suicidio de una sociedad.

En vez de reaccionar, los gobiernos, espantados por los recientes derrumbes de las Bolsas, insisten en querer a toda costa satisfacer a los mercados. Cuando lo que tendrían que hacer, y de una vez, es desarmar a los mercados. Obligarles a que se sometan a una reglamentación estricta. ¿Hasta cuándo se puede seguir aceptando que la especulación financiera imponga sus criterios a la representación política? ¿Qué sentido tiene la democracia? ¿Para qué sirve el voto de los ciudadanos si resulta que, a fin de cuentas, mandan los mercados?  

En el seno mismo del modelo capitalista, las alternativas realistas existen. Defendidas y respaldadas por expertos internacionalmente reconocidos. Dos ejemplos: el Banco Central Europeo (BCE) debe convertirse en un verdadero banco central y prestarle dinero (con condiciones precisas) a los Estados de la eurozona para financiar sus gastos. Cosa que le está prohibida al BCE actualmente. Lo que obliga a los Estados a recurrir a los mercados y pagar intereses astronómicos... Con esa medida se acaba la crisis de la deuda.

Segundo: dejar de prometerlo y pasar a exigir ya la Tasa sobre las Transacciones Financieras (TTF). Con un modesto impuesto de un 0,1% sobre los intercambios de acciones en Bolsa y sobre el mercado de divisas, la Unión Europea obtendría, cada año, entre 30.000 y 50.000 millones de euros. Suficiente para financiar con holgura los servicios públicos, restaurar el Estado de bienestar y ofrecer un futuro luminoso a las nuevas generaciones.

O sea, las soluciones técnicas existen. Pero ¿dónde está la voluntad política?





jueves, 22 de septiembre de 2011

Carta del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, al Secretario General de las Naciones Unidas

