lunes, 30 de abril de 2012

Colombia e Israel “hermanados” en la violación de Derechos Humanos

Luis Nieto*
Lunes 23 de abril de 2012, por Revista Pueblos
El día 16 de este mes se reunieron en Bogotá los ministros de defensa de Colombia, Juan Carlos Pinzón y de Israel, Ehud Barak para “elevar su relación a un nivel estratégico para enfrentar al terrorismo y el crimen transnacional”, analizar la posibilidad de que Colombia adquiera “drones” (aviones no tripulados) de fabricación israelí, que ambos países compartan información de inteligencia y dar seguimiento a la presencia de asesores israelíes en misiones conjuntas de operaciones especiales en la lucha contra la guerrilla.

Israel y Colombia han establecido estrechas relaciones diplomáticas desde hace más de cincuenta años cuando abrieron embajadas en sus respectivos países y desde entonces han desarrollado un proceso expansivo de intercambios militares, económicos, comerciales y culturales. Una muestra de ello es que desde el año 1982 un batallón de soldados colombianos forma parte de la fuerza internacional que vigila la región del Sinaí, después del Acuerdo de Paz entre Egipto e Israel.
Las relaciones entre ambos países cada vez se estrechan más e incrementan en volumen y en áreas de actuación. El gobierno de Israel ha ofrecido más de 100 becas a profesionales colombianos, expertos israelíes colaboran estrechamente con universidades colombianas y asesoran sectores agrícolas como el banano y la floricultura, además de algunas áreas relacionadas con la educación y la sanidad. Así mismo es importante la labor en cuanto a Seminarios, como el recientemente celebrado en marzo en Barranquilla bajo el título de: “Israel, Agricultura, Innovación y Tecnología”, o el realizado en Medellín, en febrero, “Empresas de alto impacto: el caso de Israel y su relevancia para Colombia”, impartido por asesores israelíes para empresarios y miembros de las Universidades o la presentación de la Conferencia Agrícola Internacional a celebrar en Israel del 15 al 17 de mayo de este año.
Además la presencia de Israel en Colombia en el plano artístico es muy grande, así como la programación cultural colombiana tiene muy presente a artistas israelís. Muestra de ello fue la presencia del 23 al 26 de marzo de este año de la compañía israelí Inbal Pinto & Avshalom Pollak Dance Company.
En cambio la presencia colombiana en Israel es menor y la encabezan artistas como Shakira y Carlos Vives o el escultor Fernando Botero. Ambos países están fortaleciendo sus relaciones de intercambio comercial: Israel exporta productos agroindustriales, químicos y componentes de comunicación y Colombia exporta carbón, materias primas, productos agrícolas y telenovelas.
Colombia e Israel ya han finalizado el documento que contiene los términos que regirán el proceso de negociación del Tratado de Libre Comercio entre ambos países. La última reunión tuvo lugar entre el 19 y el 23 de marzo y con ella se cerraron seis meses de negociación. Este tratado se suma al que Israel ya tiene firmado con México (2000) y Mercosur (2007).
En la entrevista entre Barak y Pinzón, este dijo: “Colombia desde hace años tiene acceso a empresas de Israel para adquirir equipos de tecnología y ello ha quedado reflejado en el aumento de la efectividad en la lucha contra organizaciones terroristas”. Así mismo aludió a la colaboración de la empresa “Israel Military Industries” que junto a la colombiana Indumil fabrican en Colombia fusiles galil. Sin embargo el Ministro Pinzón olvidó mencionar el gran apoyo de asesores israelís en la lucha contra las FARC ni el despliegue de grandes empresas de seguridad cuyos dueños son ciudadanos israelíes.
El aumento del gasto militar en Colombia supone un 15,2% y ocupa el segundo puesto a nivel latinoamericano, después de Brasil (46,4%) y por delante de Chile (10,2%) de un total de 12.468 millones de dólares en 2010. Esta cifra representó un 4,9 % de su PIB y ocurre en un país donde el 46% de su población vive en condiciones de pobreza. Por su parte Israel aumentó, en 2011, 190 millones su presupuesto de defensa, alcanzando una cifra de 15.000 millones de dólares. Esta cantidad consume un 7,3% de su Producto Nacional Bruto en un país donde un 23,6% de su población vive bajo nivel de pobreza.
Esta “hermandad” entre Colombia e Israel no es sorprendente, ya que ambos países tienen el honor de ser parte de la élite de aquellos que más vulneran los Derechos Humanos en el mundo. Así, recientemente, Colombia ha sido puesta en la “lista negra” de países que violan los Derechos Humanos según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). Este organismo resalta la impunidad en el caso de los “falsos positivos”, las reformas que buscan fortalecer el fuero militar y la falta de avances significativos en la aplicación de la Ley de Justicia y Paz al dictarse una única sentencia firme. A estos hechos, otros organismos suman los homicidios contra sindicalistas y miembros de organizaciones sociales y de derechos humanos, la violencia sexual contra las mujeres como una práctica sistemática y como estrategia habitual en el conflicto, el desplazamiento de la población, la existencia de numerosos grupos paramilitares, los ataques a las organizaciones y personas defensoras de los derechos humanos, la existencia de fosas comunes, las torturas, la existencia de alrededor de 9.500 presos políticos, las desapariciones o la discriminación contra la población indígena y afro.
Por otra parte, diversos organismos de derechos humanos y solidaridad como Amnistía Internacional, el Consejo de Derechos Humanos de la ONU o la Red Solidaria contra la Ocupación de Palestina, cuestionan la situación de Derechos Humanos en Israel, “la única democracia de Oriente Medio” y su nivel de impunidad. La medida tomada por el Consejo de DD.HH de Naciones Unidas referida a investigar el impacto de las colonias judías en Territorio Palestino Ocupado, llevó al gobierno israelí a romper relaciones con dicho organismo en marzo de este año. Muchos de los organismos de Derechos Humanos resaltan la situación de Apartheid que vive la población palestina producto de la Ocupación: crímenes de guerra, utilización de personas como “escudos humanos”, bloqueo de ayuda médica, torturas, detenciones arbitrarias, alrededor de 6.000 presos políticos, destrucción de viviendas y terrenos agrícolas, asentamientos de colonos, asesinatos selectivos, checkpoints, la construcción del Muro (declarado ilegal por el Tribunal Internacional de Justicia de la Haya), discriminación de la población árabe con ciudadanía israelí, política de represión y terror sobre las mujeres y los cerca 4,6 millones de refugiados que viven fundamentalmente en los países vecinos.
Los dos ministros, el colombiano y el israelí, hablaron de compartir experiencias mutuas y fortalecer su amistad en la lucha de lo que ellos llaman organizaciones terroristas, que en el caso colombiano además de las FARC y el ELN comprende a muchas organizaciones sociales y en el palestino todas aquellas que se oponen al apartheid.
Es significativo como ambos países, gracias al gran apoyo militar de EE.UU, ejercen el papel de gendarmes de la política exterior norteamericana en sus respectivas áreas de influencia. Colombia recibió en 2012, 37 millones de dólares de ayuda militar directa y 160 millones de dólares para la lucha contra el “narcotráfico” e Israel recibió 364 millones de dólares de ayuda militar.
Las cifras nos hablan más que las palabras y esta “hermandad“ entre ambos países está basada en su concepción de la política sistemática de vulneración de los Derechos Humanos que pueden ejercer con impunidad internacional gracias al apadrinamiento del gobierno norteamericano y al silencio cómplice de la Unión Europea. Es de esperar que las luchas de los pueblos colombiano y palestino, con la complicidad de la solidaridad internacional, puedan revertir este “abrazo entre violadores” y la lucha contra la impunidad y la injusticia impere en ambos países.

