sábado, 29 de septiembre de 2012

"Menos mearnos encima y ponernos una capucha, nos hicieron de todo"


eldiario.es

Miguel Quinteiro, el activista vigués detenido en Madrid en las protestas del 25S, ya está en la calle. Está en libertad condicional y se le imputan varios delitos, incluido uno de sedición. Denuncia el trato denigrante recibido en la comisaría. Permanecerá en Madrid hasta la manifestación de este sábado por la tarde y volverá a Vigo en el autobús que se desplaza a la capital del Estado para esta movilización: "Ya que no pude usar mi billete de vuelta el día 25, lo uso ahora", bromea. Y concluye: "Esto no es una cuestión de héroes, sino una cuestión de todos".
Las protestas del 25S finalizaron con 35 detenidos. Uno de ellos fue el gallego Miguel Quinteiro, activista de Coop57 (entidad de la que es socio promotor), Attac, o la Plataforma por el ahorro público, entre otros grupos. Quinteiro, de 72 años de edad, fue detenido cuando se encontraba con otras personas realizando una sentada. Este viernes 28 está convocada una manifestación solidaria en la Farola de Príncipe de Vigo a las 20 horas.
¿Cómo estás?
Estoy bien, porque soy duro (risas). Estoy bien, pero lo que estoy es enfadado. No sé si viste algún documental sobre el trato a los presos en Guantánamo, pero salvo mearnos encima y ponernos una capucha, nos hicieron de todo. Estar a oscuras, sin comunicación, sin donde mear, sin donde cagar, sin agua, encerrados en una habitación 30 personas... Sólo podías estar de pie, algunos se desmayaban pero les era igual. Te sacaban de la habitación y tenías que ir con la cabeza gacha. Algo totalmente denigrante.
¿Qué os dicen vuestros abogados? ¿Qué va a pasar?
Soy bastante pesimista. En un comienzo las cosas parecían ir bien, porque cuando nosotros declaramos ante el juez, en una declaración que se retrasó muchísimo porque estaban tratando de llevarnos a la Audiencia Nacional, esta rechazó esa posibilidad porque los delitos que nos imputaban no eran de terrorismo y el fiscal no se pronunció. Pasaron horas y al final nos llaman para entregarnos el exhorto en el que nos dicen que estamos en libertad condicional. Y añaden a los delitos que teníamos uno nuevo de sedición y este sí que lo tiene que resolver la Audiencia Nacional y con condiciones más duras. Por ejemplo pueden tenernos retenidos 500 días. Por lo que al final se salieron con la suya. Su intención es apabullarnos. Lo hicieron todo el tiempo: cuando estábamos llegando a los juzgados oíamos a la gente manifestándose fuera y nosotros respondíamos. Así que ellos lo que hacían era acelerar y frenar para que nos agitáramos como una coctelera en ese espacio metálico. Esa maniobra la repitieron cuatro veces.
¿Cómo fue la detención?
Yo estoy sentado. Y los antidisturbios están enfrente en plan robot. En algún momento incluso había estado hablando con alguno de ellos para convencerlos de que me dejaran pasar para entregar un escrito. En un momento llegó el jefe y nos dijo que teníamos que marcharnos y yo me marché pero me quedé en primera fila. Como parecía que se estaban preparando para cargar decidimos sentarnos en círculos, yo de espaldas a ellos. Entonces cargan. Se echan sobre mí y me empujan. Me dan con las rodillas en la espalda. Comienzan a arrastrarme, que es lo que se ve en el vídeo, me retuercen el brazo. Me dicen que 'me lo estaba buscando' y eso es porque yo había estado hablando con ellos, diciéndoles que 'aquí todos somos ciudadanos y vosotros también aunque vosotros tengáis un uniforme'.
¿Presentaste denuncia?
Presenté una denuncia por el trato recibido en el transporte y en la propia comisaria. Parece que eso va a llegar a la comisión antitortura de la UE. Y eso es positivo.
¿Cómo valoras el 25S?
Creo que fue un éxito. Además creo que ellos quedaron en evidencia porque afortunadamente había cientos de cámaras. No me gustaría que se personalizase en mí. A mí esta personalización de las cosas no me gusta aunque por desgracia las cosas funcionen así. Lo importante es el movimiento. Esto no es una cuestión de héroes, sino una cuestión de todos. Todos debemos movernos, tenemos que tratar de que las cosas cambien, porque si no, esto va a retroceder a marchas forzadas.

Vídeo que muestra la detención de Miguel Quinteiro:

Fuente: Rebelión

viernes, 28 de septiembre de 2012

"O LATEXO DA VIDA E DA CONCIENCIA. MEMORIAS COLECTIVAS DE RAFAEL PILLADO - I"


O libro, editado por Fuco Buxán, A.C., prologado por Santiago Carrillo e Manuel Rivas, é un volume de 480 páxinas, con máis de 80 fotografías, no que Rafael Pillado narra as súas esperiencias na loita política e sindical, desde o seu nacemento en 1942 ate o ano 1976, cando sae en liberdade tras catro anos na cadea. Pero o libro é tamén as memorias colectivas dunha xeneración, as memorias da clase obreira enfrontada a unha ditadura, é un instrumento de verdade e de conciencia activa; un camiño aberto ao futuro; o exemplo dunha forma de ser e de estar no mundo para transformalo, facéndoo mellor, desde o compromiso, a xenerosidade e o sacrificio. Está escrito, co corazón e a cabeza, desde e para as masas - o colectivo, o social, o unitario... - como referencia e como guía para os novos protagonistas dun mañá aeazado, otra vez, polos "tempos sombríos"...
Rafael Pillado Lista (San Cibrao -Cervo, 1942). Reside en Ferrol desde os dous anos, seguindo ao seu pai, preso no Castelo de San Felipe, pola súa militancia antifranquista.
Aos 15 anos incorpórase á Escola de Aprendices da E.N.BAZÁN, empresa onde transcorre a súa vida laboral até a xubilación. En 1960 afíliase ao PCE, desenvolvendo unha intensa actividade política e sindical. Participa na fundación das CCOO, (o seu carnet é o nº 2 de Galicia). Detido e encarcerado en varias ocasións, por mor dos sucesos do 10 de marzo de 1972 é procesado polo TOP no coñecido como Xuízo dos 23, sendo condenado a 7 anos de cárcere, dos que cumpre 4, até ser amnistiado na transición. Cofundador do PCG, militou despois na Asemblea para a Unidade dos Comunistas, Partido dos Traballadores e PSOE.
Na actualidade é membro do Comité Cidadán de Emerxencia para a Ría de Ferrol e Vicepresidente da Asociación Cultural Fuco Buxán.


