domingo, 27 de mayo de 2012

Mal en España, peor en Galicia


Manuel Lago Peñas.- Resulta algo bochornoso ver al presidente de la Xunta de Galicia sacando pecho en su gira mediática por otras comunidades autónomas. ¿De qué presume nuestro presidente? Nunca, desde la recuperación de la democracia, Galicia ha estado peor en términos económicos y de empleo como en los tres años que lleva en la responsabilidad de gobierno.
Recesión económica, crisis industrial, cierre de empresas, brutal destrucción de empleo, insoportable crecimiento del paro, ERE y despidos, aumento enorme de la deuda de la Xunta, paralización de la inversión pública, recortes en todos los servicios públicos y en los derechos sociales y un largo etcétera es la realidad diaria que sufrimos los gallegos. Y nuestro presidente, en lugar de dedicarse a gestionar estos problemas y darnos algo de esperanza, anda por ahí contando películas sobre lo saneada que está Galicia. Pero no lo está. Porque un análisis comparado en lo más importante ahora mismo para los gallegos, el empleo, demuestra que las cosas nos van peor que a la media española desde que Feijoo es el presidente. Desde el primer trimestre del 2009 España sufrió un brutal proceso de destrucción de empleo perdiendo el 8,7 % del total. Brutal, sí, pero en Galicia fue todavía peor porque perdimos el 10,1 %.
Siempre menos empleo se transforma en más paro. Pero en este caso es en muchísimo más paro. El dato del paro estimado por la EPA es tan brutal que hasta hace difícil su interpretación. En los últimos tres años el paro en Galicia creció el 63 %, una tasa de variación desconocida en toda nuestra historia y que señala una evolución dramática que nos lleva camino del abismo social.
La responsabilidad de la Xunta en esta catástrofe social toma toda su dimensión al comparar el dato con la media de España, porque en ese período el incremento medio del Estado fue del 40 %. Una cifra inaceptable en cualquier caso, pero que está 23 puntos por debajo de la gallega.
Utilizando esas comparaciones que tanto le gustan al presidente, si en estos tres años toda España se hubiera comportado como Galicia el número de parados sería ya de 6.545.000 personas. Y la comparación todavía nos deja en peor lugar si tomamos como referencia otra comunidad autónoma del norte como es el País Vasco. Mientras que en Galicia el empleo cayó el 10,1 %, en el País Vasco lo hizo el 5,1 %, el paro aquí creció el 63 % y allí el 29 %, por lo que la tasa de paro gallega aumentó en 8 puntos y la vasca en 3.
Ante esta evidencia, cuando aquí se destruye el doble de empleo que en el País Vasco, y el aumento de la tasa de paro casi se triplica, ¿no existen responsabilidades de los que gobiernan la Xunta de Galicia?
Manuel Lago Peñas es Economista del Sindicato Nacional de CC.OO. de Galicia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán publicados una vez moderados.