lunes, 31 de octubre de 2011

HOMENAJE A LA GUERRILLA ANTIFRANQUISTA, Manuel Ponte Pedreira

HOMENAJE A LA GUERRILLA ANTIFRANQUISTA

Manuel Ponte Pedreira
(1911-2011)
 
Jueves, 3 de noviembre de 2011
a las 19:30 horas

 Auditorio Caixa Galicia en el Cantón Grande de A Coruña

  • Estreno del documental «Miracielo. Vida y muerte de Manuel Ponte Pedreira» de Pablo Ces, sobre el guerrillero Manuel Ponte. Presentación de Aurora Marco
  • Mesa-coloquio con la participación de:
  •         - Maruchi Ponte Rivas, hija de Manuel Ponte
            - Historiadores, Bernarda Máiz e Manuel Pazos
            - Rubén Afonso Lobato de la CRMH.
  • Recital de poesía
  • Actuación Musical de Mini y Mero (del grupo A Quenlla) y Miro Casabella.


  • Organiza:
    Comisión por la Recuperación de la Memoria Histórica de A Coruña.


Lo sucedido el 21 de abril de 1947

Noticias confidenciales (Causa 200/1947, A Coruña) llevaron a la detención de casi setenta personas en la comarca de Ordes y hacia Pomariño Fontao, Abellá, Frades, docenas de guardias . Intentando salir del cerco cayeron tres guerrilleros del Destacamento Manuel del Río Botana de la IVª Agrupación Pasionaria del Ejército Guerrillero de Galicia, consiguiendo huir Emilio Pérez Vilariño, y Juan Couto Sanjurjo, los caidos fueron:

MANUEL PONTE PEDREIRA, Sastre, Negro, Pintor, Miracielo, nacido en 1911 en Frades, residente en Ordes, sastre. En 1936 defensor de la República en Ordes y Santiago y por tal enviado a la cárcel; excarcelado en 1941, actuó como enlace, incorporándose a la guerrilla en 1945. Jefe de la IVª Agrupación en 1946, organizó una potente estructura politico-militar. Su carisma, inteligencia y valor lo pusieron justamente como un héroe del antifranquismo gallego.

MANUEL DÍAZ PAN, Rogelio, nacido en 1918 en S. Pedro de Nós, Oleiros, carpintero. Afiliado a la CNT y después al PCE, de familia fuertemente antifranquista entrá en la IVª Agrupación en 1944. Su hermano José María murió en la guerrilla en Vilarmaior en 1951 y su hermano Francisco estuvo encarcelado.

MANUEL RODRIGUEZ ¿SUÁREZ? ¿GUNDÍN?, Asturiano, Chispas, nacido en 1928, es de quién menos datos conocemos. Se incorporó a la guerrilla después de que su familia fuera duramente represaliada, probablemente en Asturias.

Noticia del Mundo Obrero del 1º de Mayo de 1947

¡MANUEL PONTE HA MUERTO!
En su puesto de combate, al frente de sus bravos guerrilleros, ha muerto el gran Ponte, en compañía de dos entrañables y queridos camaradas.
Murió como había vivido, peleando como un valiente, el mejor entre los mejores. Su vida heróica, entregada por entero a la liberación de su Patria fue cortada cobardemente por los esbirros del asesino Franco.
GALICIA ESTÁ DE LUTO. Pero Galicia será fiel a la memoria del Glorioso Jefe Guerrillero, del hombre que es el orgullo y timbre de honor para la tierra que tanto amaba.
¡Camarada Ponte! Cuanto tu has hecho por la liberación de nuestro pueblo, no puede, no será jamas olvidado. Tú has caido, pero en la trinchera quedan tus compañeros de lucha, queda tu pueblo, quedamos los comunistas.
Te juramos, y los comunistas no juramos en vano, que tu sacrificio no será estéril. Te prometemos ser dignos a tu memoria, ser como tu has sido, combatir hasta la última gota de nuestra sangre por la liberación de Galicia y de España, por la República.
Descansa en paz camarada, hermano Ponte.
¡VIVA LA REPÚBLICA!





sábado, 29 de octubre de 2011

SOLO QUIEN AMA VUELA.


