martes, 31 de julio de 2012

A propósito de Gallardón y la ley del aborto

Jaime Gómez Márquez.-A propósito de la reforma de la ley del aborto planteada por el ministro señor Gallardón, quisiera hacer una breve reflexión, sin afán moralizante o de adoctrinamiento de ningún tipo. Supongamos que una madre (o unos padres) tienen la certeza, gracias a los avances de la Biología, de que van a tener un hijo con una parálisis cerebral incurable. Tener ese hijo supondría un sufrimiento enorme tanto para el niño como para sus padres, que tendrían que cuidarlo quizás de por vida. A esa madre o a esos padres se les plantearía el siguiente dilema moral: teniendo en cuenta este conocimiento científico sobre la enfermedad y basándose en sus principios éticos y circunstancias sociales, ¿quiero que nazca esa criatura? Mi respuesta a ese dilema es clara: si la madre quiere abortar debe poder hacerlo legal y gratuitamente; si, por el contrario, la madre quiere tener ese hijo debe también poder hacerlo con todo el apoyo de nuestro sistema de salud y ayudas sociales.

Supongamos que creemos que Dios ha creado este mundo y que las leyes de la naturaleza responden a su designio y no al azar y las leyes de la biología. Si esto es así, ese niño con graves malformaciones, cuando naciera, tendría unas posibilidades nulas de sobrevivir. Solamente los avances de la medicina y de la sociedad en su conjunto harían posible que ese niño sobreviviese aunque con una calidad de vida probablemente muy precaria. Las leyes de la naturaleza escritas por Dios no habrían permitido que esa criatura sobreviviese. Las mismas leyes, a veces, provocan abortos de forma espontánea cuando hay graves problemas en la madre o en el no nacido.

Nunca me gustó el estilo seudoprogre del señor Gallardón y su ambigüedad controlada. Ahora, como ministro, se está destapando el verdadero personaje, el inquisidor que quiere imponer su código moral a los demás, que piensa que se puede jugar con la ley del aborto como con la reforma de la Administración de la justicia. Señor Gallardón, ¿por qué quiere usted imponer su moral a la madre que ha decidido abortar?, ¿quién es usted para imponer sus creencias a los ciudadanos?, ¿cómo se atreve a obligar a las mujeres a tener hijos con malformaciones graves incurables cuando además, con la amable ayuda de los mercados, se están cargando la ley de dependencia?, ¿quién cuidará a ese niño cuando falten sus padres? Y si usted es un hombre católico, ¿cómo osa interpretar los designios divinos?; ¿dijo Jesús algo sobre este tema o, por ejemplo, sobre el uso del preservativo?, ¿sabe usted lo que pasa por la mente de una persona con parálisis cerebral? Y, en el caso de que tuviese consciencia, ¿sabe usted lo que desearía hacer con su vida?

Creo que la sociedad tiene la obligación de prestar la mejor atención sanitaria a todos los ciudadanos y promover la investigación para que cada vez más enfermedades graves incurables se puedan tratar o curar. Desde un punto de vista ético, los representantes de los ciudadanos no tienen derecho a obligar a unas personas a tener un hijo que no desean y condenarlas a ser infelices toda su vida. Si unos padres quieren asumir la responsabilidad y el sacrificio de cuidar a un niño con una grave enfermedad incurable, por supuesto, que lo hagan; hay que respetar la libertad de unos y otros.

A diferencia suya, señor Gallardón, yo nunca le obligaría a realizar actos contrarios a sus convicciones morales o contra su libertad de elección. Querer imponer su ideología en temas de esta índole, señor Gallardón, es la inquisición trasladada al siglo XXI.

Jaime Gómez Márquez:es Catedrático de Bioquímica y Biología Molecular de la USC

Fuente: La Voz de Galicia, 31.07.2012

lunes, 30 de julio de 2012

Golpe de estado en Paraguay, no con olor a pólvora como en Honduras, sino con olor de dólares.

MARTIN ALMADA,
Asunción , 22 de julio de 2012

El 22 de junio de 2012 el Congreso paraguayo   llevó a cabo una PARODIA DE  UN JUICIO POLITICO contra el Presidente Lugo, quien fue electo por voluntad popular. Argumentan el golpe porque el Presidente Lugo autorizó a organizaciones juveniles a realizar  un acto público dentro de un edificio militar, también  por alentar el odio entre clases sociales y otros inconsistentes argumentos.
¿CUAL FUE EL FACTOR DETONANTE DEL JUICIO POLITICO?. El  desalojo violento de familias campesinas de un terreno propiedad del estado pero que el ex senador nostálgico de la dictadura Blas N. Riquelme se apropio ilegítimamente de dicha propiedad, para el efecto contó con el apoyo de una fiscala y de un juez. El resultado del desalojo violento dejo un saldo de la muerte de  6 policías y 11 campesinos con más de 80 heridos. Cabe destacar que post dictadura más de 100 campesinos fueron asesinados en un país  en el que 1% de los propietarios concentran más del 80% de las tierras fértiles.
Hace un mes que ocurrió tan lamentable hecho  y hasta ahora no se realizó una acabada investigación de la masacre  porque detrás están obscuros intereses  “superiores”.
¿QUIENES ESTABAN DETRÁS DEL GOLPE? los partidos políticos tradicionales: colorado y liberal, y  el Partido Patria Querida que responde a la clase media alta, se sumaron la Asociación Rural del Paraguay, la Federación de la Industria y el Comercio, el Nuncio Apostólico y las autoridades de la Iglesia Católica, los brasiguayos que se dedican a la producción de las sojas transgénicas, la USAID, la mafia de la droga  y la empresa Multinacional RIO TINTO, que quiere instalar en Paraguay la industria de Aluminio ,altamente contaminante. La Empresa canadiense RIO TINTO tiene cuenta pendiente con las organizaciones de Derechos  Humanos, por los crímenes cometidos en  África.

¿POR QUE CAYO LUGO?

Lugo asumió la Presidencia en alianza con el Partido Liberal, de tendencia de derecha o ultraderecha. Lugo estaba en el gobierno y la derecha en el Poder, concentrada en el Congreso y el Poder Judicial.
Lugo para evitar que se repita en Paraguay el caso de Honduras, se alejó de la clase campesina que le llevo al poder  e iba cediendo  a las exigencias de la derecha reaccionaria.  Hizo concesiones permanentes u ocasionales a la contrarrevolución, creyendo que así podría ganarse su buena voluntad. Los grupos  más conservadores acabaron  con el  vacilante Presidente Lugo.
LA SITUACION ACTUAL: Se violó y se sigue violando los derechos humanos sobre todo en la zona donde tuvo lugar la masacre. EL REVANCHISMO: se persiguió a los cuadros lugistas que estaban en la administración pública. Prosigue la impunidad instalada por la dictadura.
UNA  EVALUACION POSITIVA  A UN MES DEL  GOLPE,  hay plena conciencia que mejoró la salud y la educación  y el fortalecimiento de las organizaciones campesinas.
REPERCURSION EN EL PLANO INTERNACIONAL.
En la correlación de fuerza se debilitó el MERCOSUR, UNASUR Y CELAC, el golpe de Estado conspiró contra la salud de la democracia   en  América Latina.
LA MISION DE LA OEA fue lamentable. El Sr. Insulza solo escuchó la campana de los golpistas. Las organizaciones de DD.HH. no fueron  escuchadas.
¿CUAL FUE LA LECCION APRENDIDA DE ESTE GOLPE DE ESTADO?: Que solo la organización popular y su movilización sostiene un gobierno que quiere hacer una transformación social. Tenemos que facilitar que el pueblo tenga conciencia crítica para que sea capaz de impulsar la formación de cuadros para RESISTIR, ello exige la aplicación de la EDUCACION LIBERADORA de Paulo  Freire.