*Luis Nieto. Paz con Dignidad

Despilfarro

Manuel Lago* / La Voz de Galicia.- En el largo proceso previo a las elecciones del 20-N el PP utilizó dos ideas fuerza: Zapatero era el culpable de la crisis y su Gobierno despilfarraba los recursos públicos. Para el PP nuestros problemas económicos nada tenían que ver con la grave crisis internacional ni con el desplome de un inviable modelo de crecimiento especulativo, era solo responsabilidad de Zapatero.
Mariano Rajoy nunca llegó a concretar sus propuestas, a definir cuál iba a ser su política económica. Nunca pasó de una frase tan genérica como la de que España saldría de la crisis en cuanto tuviera un Gobierno serio que acabara con el despilfarro. Convenció a una mayoría de ciudadanos, en realidad solo el 33 % del censo electoral, con ese mensaje simple: con él de presidente y eliminando el despilfarro socialista se resolverían de forma inmediata los problemas del déficit, de la deuda, del crecimiento económico y del desempleo. España volvería a ser una potencia sin necesidad de recortar ningún derecho de los ciudadanos.
Lo peor de todo es que, por lo que parece, Rajoy y su partido se llegaron a creer su propia simpleza. Solo eso explica que ahora estemos así, con un Gobierno desnortado, que corre detrás de los acontecimientos, que no es capaz de definir una estrategia de política económica clara.
El presidente Rajoy nos debe una explicación, y tal vez una disculpa. La clave de su oferta electoral era acabar con lo que él llamaba el despilfarro de Zapatero. Con eso ya era suficiente y por eso se opuso a las duras, e injustas, medidas de ajuste del PSOE como congelar las pensiones, reducir el salario de los empleados públicos, la reforma laboral del 2010 que abarataba el despido?
Y esa es la explicación que nos debe. ¿ Por qué no lo ha hecho? Después de tres meses al mando, conociendo ya todos los datos, el presidente Rajoy debería explicarnos por qué en vez de acabar con ese supuesto despilfarro lo que hace es perpetrar el mayor recorte de derechos de toda nuestra democracia. Los ciudadanos tenemos el derecho a saber en qué consistía ese despilfarro que denunciaba el PP, en qué cosas inútiles se gastaba el Gobierno esos 50.000 millones de euros que provocaban el déficit. ¿Por qué no nos lo dice? Y sobre todo, ¿por qué no hace lo más fácil, eliminar todos esos supuestos gastos superfluos en vez de atacar de forma salvaje al Estado del bienestar? Me temo lo peor. A lo mejor lo ya lo está haciendo. Porque es posible que para la derecha, para Rajoy lo superfluo sean precisamente los derechos sociales y que el despilfarro es tener una sanidad y una educación públicas, universales, gratuitas y de calidad. Y que él, efectivamente, está acabando con ese despilfarro.

Fuente: La Voz de Galicia

* Manuel Lago es Economista del S.N. de CC.OO. de Galicia. 

sábado, 28 de abril de 2012

Paz Andrade, poeta do bou «Eva».


O vindeiro 17 de maio «DÍA DAS LETRAS GALEGAS» se adica este ano a Valentín Paz-Andrade.