 “Recordar a Miguel Hernández que desapareció en la oscuridad y recordarlo a plena luz, es un deber de España, un deber de amor” (Pablo Neruda)


A  Miguel Hernández, que desapareció en la oscuridad.


Estas muerto pero aún pesa sobre tus espaldas una condena a muerte por ser de izquierdas, republicano y poeta. Una condena que los intransigentes, los mismos que quieren silenciarte borrando tu nombre las calles, como si con ello pudieran eliminarte de la Historia y deshacer  tu pasado, después de tantos años, se niegan a declarar nula. No tienen suficiente con haberte matado de soledad, frío, hambre, tuberculosis y piojos en una celda cuando tenías tan sólo 31 años, después de un largo viacrucis por las cárceles de España. Tu decías que eras un preso-turista.

Nadie te cerró los ojos cuando falleciste. Te amortajaron tus propios amigos y te expusieron en el patio de la prisión con la marcha fúnebre de Chopín como telón de fondo. Mientras el nuevo régimen, consolidado gracias a la traición de las llamadas democracias europeas, mostró una vez más su verdadero rostro.

Ahora parece ser que las víctimas del franquismo tienen que defender y demostrar su inocencia.

Eras el más corazonado de los hombres y también el más amargo como escribiste en “Me sobra el corazón”. Eras hijo de la luz y de la sombra y viviste y moriste siempre con tres heridas, la del amor, la de la vida y la de la muerte, como terrible y dolorosa realidad. Años de guerra y muerte, ausencias, derrotas,  pérdida del hijo,  carcel.  Demasiadas heridas.

Poeta autodidacta, fecundado con las enseñanzas de la vida pobre, áspera y difícil, que escribías versos de amor para hacerte un hueco en el corazón de Josefina. Envolviste la poesía con la humildad que latía en cada una de tus palabras. La impregnaste de tanta humanidad en tu constante intento de mostrar mediante el lenguaje todo lo triste de tu existencia, que tu voz y tu obra preñada de corazón, como un vendaval sonoro se ha quedado con nosotros, con los vientos del pueblo.

Neruda dijo de ti que jamás se encontró con “un fenómeno igual de vocación y de eléctrica sabiduría verbal.'

Que no se pierda esta voz, este acento, este aliento joven de España”, dijo Juan Ramón Jiménez al conocer tu poesía.  Y el eco de tu voz perdura en los jóvenes poetas.

Fuiste  estandarte vivo del pueblo español. Ofreciste tu vida por defender la justicia, la libertad y la legalidad de la II República. Tus palabras de poeta-soldado, disparos de vergüenza y altavoz contra el fascismo. Las verdaderas armas invencibles son las palabras, aquellas que perduran traspasando las barreras temporales y espaciales.

“Para el hijo será la paz aque estoy forjando.
Y al fín un océano de irremediables huesos
Tu corazón y el mío naufragarán, quedando
Una mujer y un hombre gastados por los besos”

Tu maleta, la que trasladabas de cárcel en cárcel, tu máquina de escribir, las cartas a tu amigo Vicente Aleixandre, los manuscritos de tus obras y tantas otras pertenencias, descansan en la caja fuerte de un banco, porque los intransigentes se niegan a que tu legado, de un inmenso valor literario e histórico, sea compartido con el pueblo.

Así que no tendrás museo, ni otra fundación, ni exposición. Tu casa de Orihuela, que ya no está  pintada del color de las grandes pasiones y desgracias, tampoco puede ser visitada, porque el odio ya no se amortigua detrás de las ventanas. No saben qué hacer para aniquilar tu recuerdo.

Te sepultaron en la oscuridad una vez, pero no lo conseguirán de nuevo. Nunca más conseguirán callar tu voz extraordinario poeta, de excepcional ser humano transparente y honesto, comprometido con la vida y hasta la muerte con sus ideas, con el pueblo, con el marginado, con el obrero, con los sometidos al yugo de la injusticia, porque nosotros, el pueblo, te seguimos recordando a plena luz y vivirás en el corazón de muchas generaciones, ya que has sido capaz de trascender la barrera de la muerte para renacer junto a cada uno de tus poemas.

La muerte no silencia los pensamientos y tu poesía aún sigue removiendo y desestabilizando conciencias, aunque el más fuerte se imponga y disponga de armas para callarlas.

