lunes, 23 de abril de 2012

Villegas busca un electroshock de memoria

22/04/12.- El periodista Ernesto Villegas reedita su obra investigativa “Abril, golpe adentro”, en la que desentraña los elementos conspirativos del golpe de Estado sucedido en abril de 2002. Para el autor, el libro busca producir en el lector un “electroshock de memoria”. “Le devuelve al pueblo la posibilidad de verse a sí mismo en aquellos hechos que se están rememorando”.
En esta segunda impresión -de distribución gratuita- la cual lleva los sellos de Ediciones Correo del Orinoco y Fundarte, Villegas hace una valoración de los sucesos una década después y considera que si en algo ha cambiado la percepción del venezolano sobre lo que pasó, es que ahora “el pueblo entiende que los medios no son invisibles, no son asexuados, desinteresados y no tienen la única función de informar. El pueblo venezolano ya no se chupa el dedo con respecto al poder de los medios”.
-¿Cómo decidió hacer esta recopilación, esta reconstrucción de hechos y plasmarlos en “Abril, golpe adentro”?
-“Yo pasé como siete años guardando papelitos, papelotes, recortes de prensa, revistas, vídeos,  fotografías, transcripciones, sobre el tema de abril, que como a todos los venezolanos, me impactó mucho. Alguna utilidad tendrían esos papeles.
Y un día cayó en mis manos un documento que me obligó a armar todo este rompecabezas. Se trata de la declaración que ante el fiscal Danilo Anderson ofrece el señor Rafael Arreaza Padilla, primo hermano de Pedro Carmona Estanga y ministro de Salud en su breve gobierno de facto, quien en el año 2004 acude a Danilo y le cuenta todo lo que vio,  vivió y escuchó dentro Miraflores durante esas horas del golpe.
Sus revelaciones son muy importantes para responder muchas interrogantes de abril y además para mirar el golpe desde adentro, desde quienes estaban dándolo. Cuando yo comencé a tratar de armar aquel documento, me di cuenta de que él no podía ser presentado sino en un libro.
Para contextualizar cada  cosa que él venía diciendo había que agregar datos e investigar algunas cosas que estaban sueltas, y bueno, de pronto me conseguí con que esa fue la columna vertebral de este libro”.

-¿Además de las declaraciones de Arreaza, que son reveladoras, hay otros testimonios en este libro que nunca habíamos leído ni escuchado?