28.04.2012. Suplemento Culturas da Voz de Galicia. Autor: Xesús Alonso Montero*.
O 23 de abril de 1937, o bou Eva atracado nas augas do Berbés (Vigo), foi escenario, asemade, dunha das infamias e dunha das xestas máis grande que ocasionou a Guerra Civil española. Nese día intentaron fuxir nel, rumbo a un porto da España leal, nove republicanos galegos: dous galeguistas, tres socialistas e catro comunistas, entre eles o matrimonio Ángel Nogueira-Carmen Miguel Agra, a única muller do grupo, de 24 anos. Durante horas xendarmes e falanxistas vigueses procuraron a rendición, ao cabo das cales asolagaron as dependencias do bou desde un alxibe con mangueiras de auga fervendo, instantes nos que os agresores e público escoitaron nove disparos. Sóubose, logo, que un dos fuxitivos (¿Nogueira?) disparou e disparouse. Conscientes de que, se se entregaban, os fusilarían, estaban convencidos tamén de que antes os torturarían sádicamente. Había precedentes. O insólito suceso foi inmortalizado semanas despois por Rafael Dieste nun texto en prosa, «Unha morte lanzal» (Nova Galiza, 15.06.1937).
Paz-Andrade evoca este tráxico feito no libro de conversas con Tucho Calvo (1988) nun capítulo axeitadamente titulado «Automoribundia no Berbés». Por estas páxinas sabemos que Manuel Rodriguez Castelao e Xosé Losada Castelao, curmáns do ilustre artista, ao fuxiren de Rianxo peteron á porta de Don Valentín para que lles procurase un teito seguro. Procurouno na casa dun amigo, Ramiro Isla Couto, que non habitaba, e alí viviron como toupeiras varios meses (Rúa García Barbón, número 72). Fartos, os nove, da angustia de viviren a condición de toupeiras que non sempre era garantía de sobrevivencia, o día 23 de abril ocuparon o bou Eva cun risco que se fixo realidade. Don Valentín, nesta altura, estaba confinado en Verín, circunstancia pola cal: «Fiquei co remorso de que se eu seguise en Vigo, eles non se embarcarían nunha aventura tan arriscada». Cónstame que o Eva -o bou e o tráxico suceso- vai estar moi presente nas cavilacións e na actividade literaria de Paz-Andrade. Cando, bastantes anos despois, o seu fillo Alfonso lle comunica que unha empresa vai desguazar o vello bou, don Valent´´in pídelle que se faga cunha parte valiosa do barco: é o telegrafo que desde hai anos está «ancorado» diante da porta principal da casa familiar de Samil. Foi don Valentín o autor do p`rimeiro poema en galego sobre a traxedia do bou Eva. Escrito en 1976, titulase, centrado nos curmáns de Castelao, «Na onda até Rianxo», e foi publicado no libro Cen chaves de sombra, en 1979. No poema, que contén versos autobiográficos, don Valentín conta que os dous rianxeiros encontraron acobillo nel, «acobillo que perderon cando para o desterro fun botado». O poeta engade: «Da nosa luz vivían e ao perdela [...] no bou Eva apresado no Berbés,/ coa cámara chea de escapados,/ voluntarios da morte todos eles / adiantando o seu fín / á auto-execución se condenaron / como Sócrates náuticos.

El Autor:
Xesús Alonso Montero (Vigo, 1928) Catedrático de Literatura en la Universidad de Santiago de Compostela y miembro de la Real Academia Gallega es filólogo, traductor, conferenciante y autor de numerosos libros, estudios y trabajos. Es director del Centro de Estudios Rosalinianos y de la "Revista de Estudios Rosalinianos" ademas de autor de cientos de trabajos sobre Rosalía Castro. Recibió infinidad de premios y distinciones entre ellos el nombramiento de "Gallego egregio"

viernes, 27 de abril de 2012

NEUS CATALÁ PALLEJÁ


La República conquistó para la sociedad española una serie de libertades y mejoras sociales para todos pero, sobre todo, para las mujeres. Todo ello acabó bruscamente en 1.939 cuando miles de españoles se vieron obligados a exiliarse a Francia, huyendo de las represalias de las tropas franquistas. Mal recibidos en Francia, la mayoría de refugiados españoles, no tuvieron más opción que unirse a la Resistencia francesa y luchar por su libertad contra los alemanes.

Muchas mujeres fueron detenidas, torturadas y enviadas al campo de concentración de Ravensbrück, donde casi todas fueron asesinadas y luego, olvidadas. Neus Català representa a todo este colectivo de mujeres con una diferencia, que ella consiguió regresar y, desde entonces, inició una lucha para que el terrible sufrimiento de sus compañeras no cayera en el olvido.

Neus nació el 7 de octubre de 1.915 en Els Guiamets (Tarragona). Sus padres, Baltasar y Rosa eran campesinos. Neus ayudaba a sus padres y asistió a la escuela. Adoraba a su padre, con quien compartió su pasión por el teatro.

Organizó las Juventudes Socialistas Unificadas de Cataluña (JSUC) y fue miembro fundador del PSUC. Al producirse el intento de golpe de Estado que desembocó en la Guerra Civil, Neus se convirtió en delegada comarcal de las Juventudes Socialistas Unificadas de Catalunya (JSUC). Al año siguiente se trasladó a Barcelona donde realizó estudios para diplomarse en enfermería.

Al final de la Guerra Civil, el 8 de febrero de 1939 cruzó la frontera con Francia con 180 niños huérfanos de la colonia Las Acacias de Premià de Dal. Los franceses acogieron con total desgana a los 500.000 refugiados de la República y los encerró en diversos campos (Argellés, Barcarés, Saint Cyprien, Agde, Colliure, Gurs, Septfonds). Esta situación se mantuvo hasta la invasión de Francia por parte de las tropas alemanas.

Neus se unió a la Resistencia y como a la mayor parte de las mujeres, se le encomendaron funciones de enlace. Junto con su primer marido, Albert Roger, fallecido durante la deportación, participó en actividades de la Resistencia francesa y llegó a ser enlace interregional con seis provincias a su cargo. Su casa era un punto clave donde escondía a guerrilleros españoles y franceses y a antiguos combatientes de las Brigadas Internacionales. Centralizaba la transmisión de mensajes, documentación y armas. Hasta que fueron denunciados a los nazis el 11 de noviembre de 1.943, por un farmacéutico de Sarlat. Fueron detenidos, junto con tres guerrilleros más por la Gestapo. Sufrió su primer interrogatorio a punta de pistola en cada sien y fue conducida a la cárcel de Limoges, en cuya komandatur recibió una gran paliza. Fueron dos largos meses y la última vez que vio a su marido. Albert Roger nunca regresó de Bergen-Belsen.

Paso meses detenida en cárceles francesas (Dordonya, Limoges y Compiège), donde fue interrogada y torturada, y más tarde fue llevada al campo de concentración de Ravensbrück, a bordo de un tren de ganado en condiciones infectas donde llegó el 3 de febrero de 1.944 junto a otras 1.000 mujeres ("El Convoy de las 27.000"). El recuerdo de aquellos vagones quedó imborrable en todos, hombres y mujeres. En su interior la situación era insostenible, imperaba el miedo: “Mil mujeres, muchos vagones y cuatro días de viaje sin parar, sin higiene, sin aire para respirar, sin saber qué sería de nosotras. No teníamos sitio para sentarnos, nos apañábamos, poníamos espalda contra espalda como podíamos. Éramos 90 o más en cada vagón con un cubo de basura en medio para hacer nuestras necesidades y que con el traqueteo se volcaba. Olía muy mal. Algunas salieron muertas ese 3 de febrero de 1944, cuando desembarcamos en Ravensbrück”.