Descansa poeta, porque ya no necesitas tener los huesos hechos a las penas. Una vez dijiste “Dejadme la esperanza” y precisamente la esperanza fue lo que sembraste en nosotros.

Cómo me hubiera gustado que los versos de Neruda fueran una realidad: “Si nada nos salva de la vida, al menos que el amor nos salve de la muerte”, ya que a ti el amor te hubiera salvado, y como un deber de amor te recordamos porque “Sólo quien ama vuela”

María Torres.
29/10/2011





viernes, 28 de octubre de 2011

¿Qué quiere Obama?

Atilio A. Boron  / Rebelión .-¿Por qué Barack Obama querría reunirse con la Presidenta Cristina Fernández? Sobran las conjeturas, pero las escasas –y además crípticas- declaraciones procedentes de Washington remiten a una agenda conteniendo temas tales como la supuesta presencia de grupos terroristas iraníes operando en América Latina, y particularmente en la Argentina, y la excesiva labilidad de la legislación nacional con relación al lavado de dinero, lo que habría originado el bloqueo estadounidense a créditos otorgados por el BID y el Banco Mundial. En realidad, estos asuntos carecen de sustancia: lo de los iraníes es en parte la clásica paranoia de Washington y en parte una táctica para presionar a nuestros países y para aislar, satanizándolo, a Irán. Lo del lavado de dinero es otra acusación que carece de fundamento, sobre todo cuando quien la esgrime tiene a unos cien kilómetros de la Casa Blanca uno de los paraísos fiscales más importantes del mundo: el Estado de Delaware, que publicita por todos los medios que cualquier compañía que instale allí su casa matriz, aunque sea una diminuta oficina, estará eximida del pago de impuestos por todos los ingresos producidos por sus subsidiarias que desarrollen sus actividades fuera de los pequeños límites de este estado, sea dentro de los Estados Unidos o en el exterior. Por eso un sesenta por ciento de las 500 mayores transnacionales listadas en la revista Fortune tienen sus oficinas centrales en ese estado, que además se vanagloria de tener una legislación que “no pone límites a la usura”.
Dados estos antecedentes y teniendo siempre en cuenta que jamás se puede confiar en la mentirosa benevolencia del imperialismo y sus voceros (el que tenga dudas mejor que medite sobre lo ocurrido con Gadafi), la hipótesis que se perfila con más fuerza para comprender el sentido de la invitación de Obama diría que está motivada por el deseo de sabotear, por ahora diplomáticamente, el proyecto integracionista representado por la UNASUR y aislar a los gobiernos de izquierda de la región, principalmente a la Venezuela de Chávez. El Acuerdo del Pacífico, recientemente promovido por Estados Unidos y secundado por México y en Sudamérica por Colombia, Chile y Perú, equivale a introducir el Caballo de Troya dentro de la UNASUR. No es casual que la inesperada solicitud para reunirse durante la Cumbre del G-20 en Cannes haya llegado poco después de que la Presidenta pronunciara dos discursos enfáticamente ‘unasurianos’ el domingo por la noche luego de su rotunda victoria electoral. La enfermiza obsesión de Washington es acabar con el experimento bolivariano y apoderarse del petróleo de Venezuela, como ya lo hizo con el de Irak y Libia. Para los halcones estadounidenses -de los cuales Obama es su solícito mayordomo- la estrecha relación consolidada a lo largo de estos años entre la Argentina y Venezuela es un molesto obstáculo que debe ser removido cuanto antes. La estrategia para el 2012, año en que se celebrará la crucial elección presidencial en Venezuela, es llegar a ese momento con un Chávez debilitado por una intensa campaña desestabilizadora –¡que ya ha comenzado!- que incluye desabastecimientos selectivos de artículos de primera necesidad, asesinatos al voleo hechos por paramilitares colombianos infiltrados ilegalmente en el país o lúmpenes reclutados para instalar una sensación de absoluta inseguridad ciudadana, y la permanente gritería de la “prensa independiente” (en realidad, la única instancia organizativa que tiene la derecha habida cuenta de la debilidad de sus expresiones partidarias) denunciando supuestas restricciones a la libertad de prensa en un país en donde desde un periódico, una radio o una televisora se puede hacer la apología del magnicidio o incitar a la violencia con total impunidad. Dentro de esta estrategia global, apartar a la Argentina del proyecto integracionista sudamericano es un paso táctico de la mayor importancia. Avanzar hacia ese objetivo parecería ser el único sentido posible de la invitación hecha por el mandatario estadounidense.