Miraflores, 17 de septiembre de 2011
Su Excelencia
Ban Ki-Moon
Secretario General
Organización de las Naciones Unidas
Señor Secretario General:
Distinguidos representantes de los pueblos del mundo:
Dirijo estas palabras a la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas, a este gran foro donde están representados todos los pueblos de la tierra, para ratificar, en este día y en este escenario, el total apoyo de Venezuela al reconocimiento del Estado palestino: al derecho de Palestina a convertirse en un país libre, soberano e independiente. Se trata de un acto de justicia histórico con un pueblo que lleva en sí, desde siempre, todo el dolor y el sufrimiento del mundo.
El gran filósofo francés Gilles Deleuze, en su memorable escrito La grandeza de Arafat, dice con el acento de la verdad: La causa palestina es ante todo el conjunto de injusticias que este pueblo ha padecido y sigue padeciendo. Y también es, me atrevo agregar, una permanente e indoblegable voluntad de resistencia que ya está inscrita en la memoria heroica de la condición humana. Voluntad de resistencia que nace del más profundo amor por la tierra. Mahmud Darwish, voz infinita de la Palestina posible, nos habla desde el sentimiento y la conciencia de este amor: "No necesitamos el recuerdo/ porque en nosotros está el Monte Carmelo/ y en nuestros párpados está la hierba de Galilea./ No digas: ¡si corriésemos hacia mi país como el río!/ ¡No lo digas!/ Porque estamos en la carne de nuestro país/ y él está en nosotros".
Contra quienes sostienen falazmente que lo ocurrido al pueblo palestino no es un genocidio, el mismo Deleuze sostiene con implacable lucidez: "En todos los casos se trata de hacer como si el pueblo palestino no solamente no debiera existir, sino que no hubiera existido nunca. Es, cómo decirlo, el grado cero del genocidio: decretar que un pueblo no existe; negarle el derecho a la existencia".
A propósito, cuánta razón tiene el gran escritor español Juan Goytisolo cuando señala contundentemente: "La promesa bíblica de la tierra de Judea y Samaria a las tribus de Israel no es un contrato de propiedad avalado ante notario que autoriza a desahuciar de su suelo a quienes nacieron y viven en él. Por eso mismo, la resolución del conflicto del Medio Oriente pasa, necesariamente, por hacerle justicia al pueblo palestino; éste es el único camino para conquistar la paz".
Duele e indigna que quienes padecieron uno de los peores genocidios de la historia se hayan convertido en verdugos del pueblo palestino: duele e indigna que la herencia del Holocausto sea la Nakba. E indigna, a secas, que el sionismo siga haciendo uso del chantaje del antisemitismo contra quienes se oponen a sus atropellos y a sus crímenes. Israel ha instrumentalizado e instrumentaliza, con descaro y vileza, la memoria de las víctimas. Y lo hace para actuar, con total impunidad, contra Palestina. De paso, no es ocioso precisar que el antisemitismo es una miseria occidental, europea, de la que no participan los árabes. No olvidemos, además, que es el pueblo semita palestino el que padece la limpieza étnica practicada por el Estado colonialista israelí.
Quiero que se me entienda: una cosa es rechazar al antisemitismo, y otra muy diferente aceptar pasivamente que la barbarie sionista le imponga un régimen de apartheid al pueblo palestino. Desde un punto de vista ético, quien rechaza lo primero tiene que condenar lo segundo.
Una digresión necesaria: es francamente abusivo confundir sionismo con judaísmo; no pocas voces intelectuales judías, como las de Albert Einstein y Erich Fromm, se han encargado de recordárnoslo a través del tiempo. Y, hoy por hoy, es cada vez más numerosa la ciudadanía consciente que, en el propio Israel, se opone abiertamente al sionismo y a sus prácticas terroristas y criminales.
Hay que decirlo con todas sus letras: el sionismo, como visión del mundo, es absolutamente racista. Estas palabras de Golda Meir, en su aterrador cinismo, son prueba fehaciente de ello: "¿Cómo vamos a devolver los territorios ocupados? No hay nadie a quien devolverlo. No hay tal cosa llamada palestinos. No era como se piensa que existía un pueblo llamado palestino, que se considera él mismo como palestino y que nosotros llegamos, los echamos y les quitamos su país. Ellos no existían".
Necesario es hacer memoria: desde finales del siglo XIX, el sionismo planteó el regreso del pueblo judío a Palestina y la creación de un Estado nacional propio. Este planteamiento era funcional al colonialismo francés y británico, como lo sería después al imperialismo yanqui. Occidente alentó y apoyó, desde siempre, la ocupación sionista de Palestina por la vía militar.
Léase y reléase ese documento que se conoce históricamente como Declaración de Balfour del año 1917: el Gobierno británico se arrogaba la potestad de prometer a los judíos un hogar nacional en Palestina, desconociendo deliberadamente la presencia y la voluntad de sus habitantes. Hay que acotar que en Tierra Santa convivieron en paz, durante siglos, cristianos y musulmanes, hasta que el sionismo comenzó a reivindicarla como de su entera y exclusiva propiedad.