Allí comenzó el ritual del terror que todas recuerdan. Duchas de “desinfección”, pelo rapado al cero, inspección de todos los rincones del cuerpo, el traje de rayas y un número. El de Neus: 27.532. Antes que nada, eran encerradas para pasar la cuarentena, momento en que vio morir a varias compañeras. Una de las situaciones más humillantes para las mujeres era el exhaustivo control ginecológico, efectuado en condiciones vergonzosas y antihigiénicas. Con el mismo utensilio eran inspeccionadas todas las presas. “A todo mi grupo nos pusieron una inyección para eliminarnos la menstruación con la excusa de que seríamos más productivas. Ocurrió en 1944; no la volví a tener hasta 1951″.

Las embarazadas tenían pocas o ninguna esperanza de sobrevivir. “Se salvaron muy pocas; los bebés nacidos eran automáticamente exterminados, ahogados en un cubo de agua, o los tiraban contra un muro o los descoyuntaban. Ellas agonizaban por las malas condiciones higiénicas del parto o se volvían locas por la impotencia de presenciar tales asesinatos”.
 
Aun así, y aunque parezca imposible, consiguió robar algunas risas a sus compañeras. El domingo era el día destinado al despioje y, por la tarde, al ocio. Neus procuraba distraer a las demás, contar chistes, leer, “lo que fuera, con tal de no dejarse llevar por el abatimiento”. “También recuerdo que al principio me dieron unos zapatos del 43 cuando yo calzo un 36, y claro, al ser tan largos, hacía la broma de ser Charlot. Así que le imitaba y nos reíamos un poco”.


Una noche irrumpió de repente en su barracón un grupo de Aufseherinen con sus perros ladrando. Llamaron a gritos a varias mujeres, siempre por su número; entre ellas, a Neus. Las presas se despidieron con nerviosismo pensando que era su último adiós, que se trataba de una selección para la cámara de gas. Sin embargo, fueron introducidas en un tren y tras varios días de viaje llegaron a Holleischen, en Checoslovaquia, un pequeño campo dependiente de otro central de hombres, Flossenbürg. Allí fue destinada a trabajar en la industria armamentística nazi.

Día y noche se fabricaban armas, obuses, balas, sin parar. “Mientras podías producir, te perdonaban la vida”. En este lugar recibieron un peculiar nombre: el Comando Faul, de las holgazanas, denominadas así por su baja producción de armas. Cada equipo debía fabricar series de 10.000 piezas cuyo funcionamiento correcto se probaba. “En las balas escupíamos o poníamos aceite, porque cualquier cosa mezclada con la pólvora las inutilizaba. No parábamos de escupir. Escupir y ¡sabotear, sabotear, sabotear! En nueve meses en nuestro comando la producción bajó de 10.000 piezas a la mitad. Dejamos 10 millones de balas inutilizadas”.

El día de la liberación las encerraron en el barracón y minaron el campo para hacerlo saltar en pedazos a las doce en punto. “Bloquearon las puertas con barras de hierro y vimos que se escapaban las SS. Por la ventana observamos un frente de fuego enorme y supimos que algo pasaba. ‘¡Están entrando los rusos en Praga, estamos salvadas!”.

Dos años más tarde conoció al que fue su segundo esposo en una casa de reposo; con él tuvo a sus dos hijos. Natural de un pueblo de Segovia, Juarros del Río Moros, fue comisario general de las guerrillas españolas.

Años después de la liberación, Neus tuvo el coraje y casi atrevimiento de llamar a la puerta de antiguas compañeras deportadas para entrevistarlas, escribir su testimonio y darlo a conocer a la humanidad. Algunas no quisieron hablar, pero ella no se dio por vencida y persistió. Así consiguió editar el libro De la resistencia y la deportación. 50 testimonios de mujeres españolas, que publicó casi cuarenta años después. La herida aún estaba muy abierta
.
En 1962 A raíz del peregrinaje al campo de Ravensbrück para conmemorar el 60º Aniversario de la liberación, se constituyó “Amical de Ravensbrück”, con el objetivo de dar continuar la gran tarea realizada por Neus y para mantener vivo el recuerdo de las 92.000 mujeres asesinadas en el Campo. Tuvieron que transcurrir 10 años hasta que las mujeres, hombres y criaturas que murieron y sufrieron en Ravensbrück tuvieran un reconocimiento oficial de su país encarnado en la figura de Neus Català única superviviente de este campo.

Como premio a su labor, en 2.005 la Generalitat de Catalunya le concedió la CREU DE SANT JORDI y, al año siguiente, fue elegida "Catalana del Año".
 
En la actualidad, a sus 95 años, reside en Rubí (Barcelona). Es una mujer fuerte, de carácter enérgico y rebelde, que sobrevivió por su dureza y su buen humor. Ella asegura que fue cuestión de suerte y tener un espíritu fuerte.

Ravensbrück: el puente de los cuervos. Siniestro nombre para el campo de concentración alemán donde estuvieron presas unas 132.000 mujeres de 40 países. Entre ellas, 400 españolas, de las que ya casi no quedan supervivientes. En el pueblo prusiano de Ravensbrück, cerca de Fürstenberg, las SS hicieron construir en 1939 el mayor campo de concentración de mujeres en territorio alemán. En la primavera de 1939 se trasladaron las primeras prisioneras del campo de concentración de Lichtenburg a Ravensbrück. En abril de 1941 se incorporó un campo de hombres, que también se encontraba bajo las órdenes del comandante del campo de mujeres. En junio de 1942 se añadió al recinto el llamado «Campo preventivo de menores de Uckermark» para mujeres jóvenes y niñas.
 