En la foto, el autor del artículo: Martín Almada, Premio Nobel Alternativo de la Paz 2002

Por gentileza del COSAL-Coruña (Comité de Solidaridad con América Latina).

domingo, 29 de julio de 2012

Nacionalcatolicismo


Anxo Guerreiro / El País.- La decisión del ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, de modificar radicalmente la regulación del aborto para situarnos a la cola de la UE en materia de interrupción del embarazo responde exclusivamente al interés de una minoría extremista y ultraconservadora, dispuesta a imponer sus creencias al conjunto de la sociedad en detrimento de la libertad y autodeterminación de las personas. La larga cruzada emprendida hace tiempo por el cardenal Rouco Varela contra los ideales de progreso y modernidad, en especial contra los valores laicos y constitucionales, empieza a tener éxito. Al fin, el presidente de la Conferencia Episcopal tiene en el Gobierno el ministro que necesitaba en el lugar adecuado.
A estas alturas de la historia resulta inconcebible que un Gobierno democrático, abrazado a lo más retrógrado de la jerarquía católica, se empeñe en la anacrónica pretensión de trasladar el derecho canónico a normas de derecho común, y a imponer sus ideas a través del Código Penal. Porque eso exactamente es lo que hace el proyecto Gallardón, al considerar el aborto como un delito aunque queden despenalizados determinados supuestos entre los cuales, increíblemente, no se incluye el que hace referencia a la malformación fetal. Así pues, prepárense ustedes para contemplar de nuevo el procesamiento y encarcelamiento de mujeres, el resurgir de los vuelos a Londres y otras capitales europeas para abortar con seguridad (las que tengan posibilidades) y, sobre todo, a miles de mujeres que, al carecer de recursos, se verán obligadas a interrumpir su embarazo de forma clandestina y sin garantías sanitarias, con grave peligro para su salud y su vida. A todo ello hay que añadir, como recuerda la Organización Mundial de la Salud (OMS), que leyes restrictivas como la que se propone aprobar el Gobierno no disminuyen el número de abortos, simplemente aumentan la inseguridad jurídica y sanitaria de las mujeres.
Es cierto que la Iglesia Católica añora el nacionalcatolicismo de otros y desdichados tiempos, y lo es también que sus jerarcas, tanto en Roma como en Madrid, parecen haber recuperado el espíritu del Papa Pío IX (al que Benedicto XVI quiere canonizar), que publicó una de las encíclicas más reaccionarias de todos los tiempos (Quanta cura) en la que se condenaba sin paliativos la modernidad, la libertad de conciencia y de prensa, el matrimonio civil, el panteísmo, el naturalismo y, por supuesto, el liberalismo y el socialismo y todo lo que se moviera sin su autorización. Un siniestro personaje al que el ilustre teólogo Hans Küng calificó como “un hombre enormemente inestable, desposeído de toda duda intelectual que mostraba los síntomas de un psicópata”.
Pero pese a la involución de la Iglesia y a sus presiones, el Gobierno tiene la indelegable obligación de legislar, también en este asunto, basándose exclusivamente en la ética civil y sin más límite que el que afecta a cualquiera otra norma; es decir, la Constitución Española. Porque las sociedades democráticas modernas se basan precisamente en la ética civil, que no es una verdad revelada que se nos da para siempre en un acto único, sino la consecuencia de la historia de nuestros países, el producto de su evolución social y cultural. Pues bien, la característica fundamental de esa experiencia histórica de nuestras sociedades reside en la secularización, en el carácter laico del poder, en la obligada disociación entre creencia y pensamiento racional, entre fe y saber científico.
Defender tan elementales principios democráticos no significa, en modo alguno, pedirle a los ciudadanos que renuncien a sus creencias. Se trata simplemente de recordarles que aquéllas no pueden imponerse a quienes no las comparten. En un sistema democrático no se puede violentar la conciencia de nadie, pero tampoco se puede impedir la autodeterminación personal de los ciudadanos.
Teniendo en cuenta la involución social y cultural que significa el proyecto del ministro de Justicia es de esperar una amplia contestación social. Sería, pues, necesario que antes de que se apruebe la ley los dirigentes del PP se pronuncien también con claridad. Espero que Feijóo, que en el pasado se nos presentó como un hombre moderno, avanzado e impecable demócrata, deje oír su voz en favor de las mujeres y de los valores democráticos. Pero mucho me temo que el presidente de la Xunta respaldará a su amigo Gallardón y se plegará sin el menor remordimiento al retorno del nacionalcatolicismo.
Anxo Guerreiro es analista político
Fuente: El País


sábado, 28 de julio de 2012

Una especie en peligro de extinción


Manuel Lago.-Tal y como están las cosas de mal, el cierre de una empresa como Emesa Trefilería podría hasta pasar desapercibido. Cada día desaparecen cientos de empresas y pierden su empleo miles de personas. Sin embargo, en el cierre de esta empresa industrial de 71 trabajadores se concentran muchas de las características que configuran esta insoportable crisis que estamos sufriendo.
La desaparición de una actividad industrial es especialmente grave porque, con gran probabilidad, nunca más se va a volver a recuperar. Al contrario de otras actividades, las características de la industria, desde la elevada inversión hasta su sustitución por otras empresas en otros países, hace que cuando se pierde una actividad ya es para siempre.
Y lo peor para Galicia es que en esta crisis ya hemos perdido muchas empresas, muchos empleos y mucho conocimiento en la industria: desde el 2008 se han perdido 50.000 puestos de trabajo industriales. Una auténtica tragedia porque el sector industrial es fundamental en la estructura económica de cualquier territorio.
Por eso, aunque suene raro leerlo, la industria en nuestro país es una especie en peligro de extinción. Y eso quiere decir que las empresas industriales tienen que ser objeto de una estricta política de conservacionismo económico. No podemos permitirnos ver cómo desaparecen fábricas y actividades que ha costado mucho tiempo y mucho esfuerzo construir. En especial cuando, como es el caso de Emesa Trefilería, se debe a decisiones que no tienen nada que ver con la situación real de la compañía.
Porque el cierre de esta empresa de A Coruña es una decisión injusta de su propietario, una multinacional que ha decidido concentrar la actividad en su propio país llevándose la producción, los clientes y el conocimiento. Desde el 2005 al 2010, Emesa Trefilería ganó más de 25 millones de euros y además ha financiado con otros 20 millones de euros la estructura patrimonial del grupo multinacional. Ha sido por lo tanto una empresa productiva, competitiva y enormemente rentable que ahora quieren cerrar por decisiones tomadas fuera de Galicia y con lógicas que no son las industriales.
Pero hay más. La multinacional puede cerrar la empresa de forma unilateral, esto es, sin necesidad de llegar a acuerdos con sus trabajadores y sin la preceptiva autorización administrativa para el despido colectivo. Lo puede hacer gracias a la reforma laboral de Rajoy, que da todo el poder al empresario, sobre todo a los malos empresarios, que ya no tienen la obligación de justificar el cierre. Lo hacen y punto.
Rajoy sí, pero Feijoo también, porque desde el silencio y la apatía contribuye al desplome de la industria en Galicia, de las empresas realmente existentes mientras se dedica a vender humo sobre proyectos y promesas inconcretas de futuro. Defendamos lo nuestro. Defendamos Emesa Trefilería, defendamos la amenazada industria de Galicia. No podemos resignarnos a ver cómo la crisis se lleva por delante lo que costó décadas y décadas de esfuerzo construir.

Manuel Lago, es economista do Sindicato Nacional das Comisións Obreiras de Galicia.