Fuente: Rebelión 

jueves, 27 de octubre de 2011

GRISÉLIDIS RÉAL, una prostituta revolucionaria

En tiempos de los traficantes sin escrúpulos de seres humanos y la trata de blancas, cuesta creer que las enormes cifras del negocio de la prostitución permitan a las mujeres que la ejercen tomar su propia decisión. Pero existe un porcentaje mínimo de mujeres que han hecho del amor una profesión de forma voluntaria.

En el Cementerio de los Reyes de la ciudad suiza de Ginebra, entre las tumbas de personalidades ilustres como la de Calvino, Jorge Luís Borges, y Jeanne Hisrch nos encontramos con la de Grisélidis Réal, escritora, pintora y prostituta, que falleció de cáncer en mayo 2005, cuando tenía 75 años. Llevaba una década alejada del ejercicio de la prostitución, aunque no de su combate en defensa de dicho oficio.

La última voluntad de Grisélidis fue la de ser enterrada en este prestigioso lugar. Deseaba que el epitafio en su lápida sepulcral dijera: "escritora, pintora, prostituta" para sostener la lucha por el respeto y la dignidad de los trabajadores y las trabajadoras del sexo.

A su entierro concurrió lo más selecto del mundo intelectual, estudiantes, políticos, bohemios, sus colegas y sus antiguos clientes nostálgicos de sus favores y caricias. Toda la ciudad la lloró y le rindió un homenaje que aún se prolonga. No se recuerda un cortejo más concurrido, emotivo y multitudinario. El barrio de Pâquis estuvo de duelo toda una semana y su principal calle, “la rue de Berna”, fue bautizada con su nombre. El día de su muerte nadie ejerció, y hasta los “chulos” y proxenetas lamentaron su pérdida.

Grisélides Real no fue una prostituta común y corriente. Era la reina, pero no por sus hazañas de cama sino por su lucha en favor de la profesión, por su carisma intelectual y por su capacidad para denunciar la hipocresía de una sociedad mojigata y austera a través de sus escritos.

Nació en Lausana en 1929 en el seno de una familia de intelectuales acomodados Pasó su infancia en Egipto, dónde su padre dirigía la Escuela Suiza de Alejandría y también en Atenas, donde éste falleció cuando ella tenía nueve años. Tras perder a su padre volvió a Lausana. Vivió en permanente enfrentamiento con una madre autoritaria, y se matriculo  en la Escuela de Artes Decorativas de Zurich, donde se diplomó en 1949 e intentó vivir de la pintura.

La única forma de salir de casa era casándose, y lo hizo con 20 años. En 1952 tuvo a su primer hijo. La relación de pareja no duró pues existían constantes tensiones con su marido fue víctima de maltrato. Decidió abandonarlo, e inició otra relación de la que nació su segundo hijo. Este hecho, en la sociedad suiza de los años cincuenta, le valió la pérdida de la custodia de los niños. Recuperó ilegalmente a sus hijos del centro de acogida en el que habían sido confinados y huyó con ellos a Alemania. En Munich, para sobrevivir y mantener a su descendencia empezó a prostituirse y al mismo tiempo, descubrió el jazz, la música gitana y los ritmos latinoamericanos que la acompañarían durante toda su vida junto con la música clásica y el flamenco. Grisélidis siempre reivindicó que por sus venas corría sangre gitana y durante el tiempo que estuvo en Alemania pasó periodos de su vida en un campamento de nómadas y fue adoptada por un jefe de tribu gitana, experiencia que narra magistralmente en la novela biográfica El negro es un color. Esta novela no es sólo el relato de la vida de una mujer que empieza a prostituirse sino también un canto de amor. Amor por un soldado estadounidense negro y por un patriarca gitano, sobreviviente de los campos de la muerte, que con su familia la acoge y la protege.

Fue deportada de Alemania y en la década siguiente se convierte en la gran "ramera revolucionaria", tras comprometerse en los movimientos de prostitutas de Lyon y París, que emergieron a mediados de los años 70. Cabe señalar que ella misma se proclamaba ramera, "para no ser hipócrita", decía.