Entre los años 1939 y 1945 ingresaron como prisioneros aproximadamente 132.000 mujeres y niños, 20.000 hombres y 1.000 chicas adolescentes.

Los deportados a Ravensbrück procedían de más de 40 naciones, entre ellos hubo judías y judíos, así como gitanos Sinti y Roma. Decenas de miles fueron asesinados, murieron de hambre, enfermedades o a causa de experimentos médicos. A fi nales de 1944, las SS instalaron una cámara de gas provisional en el campo de concentración de mujeres de Ravensbrück, en un barracón al lado del crematorio. Allí, entre finales de enero y abril de 1945, las SS asfi xiaron con gas entre 5.000 y 6.000 prisioneros.

Poco antes del final de la guerra, la Cruz Roja Internacional, la Cruz Roja Sueca y la Cruz Roja Danesa evacuaron a unos 7.500 prisioneros a Suecia, Suiza y Francia. A causa de una orden de evacuación de Himmler, el comandante del campo Fritz Suhren ordenó hacer avanzar a pie a los más de 20.000 prisioneros que aún quedaban en el campo en varias columnas de marcha en dirección noroeste. El 30 de abril de 1945, el Ejército Rojo liberó el campo de concentración de Ravensbrück con los cerca de 2.000 enfermos que habían sido abandonados allí.

Con la liberación no se acabó el sufrimiento para una gran parte de las mujeres, los hombres y los niños. Muchos de ellos morirían semanas, meses o años después, y los supervivientes sufrirían las secuelas de su reclusión en el campo de concentración incluso décadas después de su liberación.


Texto: © María Torres




miércoles, 25 de abril de 2012

¿Argentina es quien perjudica a España?

Juan Torres López.- En un artículo anterior (Repsol no es España) escribía en este mismo diario que el intento de confundir los intereses de la multinacional con los del conjunto de los españoles es un ardid demasiado forzado. Hubiera dejado ya el tema si no fuera porque los dirigentes del Partido Popular se empeñan en utilizar el contencioso entre el gobierno argentino y Repsol como un velo que oculta los verdaderos problemas y enemigos que tenemos los españoles.
El  Ministro de Asuntos Exteriores ha afirmado que la decisión argentina perjudica a nuestros intereses y a los del conjunto de las empresas españolas. Una afirmación que me parece igualmente desenfocada y que busca encontrar enemigos donde yo creo que no están los de verdad.
Vaya por delante que no me pronuncio sobre la conveniencia o no de que el gobierno argentino defienda sus intereses nacionales nacionalizando YPF. Y que entiendo que los propietarios de esta última traten de sufrir el menor quebranto económico posible. Pero eso es una cosa y otra que todo un gobierno se equivoque a la hora de determinar quiénes son los enemigos que verdaderamente perjudican nuestros intereses con tal de ayudar a los propietarios de la multinacional, que no somos precisamente todos los españoles.
Por eso me parece que no estaría de más que el gobierno se planteara y respondiese con sinceridad ante la opinión pública a algunas preguntas elementales.
¿Quién perjudica a España y a sus empresas? ¿Argentina, o los tratados europeos que impiden que el Banco Central Europeo financie a los gobiernos, lo que ha ocasionado que solo en 2008, 2009 y 2010 España haya tenido que soportar una deuda ilegítima de 120.842 millones de euros?
¿Quién perjudica a España, a los españoles y a sus empresas? ¿Argentina, o los especuladores financieros, las agencias de calificación y los banqueros que manipulan los mercados para alterar artificialmente el precio de la deuda y obtener pingües beneficios?
¿Quién perjudica a España, a los españoles y a sus empresas? ¿Argentina, o los grandes poderes europeos, encabezados por su cómplice principal, el gobierno alemán de la Señora Merkel, que se empeña en imponer a toda Europa políticas que inevitablemente nos llevan a la depresión económica?
¿Quién perjudica a España, a los españoles y a sus empresas? ¿Argentina, o las grandes fortunas y grandes empresas cuyo fraude a la hacienda española supuso 42.711 millones de euros en 2010?
¿Quién perjudica a España, a los españoles y a sus empresas? ¿Argentina, o las empresas que utilizan paraísos fiscales para evadir impuestos y no cumplir con todas sus obligaciones fiscales en España, como Repsol, que es la empresa del IBEX-35 que mantiene más sociedades ubicadas en paraísos fiscales.
¿Quién perjudica a España, a los españoles y a sus empresas? ¿Argentina, o los gobiernos que no luchan decididamente contra el fraude fiscal y hacen que España sea el país europeo que menos gasta en perseguirlo?
¿Quién perjudica a España, a los españoles y a sus empresas? ¿Argentina, o los gobiernos que aprueban amnistías fiscales para legalizar el comportamiento de los defraudadores?
¿Quién perjudica a España, a los españoles y a sus empresas? ¿Argentina, o los bancos que para obtener beneficios extraordinarios dando crédito financian burbujas inmobiliarias insostenibles y que influyen en los gobiernos para imponer políticas económicas que endeuden a las familias y a las pequeñas y medianas empresas?
¿Quién perjudica a España, a los españoles y a sus empresas? ¿Argentina, o los bancos españoles que reciben del Banco Central Europeo todo el dinero que pidan al 1% y sin embargo obligan a miles de pequeñas y medianas empresas a financiarse mediante tarjetas de crédito a más del 29% de interés porque no les dan otro tipo de financiación?
¿Quién perjudica a España, a los españoles y a sus empresas? ¿Argentina, o los gobiernos que indultan a banqueros delincuentes y a políticos corruptos que roban el dinero público, mientras hacen que las leyes caigan con todo su peso sobre los trabajadores y pequeños empresarios que cumplen con sus obligaciones?
¿Quién perjudica a España, a los españoles y a sus empresas? ¿Argentina, o los ministros que imponen recortes en servicios sociales básicos recurriendo a mentiras y datos falsos para justificarlos, como viene haciendo particularmente el de Educación y Cultura?
¿Quién perjudica a España, a los españoles y a sus empresas? ¿Argentina, o los gobiernos que permiten que las compañías eléctricas estafen a las familias y empresas españolas inventándose ellas mismas el déficit de tarifa o mediante engaños como el de los costes de transición a la competencia o los relativos a los contadores de la luz, haciendo que nuestra factura eléctrica sea la tercera más cara de Europa solo para que ganen más que en ningún otro país?
¿Quién perjudica a España, a los españoles y a sus empresas? ¿Argentina, o los gobiernos que no hacen frente con dignidad a las imposiciones que llevan a nuestra economía a la depresión, reducen a mínimos la inversión fundamental en materias como investigación, educación y formación, o apoyo a las empresas que crean empleo para subsidiar a bancos y grandes corporaciones?
¿Quién perjudica a España, a los españoles y a sus empresas? ¿Argentina. o los gobiernos que privatizan empresas públicas a bajo precio para dárselas a sus amiguetes?
Deberíamos obligar a que los gobiernos hablaran claro y se dejaran de tanto engaño y de tanta demagogia.