Fuente: La Voz de Galicia

viernes, 27 de julio de 2012

Aparece la oreja peluda de la CIA en nueva campaña contra Cuba




¿Conocen ustedes  el nombre de alguna de las personas que en su sesión semanal de tribunal y verdugo el presidente Barack Obama ordena ejecutar? De los miles de asesinados en los 368 ataques de drones -durante tres años y bajo aprobación presidencial desde la Situation room de la Casa Blanca como revelara recientemente The New York Times- sólo ha resonado en los medios el nombre de Anwar Al Awlaki, un religioso islámico supuestamente vinculado a Al Qaeda, asesinado  en Yemen el pasado 30 de septiembre. Ni pensar en los nombres de la aún mayor lista de  mujeres y niños que han muerto como daños colaterales en Afganistán, Iraq y Paquistán bajo el fuego de las armas estadounidenses. Pocas veces nombres como los de Fátima, “una niña muerta en la noche del 21 de mayo de 2010 cuando una oleada de misiles Hellfire trituró un grupo de casas en una aldea montañosa del Waziristán septentrional, en la frontera entre Afganistán y Pakistán” recogida en solom.com llegan a los grandes medios. El diario El País reconoce que la operación en que resultó muerta Fátima fue ”dirigida y ejecutada por la CIA como todas las de este tipo”.
Pero he aquí que El País, que repite y repite los nombres de los “disidentes” cubanos hasta hacerlos famosos en el mundo entero, ignora que la  CIA no sólo asesina inocentes o sospechosos sin juicio previo, sino que además organiza y financia “opositores” y paga campañas de descrédito contra gobiernos que no son del agrado de Estados Unidos. Para ello dispone de fundaciones como la National Endownmen for Democracy (NED), que según denunciara The New York Times en su primera plana el 31 de marzo de 1997, en un texto firmado por John M. Broder, fue creada “para hacer de manera abierta lo que ha hecho la Agencia Central de Inteligencia subrepticiamente durante décadas, dona 30 millones cada año para brindar apoyo a cosas como partidos políticos, sindicatos, movimientos de disidentes y los medios de prensa en decenas de países.”  
Carl Gershman, presidente de la NED, acaba de publicar un artículo en The Washington Post acusando al gobierno cubano de haber asesinado al miembro de los “movimientos disidentes”  Oswaldo Payá, quien falleciera junto a otra persona al accidentarse el  vehículo en que viajaba, conducido por un político español que reconoció su reponsabilidad en el siniestro al no percatarse de una señal de límite de velocidad, dato que Gersham oculta a los lectores del Post.
Gersham dirige la NED desde su creación, en tiempos de Ronal Reagan, era el presidente de esa institución cuando en la década de 1990 ésta entregó fondos a la Fundación Nacional Cubana Americana (FNCA) para la “luha por la libertad de Cuba”.  ”…entre 1990 y 1992 la NED otorgó un cuarto de millón de dólares del dinero de los contribuyentes a la Fundación Nacional Cubano-Americana, el fanático grupo anticastrista de Miami. La Fundación Nacional Cubano-Americana, por su parte, financió a Luis Posada Carriles, uno de los más prolíficos y despiadados terroristas de los tiempos modernos”, dice el escritor William Blum en su libro The rogue state.
El empleado y financista de asesinos Carl Gershman termina su artículo hablando como Posada Carriles de ”la lucha por la libertad de Cuba”.  Conociendo dónde están sus jefes,  es obvio que ambos -Gershman y Posada- coincidan en su “lucha por la libertad” para asesinar niños, ejecutar extrajudicialmente a sus enemigos, y mentir impunemente. 



jueves, 26 de julio de 2012

Carta de una pediatra a Gallardón

Reflexion de una pediatra (Elisa Fernandez Cooke) indignada.

Querido Señor Gallardón:
Soy una médico pediatra que acaba de terminar una guardia de 24 horas sin dormir y mi capacidad de entendimiento puede estar algo mermada pero… ¿He entendido bien?. ¿Va usted a obligar a mujeres a tener hijos con malformaciones graves para luego abandonarles a su suerte sin ayudas económicas para la mayoría de estas personas?.
Como pediatra he conocido a muchas familias con hijos nacidos con malformaciones graves, bien porque no se conocía su condición antenatal o bien porque los padres, conociendo la malformación, decidieron voluntariamente seguir adelante. Le puedo garantizar que en los casos graves los pacientes y sus familias pasan auténticos calvarios con múltiples cirugías largas y complicadas y con largos periodos de estancia en unidades de cuidados intensivos para luego ser dados de alta con secuelas y tener una calidad de vida, en muchos casos, nefasta. Usted habla de derechos, si hubiera vivido de cerca algún caso sabría que estos niños sufren mucho física y emocionalmente y desgraciadamente, precisamente por ser niños, en algunos casos son objeto de ensañamiento terapéutico por no querer rendirnos a su enfermedad. La mayoría de estas familias acaba desestructurada con problemas de salud física y mental y con problemas económicos por no recibir suficiente ayuda por parte de las administraciones. Le invito a que pase el postoperatorio de una cirugía cardiaca de una cardiopatía compleja en la unidad de cuidados intensivos (pueden ser meses) día y noche con una familia para saber de qué estoy hablando.
Ya dejando de lado mi parte humana y médica y poniéndome en la postura política (que afortunadamente no soy) esta medida ahorrará dinero en abortos practicados por la sanidad pública y ganará votos conservadores (además de desviar la atención) y como no van a dar ayudas a las familias no supondrá mucho gasto…pero las cirugías, estancias hopitalarias, consultas, rehabilitación, bajas por depresión paternas, etc… cuestan mucho, mucho dinero, se lo digo en el idioma que entiende.
Hasta ahora llevo los recortes con indignación como el resto de los españoles e intento no opinar de economía porque no es mi campo. Hasta hace dos días no sabía lo que era la prima de riesgo. Ahora ha entrado usted en mi campo y sólo puedo sentirme frustrada y con ganas de llorar.
De verdad que como ministro de justicia ¿no tiene nada mejor que hacer? Hay muchos ladrones, defraudadores y demás calaña (no tiene que buscar usted muy lejos) que deben responder ante la justicia y los ciudadanos. Céntrese.
¿Le había dicho que estaba saliente de una guardia de 24 horas? ¿sabía que según las leyes europeas es ilegal y en España nos las saltamos a la “torera”? ¿algo que opinar como ministro de justicia?. Es demasiado fácil hablar desde la ignorancia.
Una Pediatra con ganas de llorar.

miércoles, 25 de julio de 2012

Solidariedade

Omar Contreras Flores 
IRIMIA nº 856 
Revista de Crentes Galegos 
Galicia, xuño de 2012 

Ultimamente estase vivindo na sociedade do primeiro mundo un equívoco entre o que se entende por Solidariedade ou por Caridade. Ata hai algúns anos tíñase conciencia da diferenza que existía entre ambos os dous termos. 
Coa maior implantación do neoliberalismo económico foise perdendo o sentimento solidario existente na sociedade, aflorando o individualismo máis exacerbado programado por aqueles que cada día teñen máis poder sobre as decisións tomadas polos gobernos, obrigándoos a recortar as conquistas logradas pola clase traballadora na súa constante loita pola igualdade social. 
A globalización favoreceu que os mercados financieros e as grandes corporacións privadas establecesen que só a cultura dos mercados é valida e o consumismo o seu gran deus. 
As nacións desenvolvidas só ven os beneficios que lles reportan as axudas concedidas aos países pobres, transformando a solidariedade en negocios lucrativos. 
A axuda aos países en desenvolvemento diminuíu nos últimos 15 anos un 20 % e seguen gastando 500.000 millóns de euros en armas cada ano. 
Na década dos 60, por convite da ONU e coa finalidade de lograr a participación de asociacións con fins humanitarios, nacen as Organizacións nos Gobernamentais (ONG) independentes dos estados e sen substituíren as accións destes. 
Hoxe en día hai unha morea de ONG que de verdade desenvolven un traballo solidario nos países de orixe ou solidarizándose con outros que necesitan do seu labor para mellorar a calidade de vida. 
Pero infelizmene, hai outras moitas ONG, que son meras oficinas recaudadoras de axudas económicas de organismos oficiais e privados, que fan negocios lucrativos coa tramitación de proxectos presentados como solidarios. 
E aínda están as que son utilizadas por gobernos e/ou muultinacionais como mercenarios da solidariedade para lavar a súa cara e mellorar a súa imaxe fronte á opinión publica, mentres explotan os trballadores dos países pobres, onde desenvolven a maior parte dos seus negocios. 
A solidariedade profesionalizouse ata o punto de chegar a facerse post-graos nas Universidades para quen quiera dedicarse profesionalmente á solidariedade. 
A idea que tiña a ONU sobre a acción das ONG perdeu maioritariamente o seu contenido solidario e vemos organizacións caritativas ou lucrativas que axudan a manter o statu quo. 
Tendo en conta que a definición de solidariedade é a adhesión circuntancial á causa ou empresa doutros é a da caridade é a esmola que se dá, ou auxilio que se presta aos necesitados, Monseñor Hélder Cámara, Arcebispo de Recife (Brasil) nos anos 60, dicía o seguinte: “Se dou comida aos pobres, eles chámanme santo. Se pregunto por que os pobres non teñen comida, chámanme comunista”. 
No podemos despolitizar a solidariedade, porque estariamos a facer o traballo sucio dos que manexan o mundo. A Solidariedade é compromiso, é entrega, é acompañar a buscar o porqué das cousas, non se pode ser solidario sen tomar partido polas accións que se desenvolven. 
A solidariedade tamén é esixir que se paguen prezos xustos polas materias primas que se importan dos países subdesenvolvidos, que se cumpra a resolución da ONU de achegar o 0,7% do PIB para o desenvolvemento e denunciar os gobernos que permiten que as súas empresas exploten aos traballadores con salarios de miseria, boicotear as empresas e bancos que esquilman os países pobres. 