(Organizado pola Asociación Cultural Fuco Buxán, de Ferrol
e a  Unión Comarcal de CCOO de A Coruña)
preséntanse o libro:

"O LATEXO DA VIDA E DA CONCIENCIA.
MEMORIAS COLECTIVAS DE RAFAEL PILLADO - I"

Xoves, 4 de Outubro 2012,  ás  20,00 hs
Círculo de Artesanos
Rúa San Andrés, 36 – A Coruña


Intervirán:
  • Demetrio Vázquez Martínez,  Secrtº Xeral da U.C. de CCOO de A Coruña
  • Manuel A. Rodríguez Carballeira,   Presidente da A.C. Fuco Buxán
  • Xosé Abad Vidal,  Fotógrafo e Director Audiovisual
  • Lino Braxe Mandiá, Escritor e Actor
  • Rafael Pillado Lista,   Autor



coa colaboración da Fundación 10 de marzo de CCOO. 


jueves, 27 de septiembre de 2012

O fracaso do hospital de Vigo


A comarca de Vigo -con máis de 600 mil habitantes-  precisa, desde hai tempo, un novo hospital. O actual Hospital Xeral quedou pequeno xa na década dos oitenta. A integración, daquela, na rede asistencial do hospital privado Povisa (que atende a península do Morrazo e parte de cidade), mediante un concerto particular costosísimo, representou un atranco para a construcción do hospital central que a poboación precisa e demanda.

O goberno progresista (2005-2009) dou os pasos precisos, coa participación dos profesionais e da cidadanía, para impulsar a construcción do novo hospital. Foi constituída unha Sociedade Pública de Investimentos (SPI), que sería a encargada de xestionar e financiar o proxecto de construcción, que estaba previsto iniciar en 2009 para concluír en 2013. A viabilidade económico-financeira do proxecto estaba garantida.


Mais cando o Partido Popular ocupou o poder na Xunta paralizou este proxecto e substituíuno por outro que utiliza o modelo PFI (Iniciativa de Financiamento Privado). Este sistema de concesión, empregado hai anos no Reino Unido para a construcción e xestión dos hospitais, ten demostrado ser menos eficiente e máis caro que a xestión pública. Provoca o deterioro da calidade asistencial, xera problemas na xestión dos hospitais e representa un paso importante de cara á privatizacion da sanidade. No caso de Vigo, ademáis, ao proxectar un hospital máis pequeno do previsto, reforza a presenza e continuidade de Povisa na rede asistencial como hospital de referencia para unha parte importante da poboación da comarca.

Así pois, o novo hospital de Vigo será máis pequeno, moito máis caro, de peor calidade construtiva e vai significar unha severa carga hipotecaria para a Consellería, que terá que pagar durante dúas décadas. Queda secuestrada unha partida importante do orzamento sanitario e o Sergas fica refén da empresa concesionaria. Unha vez construído o edificio, a empresa cobrará un cánon anual á Administración en función da poboación atendida e explotará os negocios que se crean darredor dun hospital (seguridade, aparcadoiros, limpeza, mantemento, hostelería etc). Os gobernantes de Galicia coñecen, con toda certeza, o nefasto impacto económico e social producido por estas iniciativas en Valencia e Madrid –que teñen a sanidade pública na ruína-. Se, con todo o sabido, seguen o mesmo camiño non poden aducir ignorancia. Saben a donde nos levan pero non desviaron o seu traxecto porque hai intereses cruzados coas empresas concesionarias que ven na sanidade unha oportunidade de negocio.


A UTE (Unión Temporal de Empresas) que obtivo a concesión está integrada por constructoras en bancarrota e bancos arruinados. A Consellería de Sanidade adxudicou o contrato a un consorcio constituido polas constructoras Acciona, Puentes y Calzadas, Altair Ingeniería y Aplicaciones, OCA (Obras, Caminos y Asfaltos) e por Conccesia Cartera na parte financeira (formada polo grupo Ribera Salud, Caja de Ahorros del Mediterráneo e Bancaja –agora integradas en Bankia-). Este banco ven de recibir perto de 24.000 millóns de euros de diñeiro público, o que representa o maior rescate dunha entidade bancaria na historia de España.


O informe técnico necesario para a adxudicación da obra á mencionada UTE  elaborouno a consultora PwC (onde traballou De Guindos como xefe de servizos financeiros despois de abandoar Lehman Brothers, e onde aínda traballa a filla da conselleira). O Sergas pagoulle por este traballo 220.000 euros, aínda que o informe non aparece no expediente completo solicitado polo Tribunal Superior de Xustiza de Galicia, polo que os defensores da sanidade pública sospeitan que tal  informe non existe.


Neste tipo de proxectos as empresas adxudicatarias utilizan diversos mecanismos para obter máis beneficios. Un deles é realizar sucesivas modificacións sobre o presuposto inicial. A UTE do novo hospital de Vigo xa deu o primeiro aviso no mes de xuño: despois de facer a cimentación reclamoulle ao Sergas un sobrecuste de 8 millóns de euros por ter que improvisar solucións na obra “ante a falla do estudio xeotécnico do solar”. Entenden que o estudio debía ser facilitado polo Sergas como promotor da obra.