(Página Web de Juan Torres)

martes, 24 de abril de 2012

Sobre Repsol-YPF, España y muchas otras cosas

 
El conflicto suscitado entre Buenos Aires y Madrid a propósito de la expropiación del 51% de las acciones que Repsol tenía en YPF ha desatado virulentas reacciones por parte de las autoridades del Estado español y sus voceros.
El repertorio comprende toda suerte de amenazas en contra de Argentina -y, por extensión, en contra de quienes, con independencia de nuestras opiniones acerca del actual Gobierno, habitamos en esa tierra- proferidas por altísimos funcionarios del Gobierno como la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría; el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, y otras figuras menores del séquito de La Moncloa y secundadas por un coro impresentable de mal hablados e ignorantes hasta el tuétano que dicen ser periodistas, pero que, en realidad, parecen más bien ser supervivientes descartados del casting que Luis Buñuel organizó para seleccionar a los mendigos de Viridiana.
Alentados por sus mandantes, estos personajes repiten desaforadamente y sin gracia el libreto que les pasan sus mentores, auspiciantes y empleadores, no ahorrando epítetos dirigidos a la presidenta, Cristina Fernández, sus ministros, el partido del Gobierno y, ya en el aquelarre, a todos los argentinos, cómplices indirectos del «robo» sufrido por una inocente españolita llamada Repsol.
Por supuesto, ese espectáculo denigrante también lo tenemos en Argentina, pero, tal vez afectados aún por el reflejo del colonizado, pensábamos que en esa España, que tan machaconamente se vanagloria de su condición europea (Freud ya advirtió sobre lo que ese síntoma podría significar), tal cosa no podría ocurrir. Pero ocurre. Y no solo eso: a medida que pasan las horas, el Gobierno del Estado español ha avanzado en una campaña para aglutinar «en defensa de España y los españoles» la ayuda de sus compinches europeos, esos bribones que perpetraron el golpe de Estado en Grecia cuando el pobre Papandreu, movido tal vez por el recuerdo de la Oración Fúnebre de Pericles y su exaltación de la democracia, tuvo la inoportuna idea de decirle a quienes ahora acuden en ayuda del Gobierno español que quería solicitar la opinión de los griegos acerca del plan de ajuste salvaje que le proponían sus salvadores.
Al día siguiente, la pérfida troika que hoy gobierna Europa -la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el FMI- lo desalojó a puntapiés en el trasero y lo sustituyó por uno de los suyos: un émulo contemporáneo del consigliere de don Corleone, para que maneje con la pulcritud propia de un tahúr del casino financiero global los destinos de Grecia. Por supuesto, estos bandidos no operan solo en Grecia y están asolando casi toda Europa, como bien lo saben quienes viven en el territorio del Estado español, sometidos a un ajuste de una brutalidad que no tiene nada que envidiar a las peores experiencias latinoamericanas en la materia. La cosa no es solo con Grecia, es con todos.
En su afán por defenderse de la agresión argentina, Rajoy y los suyos buscaron (y consiguieron) el apoyo del emperador y premio Nobel de la Paz (el mismo que dijo que «se hizo justicia» cuando le informaron que habían asesinado a Osama Bin Laden ante su propia familia y cuya secretaria de Estado estalló en carcajadas al enterarse del linchamiento de Muammar Gadafi). Ya en las Américas, los enviados de Madrid obtuvieron en México el apoyo de don Felipe Calderón, quien por su ineptitud e inmoralidad sumió a ese maravilloso país -en realidad, mi segunda patria luego de ocho años de exilio- en la crisis más grave del último siglo, por decir lo menos. Postrado indecorosamente ante los dictados de Washington y la violencia criminal de los narcos, Calderón se rasga las vestiduras junto a los paniaguados del Partido Popular ante la tibia medida adoptada por el Gobierno argentino.
Quienes viven en el Reino de España saben muy bien que Repsol es una transnacional en la que algunos ricachones tienen depositados sus dineros en acciones de la compañía. La participación de ese sector en el total del capital accionario de la empresa es del 43%. Y como dijera hace apenas un par de días un colega de la Universidad de Sevilla, «confundir los intereses de Repsol con los de España es un insulto a la inteligencia de los españoles. Ni es española por la composición de su capital -mayoritariamente en manos de intereses extranjeros-, ni por la estrategia empresarial que persigue ni, como he dicho, porque beneficie principal o sustancialmente a las familias o empresas españolas. Más bien todo lo contrario».
La opinión de Torres López contrasta con las declaraciones del estadista en ciernes, Felipe, príncipe de Asturias y heredero del trono de España (hasta el momento en que los españoles se despierten y acaben con una institución tan inútil, parasitaria, costosa y corrupta como la monarquía), quien ha agradecido «todo lo que Repsol hace y ha hecho, que es mucho, por el bienestar de numerosos países, así como expresar todo el apoyo a quienes hacen posible su importante tarea en España y fuera de España».