No falamos só de solidariedade: FAGAMOS SOLIDARIEDADE. 

XENTILEZA DO: COSAL A CORUÑA (Comité de solidariedade con América Latina)

martes, 24 de julio de 2012

Libia: un negocio de guerra redondo


Nazanín Armanian
Público, 08 jul 2012

En febrero de 2011, EEUU, Francia y Gran Bretaña aprovecharon el estallido de las protestas ciudadanas contra el régimen despótico de Muamar Gadafi para llevar acabo su plan de apoderarse de Libia. Meses antes, habían iniciado las operaciones encubiertas, armando a una oposición compuesta por desertores del régimen y mercenarios de Al Qaeda. Una oportunidad de poner a prueba el nuevo “concepto estratégico” de la OTAN adoptado en la cumbre de Lisboa que convirtió a la Alianza en una policía global autónoma.
La guerra de rapiña, bajo la cobertura moral de “proteger al pueblo”, contó con la complicidad de los medios de comunicación que acusaron a Gadafi de cometer un genocidio que nunca se probó. La OTAN abusó de la resolución 1973 de la ONU sobre la exclusión aérea de Libia para terminar con la vida del que fuera líder del país. De esa forma se mostraba que el mundo no es multipolar y que los BRICS no pueden detener a EEUU. “Vini vidi vinci”. Hillary Clinton confesó su participación en el crimen de guerra dos días después de salir de Libia. Gadafi debía llevar a la tumba sus pactos secretos con los defensores de los derechos humanos, como, por ejemplo, cuando en 2007 invirtió 65 millones de dólares en la campaña electoral de Sarkozy.
Aquella guerra, vendida como una liberación modélica del pueblo libio, dejó unos 70 mil muertos, muchos sepultados bajo las 40.000 bombas lanzadas por la OTAN, que de paso, destruyó la infraestructura del país, para luego reconstruirla con el dinero de las víctimas.
A continuación, algunos motivos reales de la guerra:
- La caída de Mubarak y Bin Alí generó en la OTAN el temor de perder la influencia en la estratégica Libia, que además es la principal reserva de petróleo de África. Ese “tesoro libio” por el que Francia e Italia se peleaban, es de alta calidad, fácil acceso y está cerca de los mercados europeos. Sarkozy, a pesar de la crisis económica, gastó 200 millones de euros en esta guerra, hizo de Napoleón y se lanzó a la batalla apoyando a los opositores del Consejo Nacional de Transición libio a cambio de recibir el 35% del petróleo. Además, soñaba con la segunda reserva mundial de agua dulce (la primera es el lago Baikal en Siberia) que está situada bajo la superficie libia. Las empresas francesas controlan el 40% del mercado del agua.
- EEUU y sus socios europeos no podían admitir que Gadafi impulsara un Fondo Monetario y una moneda africanos, perjudicando al dólar y al euro, sumidos en una profunda crisis. Es más, los bancos arruinados occidentales se hicieron con 150.000 millones de dólares y 144 toneladas de oro libios.
- Expulsar a China de Libia, de África. Unas 70 empresas chinas trabajaban en el sector de la construcción de puentes, infraestructuras de transporte y gasoductos. El actual gobierno ha suspendido sus contratos, abriendo su mercado a las empresas de construcción europea como Alcatel-Lucent o Total.
- Establecer el dominio absoluto sobre el levante Mediterráneo (sólo falta Siria).
De esa forma la Alianza Atlántica se estrenó en Africa. Libia dejó de ser el único país en el norte del continente no subordinado a EEUU. El Pentágono ya le ha integrado en el AFRICOM -sucursal de la OTAN-, a pesar de la protesta de Argelia. Desde allí, podrá observar y canalizar los cambios políticos que se producen en la región e infundir miedo en los ciudadanos que piden democracia para que vean que la guerra es peor que una dictadura.
Conseguido el petróleo libio (e iraquí), Washington no sólo podrá regular la cantidad y el precio del mismo en el mercado, sino imponer su voluntad a Irán –otro país petrolífero en la lista de ser asaltado-. Obama ha conseguido que Europa embargue el fuel iraní ahora que logra sustituirlo por el combustible libio e iraquí.
Libia puede ser somalizada: el país, desde que el régimen centralista, tirano, próspero y semi socialista de Siad Bare fue derrocado en 1991 por los clanes armados, se desintegra sumido en el caos. Ya es un estado fallido donde los “señores de la guerra” han provocado una crisis humanitaria descomunal. En Libia, hasta hace un año, no había hambruna, el 80 por ciento de la población estaba alfabetizado y tenía acceso a agua potable y a la sanidad. La esperanza de vida era de 79 años y la mujer tenía más derechos que en el resto de Africa.
El despotismo laico paternalista de Gadafi ha sido reemplazado por el totalitarismo y fanatismo religioso apoyado por los demócratas saudíes. Libia es el quinto país musulmán -después de Irak, Afganistán, Yemen y Paquistán- agredido por EEUU y sus aliados. En la lista también están Siria e Irán.

Fuente: Público


lunes, 23 de julio de 2012

Buenos Oficios


Videla habló con una revista de Córdoba sobre la complicidad de la Iglesia Católica con la dictadura militar. El rol de Laghi y Primatesta y el testimonio de un ex sacerdote. No sólo asesoraron a la Junta sobre cómo manejar la cuestión de los detenidos-desaparecidos. También le ofrecieron sus “buenos oficios” para informar a algunas familias del asesinato de sus hijos garantizando que no lo hicieran público. Se comprende por qué hasta hoy la Iglesia no ha excomulgado a Videla. 

Por Horacio Verbitsky 

El ex dictador Jorge Videla dijo que el ex nuncio apostólico Pío Laghi, el ex presidente de la Iglesia Católica de la Argentina Raúl Primatesta, y otros obispos de la Conferencia Episcopal asesoraron a su gobierno sobre la forma de manejar la situación de las personas detenidas-desaparecidas. Según Videla la Iglesia “ofreció sus buenos oficios” para que el gobierno de facto informara de la muerte de sus hijos a familias que no lo hicieran público, de modo que cesaran la búsqueda. Esto confirma el conocimiento de primera mano que esa institución tenía sobre los crímenes de la dictadura militar, como consta en los documentos secretos cuya autenticidad el Episcopado reconoció ante la justicia hace dos meses. Pero además muestra un involucramiento episcopal activo para que esa información no trascendiera tampoco por comentarios de los familiares de las víctimas, de cuyo silencio la Iglesia era garante. 

Diálogos en la cárcel 
El reportaje con la revista cordobesa El Sur, que edita en Río Cuarto Hernán Vaca Narvaja, se realizó antes de los concedidos al periodista español Ricardo Angoso y al argentino Ceferino Reato, pero sólo se divulgó esta semana. Fue realizado en tres partes por el periodista Adolfo Ruiz, en la cárcel de alta seguridad de Bouwer, donde el ex jefe de la Junta Militar estuvo detenido entre el 26 de junio y el 23 de diciembre de 2010, mientras se extendieron las audiencias del juicio por los crímenes de lesa humanidad cometidos en la cárcel de Córdoba conocida como UP1. Videla fue condenado en ese proceso a prisión perpetua por los asesinatos de 31 prisioneros dentro de la cárcel o mediante fraguados intentos de rescate en ocasión de traslados. Videla recibió a Ruiz el 6 y el 13 de agosto y el 18 de octubre de 2010 en el locutorio de la cárcel de Bouwer, cuyos dos mil internos superan el número de pobladores de esa pequeña ciudad, que hasta hace dos años fue el depósito de los residuos domiciliarios de Córdoba. Antes de comenzar puso como condición que sus palabras recién se difundieran cuando dejara la provincia, como consta en la carta manuscrita que se reproduce aquí. 