Pero a maior sorpresa deuse a coñecer a finais do mes de agosto. A prensa dou noticia de que ningún banco accede a prestar diñeiro para o novo hospital. A propia concesionaria confesaba nun escrito que “a día de la fecha -4 de julio-, transcurrido más de un año desde la adjudicación del contrato, el acceso a la financiación bancaria se ha visto cerrado”. A UTE é incapaz de obter nos mercados financeiros os créditos necesarios para continuar a obra que iniciaron co 20% do financiamento previsto, con recursos propios da concesionaria.Así pois, a obra está parada. De feito, no lugar da obra apenas hai actividade. Segundo os sindicatos xa cortaron máis de cincocentos contratos e só quedan alí uns 50 traballadores que se adican a tarefas de mantemento, sen que a construcción avance de ningún xeito.

Todo parece indicar que este proxecto xa naufragou, como tantos outros iniciados durante o mandato de Núñez Feijóo. A convulsa situación que viven as entidades bancarias non lles permite participar nun negocio de porvir tan incerto como este. Os partidos da oposición xa reclaman o rescate para a financiación pública da obra e a xestión do novo hospital de Vigo. SOS Sanidade Pública ten feito numerosas manifestacións nese mesmo sentido. Haberá que volver atrás e reiniciar o camiño que se truncou no 2009 coa chegada do Partido Popular ao poder. Pero xa provocaron un dano irreparable á poboación da comarca de Vigo. Perdéronse catro anos por querer convertir a sanidade nun espazo de negocio na vez de procurar o beneficio dos cidadáns. Quen vai pagar este retraso?

Publicado por , Nado na Baña en 1956. É médico de familia no Centro de Saúde de Labañou (A Coruña). Foi fundador e director da revista médica Cadernos de Atención Primaria (1994-2005), presidente da Asociación Galega de Medicina Familiar e Comunitaria (AGAMFEC) de 1996 a 2005 e vicepresidente do Colexio Oficial de Médicos de A Coruña e responsable do Programa de Formación Continuada de 1998 a 2005. Foi director xeral de Asistencia Sanitaria do Sergas entre 2005 e 2006. Tamén foi membro da Comisión Sectorial de Sanidade que elaborou o Plan Xeral de Normalización da Lingua Galega, colaborador habitual dos medios e autor de tres libros de narrativa: O fillo do emigrante (2002), O mes de abril (2004), Luz Divina e outros retratos (2006). Recibiu o Premio Lois Peña Novo en 2005, polo seu compromiso na promoción e defensa da língua de Galicia e é colexiado de Honra con Emblema de Prata (2007) do Colexio Oficial de Médicos da provincia de A Coruña.



“Venezuela hoy es el epicentro de la modificación del equilibrio geopolítico continental"

Las elecciones venezolanas vistas por Ana Esther Ceceña, economista mexicana, investigadora en el Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM y coordinadora del Observatorio Latinoamericano de Geopolítica


Marcha

De visita en Caracas por unos días, en ocasión de la entrega del premio Libertador al Pensamiento Crítico, Ceceña se hizo un tiempo para dialogar con Marcha y analizar el mapa geopolítico de América Latina y el Caribe, al que ve “mucho más complicado” que hace cuatro o cinco años. “El despliegue de EE.UU., de los poderosos en general, sobre el continente es muchísimo mayor tanto en términos económicos, por la cantidad de proyectos de las transnacionales que se han ido expandiendo por nuestro territorio, pero también por la agresividad que tienen estos proyectos”. Uno de los ejemplos que atraviesa a todo el continente es el desarrollo minero que, según la profesora de la Universidad Autónoma de México, “cuando son rechazados por la población, simplemente matan a los que protestan y no hay nadie que pueda hacer nada. Esta es una situación de impunidad que no teníamos hace tiempo, y que hace que limite mucho las posibilidades de movimientos sociales”.

Ofensiva militar en el patio trasero

“En términos militares, el despliegue que hay hoy en día es muchísimo mayor”, agrega Ceceña con preocupación. “Según mis cuentas de los registros oficiales de bases militares, en el 2007 teníamos 17 bases de EE.UU. en América Latina y el Caribe; hoy hay 39, más los 46 buques artillados que son bases itinerantes, son los que se acordaron con Costa Rica”. Esta presencia no solamente está explicita por intermedio de las bases militares, “sino también en una serie de acuerdos de seguridad en la zona que había logrado articular Venezuela a través de Petrocaribe, pero que a partir del 2011, personalmente Hillary Clinton hace una visita a cada una de las islas de la región y logra hacer la Iniciativa de Seguridad de la Cuenca del Caribe, que de algún modo pone un freno a las alternativas que se estaban intentando impulsar y por otro lado afianza la posibilidad de crear el escudo militar en torno a América”.

Según la investigadora del Observatorio Latinoamericano de Geopolítica (http://www.geopolitica.ws), la otra región clave es la del Cono Sur. “Es estratégica por muchas razones. Una de ellas es que ahí están los tres países más industrializados de América del Sur: Argentina, Brasil y Chile. Pero además es una zona de muchos recursos naturales importantes, con muchas movilizaciones también. Por eso era importante extender el plan Colombia en el sur, para ocupar posiciones ahí y a partir de ellas poder irradiar en todo el Cono Sur”. El golpe de Estado en Paraguay, que derrocó al presidente Fernando Lugo, da una dimensión concreta a esta afirmación, pero no es la única táctica utilizada: “Tenemos por ejemplo la base militar que acaban de poner en Chile, que es muy significativa. Es una base militar que va a hacer capacitación para la lucha contrainsurgente en el terreno urbano, directamente para detener otro 2001 en Argentina o cosas similares. Y un convenio que se hizo con Uruguay, que supuestamente es un país de los que se llaman progresistas, pero hacen un acuerdo por medio del cual los cuerpos especiales del ejército de Estados Unidos entran a capacitar a las fuerzas armadas de Uruguay. El problema es que entran al Rio de la Plata. Y como con Paraguay se tienen relaciones preferenciales, entonces entran a Uruguay y se saltan a Paraguay y de ahí la denuncia de los paraguayos diciendo que otra vez está el proyecto de hacer una gran base militar de Estados Unidos en la triple frontera. Eso es algo en lo que han trabajado muy fuertemente”.

