lunes, 14 de noviembre de 2011

DOLORS ALEU I RIERA, doctora en medicina.

 "Felicitamos por adelantado a los enfermos que fíen la curación de sus dolencias al nuevo doctor con faldas". 


Este texto fue publicado en periódico El Liberal cuando se doctoró en medicina Dolors Aleu i Riera.


Una mujer que pese a no tenerlo nada fácil lucho frente a una sociedad machista que estaba en su contra para conseguir lo que deseaba ser: médico, aunque para ello tuviera que ir acompañada a las aulas por dos policías para evitar incidentes.
La opinión de los médicos en aquella época sobre el hecho de que las mujeres accedieran a la medicina queda claramente reflejada en lo publicado en 1878 por El Siglo Médico: "Desearía que las jóvenes, muchachas o jamonas que se dedican a tan noble profesión se hicieran cargo (...) de si su pudor les consentiría continuar los estudios y luego llevar a cabo su cometido (...) Mucho trabajo costaría a las alumnas de medicina familiarizarse con los cadáveres en las salas de disección, y luego irse a casa a cumplir sus labores (...) con los rebordes de las uñas teñidas de sangre y algunos miasmas en las narices"
Hace 128 años, Dolors Aleu i Riera abrió la puerta del estudio de la Medicina a las mujeres. Ella y otras pioneras consiguieron que las Facultades de Medicina y los hospitales clínicos, modificasen las trabas legales que impedían el acceso de las mujeres a la enseñanza. En 1910  la Real Orden del Ministerio de Instrucción Publica permitió el libre acceso de la mujer a la universidad española en igualdad de condiciones.
Figura entre las pioneras universitarias que estudiaron medicina, junto con Martina Castells que obtuvo el título tres días después (murió prematuramente antes de poder ejercer) y Maria Helena Maseras que obtuvo la licenciatura el mismo año aunque no se doctoró, dedicándose posteriormente a la enseñanza.
Nació en Barcelona el día 3 de abril de 1857. Era la única hija de Juan Aleu y Eulalia Riera. Su padre era médico y había sido jefe de la Guardia Urbana de Barcelona. Era un personaje popular que tuvo una parte muy activa en el periodo revolucionario. Fue educada en su infancia por profesores particulares. Finaliza el bachillerato en el Instituto de Barcelona en junio de 1874 y en septiembre del mismo año ingresa en la Facultad de Medicina hasta 1879. Su expediente era brillante y en él constan diecisiete sobresalientes. En el transcurso de la carrera, tuvo que trasladarse a Valencia para cuidar de un familiar y el padre solicitó la autorización para que pudiera continuar los estudios en esa ciudad, donde se examina de zoología, mineralogía y botánica.
Decenas de artículos llenaron las páginas de los diarios de la época, que contribuyeron a alimentar  el debate sobre la conveniencia de la presencia de la mujer en la profesión médica. Una parte importante de esta polémica se centro en la figura de Dolores Aleu. (El Siglo Médico, 1877, “¡Progresamos! La cienca y la profesión médica son deudoras al Dr. Giné, catedrático de la Facultad de Barcelona, de la iniciativa de formar en España “doctoras hembras” o lo que se le parezca”
Solicita realizar el examen de licenciatura el 2 de junio de 1880 y se la convoca para hacerlo el 4 de abril de 1882, casi dos años después. El Tribunal formado por los doctores Carbón, Bonet y Massó, le otorga la nota de sobresaliente, convirtiéndose en la primera mujer licenciada en medicina de España. Se doctoró en Madrid el 8 de octubre de 1882, cuatro días después que Martina Castells Ballespí. Su tesis doctoral se tituló “De la Necesidad de encaminar por una nueva senda la educación higiénico-moral de la mujer (1883)” y estaba precedida de una carta del Dr. Juan Giné y Partagas, en la que remarcaba ser testigo de la aptitud natural de la mujer por los estudios teóricos y prácticos de la carrera médica. La lectura de la tesis fue recogida en la página seis de La Vanguardia del 7 de mayo de 1882. Como dato anecdótico señalar que en la tesis criticaba una de las prendas imprescindibles para las mujeres en esos años: el corsé, diciendo: “La prenda que más daño causa al cuerpo de la mujer es el corsé. Se lleva muy apretado, para aumentar la delgadez del cuerpo. ¡Como si lo delgado fuese equivalente de lo hermoso!”
Su lucha individual para acceder al grado de doctora en medicina la dirimió convencida de que el acceso negado a este privilegio era una injusticia social contra las mujeres y la pensó en términos colectivos como se refleja en esta cita de su tesis: "Con todo y habernos negado la instrucción, con todo y existir tantas preocupaciones sociales; con todo y haberse cubierto con la máscara del ridículo a la pobre que con esfuerzos sobrehumanos se acerca a las fuentes de la ciencia, la historia nos presenta muchísimos ejemplos de que la mujer ha brillado en todos los ramos del saber." y cita a Oliva de Sabuco de Nantes y Dorotea Erxleben como predecesoras en la ciencia médica. .
Ese mismo año se casó con un barcelonés de familia burguesa y de profesión agente de bolsa, Camilo Cuyás Martí. Tuvieron dos hijos, Juan y Camilo. El mayor estudió ingeniería industrial y el pequeño medicina. Según recuerda uno de los descendientes, la doctora  Aleu gozaba de una inteligencia privilegiada, porque aunque ella era la que mantenía a la familia, siempre había sabido estar en segundo lugar para no rebajar a su marido.