En su artículo, Torres López aporta algunos datos interesantes de lo mucho que Repsol ha hecho por el bienestar de España, en palabras que hago mías sin reservas: «Utiliza paraísos fiscales para tratar de tener aquí la menor carga fiscal posible, ha destruido empleo y a docenas de pequeñas y medianas empresas españolas al someterlas a condiciones de pagos draconianas a pesar de que cuenta con abundantes recursos financieros y liquidez suficientes».
En síntesis, el pleito del Gobierno argentino no es con España o los habitantes del Estado español. Es con una empresa que aquí también ha incurrido en las habituales prácticas depredadoras que todas las transnacionales sin excepción incurren en todo el mundo, incluyendo sus propios países. Y esto fue hecho, preciso es decirlo, con la complicidad de las autoridades argentinas, tanto de las provincias como de la nación, que hicieron la «vista gorda» ante el descarado incumplimiento de las obligaciones contraídas en los contratos de privatización de YPF. Gracias a esta negligencia oficial, sobre cuyas (malas) razones preferimos, por ahora, no expedirnos, Repsol pudo explotar los yacimientos conocidos, y hacerlo de mala manera, sin cuidarlos como se debe, y sin tener tampoco que preocuparse por tomar los riesgos financieros que supone la exploración y búsqueda de nuevos mantos petrolíferos o gasíferos, cosa a la que contractualmente estaba obligada. Pudo también remitir el 90% de sus utilidades, ante la mirada distraída de los entes estatales encargados de fiscalizar sus operaciones en la Argentina.
Pudo ocultar operaciones, al punto tal que recién con la intervención de Repsol-YPF se conoció que había una compañía denominada Repsol YPF Gas S.A, que se encontraba en poder de Repsol sin que los sagaces ojos de los funcionarios de diversos entes reguladores de Argentina se hubieran percatado de ello.
Por eso, cuando la presidenta envió el proyecto de ley expropiando las acciones de Repsol en YPF no incluyó la de aquella empresa, cosa que hubo de corregir apresuradamente una vez que la intervención hizo el anuncio correspondiente.
Esto nos recuerda lo ocurrido cuando, después del paro petrolero que PDVSA hizo en contra del Gobierno de Chávez y producida la intervención de la firma, los venezolanos se enteraron de que esa empresa estatal era la ignota propietaria de la cadena de gasolineras CITGO, con unas 6.000 bocas de expendio en EEUU. Estas prácticas de ocultamiento, fuga de capitales, evasión fiscal, incumplimiento de obligaciones contractuales son corrientes en el mundo de las grandes compañías. Y ocurren porque los gobiernos consienten este tipo de conductas. De otro modo sería imposible.
El Gobierno argentino tiene razones muy fundadas para avanzar sobre Repsol. Pero esto es apenas un primer -y tibio- paso, porque la crisis energética de Argentina, y de la cual Repsol es altamente coresponsable, no se solucionará con las medidas tomadas. Hay que ir mucho más a fondo. No se entiende por qué no se expropian todas las acciones, incluyendo las de los argentinos nucleados en el Grupo Petersen, una suerte de proto-burguesía nacional inventada con malas artes por el kirchnerismo y cuyos resultados fueron desastrosos. Además, dado que Repsol-YPF representa el 30% de la producción hidrocarburífera de Argentina, ¿qué se va a hacer con el 70% restante? ¿O es que se piensa, erróneamente, que las otras empresas actúan con patrones de moralidad y eficiencia superiores a la de la española? ¿O que la crisis energética se solucionará actuando solo sobre Repsol-YPF?
Como se puede apreciar, son muchas las críticas que se pueden formular a la iniciativa de la Casa Rosada. Pero, de lo que no cabe ninguna duda es que no se debe identificar a España con Repsol. Para nosotros España son los versos de Machado, Alberti, Hernández, García Lorca; la pintura de Picasso y la tragedia de Guernica, fabulosamente retratada por su pincel; es Manuel de Falla y Pablo Casals, o la filosofía de Sacristán Luzón, Sánchez Vázquez y el humanismo de Roces, Gaos, Imaz. Y entre quienes están entre nosotros, la excelsa pluma de don Alfonso Sastre, la de él y su sombra, a cuál más incisiva.
Eso es España para los argentinos. Y no la picaresca ramplona de lobistas como Felipillo o Aznar, el siniestro ascetismo de Escrivá y Balaguer, o la obra, la obra de verdad que impulsa el Opus Dei, de los saqueadores profesionales que se lanzaron a la reconquista de América a caballo del tsunami neoliberal que asoló nuestras costas desde mediados de los ochenta, expertos en vaciar empresas, fugar capitales y corromper políticos y periodistas.
Tenemos una larga lucha por delante. Los pueblos de España y de América Latina y el Caribe debemos ser conscientes de que tenemos los mismos enemigos. Los que destruyen la legislación laboral y provocan paro y empobrecimiento en el Estado español son los mismos que han provocado el holocausto social y ecológico que hoy padecen los países de este lado del Atlántico.

Atilio A. Boron director del Programa Latinoamericano de Educación a Distancia en Ciencias Sociales (PLED)

Fuente: Rebelión

"Si pensáis distinto, no hagáis lo mismo"