El caso de la Argentina fue mencionado por Ceceña, al analizar el intento de instalar una base del Comando Sur de los Estados Unidos en la provincia de Chaco, con el supuesto objetivo de ayuda humanitaria destinado a enfrentar catástrofes naturales y epidemias. “Eso es una cosa muy particular, no teníamos antecedentes sobre eso, porque el acuerdo lo intentan hacer con un gobernador, con una autoridad menor, pasando por encima de las autoridades nacionales. Eso se puede hacer en cualquier lugar porque en todos los países hay controversias internas. Entonces, hay otra veta que se está empezando a abrir, de posibilidades de colocación de posiciones en las áreas latinoamericanas”.

7 de octubre, una batalla continental

Todas estas acciones de EE.UU. tienen un sentido concreto en relación al proyecto político que despliega la Revolución Bolivariana: “Si pensamos que Venezuela es el epicentro de la articulación alternativa, es el epicentro de la dotación de recursos valiosos en el continente, porque la cantidad de petróleo que tiene lo hace insustituible, y además es el punto contrahegemónico más fuerte que hay en este momento, entonces, por supuesto que Venezuela es el blanco principal”.

La estrategia de desestabilización incluye diferentes planos: “Todo lo que ha estado ocurriendo son movimientos que poco a poco van rodeando, cercando, van acercándose cada vez más a Venezuela cortándole posibilidades de tener vínculos con otros países de la región. Esta vieja idea de quitarle el agua al pez que se vuelve a poner en práctica porque en la medida que se la aísle es posible atacarla, darle el golpe”.

La campaña mediática cumple un rol complementario de la acción militar y por eso “hay un trabajo fuerte de parte de un grupo de intelectuales de derecha, muy articulados, que han estado trabajando en dar un narrativa contemporánea del problema de Venezuela y cómo Chávez ha destrozado todas las posibilidades de desarrollo intelectual y económico dentro del país". Agrega además que "esa visión se da a través de televisión, de revistas, de la prensa, en conferencias”. De esta manera, se intentan crear las condiciones “para que cualquier tipo de conmoción que se pueda generar en este momento sea un desequilibrio casi natural, porque estaba justificado”.

Según Ana Esther Ceceña, es importante lo que suceda el 7 de octubre en las elecciones venezolanas, para el desarrollo de los movimientos populares y proyectos de cambio social en toda la región, porque “Venezuela hoy es el epicentro de la modificación del equilibrio geopolítico continental. El hecho de que esté Venezuela manteniendo este proyecto es un soporte para muchas de las luchas que hay en el resto del continente. No porque directamente estén articulados, sino porque al mover ese equilibrio de fuerzas, permite que cada movimiento que pelea localmente tenga sentido dentro de este marco más amplio continental”.

En este marco, se trata de “una elección absolutamente continental, es mucho más que Venezuela, yo que vengo de México, lo que está en juego aquí es la radicalización de la violencia en México, por ejemplo. Si el proyecto venezolano desaparece, aquello que poco a poco se instala en México de reprimir a las izquierdas, a los movimientos, tiene puertas abiertas y no va a ser ni tan selectivo ni tan a mediano plazo, dan el golpe rápidamente”, enfatiza. “El proceso venezolano con Chávez es indispensable en este momento para mantener la posibilidad de articularnos y pelear por un mundo diferente”. Y concluye: “Nuestro futuro está en riesgo si los venezolanos votan Capriles”.

Fuente: www.marcha.org.ar


miércoles, 26 de septiembre de 2012

La campaña de los medios de comunicación españoles contra Chávez y la preparación del día después



Es de sobra conocido que los medios no son neutrales, aunque quisieran, no podrían serlo porque los medios tienen dueños y/o porque sirven a unos intereses. El problema estriba en cómo se ocultan y camuflan esos intereses y cuál es la intencionalidad de este ocultamiento, es decir, la lógica que lo guía. Desvelar la forma en que nos venden un producto o una ideología es la vía para protegernos ya que nos permite desentrañar la estrategia de manipulación y los objetivos que pretende alcanzar dicha estrategia.

La información es el camuflaje perfecto de la propaganda, el ropaje que mejor oculta su finalidad disciplinante y, como diría Gramsci, la reproducción de la ideología dominante. La información es una mercancía más en el mercado de las audiencias. Es gracias a este formato periodístico que los medios se parapetan tras una máscara de servicio público. Pero ni todo es información ni todo es periodismo. No obstante, en las campañas electorales es relativamente fácil desenmascarar qué hay detrás de la mercancía “información”. Porque es en ellas donde los medios de comunicación masivos se muestran más abiertamente como lo que son: sujetos políticos que toman parte en la disputa por el poder, contendientes en la lucha encarnizada por garantizar la reproducción del sistema, arietes que despejan el campo de batalla para hacer más fácil la victoria de sus señores.

En el caso de las próximas elecciones presidenciales en Venezuela, que se celebrarán el 7 de septiembre, las empresas mediáticas españolas están mostrándose especialmente activas. No se trata sólo de intereses específicos con las corporaciones norteamericanas y latinoamericanas afines sino de la guerra abierta contra un proyecto nacional de recuperación de la soberanía y dirigido a los más pobres: la revolución bolivariana. Forma parte de la naturaleza del imperialismo estadounidense y del colonialismo europeo impedir que prospere cualquiera de los procesos latinoamericanos en curso como así lo atestigua la larga guerra contra Cuba que no cesa.