Pese a su origen social, su belleza y educación, Grisélidis Réal eligió ser puta en el popular barrio de Pâquis, en Ginebra, y la frecuentaban sobre todo humildes trabajadores españoles, portugueses, italianos, franceses, turcos y árabes.  El ambiente de ese barrio de clase obrera inmigrante es lo que nos traslada a través de su escritura esta mujer que reivindicó su trabajo como un servicio a la sociedad y luchó por la dignidad, los derechos y el respeto de las prostitutas.

Grisélidis Réal combatió de dos formas: por un lado fue activista del movimiento en defensa de los derechos de las prostitutas, y en ese combate fue una de las líderes de la rebelión de 500 trabajadoras del sexo que en 1975, ocuparon la capilla Saint-Bernard, en el parisino barrio de Montparnasse. Como “ramera revolucionaria” estuvo en Nueva York, Ámsterdam, Francfort, Bruselas, Stuttgart y en cuanto lugar se hacía necesaria la voz de una “puta intelectual”, como ella misma se calificaba.

En Ginebra fundó el “Centro Internacional de Documentación sobre la Prostitución” (CIDP) y fue también cofundadora de una asociación de ayuda a las prostitutas (Aspasie). Más tarde se convertirá en la portavoz de las prostitutas del mundo entero.

Se inició en la escritura en 1963, durante los cinco meses que estuvo presa en la cárcel de mujeres de Munich por haber vendido marihuana en los cuarteles del ejército estadounidense en Alemania. En la cárcel comenzó a escribir un diario. Este “diario de una desesperada” fue descubierto entre sus papeles por sus hijos, tras la muerte de ella en mayo de 2005 y fue publicado en 2008 con el título Suis-je encore vivante? (¿Estoy viva todavía?) A través de este texto descubrimos a una mujer que sufre debido a la separación de su progenitura y la insoportable falta de libertad. Una mujer que se deprime e intenta suicidarse, pese a que ha escrito que no lo hará porque desea vivir para amar, proteger y alimentar a sus hijos. Y si a fin de cuentas consigue sobrevivir es gracias a la pintura y la escritura.

Su obra literaria la conforman dos libros que tienen traducción al castellano: Le noir est une couleur (El negro es un color) y La passe imaginaire (El polvo imaginario), y además Les Sphinx (Las esfinges), A feu et à sang (A sangre y fuego), reunión de su poesía, Suis-je encore vivante? (¿Estoy aún viva?), un diario, y Carnet de bal d’une courtisane (Libreta de baile de una cortesana), otro diario íntimo. La mayor parte de estas obras han sido editadas o reeditadas recientemente en francés.

En los últimos años los textos de Grisélidis Réal han sido llevados al teatro. Dos ejemplos de ello son: Grisélidis, la catin révolutionnaire de Anne Papin y Régine Achille-Fould, y LB25, de Valérie Bracq y Olivier Tchang-Tchong.

La mejor manera de conocer su biografía y de acercarnos al lejano mundo que puede parecernos el tímido movimiento organizativo de prostitutas en Europa, puede ser mediante el documental Muerte de una puta, realizado por la española Harmonía Carmona. Prostitutas de Bélgica, Suiza, Italia y España que comparten con Grisélidis Real la fortaleza para reivindicarse como trabajadora del sexo y no morir en el intento, rompiéndote los esquemas. Personas que narran su experiencia en la prostitución y que militan en asociaciones de toda Europa trabajando por el reconocimiento de derechos del trabajo sexual.

Su legado fue dignificar la prostitución.

“Digan lo que digan nuestros detractores de uno u otro sexo, esos integristas de la moral que defienden una ‘virtud’ que los ahoga, nosotras reinamos sin competencia alguna en nuestro terreno que es compasión, elegancia y un conocimiento debidamente adquirido tanto del alma como del cuerpo humanos.” (Grisélidis Réal)

 “Treinta años de prostitución marcan, estragan el cuerpo y el alma y os dan, también, un inmenso amor a la vida, respeto humano por el sufrimiento del Otro, por su soledad, por su desesperación al ser privado de mujer y de ternura, por sus propios fracasos, que se unen a los vuestros, y si el más allá existe deseo danzar al son de músicas gitanas, beber alcoholes maravillosos, y reencontrarme con mis hombres, aquellos que he amado, aquellos que he odiado, ayudado, aliviado, esperado, atendido, rechazado, reconfortado y tenido por encima de todos los prejuicios, los tabúes, las hipocresías de esta moral enferma e inhumana que no me ha matado, de la que simplemente me he evadido hacia una mayor libertad, arriesgando mi vida." (Grisélidis Réal)