Como en aquellas otras entrevistas y en sus alegatos judiciales, Videla justificó el plan que aplicó la Junta Militar por los “decretos de aniquilación” firmados por el ex presidente interino Italo Luder, que constituyeron “una licencia para matar concedida por un gobierno democrático”. Cuando el periodista le inquirió si esa licencia incluía las torturas, el robo de bebés y el saqueo de los bienes de las víctimas, dijo que esas “bajezas humanas” se debieron al gran “poder y libertad de acción otorgados al Ejército”, situación en la cual “es inevitable que muchos utilicen esas libertades en beneficio propio”. Agregó que con los juicios él y sus camaradas pagan el costo de “no haber blanqueado” los métodos dispuestos entonces. Videla sostiene que “hacia el final de mi mandato, entre el ’80 y el ’81, se llegó a evaluar la posibilidad de publicar la lista, blanquear los desaparecidos”. Explica que “no era tan fácil, porque además íbamos a estar expuestos a la contra pregunta. Si a una madre le decíamos que su hijo estaba en la lista, nadie le impediría que preguntara ¿dónde está enterrado, para llevarle una flor? ¿quiénes lo mataron? ¿por qué? ¿cómo lo mataron? No había respuestas para cada una de esas preguntas, y creímos que era embochinchar más esa realidad, y que sólo lograríamos afectar la credibilidad. Entonces en ese momento no se quiso correr ese riesgo”. El razonamiento es idéntico al que Videla suministró a la Comisión Ejecutiva del Episcopado, cuando los obispos le transmitieron que el método de la desaparición de personas produciría a la larga “malos efectos”, dada “la amargura que deja en muchas familias”. Pero la fecha es muy anterior a la que menciona el dictador. Ese diálogo tuvo lugar el 10 de abril de 1978 durante un almuerzo de Videla con la Comisión Ejecutiva del Episcopado, que presidía el arzobispo de Córdoba Primatesta y que también integraban los arzobispos de Santa Fe y de la Capital Federal, Vicente Zazpe y Juan Aramburu, como vicepresidentes. 

Primatesta hizo referencia a las desapariciones producidas durante la Pascua de 1978, “en un procedimiento muy similar al utilizado cuando secuestraron a las dos religiosas francesas”. Videla respondió que “sería lo más obvio decir que éstos ya están muertos, se trataría de pasar una línea divisoria y éstos han desaparecido y no están. Pero aunque eso parezca lo más claro sin embargo da pie a una serie de preguntas sobre dónde están sepultados: ¿en una fosa común? En ese caso, ¿quién los puso en esa fosa? Una serie de preguntas que la autoridad del gobierno no puede responder sinceramente por las consecuencias sobre personas”, es decir para proteger a los secuestradores y asesinos. El detalle de este diálogo consta en una minuta que los tres arzobispos redactaron en la sede del Episcopado en cuanto concluyó el almuerzo para enviarla al Vaticano. La autenticidad de ese texto fue reconocida por la Conferencia Episcopal, que hoy preside el arzobispo de Santa Fe, José Arancedo, ante una consulta de la jueza federal de San Martín, Martina Forns, luego de su publicación aquí. Pero en el reportaje con El Sur, Videla describe un grado de complicidad de la Iglesia Católica con los crímenes de su gobierno superior a lo que se conocía y con un carácter institucional que comprende tanto al Episcopado local como a la sede central en Roma. No se trata sólo de callar lo que sabían para no “hacer daño al gobierno”, como dijo Primatesta aquel día de 1978, sino incluso de asesorar a la Junta Militar y garantizar que tampoco los familiares de las víctimas contaran lo que había ocurrido con sus hijos. Lo que sigue es la transcripción textual del tramo de la entrevista sobre el tema: 

–No deja de llamar la atención la forma en que se refiere a la situación de los desaparecidos. Hace sentir que para usted es un tema pendiente. 

–La desaparición de personas fue una cosa lamentable en esta guerra. Hasta el día de hoy la seguimos discutiendo. En mi vida lo he hablado con muchas personas. Con Primatesta, muchas veces. Con la Conferencia Episcopal Argentina, no a pleno, sino con algunos obispos. Con ellos hemos tenido muchas charlas. Con el nuncio apostólico Pío Laghi. Se lo planteó como una situación muy dolorosa y nos asesoraron sobre la forma de manejarla. En algunos casos, la Iglesia ofreció sus buenos oficios, y frente a familiares que se tenía la certeza de que no harían un uso político de la información, se les dijo que no busquen más a su hijo porque estaba muerto. 

–No parece suficiente. 

–Es que la repregunta es un derecho que todas las familias tienen. Eso lo comprendió bien la Iglesia y también asumió los riesgos. 

Hasta la expresión impersonal escogida por Videla (“se lo planteó”, “se les dijo”) trasluce la identidad entre Iglesia y Dictadura. 

El rol de Laghi 
La minuta para el Vaticano también muestra el conocimiento de la Iglesia sobre el secuestro de las religiosas francesas Alice Domon y Léonie Duquet. Sin embargo, cuando la superiora de las monjas en la Argentina, Evelyn Lamartine, y la religiosa Montserrat Bertrán recurrieron a Laghi, el nuncio las miró “como si fuéramos bichos asquerosos, y nos dijo: ‘Nosotros no sabemos nada, por algo habrá sido’. Montse se arrodilló y le rogó que hiciera algo. El se la sacó de encima, instintivamente, describe Evelyn, que entonces pensó: ‘Dios no se olvida de lo que dijiste’”. Su testimonio fue recogido por María Arce, Andrea Basconi y Florencia Bianco, cuya investigación fue publicada por Clarín en 2007. Un obispo y una madre superiora llegaron desde Francia para interesarse por Alice y Léonie, pero Primatesta ordenó desmentirlo y explicar que sólo venían a pasar Navidad. En 1995, bajo la conmoción de las revelaciones del ex capitán Adolfo Scilingo sobre el asesinato de prisioneros arrojados al mar, la esposa del secuestrado periodista Julián Delgado, María Ignacia Cercós, contó que el Comandante en Jefe de la Armada Armando Lambruschini consultó con Laghi acerca del destino de 40 detenidos-desaparecidos en la ESMA, que su antecesor, Emilio Massera, le había entregado al retirarse. Lambruschini no quería matarlos pero temía que si los dejaba en libertad contaran lo padecido en la ESMA, tal como ocurrió, y le preguntó a Laghi qué hacer. Según Cercós, el concimiento de Laghi sobre lo que sucedía en aquel campo de concentración llegaba hasta la nómina de los prisioneros que aún quedaban con vida. Ante el pedido de María Ignacia, Laghi consultó esa lista y “me dijo que Julián no estaba entre ellos. Quiere decir que tenía pleno acceso a la información”. En aquel momento, el propio Massera defendió a Laghi de tales “noticias calumniosas” y dijo que se preocupó en forma permanente por la suerte de “los llamados desaparecidos”. El problema es que Laghi había elegido la estrategia opuesta: negar que hubiera conocido la índole y la extensión de las violaciones a los derechos humanos. Dijo que “no tenía ni micrófonos ni espías que fuesen a los cuarteles a ver lo que los militares hacían”. Sus amigos Oscar Justo Laguna (quien al morir este año estaba procesado por la justicia federal de San Nicolás, por haber mentido en su testimonio sobre el asesinato de su colega Carlos Horacio Ponce de León), Alcides Jorge Pedro Casaretto, Carlos Galán, Domingo Castagna y Emilio Bianchi di Carcano sostuvieron que declaraciones como la de María Ignacia Cercós podrían “reinstalar entre nosotros no ya la violencia de las armas sino la de la venganza”. La esposa de Julián Delgado dijo entonces que durante años estuvo agradecida a Laghi por sus gestiones. “Pero ahora sé que no puedo perdonarle su silencio cómplice. Me siento un monstruo por haber escuchado esas cosas sin reaccionar.” El propio jefe máximo de aquella Junta Militar, sin el menor asomo de crítica, confirma tres décadas después el asesoramiento de Laghi sobre el secreto más horrendo y peor guardado de la dictadura. 