Desde febrero los medios españoles, públicos y privados, hacen campaña contra Chávez y a favor de Capriles
No hemos realizado un exhaustivo estudio, pero sin duda el repaso más somero a la prensa y los medios televisivos nos aporta argumentos contundentes para afirmar que desde febrero los medios de comunicación españoles están haciendo campaña contra Chávez y a favor del candidato de la oposición.
Esta campaña de propaganda que se esconde tras la apariencia de información no ha sido improvisada. De hecho arranca con la presentación de las primarias de la oposición construyendo adecuadamente la imagen del triunfador H. Capriles, un hombre totalmente desconocido para el público europeo y probablemente el estadounidense. No ha sido necesario hablar del perfil del presidente Chávez pues ha bastado con seguir alimentando una imagen ya construida durante años: populista (término que en Europa es negativo), dictador, agresivo, fanático, dogmático, frívolo, machista, etc.
Las elecciones en Venezuela han sido planteadas sistemáticamente por los medios como si se tratara de una contienda bélica. No es que no lo sea ya que lo que está en juego es precisamente la posibilidad de continuar un proceso de hegemonía del pueblo frente a al dominio de la burguesía, pero no cabe duda de que lo que en otros países se describe como campaña electoral, competición entre candidatos, etc. aquí aparece como enfrentamientos violentos, es decir, chavismo contra oposición (por este orden). La inversión causa-efecto es una de las técnicas de manipulación más habituales en relación a Venezuela: un enfrentamiento que es resultado de las provocaciones, un comentario del presidente Chávez que responde a un insulto o una amenaza, en los medios, se convierte en la causa de las denuncias de la oposición en vez de un efecto. No se informa sobre una campaña sino que se habla de un enfrentamiento Chávez-oposición y por supuesto se toma partido desde el pistoletazo de salida.
Una vez elegido el candidato de la oposición hay que construir su imagen en contraposición a la del presidente Chávez en todo lo negativo que a éste se le supone, e igualando al presidente en todos sus méritos reconocidos incluso por la oposición.
Tenemos por ejemplo el siguiente perfil que hizo El País el 13 de febrero: Henrique Capriles Radonski habla poco y habla despacio. Cuando lo hace, mueve las manos como si sostuviera un grano de arroz entre el pulgar y el índice derechos. “Yo he sido el alcalde de todos. Soy el gobernador de todos. Y quiero ser el presidente de todos los venezolanos, de los que piensan como yo y de los que piensen distinto a mí”, dijo Capriles el 4 de diciembre de 2011”. En esta descripción está claro que se resalta la forma de hablar “despacio”, frente a la imagen proyectada de Chávez, hablador en sentido muy negativo; o se insiste constantemente en la idea de unidad repitiendo que sería un “presidente de todos”, no sólo de los que le votan, es decir, se acusa implícitamente a Chávez de gobernar solo para los chavistas. La descripción de Capriles continúa resaltando su interés por la política desde los 11 años, su percepción sobre el desgaste de los partidos políticos, la vocación humanista de su partido, su interés por lo social “economía social de mercado”, e incluso se destaca que dentro de la coalición que le ha llevado a ser candidato hay partidos “ex aliados del chavismo”; todo ello con el objetivo de camuflar la realidad de un proyecto conservador y liberal. Otros artículos insisten en el “programa de Capriles” y en la unidad, ambos elementos para evitar que el público relacione el dato objetivo de una oposición compuesta por 21 partidos con la falta de unidad, y cuyo único programa es oponerse a Chávez. Se presentan, pues, los méritos de H. Capriles muy próximos a los rasgos fuertes del presidente. Por supuesto a veces se miente, otras sólo se ocultan datos y la mayoría de las veces se induce a ideas erróneas.
No se trata aquí de revisar todo lo aparecido hasta el momento, basten algunos titulares de los medios escritos. Todos ellos suficientemente ilustrativos de la posición elegida por los medios escritos españoles para hacer campaña a favor de la oposición . En el caso de El país y muy en su línea tradicional, se opta en general por desacreditar a Chávez, por sembrar la duda sobre los sondeos que le dan ventaja, por insistir en su enfermedad para sugerir su incapacidad para seguir gobernando, por reproducir una imagen de incertidumbre en relación a su figura.
En el caso de El país podemos destacar los siguientes :
· Chavez, Capriles, el pronóstico imposible (14/2/12)
· Chávez insulta al candidato Capriles y le cita para el combate electoral (17/2/12)
· La recaída de Chávez lleva a Venezuela a la incertidumbre (22/2/12)
· El presidente gobierna Venezuela con control remoto desde Cuba (2/3/12)
· El chavismo busca relevo para Hugo Chávez (30/4/12)
· Chávez rechaza un debate electorar con Capriles porque es “la nada”. (19/6/12)
· Entre la patria de Chávez y el progreso de Capriles (8/8/12)
En el caso de El mundo también se recurre a la figura del presidente Chávez para ahondar en la imagen previamente construida y que Capriles emerja como un candidato fiable, educado, moderado y con preocupación por lo social. Una imagen que se construye siempre por oposición a la del presidente. Destacamos los siguientes titulares:
· La promesa electoral de Henrique Capriles: construir 2.000 escuelas (21-9-12)
· El presidente Chávez insta a los ricos a apoyarle o a enfrentarse a una 'guerra civil' (10-9-12)
Para el periódico ABC con una línea editorial todavía más conservadora y dirigiéndose a un lector menos atento a la actualidad internacional que a la nacional, se centra en la construcción de la figura de Capriles, su imagen joven y dinámica, su actitud emprendedora, con iniciativa y dialogante. La desacreditación del presidente Chávez viene de la mano de su dispendio económico, su beligerancia. El periódico da muestras a menudo de racismo ahondando en su origen familiar, se le acusa de golpista y antidemócrata.
El artículo cumbre de esta campaña es muy reciente, apareció el 22 de septiembre con el siguiente titular “Chávez moviliza una red de comandos armados para controlar una eventual votación adversa. Todo el texto se apoya en el sensacionalismo, la ocultación de fuentes (dice obtener la información de “documentación interna” a la que ha tenido acceso el periódico, de coronel del ejército que pide anonimanto, etc), la interpretación a conveniencia de la supuesta documentación secreta ya que no parece convencer al periódico cualquier otra explicación relacionada con la seguridad del proceso electoral, para el ABC no cabe otra que un intento golpista del propio presidente a través de “comandos armados”; por supuesto la proliferación de números y siglas que confunden al lector pretenden dar una imagen de una información fiable ya que aparentemente maneja muchos datos y hay entrecomillados que sugieren citas textuales. Sin embargo, nada de los que relata el diario está fundamentado o avalado, es sobre todo antiperiodismo, no se da una noticia sino que se cuenta una historia para provocar una reacción.