Dolors se especializó en ginecología y pediatría y tuvo una vida profesional activa durante veinticinco años. Obtuvo una amplia aceptación entre todos los sectores sociales, y contaba entre sus pacientes femeninas con miembros de la burguesía, artistas, mujeres acogidas en instituciones benéficas y niños de la Casa de la Caridad de Barcelona. En los inicios de su profesión escribió en una ocasión: "En los pocos meses que llevo de práctica, he visitado enfermas que hacía más de seis años que tenían una dolencia, y que me declararon que habrían dejado que pasaran muchos más, si no hubieran tenido ocasión de consultar con una señora ".
Fue la primera mujer miembro de la Sociedad de Higiene de Francia, una de las más importantes corporaciones científicas de ese país. Se la aceptó después de una amplia discusión sobre la conveniencia de admitir a mujeres en el seno de esta sociedad. Se le otorgó el grado de miembro asociado extranjero cuando aún no había alcanzado el doctorado en Medicina. También desarrolló trabajos como profesora de la Academía para la Ilustración de la Mujer, creada por Esmeralda Cervantes,  donde enseñaba higiene doméstica.
Dolors escribió su primer libro cuando cursaba el cuarto curso de carrera: “Consejos a una madre sobre el régimen, limpieza, vestidos, sueño, ejercicio y entretenimiento de los niños” (Barcelona 1882). Este folleto de 34 páginas estaba destinado a mejorar la calidad de vida de las mujeres, especialmente en el ámbito de la maternidad y era al mismo tiempo una guía excelente para las comadronas. Regaló el texto a todas las mujeres que se lo solicitaron.
En los libros de registro a finales del siglo XIX de los Colegios de Médicos, cuando aún la colegiación no tenía carácter obligatorio, Dolors Aleu i Riera figura en 1898 en la lista en la que se registra a los "Sres. Médicos que ejercen en la provincia de Barcelona y reúnen las condiciones necesarias para llevar a cabo los cargos de presidente y vocales de la Junta de Gobierno del Colegio de Médicos, según lo dispuesto en el real Decreto del 12 de abril de 1898 y la Real Órden del 22 de junio del mismo año”
La desgracia la golpeó los últimos años de su vida. Su hijo Camilo, que ya era médico y se encontraba trabajando como internista en el Hospital Clínico, murió a los 23 años de una tuberculosis aguda. Se dice que esta circunstancia precipitó la muerte de Dolors, que ocurrió el 18 de febrero de 1913, a los 56 años.
A su entierro asistieron personalidades de la época y los niños y niñas de la Casa de la Caridad a quienes durante tantos años había atendido de forma gratuita.
La tristeza de su marido era tan inmensa, que hizo quemar todos tus libros, reduciendo así su recuerdo a unas fotografías, un pequeño escritorio y un simple pañuelo.

Texto: © María Torres


Fuentes:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán publicados una vez moderados.