La Eucaristía 
Recuerdos coincidentes tienen muchos sacerdotes que en aquellos años frecuentaron a Laghi. Uno de ellos, Hugo Collosa, de Rafaela, le narró al periodista Carlos del Frade que Laghi visitó esa ciudad santafesina luego de la muerte de su obispo, Antonio Alfredo Brasca, incendiado por un cáncer en 1976. La enfermedad se adelantó a las Fuerzas Armadas, que lo tenían en su lista corta de aversiones. En el Obispado se reunían las agrupaciones laicas que militaban en los barrios más humildes y las del peronismo revolucionario, que tenían algunos miembros en común, entre ellos un sacerdote. Brasca se había manifestado en apoyo del movimiento de Sacerdotes por el Tercer Mundo junto con los obispos Enrique Angelelli, Ponce de León y Alberto Devoto. “Laghi vino a maltratarnos”, dice Collosa, quien ya no es sacerdote. “No tenía ninguna intención de discutir el perfil del nuevo obispo ni mucho menos que se siguiera la línea de Brasca. Lo llevamos a almorzar en un comedor para chicos de la ciudad y allí, a varios sacerdotes, nos contó de los vuelos de la muerte, de los secuestros, las desapariciones y las torturas. Es decir que ellos ya sabían lo que estaba pasando con lujo de detalles desde mucho antes que 1978. Y hablaba con fundamento de lo que hacía cada una de las tres armas. Nosotros ya habíamos sufrido el secuestro del padre Raúl Troncoso que militaba en barrio Fátima, y estábamos muy preocupados. Después lo mandaron a Cassaretto que hizo una pastoral totalmente distinta a la de Brasca y bien cercana a los sectores dominantes de la ciudad”. La primera entrevista de Videla con el periodista cordobés se interrumpió cuando lo trasladaron al Hospital Militar para tratarse de una incipiente bronquitis. Formaba parte de la comitiva que buscó a Videla “un hombre canoso que venía, cáliz y alba en mano, a darle la Eucaristía”. Es decir que pese a las sucesivas condenas por los más graves delitos, la Iglesia Católica no consideró necesario excomulgarlo, pena eclesiástica que impide la recepción de los sacramentos y se aplica a los pecados graves. El no considerar como tales los delitos de Videla certifica la prolongación en el tiempo de la complicidad eclesiástica con ellos. 

Fuente: Página/12





El destino del dinero de los recortes



El pasado viernes 20 de julio, el gobierno español publicó algunas previsiones económicas entre las cuales hay una que merece una reflexión especial. Se trata del dinero que se deberá destinar a los bancos en concepto de los intereses por la deuda pública. Es importante recordar que cuando se habla de nuevo récord de intereses en la subastas para lograr de los bancos privados el dinero que el Banco Central Europeo no nos presta, se está asumiendo el pago de un dinero del erario público para los próximos años. Pues bien, ese dinero en los Presupuestos de 2012 asciende a 28.913 millones de euros y, según la nueva información divulgada por el Ejecutivo, en el 2013 será de 39.000 millones de un total de 126.792 millones que gastará el Estado. Se trata de los intereses por unos préstamos de los bancos privados al Estado en torno al 6%, pero recibido por las entidades privadas del Banco Central Europeo aproximadamente al 1%. La normativa europea impide que el BCE preste directamente a los Estados y obliga a que sea a través de la banca privada, la cual logra con la operación un beneficio de más de cinco puntos, según el precio logrado en la subasta, precio que logra sea mayor cuanto peor valorado sea el país por las propias agencias creadas por los bancos.

El gobierno reconoció que el dinero destinado a los intereses bancarios es el gasto más relevante del Estado, incluso por encima de los costes de personal. O dicho de otra forma, los bancos se llevan en su usura tanto como todos los funcionarios del estado juntos, con la diferencia de que estos funcionarios van todos los días a trabajar y los bancos no deben hacer nada para recibir ese dinero. Cuando alguien nos recuerde el estereotipo del funcionario que se escaquea quince minutos para el cafelito a costa del presupuesto público, le debemos recordar que los bancos se llevan el mismo dinero o más que todos los funcionarios (médicos, maestros, policías, bomberos, políticos, administrativos...) pero tomando cafelito de forma constante porque nunca deben trabajar para el estado para recibir el sueldo. Esos mismos bancos que tiraron de su vivienda a 46.559 familias en tres meses de 2012 por no pagar la hipoteca, 510 familias diarias se van a la calle porque les desahucian las entidades financieras. Muchos indignados gritan “el próximo parado que sea un diputado”, pero si fuera un banquero sería mucho más rentable.
La cifra de los intereses bancarios viene a ser unos mil euros que cada español adulto deberá pagar el próximo año a los bancos, y no en concepto de capital, sino sólo en interés.
Puesto que, según los datos del gobierno, el gasto de los ministerios se reducirá un 12,2% el próximo año hasta los 31.057 millones de euros, todo ese ahorro se lo comerán los bancos con sus intereses. El gobierno también precisó que el desequilibrio presupuestario es de 40.778 millones, es decir, una cantidad muy cercana a los 39.000 millones que deberemos darle a los bancos. De modo que ya estaremos gastando tanto como ingresamos sino fuera por los intereses bancarios. Así el año que viene deberemos volver a pedir prestado para pagar los intereses y la rueda de la transferencia de nuestro dinero a las cuentas de resultados de la banca privada seguirá funcionando.
En conclusión, que la única crisis que existe es que los bancos se están llevando nuestro dinero. 
Pascual Serrano es periodista. Su último libro es "Contra la neutralidad. Tras los pasos de John Reed, Ryzard Kapuścińsky, Edgar Snow, Rodolfo Walsh y Robert Capa". Editorial Península. Barcelona

Fuente: REBELIÓN

domingo, 22 de julio de 2012

La condición humana de El Che Guevara



Una de las dimensiones de la revolución cubana que más preocupa a sus enemigos es la identificación que logra y mantiene el proceso cubano con los pueblos de todo el mundo, pese a la ya cincuentenaria campaña de descrédito que pagan el imperialismo y las oligarquías. Entre las muchas razones que avalan este criterio está el absoluto respeto por la vida humana que ha caracterizado a la revolución cubana desde la lucha insurreccional contra la tiranía de Fulgencio Batista hasta nuestros días. Por eso, indigna que, en el Sur de la Florida, los herederos de aquellos torturadores y asesinos que huyeron a Estados Unidos en 1958 con hasta el último de los 400 millones de dólares que había en la tesorería nacional –algunos de ellos son hoy congresistas en Washington o parásitos multimillonarios engordados con los aportes estadounidenses a la lucha por el regreso de la democracia a Cuba- osen calificar de dictadura al gobierno cubano de hoy. Y, peor aún, que conceptúen como violador de los derechos humanos a una personalidad tan pura y limpia de la historia de Latinoamérica y del mundo como Ernesto Che Guevara. La identificación del Che Guevara con las masas populares conscientes del continente, y de muchas otras partes del mundo, se patentiza en el hecho de que, no obstante los recursos invertidos por el imperio y la reacción intentado desprestigiarlo mediante la vulgarización de su imagen cual objeto comercializable, no han podido evitar que ésta siga acompañando a cuanta acción justa de rebeldía promovida por los más diversos segmentos populares tiene lugar en el mundo.