Recordemos que, desde la segunda década del siglo XX, el sionismo, aprovechando la ocupación colonial británica de Palestina, comenzó a desarrollar su proyecto expansionista. Al concluir la Segunda Guerra Mundial, se exacerbaría la tragedia del pueblo palestino, consumándose la expulsión de su territorio y, al mismo tiempo, de la historia. En 1947 la ominosa e ilegal resolución 181 de Naciones Unidas recomienda la partición de Palestina en un Estado judío, un Estado árabe y una zona bajo control internacional (Jerusalén y Belén). Se concedió, vaya qué descaro, el 56% del territorio al sionismo para la constitución de su Estado. De hecho, esta resolución violaba el derecho internacional y desconocía flagrantemente la voluntad de las grandes mayorías árabes: el derecho de autodeterminación de los pueblos se convertía en letra muerta.
Desde 1948 hasta hoy el Estado sionista ha proseguido con su criminal estrategia contra el pueblo palestino. Para ello ha contado siempre con un aliado incondicional: los Estados Unidos de Norteamérica. Y esta incondicionalidad se demuestra a través de un hecho bien concreto: es Israel quien orienta y fija la política internacional estadounidense para el Medio Oriente. Con toda razón Edward Said, esa gran conciencia palestina y universal, sostenía que cualquier acuerdo de paz que se construya sobre la alianza con EEUU será una alianza que confirme el poder del sionismo, más que confrontarlo.
Ahora bien: contra lo que Israel y Estados Unidos pretenden hacerle creer al mundo, a través de las transnacionales de la comunicación, lo que aconteció y sigue aconteciendo en Palestina, digámoslo con Said, no es un conflicto religioso: es un conflicto político, de cuño colonial e imperialista; no es un conflicto milenario sino contemporáneo; no es un conflicto que nació en el Medio Oriente sino en Europa.
¿Cuál era y cuál sigue siendo el meollo del conflicto?: se privilegia la discusión y consideración de la seguridad de Israel, y para nada la de Palestina. Así puede corroborarse en la historia reciente: basta con recordar el nuevo episodio genocida desencadenado por Israel a través de la operación "Plomo Fundido" en Gaza.
La seguridad de Palestina no puede reducirse al simple reconocimiento de un limitado autogobierno y autocontrol policíaco en sus "enclaves" de la ribera occidental del Jordán y en la Franja de Gaza, dejando por fuera no sólo la creación del Estado palestino, sobre las fronteras anteriores a 1967 y con Jerusalén oriental como su capital, los derechos de sus nacionales y su autodeterminación como pueblo, sino, también, la compensación y consiguiente vuelta a la Patria del 50% de la población palestina que se encuentra dispersa por el mundo entero, tal y como lo establece la resolución 194.
Es increíble que un país (Israel) que debe su existencia a una resolución de la Asamblea General, pueda ser tan desdeñoso de las resoluciones que emanan de las Naciones Unidas, denunciaba el padre Miguel D'Escoto cuando pedía el cese de la masacre contra el pueblo de Gaza, a finales de 2008 y principios de 2009.
Señor Secretario General y distinguidos representantes de los pueblos del mundo:
Es imposible ignorar la crisis de Naciones Unidas. Ante esta misma Asamblea General sostuvimos, en el año 2005, que el modelo de Naciones Unidas se había agotado. El hecho de que se haya postergado el debate sobre la cuestión palestina, y que se le esté saboteando abiertamente, es una nueva confirmación de ello.
Desde hace ya varios días, Washington viene manifestando que vetará en el Consejo de Seguridad lo que será resolución mayoritaria de la Asamblea General: el reconocimiento de Palestina como miembro pleno de la ONU. Junto a las Naciones hermanas que conforman la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), en la Declaración de reconocimiento del Estado palestino, hemos deplorado, desde ya, que tan justa aspiración pueda ser bloqueada por esta vía. Como sabemos, el imperio, en éste y en otros casos, pretende imponer un doble estándar en el escenario mundial: es la doble moral yanqui que viola el derecho internacional en Libia, pero permite que Israel haga lo que le dé la gana, convirtiéndose así en el principal cómplice del genocidio palestino a manos de la barbarie sionista. Recordemos unas palabras de Said que meten el dedo en la llaga: "Debido a los intereses de Israel en Estados Unidos, la política de este país en torno a Medio Oriente es, por tanto, israelocéntrica".
Quiero finalizar con la voz de Mahmud Darwish en su memorable poema Sobre esta tierra: "Sobre esta tierra hay algo que merece vivir: sobre esta tierra está la señora de/ la tierra, la madre de los comienzos, la madre de los finales. Se llamaba Palestina. Se sigue llamando/ Palestina. Señora: yo merezco, porque tú eres mi dama, yo merezco vivir".
Se seguirá llamando Palestina: ¡Palestina vivirá y vencerá! ¡Larga vida a Palestina libre, soberana e independiente!

Hugo Chávez Frías
Presidente de la República Bolivariana de Venezuela