 
¡Que catástrofe política está causando la crisis! ¡Y con qué consecuencias sociales! El capitalismo pone a Instituciones y partidos en fila de a uno para servirle, utilizando la coartada de una Europa antidemocrática y un Estado neocentralista como el español. Es y va a ser muy duro. Estamos en fase de emergencia social. Los partidos e Instituciones Vascas tienen que contestar a una pregunta… ¿Aceptan ser dóciles como corderos o se plantan con un mínimo de dignidad y rebeldía y dicen no? El poder económico, con actitudes psicópatas, no quiere ambigüedades, exige servidumbre. Y nosotros, las organizaciones de clase y de contrapoder no debemos aceptar poses, propaganda y retórica vacía. No aceptamos espectáculos de manipulación e hipocresía política.
¿En qué momento nos encontramos? Han reformado la Constitución para dar prioridad a pagar a los que especulan con la deuda pública que es ilegítima (a la Banca, en gran medida). Han aprobado la Ley de Estabilidad Presupuestaria para que las Administraciones (todas) reduzcan el déficit con recortes sociales y menos empleo. Además, el PP ha decidido -antes lo hizo Zapatero- que esos recortes sean “básicos” para que todas las Administraciones hagan su política; a cada Administración, en función de las competencias que gestiona, se le dice qué debe hacer.
Las élites políticas saben que el problema está en la Banca; saben que la deuda es privada… No se asimilan –dicen- los “excesos” habidos en el sector inmobiliario y bancario y, han decidido, que los paguemos a escote reduciendo derechos laborales y sociales. L a Banca es intocable. Continua repartiendo beneficios mientras recibe ayudas públicas y especula, ganando mucho dinero, con la deuda pública. Sí, las deudas son privadas y las mentiras son públicas. ¿Alguien recuerda los test que se hicieron a Bancos y Cajas y que “eran la envidia de Europa”? Nadie explicó que se les permitió presentar sus balances con una valoración amañada, inflada, de sus activos inmobiliarios (que habían crecido por los desahucios y proyectos fallidos); valoración inflada por valorar esos bienes no a precios de mercado sino a precios anteriores al pinchazo de la burbuja inmobiliaria. Mentiras públicas, mentiras impunes. Sus responsables siguen recetando recortes sociales. Esa gente, que ha conducido la economía al colapso, debiera ser juzgada por fraude y delito social. Han puesto en bandeja al capital el mayor ataque a los derechos sociales y laborales que hayamos conocido.
Esas élites están, sin matices, al servicio del poder financiero y la gran empresa. Basta sacar conclusiones de para quien trabajan cuando terminan su “función pública” en los gobiernos. Se esfuerzan en hacer creer a la gente (nacionalización de YPF-Repsol en la Argentina) que los intereses del país y sus ciudadanos coinciden con los de las empresas y los Bancos. Lo cierto es que los grandes partidos mantienen una línea similar cuando están en el gobierno apoyando la política de recortes pactada con la UE.   Decimos pactada, no impuesta.
En la práctica, esos partidos a que nos referimos, están siempre de acuerdo y lo que cambia cuando están fuera del gobierno son las palabras usadas para teatralizar la política. Por ejemplo, el PSOE no vota sí a la Ley de Estabilidad Presupuestaria por una diferencia del 0,4% en el déficit público para el año 2020, frente al 0% que pide el PP (¡!). ¿Esa es toda la diferencia? No votan si porque saben que bastan los votos del PP, porque los suyos no son necesarios. Ya votaron sí a la reforma constitucional de la que esa ley es hija natural. Y el PNV se abstiene afirmando que ha “salvaguardado” las peculiaridades del régimen vasco y navarro, a la vez que pide unos nuevos Pactos de la Moncloa para abordar la crisis... Impresionante.
Quienes aplican políticas unilaterales de recortes sociales y laborales quieren blindarse de manera corporativa. Protegerse los unos a los otros. Lo decía una “experta” ligada a intereses empresariales: “La única manera de evitar que las personas perjudicadas protesten es logrando un consenso político mucho mayor que el que hoy existe”. Un consenso que, por supuesto, no ponga en cuestión los interés del poder económico. Lo que les preocupa es que los perjudicados -nosotros-as- nos organicemos, protestemos y les dejemos en evidencia. Deberían tener cuidado; la gente percibe que son instrumentalizados como marionetas.
¿Están dispuestos los partidos e Instituciones vascas a aplicar las medidas de Rajoy? Nosotros les decimos: Si lo hacéis, aunque busquéis amparo en una legislación hecha a la medida del neocentralismo, seréis iguales. Es una agenda durísima y va a continuar. Conlleva más paro y un tremendo empobrecimiento social. ¿Vais a colaborar? El fondo del asunto –que quieren disfrazar de discusión jurídica- es un debate político de primera magnitud que afecta a lo social –que simplemente lo desprecian- y que convierte a las Administraciones Vascas en simples delegaciones administrativas de Madrid negándoles cualquier margen de decisión. De verdad… ¿Vais a aceptar eso? Si así es, ELA constata que desde la docilidad y sumisión no hay recorrido social ni político alternativo. Eso es seguro.
“Si pensáis diferente, no hagáis lo mismo”, dijimos el día de la huelga general. Lo vamos a repetir cuantas veces sea necesario. Los recortes presupuestarios, en la sanidad, en educación, la destrucción de empleo, el incremento de jornada, los recortes salariales, la renuncia al ámbito de decisión, el incumplimiento de acuerdos sindicales e incluso de leyes aprobadas por los propios parlamentos… ¿Vais a aceptar todo eso?
Es el camino de Grecia, en todo. También en el descrédito de esa casta política. Con recortes el desempleo va a crecer más. Eso lo sabe hasta el más tonto. Con la negativa de nuestras Haciendas a cambiar la política fiscal (inaudito que Rajoy haga más) y con el efecto de la recesión en los ingresos fiscales la caída de la recaudación está garantizada. ¿Cuál será el siguiente recorte que nos vais a plantear?
Es imprescindible, en nuestra opinión, quebrar esa docilidad política y abrir una crisis política real. Solo así tiene futuro lo social. La manifestación del 25-F y la huelga general del 29-M buscan eso. La huelga, que ha sido un éxito sindical y social, descubre una realidad: En Euskal Herria lo sindical y social está muy vivo, con capacidad reivindicativa y no se deja instrumentalizar. La huelga sirvió para constatar la inmensa distancia entre la política real y los problemas de la gente. Por eso dijimos a esa clase política que tras cinco años de crisis estamos hartos de que en nombre de una pretendida “responsabilidad” insistan en políticas fracasadas. Basta ya de mentiras.
El éxito de la huelga hay que traducirlo en fortalecimiento organizativo y en consolidar una alianza sindical y social que comparta propuesta y calendario de movilización, sin dar ninguna cobertura al poder político y económico. ELA se va a esforzar en hacerlo posible.

Adolfo Muñoz Sanz “Txiki” es Secretario General de ELA.
 
Fuente: Rebelión