El Che es hoy estandarte de lucha de millones de jóvenes estudiantes, mujeres, obreros, campesinos, huelguistas, indignados y ocupantes de espacios públicos en todas partes, sin que las mentiras fabricadas en Miami y pagadas por Washington mellen su prestigio y la capacidad movilizadora de su ejemplo y sus ideas enraizadas en la revolución cubana. Che estuvo vinculado a una de las más significativas acciones humanitarias de la revolución cubana cuando, ejerciendo la jefatura del Castillo de la Cabaña, en La Habana, garantizó que el principal tribunal creado para enjuiciar los crímenes de guerra de la tiranía derrotada realizara un trabajo ejemplar por su organización, limpio desarrollo y respeto a los veredictos de los jueces. Cuando se acercaba la victoria, el líder de la revolución y jefe del Ejercito Rebelde, Comandante Fidel Castro, llamó a la población a que no se tomara la justicia por mano propia y prometió que todos los acusados de crímenes serían juzgados con todas las garantías que dan las leyes y sancionados conforme a la gravedad de sus delitos. Con ello, la revolución cubana evitó que se repitiera lo ocurrido a la caída del tirano Gerardo Machado en 1933, cuando centenares de acusados vinculados a la cruenta dictadura fueron muertos y sus cuerpos arrastrados por las calles por la ira popular sin oportunidad de defenderse ante un tribunal, porque faltó una autoridad que garantizara al pueblo, como ocurrió esta vez, que se haría justicia. Se conoce que el tratamiento al vencido con humanidad resultó una de las armas más poderosas que tuvo el Ejercito Rebelde en su combate contra las fuerzas de la tiranía de Batista. Mientras las fuerzas de la tiranía -apoyadas, entrenadas y asesoradas por militares estadounidenses- mataban, torturaban y cometían toda clase de abusos contra los detenidos sospechosos de ser revolucionarios, los combatientes rebeldes respetaban los derechos humanos de los militares que hacían prisioneros. Esta conducta provocó en las fuerzas gubernamentales una marcada disposición a rendirse a los combatientes revolucionarios cuando eran conminados a ello, lo que contrastaba con la actitud de los rebeldes de resistir siempre hasta la muerte. El propio Che Guevara, que era médico, se vio muchas veces en situación de atender heridos del enemigo hechos prisioneros antes que a los propios.

Como dirigente administrativo y como jefe militar destacó por su exigencia en el cumplimiento de los deberes por sus subalternos, que lo acataban más por la excepcional fuerza moral que le confería su ejemplar auto exigencia que por la autoridad de que estaba ungido por su jefatura.

La dimensión humana en la personalidad política de Guevara y su pensamiento crítico y polémico acerca de la construcción del socialismo dejaron una huella trascendental que se aprecia hoy en cada momento y en cada estrategia cubana.

Arremeter con infundios contra la conducta ejemplar del Che, tanto en su vida privada como pública, retrata a sus detractores.

Fuente: Rebelión



sábado, 21 de julio de 2012

Las lecciones de Guernica 75 años después


Democracy Now!


Hace setenta y cinco años la ciudad española de Guernica fue bombardeada y quedó reducida a escombros. Este acto brutal inspiró a uno de los más grandes artistas del mundo a realizar una pintura a la que dedicó tres semanas de trabajo frenético. En un óleo de 3,50 × 7,80 metros, el “Guernica” de Pablo Picasso muestra en forma cruda los horrores de la guerra, reflejados en los rostros de las personas y los animales. No resultó ser el peor ataque de la Guerra Civil española, pero se convirtió en el más famoso gracias al poder del arte. El impacto de las miles de bombas lanzadas sobre Guernica, del fuego de las metralletas disparadas desde las aeronaves contra los civiles que intentaban huir del infierno se pueden sentir aún hoy en los sobrevivientes que comparten con entusiasmo sus recuerdos vívidos y también en los jóvenes de Guernica, que luchan por forjar un futuro para su ciudad alejado de su dolorosa historia.
La Legión Cóndor de la Luftwaffe (la Fuerza Área alemana durante la Alemania nazi) realizó el bombardeo a pedido del General Francisco Franco, que encabezaba una rebelión militar contra el gobierno democráticamente electo de España. Franco procuró la ayuda de Adolf Hitler y de Benito Mussolini, que estaban muy entusiasmados con poner en práctica las técnicas de guerra modernas contra los indefensos ciudadanos españoles. El ataque contra Guernica fue la primera vez en la historia europea que una ciudad civil fue destruida por completo mediante un bombardeo aéreo. Si bien las casas y las tiendas fueron destruidas, varias fábricas de armas, un puente de importancia clave y las líneas ferroviarias quedaron intactos.
Activo y lúcido a los 89 años de edad, Luis Iriondo Aurtenetxea se sentó junto a mí en la oficina de la organización Gernika Gogoratuz, que en vasco significa “Recordar a Guernica”. El vasco es un idioma antiguo y un elemento fundamental de la férrea independencia del pueblo vasco, que ha vivido durante miles de años en la región fronteriza entre España y Francia.
Cuando Guernica fue bombardeada Luis tenía 14 años y trabajaba como asistente en un banco local. Era día de mercado, por lo que todo el mundo estaba en la cuidad, la plaza del mercado estaba repleta de gente y de animales. El bombardeo comenzó a las 16.30 horas del 26 de abril de 1937. Luis recuerda: “No terminaba nunca. El bombardeo seguía y seguía así. Hasta tres horas y media de bombardeo. Cuando terminó, salí del refugio y todo el pueblo estaba ardiendo, todo era fuego”.
Luis y otras personas huyeron hacia al pueblo vecino de Lumo, en la cima de la colina, desde donde al caer la noche vieron cómo su ciudad natal se quemaba y sus hogares eran destruidos por las llamas. Les dieron un lugar donde dormir en un granero. Luis continuó: “A media noche, no sé qué hora era porque no tenía reloj yo entonces... pero me despertó algo. Y oí que me llamaban. Y me asomé a la puerta de la cuadra, que daba a la plaza, y vi la silueta de mi madre. Al fondo se veía Guernica todo ardiendo y con la luz aquella le vi a ella. Era mi madre, que había encontrado a los demás hijos, éramos cuatro hermanos, pero le faltaba yo”. Luis y su familia fueron refugiados de guerra durante muchos años y finalmente regresaron a Guernica donde, al igual que Picasso en París, Luis vive y trabaja como pintor.
Luis me llevó a su estudio, que tiene las paredes cubiertas de pinturas. La que más se destaca es la que hizo sobre aquel momento en Lumo, cuando su madre lo encontró. Le pregunté como se sintió en ese momento. Se le llenaron los ojos de lágrimas. Pidió disculpas y dijo que no podía hablar de eso. A unas cuadras del estudio de Luis se encuentra una de las fábrica de armas que se salvó de la destrucción: una planta donde se fabricaban armas químicas y pistolas, denominado edificio Astra. Aunque Astra se mudó, la empresa de armas continúa teniendo vínculos con la ciudad, ya que varias de sus armas automáticas llevan el nombre de “Guernica” y, según indica la empresa, están “diseñadas por guerreros, para guerreros”.
Hace algunos años, un grupo de jóvenes ocupó la planta abandonada para exigir que fuera transformada en un centro cultural. Oier Plaza es un joven activista de Guernica. De pie junto a la planta, me dijo: “En un principio, la policía nos expulsó, pero la volvimos a ocupar. Finalmente, la alcaldía compró el edificio, luego comenzamos este proceso de recuperar el edificio para crear el proyecto Astra”.
El objetivo del proyecto Astra es convertir esta fábrica de armas en un centro cultural donde se dicten cursos de arte, video y medios audiovisuales en general. “Creo que debemos mirar el pasado para poder comprender el presente, y si entendemos el presente podremos crear un futuro mejor. Y creo que Astra es parte de ese proceso: forma parte del pasado, del presente y del futuro de esta ciudad”.
Desde el “Guernica” de Picasso al autoretrato de Luis Iriondo Aurtenetxa junto a su madre, pasando por la iniciativa de Oier Plaza y sus jóvenes amigos, el poder del arte de convertir espadas en arados y de resistir a la guerra se renueva constantemente.
Amy Goodman es la conductora de Democracy Now!, un noticiero internacional que se emite diariamente en más de 550 emisoras de radio y televisión en inglés y en más de 350 en español. Es co-autora del libro "Los que luchan contra el sistema: Héroes ordinarios en tiempos extraordinarios en Estados Unidos", editado por Le Monde Diplomatique Cono Sur.
Denis Moynihan colaboró en la producción periodística de esta columna.Texto en inglés traducido por Mercedes Camps. Edición: María Eva Blotta y Democracy Now! en español, spanish@democracynow.org

Fuente: Rebelión


viernes, 20 de julio de 2012

Cada vez más cerca de la insumisión

Manuel Lago*.- La calle se llena de gente manifestando su indignación con la crisis y con el Gobierno. Y cada día aumentan las razones que nos acercan al borde de la insumisión. La enorme multitud de ciudadanos que ayer siguieron la convocatoria de los sindicatos refleja ese estado de ánimo. Y no es para menos. Cada decisión del Gobierno es para recortar derechos básicos sin que esta cirugía dolorosa sirva para que se recupere la economía y mucho menos el empleo. Mas bien al contrario. El último paquete de recortes de Rajoy es una prueba más del despropósito del Gobierno.

