viernes, 30 de diciembre de 2011

Voluntarios alemanes en las Brigadas Internacionales


De Alemania acudieron a España cerca de cinco mil voluntarios. En su mayoría formaron en la primera Brigada Internacional, llamada XI Brigada. Además de los cuadros políticos que al comienzo se integraron en la centuria Thaelmann y en otros grupos, en el buque Ciudad de Barcelona, que arribó a Alicante el 9 de octubre de 1936 con 650 antifascistas de diversos países, llegaron numerosos dirigentes democráticos germanos, en su mayoría militantes del PC alemán. Su participación en la lucha no sólo les ofreció la posibilidad de combatir al mismo enemigo fascista que desde la subida de Hitler al poder dominaba su patria y que sería el principal responsable de la Segunda Guerra Mundial, sino que permitió a muchos adquirir nuevos conocimientos como cuadros militares y políticos.

Parte importante de los estadistas y jefes y oficiales de las nuevas fuerzas armadas y de seguridad de la República Democrática Alemana fueron combatientes en España. Por ejemplo Kurt Hager y Paul Werner, miembros del Buró Plítico del PSUA (Partido Socialista Unificado de Alemania) de Berlín. (Kurt, que entre nosotros trabajó en la radio de las Brigadas Internacionales, tuvo a su cargo los problemas ideológicos del arte y la cultura de la República Democrática Alemana.) Heinz Hoffmann, comisario de batallón, herido en la batalla de Brunete, fué miembro del Buró Politico del PSUA y ministro de la RDA. Su batallón llevó el nombre del comisario alemán Hans Beimler, caido en el frente de la Ciudad Universitaria. Erich Mielke, ayudante del general Gómez en la base de Albacete y posteriormente ayudante de Mateo Merino, jefe de la 35 División del XV Cuerpo del Ejército, fué ministro de Seguridad de la RDA. El también dirigente del PSUA Heinrich Rau fue jefe en España, durante un periodo, de la XI Brigada Internacional. Friederich Dichel, que se batió en las filas del Batallón Thaelmann y que actuó con un grupo de guerrilleros en la retaguardia franquista, fué ministro del Interior de aquella república. El difunto coronel Hans, jefe de la 45 División del V Cuerpo de Ejército, fue el primer alto mando de las fuerzas de seguridad de la antigua Prusia Oriental (RDA). Alfred Neumann, vicepresidente del Consejo de Ministros, fue también comisario político en España. Ernest Scholl, viceministro del Exterior y embajador en Paría, mandó durante un tiempo la XIII Brigada Internacional. El ingeniero Erwin Kramer, ministro de Transportes de la RDA hasta su muerte, también combatió desde el primer momento en España.

En conclusión, los «españoles», como se les llamaba jocosamente a los brigadistas desempeñaron un papel de primera magnitud en la construcción de la RDA, donde hace algunos años todavía quedaban alrededor de ciento cincuenta.

Igual puede afirmarse respecto al arrojo antifascista de los que vivieron en la República Federal Alemana, cuyo número se elevaba hace pocos años a unos noventa y cuya personalidad mas representativa es Hoffmann, ex comisario de batallón en la XI Brigada y el los últimos años dirigente del Partido Comunista Alemán (DKP).




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán publicados una vez moderados.