-“Sí, hay varios. Por ejemplo, el caso  de un Coronel de la Guardia Nacional llamado Juan José López Ángulo, quien apareció una vez en un periódico, y resulta que este coronel es acusado de dar muerte y de haber herido a varias personas en la marcha del 11 abril, desde las alturas del edificio de Boleros, sede de la Dirección Prisiones del Ministerio de Relaciones e Interiores y Justicia, supuestamente, como parte del plan golpista.
Yo logré entrevistar incluso al coronel. Él niega los cargos, pero es un flanco interesante porque ayuda a conocer aspectos de la presunta autoría material de las muertes de abril”.
-Hay tres momentos en la vida de Ernesto Villegas: el primero, el vivir como todos los venezolanos vivimos los hechos de abril; el segundo, cuando usted empezó a investigar y a recopilar las vivencias del otro y el ahora, a 10 años después.
-“Hubo un tiempo que se trató sencillamente de vivirlo, y yo no lo viví en lugares relativamente privilegiados. Estuve conduciendo un programa de entrevistas por VTV por el cual pasaron antes y después del golpe personajes que estuvieron del lado del golpe y del lado contragolpe.
Yo tuve la ocasión de tener allí a personas ubicadas en ambas aceras del aspecto político y preguntarles cosas relativas al golpe. Mientras hacía eso se vivían momentos muy intensos en la vida política  venezolana, porque no se paró el plan golpista con el golpe, después vino el plan de sabotaje petrolero, la guarimba, la plaza Altamira, todo eso fue una retahíla de cosas.
Luego tuve ocasión de dedicarme casi psiquiátricamente a armar ese rompecabezas, y digo casi psiquiátricamente porque en ese tiempo yo estaba haciendo alguna entrevista y no estaba pendiente de la entrevista que estaba haciendo, sino de algún dato que me faltara para completar el libro”.
-¿Cuál es la importancia de dejar testimonio sobre este hecho tan importante  en la historia venezolana?
-“Combatir uno de los grandes males que tiene nuestro país y el mundo actual que es la desmemoria, la memoria corta.
Tenemos que tener conciencia de dónde venimos para poder ubicarnos bien en el presente y mirar hacia dónde vamos.
Para los grandes poderes del mundo capitalista lo ideal sería que la gente no tuviera memoria, que sólo estuviera pendiente de qué cosas comprar mañana, y que se me olvidara pasado mañana qué compré hoy.
Unos seres dedicados exclusivamente al consumo, ese sería el ideal del capitalismo. Un ser que tenga conciencia del pasado es menos susceptible de ser manipulado, utilizado y explotado”.
-¿Todavía hay lagunas en torno a los hechos de abril 2002? ¿Dónde cree usted que falta investigar?
-“Hay muchos cabos sueltos todavía. La individualización de las responsabilidades, esto es una materia pendiente, en especial los muertos, no sólo del 11, sino los del 12, 13 y 14 que también ocurrieron, creo que eso es una materia de arrastra. Yo me encuentro a veces por allí a los hermanos de Tortoza y ellos claman justicia.
Es difícil porque se habla de la existencia de francotiradores. Incluso las personas que son presentadas como francotiradores, y yo lo recojo en el libro, no está claro que hayan sido verdaderamente  francotiradores, esos que fueron capturados y luego liberados.
Un francotirador debe tener además de formación en esa área, las herramientas con las cuales actuar y estas personas entiendo que solamente una de ellas tenía un revólver con porte de armas, no era un fusil de vista telescópica, hay todavía mucha tela que cortar. La Fiscalía tiene una comisión de fiscales designada para investigar el caso y todos los casos”.
-¿Cómo podemos definir ese silencio mediático, 10 años después; cree usted que se podrían repetir estos sucesos?
-“La historia no se repite al calco, no sería razonable pensar eso. Lo que sí está claro es que el proyecto de restauración de la República de Venezuela, sin Bolivariana, con todo lo que eso implica, sigue vivito y coleando.
Por razones tácticas, los protagonistas de los hechos de abril juran y perjuran que defienden la Constitución de 1999, pero el proyecto restaurador sigue en pie y es lo que ellos encarnan, es un proyecto fundamentalmente capitalista y pro imperial.
La primera medida que toma la meritocracia petrolera en el momento del golpe fue anunciarle al país, sin que se hubiese instalado el gobierno de Carmona, que no saldría del país ni un barril de petróleo para Cuba.
Eso es muy elocuente acerca de cuál es la visión que tiene ese sector del país, esas élites que tomaron en aquel entonces y que hoy en día están alineadas alrededor de la candidatura de Capriles, candidato que además tuvo una participación en los hechos de abril, lo que ayuda también a dibujarlo.
Ese proyecto restaurador está planteado también hoy en día por la vía electoral, pero seguirá planteado por otra vía porque así es la dialéctica, pues no se puede hacer una revolución sin una contrarrevolución y ese movimiento contrarrevolucionario seguirá buscando caminos para tratar de lograr su cometido por cualquier medio”.
-¿Se puede decir que la FANB se reconoció parte del pueblo el 13 de abril de 2002?
-“El 13 de abril hubo una articulación espontánea del componente militar y el pueblo venezolano, y me parece que es una fecha emblema que dibuja el ideal del accionar del pueblo civil y el pueblo de armas. Me parece que es un buen ejemplo de cómo pueden funcionar esas relaciones.
En aquel entonces, la derecha venezolana le recriminaba a los militares venezolanos que estuvieran vendiendo papas, que estuvieran haciendo operativos de carácter social, ya hoy casi no se están metiendo con ellos por eso, al menos no públicamente, ya no les están enviando pantaletas a los militares.
-¿Qué opina sobre la primera decisión del Tribunal Supremo de Justicia que luego fue revisada por la Sala Constitucional y posteriormente anulada?
-“Esa decisión del 14 de agosto de 2002, que fue una decisión de la Sala Plena del TSJ, fue revisada y revocada por la Sala Constitucional. En su momento causó mucho daño porque fue una autorización, y a su vez alcahuetería judicial del golpe, que lo que buscaba era abrir las puertas para que viniera otro. Fue la manera que una mayoría circunstancial del TSJ consiguió para darle la bienvenida a un nuevo golpe que comenzó a darse con el paro sabotaje petrolero y que finalmente fue derrotado”.
-Compare a la Coordinadora Democrática y a la Mesa de la Unidad Democrática.
-“Es el mismo musiú, pero con diferente cachimbo”.
Fácil de conseguir y fácil de descargar
El libro, que fue presentado el pasado jueves 12 de abril en Caracas, será obsequiado en jornadas a realizarse en todo el país y puede ser descargado libremente de la página web del Ministerio (PP) para la Comunicación y la Información (MinCI) www.minci.gob.ve. También puede solicitarse en las oficinas de este despacho. Tiene un capítulo más que la primera versión, y entre las novedades que ofrece se encuentra la transcripción del diálogo entre Henrique Capriles Radonski y Germán Sánchez Otero, durante el asalto a la Embajada de Cuba, hace ya 10 años.
[*] EDICIóN UN CAPíTULO MáS… “En el año 2009 el señor Capriles Radonski era uno más del elenco del golpe, pero ahora es candidato presidencial y su actuaciones en el golpe cobran relevancia en este hecho.  Yo incluí un capítulo en el que reproduzco la parte fundamental de la conversación que sostuvo Henrique Capriles Radonski con Germán Sánchez Otero, que era el embajador de Cuba durante el asedio. Y allí está el intercambio que sostienen el embajador y el alcalde. Está la descripción dramática que el embajador le hace. Lo que aspiro es a que cada quien lo lea y saque sus propias conclusiones. No quiero que se interprete que uno piensa por el otro, que el autor está pensando por el lector. El lector que juzgue el contenido de ese diálogo. También está el relato de Diosdado Cabello, allí está relatada la experiencia de él. Hay algunas experiencias que he incorporado, por ejemplo, la publicada en un  libro de Robert Carmona Borjas, un señor que fue asesor de Guacaipuro Lameda durante el golpe, que echa también algunos cuentos de lo que vivió. Este libro es prologado por Otto Reich, quien también hace algunas revelaciones que son incorporadas a ‘Abril, golpe adentro’”.
REDACCIÓN ELINFORMADOR/Marly Sierra (COLABORADORA)

Descargar el libro "Abril: golpe adentro"

Fuente: Ciudad Caracas

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán publicados una vez moderados.