La subida del IVA va a provocar un aumento de la inflación de cerca de 2 puntos del IPC y como consecuencia una pérdida de poder adquisitivo para los 820.000 trabajadores asalariados y los 731.000 pensionistas que hay en Galicia. Un deterioro especialmente grave para los 200.000 empleados públicos, a los que se les reduce el sueldo entre el 5 % y el 7 %, lo que agrava la pérdida del 12 % de su salario real desde el 2010.

Los recortes van a provocar un agravamiento de la recesión, extendiéndola hasta el 2014 por lo menos, que supondrá el cierre de muchas empresas y la destrucción de más de 80.000 empleos en el 2012 y el 2013.

Y como consecuencia de esta brutal destrucción de empleo, el paro aumentará en cerca de 100.000 personas, lo que nos llevará a una insoportable cifra de 350.000 parados, disparándose la tasa de paro hasta el 26 %, algo que nunca habíamos sufrido en nuestra historia.

El paquete Rajoy pone en riesgo evidente el empleo de los 40.000 empleados públicos con contrato temporal, porque el aumento de la jornada, la eliminación de derechos y los cambios organizativos amenazan el futuro de los interinos en la sanidad, la enseñanza, la protección social y el resto de los servicios públicos, con el consiguiente deterioro de su calidad.

El paquete Rajoy es un golpe casi definitivo a la ley de la dependencia, que pone en grave peligro de desprotección a los casi 100.000 dependientes que hay en Galicia.

Bajo el grito «¡que se jodan!», Rajoy reduce gravemente la protección a los desempleados, reduciendo la cuantía de la prestación y sobre todo restringiendo el acceso a la misma, introduciendo durísimos requisitos que van a afectar a los 270.000 parados gallegos y especialmente a los 147.000 que cobran prestaciones.

La suma de todos estos colectivos demuestra la brutalidad del ajuste, porque estamos hablando de pérdida de derechos para más de 1,9 millones de gallegos, el 85 % de las personas mayores de 18 años.

Es por lo tanto un ataque contra toda la sociedad, que resulta absolutamente inaceptable porque el PP no se presentó a las elecciones con este programa sino con todo lo contrario. Los ciudadanos que lo votaron tienen todo el derecho de sentirse estafados. Y todos los demás, engañados. Porque lo que está sucediendo es un fraude electoral que, de no ser corregido, con un referendo por ejemplo, provocará una grave desafección de una inmensa mayoría de los ciudadanos hacia las instituciones.

*Manuel Lago, es economista del S.N. de CC.OO. de Galicia.

jueves, 19 de julio de 2012

El gran fraude

Anxo Guerreiro.- El nuevo programa económico del Gobierno, aprobado por el Consejo de Ministros el pasado viernes, no se limita a introducir medidas que no constaban en el programa electoral del PP, sino que se trata de una enmienda de totalidad al proyecto con el que el partido gobernante se presentó a las últimas elecciones generales. Estamos, pues, ante un fraude electoral en toda regla, perpetrado con premeditación y alevosía. El cambio político radical que se acaba de producir no invalida legalmente el resultado electoral, pero lo inhabilita desde el punto de vista moral y democrático. Por eso se hace imprescindible que el nuevo programa de gobierno sea sometido a una consulta popular (elecciones o referéndum) que le otorgue la legitimidad democrática de la que carece. Y ese pronunciamiento popular es todavía más necesario si se considera que no estamos ante un proyecto para superar la crisis, sino ante una opción ideológica que, aprovechando aquella, pretende cambiar nuestro modelo social por decreto. Sobre esto no existe la menor duda.

Fruto de una larga historia, todavía podemos identificar en Europa, aunque no sé por cuánto tiempo, un modelo social basado en el compromiso capital-trabajo y en la intervención del Estado como principal garante de la cohesión social. Y es precisamente ese modelo, que sus encarnizados enemigos califican de anomalía europea del capitalismo, lo que se proponen demoler. Y si triunfaran en sus propósitos no tendrían más clemencia de la que tuvo Escipión el Africano con Cartago. Naturalmente, los estrategas que dirigen las operaciones han elegido los eslabones débiles de la cadena (Grecia, Portugal, Irlanda y ahora España e Italia) para asegurar que sus inequívocas aspiraciones culminen con el éxito.

Aunque la crisis actual represente una oportunidad de oro para aquellos que quieren liquidar el Estado Social, el proyecto viene de muy lejos y tiene numerosos antecedentes tanto políticos como teóricos. En efecto, después de la Segunda Guerra Mundial, el capitalismo vivió 30 años de crecimiento regular en un clima de sorprendente estabilidad y progreso social. Ello fue debido a que fueron respetadas las tres grandes regulaciones existentes en todos los países desarrollados. La de Keynes (utilización de las finanzas públicas para amortiguar las oscilaciones del sistema). La de Berveridge (asegurar la protección social). Y la de Henry Ford (salarios altos para asegurar el consumo). Entonces se produjo un acontecimiento intelectual inaudito. Un grupo de profesores de Chicago, encabezados por Milton Friedman, elaboró una nueva doctrina según la cual el mundo, tras milenios de pobreza, era por fin rico. Según Friedman y sus seguidores, ello se debía a que se había inventado un motor eficaz, el capitalismo, y un potente carburante, el beneficio. Y cuanto más beneficio se consiguiese, mayores serían los logros del sistema. Librémonos, pues, de los impuestos, de los obstáculos que para el mercado representan los servicios públicos y la Seguridad Social, y de las múltiples reglas que limitan el beneficio acumulado de las empresas. Sea cual sea la actividad en cuestión, el equilibrio alcanzado por el mercado es el mejor posible y cualquier intervención pública solo puede deteriorarlo. Este es el núcleo duro del discurso de Friedman y de las actuales teorías neoliberales.

Esta filosofía simplista logró la rápida adhesión de los patronos de la economía y las finanzas y posteriormente de las grandes fuerzas políticas y los Gobiernos de Norteamérica, Europa, Japón y otros países asiáticos. Treinta años después, las regulaciones han desaparecido, los ricos se han enriquecido todavía más, las desigualdades se han disparado tanto entre países como en el interior de cada país, la pobreza masiva ha reaparecido en las naciones desarrolladas, la protección social se erosiona en todas partes, los servicios públicos están amenazados y el sistema se ha vuelto inestable y ha registrado numerosas crisis en los últimos años, hasta desembocar en la crisis generalizada que vivimos hoy.

Tal es el legado de las políticas neoliberales que los grandes poderes económicos y financieros, de carácter global y origen no democrático, contraponen a nuestro modelo social, con el fin de extender el suyo al conjunto del planeta. Por eso es conveniente no perder de vista que todo lo que está sucediendo en España —y en otros países europeos— tiene una relación directa con la confrontación entre esos dos modelos. Desde luego, la izquierda no debería olvidarlo. Pero Merkel y sus epígonos, Rajoy y Feijóo incluidos, no harían mal en recordar las reflexiones del expresidente de la República Española: “El mayor desastre que puede cometerse en la acción es conducirla como si se tuviese la omnipotencia en la mano y la eternidad por delante. Todo es limitado, temporal, a la medida del hombre. Nada lo es tanto como el poder”. (Manuel Azaña, La velada en Benicarló). Así sea.