Pero estos tres medios no son públicos, difícilmente ocultan sus intereses y su afán partidista e intervencionista. Ocurre, que la misma situación se da en medios públicos como RTVE que son pagados de nuestros impuestos y se les supone cierto equilibrio y controles pues son un servicio público. La realidad es que aun siendo públicos no existe ningún control por parte de la ciudadanía y su papel acaba siendo complementario del de los medios privados.
En la Televisión española hay un intento de no utilizar determinados lenguajes, o expresiones tan abiertamente antichavistas, así que la estrategia que se ha utilizado no es la de hacer campaña contra Chavez sino hacer campaña a favor de Capriles. Se dio una cobertura muy amplia a las primarias de la oposición y a la elección de Capriles. Sorprendentemente la cobertura fue casi igual que en las primarias estaounidenses.
Nos encontramos en su Web distintas noticias extraídas de EFE y un reportaje que se emitió el 13 de febrero en un informativo como si se tratara de una conexión en directo con el corresponsal en Caracas. Se puede ver en Internet con el siguiente titular
Esta noticia contiene todos los elementos para que podamos desenmascarar la estrategia mediática de cara las próximas elecciones, toda ella cubierta de un ropaje informativo que al espectador le de la sensación de neutralidad.
Aparentemente da la noticia de la elección de Capriles en las primarias pero el formato y el montaje nos dicen que se trata de un reportaje realizado con anterioridad para la ocasión aunque aparezca como conexión en directo.
La noticia se inicia con la voz en off del periodista que dice
-“el hombre que anoche estalló de alegría en un escenario, el hombre que arrasó en las primarias de la oposición y que emprende el camino para enfrentarse a H. Chávez ha pasado más tiempo en la calle que en los escenarios”.
Las imágenes que vemos es a un Capriles vestido informalmente primero siendo vitoreado como si estuviera en un concierto, se nos dice que arrasó y se nos da a entender con los planos generales cerrados que hay mucha gente, luego aparecen imágenes saludando en la calle, caras de niños. La voz del periodista dice que inaugura escuelas, y que Capriles dice que en la educación está el futuro de Venezuela. Después el candidato aparece sentado, con un traje formal, sin gorra, hablando como en una entrevista y diciendo:
“la educación ha de tener un rol fundamental en la construcción de esa Venezuela de progreso”,
Después el locutor dice “educación y ayuda a los más pobres, Capriles no quiere acabar con las misiones sociales de Chávez pero sí perfeccionarlas para no crear ciudadanos dependientes y tiene un modelo en el que fijarse para reducir la pobreza”;
De nuevo aparece Capriles en esa entrevista personal diciendo:
“cuando a mi me preguntan cuál es su modelo, yo digo, mire ahí está Brasil. Yo soy un seguidor del modelo que se ha desarrollado en Brasil”.
El periodista vuelve a intervenir en off sobre un fondo de militares marchando, armados, con la cara pintada, con trajes de campaña y gritando, en una imagen un tanto agresiva para nosotros; hace la introducción a las palabras del entrevistado diciendo:
“Capriles tiene claro el papel del ejército”;
y se da paso a la entrevista grabada que dice “un ejército al servicio de los venezolanos no unas fuerzas armadas al servicio del gobierno de turno”.
Luego el periodista: “y este es el país con el que sueña”; otra vez Capriles:
“una Venezuela, primero unida; estamos cansado de la división, de la confrontación, ningún país dividido avanza”.
Finalmente el periodista, Luis Pérez, finaliza el reportaje diciendo: “Sin embargo a Capriles le queda ahora lo más difícil, una dura y larga campaña electoral de casi ocho meses y una cita en las urnas con el presidente H. Chávez que sigue siendo un hombre muy popular en su país”.
Este es un reportaje paradigmático. No informa de la elección de Capriles, de quienes eran los otros candidatos a liderar la oposición, no nos explica por qué ha sido seleccionado Capriles, no nos habla de la oposición. El reportaje está montado como un vídeo de propaganda de lo que será la campaña contra Chávez. Se recogen cuidadosa y sintéticamente todos los tópicos de la estrategia de campaña y sorprendentemente son los mismos que destacan los medios privados:
- la cercanía de Capriles al pueblo,
- el mantenimiento de las misiones, especialmente la educación,
- el modelo de progreso brasileño (contrapuesto a un modelo liberal),
- el ejército al servicio del pueblo,
- la unidad,
- la no confrontación.
En realidad este no es un reportaje, ni se trata de una conexión en directo con un corresponsal, ni está improvisado. Las imágenes seleccionadas, los cortes de la entrevista a Capriles, el pie introductorio que hace el periodista en cada uno de los cortes, la selección de los temas… todo está al servicio de la campaña de Capriles. Se trata de un spot publicitario de campaña.
Se hace campaña contra Chávez para allanar el terreno a una oposición golpista
La pregunta que me parece relevante es acerca de la coincidencia en el enfoque, unos medios abiertamente contra Chávez, otros a favor de Capriles, todos configurando una imagen negativa del presidente Chávez y prestándose a la inversión causa-efecto. La confrontación, la beligerancia, la inestabilidad lleva causándola la oposición años y sin embargo se achaca a Chávez. Da igual que se trate de medios privados o públicos, de información escrita o televisada.
Las noticias se instalan en la lógica amigo-enemigo pero en realidad el enemigo no es estrictamente Chávez aunque sea la imagen que focaliza todos los ataques, el enemigo es el proyecto bolivariano (un proyecto soberanista, de independencia nacional y a favor de los pobres). Esta guerra de larga duración contra Venezuela tiene como abanderados a los medios porque son los que preparan las conciencias, los que minan la moral del “enemigo”, los que “alientan a las tropas propias”, los que, en el caso que nos ocupa, llevan tiempo preparando el terreno por si la oposición decide no aceptar el resultado electoral y lanza un nuevo golpe. La experiencia anterior ha permitido diseñar una nueva estrategia, más afinada, que permitirá a los ciudadanos españoles aceptar el hecho de un golpe contra Chávez como probable e inevitable pues: se trata de un país dividido, enfrentado, militarizado y con un presidente con ínfulas dictatoriales.
También puede ocurrir, este sería un escenario menos dramático, que la oposición que respalda a Capriles perdiera con demasiado margen y no tuviera la suficiente credibilidad para impugnar las elecciones, entonces, se necesitaría tener el terreno preparado para la justificación de la derrota y la culpabilización del “violento chavismo”, a la espera de otra ocasión más favorable y con mayor acumulación de arsenal mediático.