"La prostitución es un arte, un humanismo y una ciencia" (Grisélidis Réal)


Texto: © María Torres

Fuentes:

Documental “Muerte de una Puta en :http://video.google.com/videoplay?docid=-8003715390866571232#

Grisélidis, courtisane, Albin Michel, 1981


miércoles, 26 de octubre de 2011

Otra condena al bloqueo contra Cuba

26/10/11.- El rechazo al cerco norteamericano contra Cuba fue reiterado por el plenario de la Asamblea General de la ONU por 186 votos a favor, dos en contra (Estados Unidos e Israel) y tres abstenciones (Islas Marshal, Micronesia y Palau). Libia y Suecia no votaron.
La casi unanimidad registrada en la votación ratificó el repudio mundial al asedio estadounidense contra la isla caribeña y el aislamiento de Washington en el mantenimiento de esa medida.
El máximo foro de la organización aprobó una resolución titulada “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos de América contra Cuba”, reseñó Prensa Latina.
El texto demanda el respeto estricto de los principios de la Carta de la ONU, entre ellos la igualdad soberana de los Estados, la no intervención y no injerencia en sus asuntos internos y la libertad de comercio y navegación internacionales.
Expresa preocupación porque los Estados miembros de la ONU continúan la promulgación y aplicación de leyes de disposiciones reglamentarias como la llamada Ley Helms-Burton de 1996. Agrega que ese tipo de normas tienen efectos extraterritoriales que afectan a la soberanía de otros Estados.
Más adelante, reitera la preocupación de la ONU ante la continuación de la promulgación y aplicación de nuevas medidas dirigidas a reforzar y ampliar el bloqueo económico, comercial y financiero contra Cuba.
El máximo órgano también se manifiesta preocupado “por los efectos negativos de esas medidas sobre la población cubana y los nacionales de Cuba residentes en otros países”.
___________
Obama reforzó la persecución a Cuba
El Canciller cubano, Bruno Rodríguez, aseguró ante Naciones Unidas que pese a la “falsa imagen” que pretende transmitir el Gobierno de EEUU “el bloqueo y las sanciones permanecen intactos, en completa aplicación y se ha acentuado en los años más recientes su carácter extraterritorial”.
“Como rasgo distintivo del período del presidente Obama, se refuerza la persecución a las transacciones financieras cubanas en todo el mundo, sin respeto a las leyes de terceros países ni a la oposición de sus gobiernos”, denunció.
Subrayó que la prohibición estadounidense de comerciar con subsidiarias de empresas estadounidenses en terceros estados “permanece inalterable”, reseñó Telesur.
Fuente: CIUDAD CCS

martes, 25 de octubre de 2011

LIBIA: FINAL PATÉTICO, PRINCIPIOS INQUIETANTES

La Revolución libia ya nos ha dejado ese testimonio negro, oscuro, inquietante que suele ser inevitable en los cambios violentos de régimen. Un Gaddaffi reducido a la condición de pelele, zarandeado, ninguneado y vejado, conducido presumiblemente a un fin indigno y molesto para los que, desde Occidente, ha propiciado su caída definitiva.
Gaddafi ha sido asesinado. De eso casi nadie con cierta capacidad de análisis puede albergar la mínima duda. Los combatientes que tomaron al asalto su feudo natal en Sirte terminaron apresándolo después de una caótica y chapucera huida. Al final, el coronel libio sintió el frío de la soledad -apenas una docena de fieles lo protegieron en sus últimas horas de vida- antes de la oscuridad definitiva y total. Una de las múltiples versiones que circularon la semana pasada es que, al cabo, se había terminado escondiendo en unas tuberías inmundas. Un zulo fue el último refugio del hombre más poderoso de Libia.