Ángeles Diez Rodríguez es Dra. en Cc. Políticas y Sociología y Profesora de la UCM.

Fuente: Rebelión


martes, 25 de septiembre de 2012

La cara oculta de un terrorismo de Estado

Daños colaterales


L’idiot du village

Durante las guerras libradas por Estados Unidos desde la caída del Muro de Berlín, y en nombre de una cierta idea de su poder, los órganos de relaciones públicas del Pentágono comenzaron a usar la noción de "daños colaterales" para justificar y hacer aceptar a la opinión occidental actos de guerra que provocan víctimas civiles. Los daños colaterales no serían deseados por los militares que deploran esos trágicos errores, frutos de información equivocada, o fruto de fallas tecnológicas.
Ahora bien, al analizar más de cerca los eventos, se percibe que la mayoría de esos actos de guerra que segaron la vida de millares de civiles en Afganistán, Irak y Libia en los últimos años [1], no provienen de errores, de verdaderos daños colaterales, de una acción militar emprendida contra tropas uniformadas del bando enemigo, sino que fueron actos deliberadamente destinados a matar mujeres, niños y hombres indefensos.
Podríamos preguntarnos con qué objeto se cometieron tales horrores. La doctrina militar responde: para imponer el terror fuente de toda obediencia.
La doctrina militar desmiente aquí de manera brutal la propaganda política: hacer sufrir a la población civil es uno de los medios de ganar la guerra; torturar sus cuerpos es uno de los medios para someterlos; llegar a su conciencia es uno de los medios para ganar su alma (los bombardeos aliados a finales de la Segunda Guerra Mundial lo certifican ampliamente (la cuestión de si los fines justifican los medios es un debate aparte).
Algunos todavía tendrán dudas y pensarán que tales medios no harán sino incitar a los no combatientes a tomar las armas y a reforzar las fuerzas en la sombra [2]. Los soldados del mundo entero lo saben bien y responden impunemente: las víctimas del terror humano no se vengan, sufren en silencio y no sueñan más que con una paz que les permita enterrar a sus muertos y hacerles el duelo. Pero todavía van más lejos: las víctimas inocentes terminan a menudo reclamando protección a sus verdugos. Llegadas al límite, desmoralizadas por tanto sufrimiento y violencia, terminan tomando la mano que les tiende el enemigo desde atrás del fusil.
Fue durante la guerra de Argelia cuando os militares franceses (principalmente los coroneles Trinquier y Lacheroy) elaboraron una doctrina que colocaba en el centro de los conflictos armados a la población civil [3] (los ingleses ya habían aplicado esta idea en Kenia a comienzos de los años 50, masacrando voluntariamente aldeas enteras de no combatientes, pero no habían tenido la idea de elaborar con esa experiencia una doctrina digna de enseñarse en las escuelas militares).
No más blancos involuntarios en una guerra inhumana, ahora las poblaciones civiles se convierten en el objetivo militar que se debe conquistar y destruir en nombre de objetivos humanos, demasiado humanos. La tortura, las ejecuciones sumarias, los bombardeos de civiles ya no solo son crímenes de guerra, sino que además son medios militares al servicio de una causa política. Los Coroneles Trinquier y Lacheroy exportarán esta doctrina a las escuelas militares estadounidenses que sabrán hacer buen uso en los países de América Latina, y muy especialmente en Centroamérica, en los cincuenta años siguientes a la guerra de Argelia [4].
Las legiones atlantistas que partieron, bajo los auspicios de la OTAN, al asalto de la ex Yugoslavia, Afganistán y Libia aplicaron también esta doctrina para imponer el American Way of Life y el liberalismo triunfante a las poblaciones refractarias. La doctrina militar del shock and awe(choque y pavor) aplicada por los Estados Unidos en la invasión de Irak en 2003 no es más que la reactivación de esta doctrina por teóricos preocupados de restaurar el corpus doctrinario militar estadounidense. Los autores de esta reedición, Harlan Ullman y James Wade [5], toman como ejemplo los bombardeos de Hiroshima y Nagasaki por los Estados Unidos en agosto de 1945 y describen sin ambigüedades el efecto buscado: se trata de provocar una destrucción masiva, de seres humanos o recursos materiales, con el fin de influir sobre una sociedad dada en el sentido buscado por el que aplica el choque y el pavor, más bien que combatir directamente objetivos puramente militares [6].
Como vemos, este concepto de “daños colaterales” oculta realmente un terrorismo de Estado [7], un terrorismo de masa, un terrorismo occidental al que los medios de comunicación occidentales se adaptan fácilmente puesto que es la obra de sus amos atlantistas. Para ser sinceros hacen más que adaptarse: cometen un crimen de información cuando utilizan el término de “daños colaterales” para encubrir las acciones terroristas de sus dirigentes que tienen las manos sucias.
Es interesante constatar que este terrorismo de Estado occidental es, tomado globalmente, más mortífero que el terrorismo islámico (que no tiene más justificación desde nuestro punto de vista), un terrorismo islámico que por otra parte se puede utilizar, como en Libia y Siria, como preciosa excusa para lograr los objetivos geoestratégicos de los Occidentales y de sus élites.
Así pues, el terrorismo parece estar en el centro de la doctrina y las estrategias militares de las democracias occidentales. Para luchar eficazmente contra el terrorismo, lo que nuestros dirigentes pretenden hacer con toda energía, será necesario atreverse a concentrar todo nuestro ardor combativo contra nosotros mismos. Ya que de otro modo, la muerte de la democracia será (si no es ya el caso) el daño colateral de nuestro cinismo y nuestra hipocresía.