Igual que le ocurrió a Sadam, solo que el dictador iraquí fue capturado por soldados norteamericanos, y se ahorró el linchamiento. Tuvo el juicio esperable y el final no menos previsible. Gaddafi no ha gozado de la misma suerte. No es su vida lo que estaba en juego, sino lo que le restaba de dignidad. No se la permitieron. Revuelven las tripas esas escenas. No hay que extrañarse. Pedir que hubiera habido sensatez, cabeza, civilización después de todo lo ocurrido, resultaría extravagante.

Uno de los últimos acompañantes, familiar y responsable de uno de sus guardianes pretorianos, ha contado las últimas horas de Gaddafi. Rezaba, no podía hablar con nadie, por temor a ser detectado. Ni siquiera con su hijo, Mutasim, que 'organizaba' la huida y al fin compartió la misma suerte.

Gaddafi tenía una pistola cuando fue apresado. No la usó contra sí mismo. ¿Fue tan ingenuo para suponer que le respetarían? Más bien cabe suponer que se debió a razones religiosas. Imploró, según se escucha en el audio de las imágenes, en uno de los testimonios más patéticos de los últimos tiempos.

Las autoridades provisionales (nunca mejor empleado el término) prometen una investigación de los hechos. No se lo cree nadie. De hecho los combatientes respondieron con un cínico encogimiento de hombros. La autopsia realizada deja más dudas de las que resuelve. Más allá del tiro en la cabeza, ¿qué más tormento padeció el otrora 'Guía'? El portavoz de Human Rights Watch no sólo ha denunciado el linchamiento de Gaddafi sino también de, al menos, otro medio centenar de leales, ejecutados sin miramientos en un hotel de Sirte, con disparos en la cabeza y brazos atados a la espalda.

En Occidente no habrá mucha pena. Esa molestia por las incómodas imágenes del linchamiento se disipará pronto. Las reclamaciones de investigación suenan muy formales y tendrán un vuelo muy corto. Después de todo, el principio del fin se produjo después de que aviones franceses destrozaran la columna de Gaddafi. ¿Tiene algo que ver esa operación con la misión oficial (proteger a la población civil)?. Es más que evidente que no.

Lo que ahora importa a los influyentes de este lado del mundo es que los recursos del petróleo libio sirvan para abultar las carteras de pedidos de las empresas europeas que pugnarán por los contratos de reconstrucción. Numerosos hombres de negocios ensucian estos días sus zapatos en las destruidas ciudades libias asegurando sus intereses.

En quince días se anuncia un gobierno interino, para preparar las elecciones y una nueva constitución. Todo indica que la inestabilidad no ha acabado con el fin nauseabundo de los combates. Son más que apreciables las tensiones regionales. En el oeste del país se acepta de muy mala gana el protagonismo creciente de Bengazzi y la región Cirenaica. Allí se proclamó la 'liberación'. En Misrata, 'ciudad mártir', donde fue trasladado -y donde permanece- el cadáver de Gaddafi y su hijo como trofeos de guerra, se molestaron a modo. Tripoli aparecía como un lugar neutral. O más bien neutralizado. Pero se le negó el honor de albergar la ceremonia de 'liberación'. Los gaddafistas adoptan desde hace semanas el arte del disimulo. A algunos no les dio tiempo a cambiarse de bando, como si han podido lograrlo muchos de los dirigentes del CNT.

Los primeros indicios de la orientación del nuevo régimen abundan en las previsiones de un 'neoislamismo' poderoso, hegemónico. Habrá resistencia, porque muchos jóvenes no están por la labor de un repliegue piadoso. Pero parece inevitable un giro religioso. Salvando las distancias, como en Túnez, donde Ennahda (Renacimiento) emerge como la fuerza hegemónica del proceso electoral. Los que quieren ver detrás de su potencia política el dinero del Golfo pérsico olvidan la importante implantación social según las pautas de los Hermanos Musulmanes, de Hamas, de Hezbollah y de tantos movimientos islamistas. En Túnez, es más plausible la combinación de ambos factores y el poder del Islam como factor de identificación nacional y cultural antes que religioso.

Libia y Túnez, pues, tan cercanos, tan distintos a la vez, compartirán seguramente el designio dominante del proceso revolucionario árabe: muchas expectativas incumplidas, deriva conservadora, cierto mantenimiento de la dependencia occidental, pero discurso identitario nacionalista, quizás como compensación más bien 'soft' de lo anterior.

Juan Antonio Sacaluga