Notas:
[1] Al igual que en Vietnam, Camboya, Centroamérica y en la ex Yugoslavia, por no tomar más que algunos ejemplos suplementarios.
[2] «El Ejército de las Sombras», título de una novela de Joseph Kessel sobre la Resistencia, es una expresión que utilizamos para designar a las diferentes formas de resistencia civil a la opresión.
[3] Para un estudio general sobre el tema de los escuadrones de la muerte, leer el libro de Marie-Monique Robin, Los escuadrones de la muerte.También se puede encontrar un video subtitulado en español .
[4] Para un análisis de esta doctrina militar, ver: «De la guerre coloniale au terrorisme d’État», de Maurice Lemoine, Le Monde Diplomatique, noviembre 2004.
[5] Harlan K. Ullman, James P. Wade, «Shock and Awe: Achieving Rapid Dominance» (National Defense University, 1996).
[6] «El segundo ejemplo señalado anteriormente es "Hiroshima y Nagasaki". La intención aquí es la de imponer un régimen de choque y pavor causando, en corto plazo, niveles casi incomprensibles de destrucción masiva dirigidos a afectar significativamente a la sociedad, es decir, a sus líderes y al público, en vez de dirigirse directamente contra objetivos militares o estratégicos, incluso con un número relativamente pequeño de efectivos o sistemas. El empleo de esta capacidad frente a la sociedad y sus valores, llamado "contravalor" en la jerga de disuasión nuclear, es enormemente destructivo, ataca directamente a la voluntad del adversario para resistir, e idealmente o teóricamente, incapacitaría instantánea o rápidamente esa voluntad en el espacio de unas pocas horas o días». Op. cit, capítulo 2, página 23.
[7] Siendo el terrorismo el uso de medios violentos destinados a aterrorizar a una población con fines políticos.
Guillaume de Rouville es autor de La Démocratie ambiguë, Ediciones Cheap, julio 2012.
Fuente: http://lidiotduvillage.org/2012/09/03/dommages-collateraux-la-face-cachee-dun-terrorisme-detat-par-guillaume-de-rouville/


Penoso: EE.UU. veta a viajeros desde España hacia Cuba, México y Canadá

Hernando Calvo Ospina, periodista colombiano de 51 años, colaborador de Le Monde Diplomatique y residente desde hace 25 en París, se quedó el pasado 6 de mayo en tierra, en el aeropuerto de Madrid-Barajas, porque un funcionario de la Embajada estadounidense le impidió embarcar a un tercer país: Cuba. Un vuelo directo a La Habana que no hacía escala en Estados Unidos. Él lo cuenta así: “Me pidió mi pasaporte y me dijo que no podía subir al avión porque la ruta sobrevolaba durante unos minutos el espacio aéreo estadounidense y yo estaba en una lista de personas que pueden atentar contra EE UU. Yo había hecho ese mismo vuelo el octubre anterior y no me había pasado nada”.
EE UU y la Comisión Europea firmaron el pasado diciembre un acuerdo -aprobado en abril por el Parlamento Europeo- que obliga a las compañías aéreas europeas a suministrar al Departamento de Seguridad del Territorio Nacional estadounidense datos de pasajeros, pero solo de vuelos con origen o destino en EE UU. El acuerdo, conocido como PNR (de registro de datos de pasajeros) no sería aplicable, por tanto, a este caso. ¿Qué ocurre entonces? Las autoridades norteamericanas exigen unilateralmente desde marzo a todas las aerolíneas europeas, a través del programa Secure flight overflight, que envíen antes del despegue el nombre, la fecha de nacimiento y el sexo de los pasajeros de aviones que sobrevuelen el espacio de Estados Unidos.
Las razones que alega EE UU son de seguridad: la posibilidad de que uno de los viajeros secuestre el avión y cambie la ruta. Por eso, los que están en su lista de indeseables no vuelan aunque no vayan a pisar suelo estadounidense. Las líneas aéreas están obligadas a meter en el sistema informático correspondiente los datos de los usuarios de estas rutas (si no lo hacen, no pueden volar), y Washington bloquea directamente la emisión de tarjetas de embarque de los que aparecen en sus listas.
Cuando esto sucede, la aerolínea no puede hacer nada más que llamar a los funcionarios estadounidenses, a los que se permite operar en aeropuertos españoles en virtud de un acuerdo firmado en 2009 entre EE UU y el Ministerio del Interior. Los norteamericanos pueden interrogar al pasajero y son quienes deciden si finalmente puede volar. Además, al tener Washington en su poder desde marzo los datos de viajeros a terceros países, puede conocer, por ejemplo, cuántas veces ha viajado una persona a La Habana y con quién.
¿A cuánta gente afecta esta política estadounidense? En España, a miles de pasajeros con tres destinos: Cuba, México y Canadá. Implica a dos compañías españolas (Air Europa e Iberia) y a dos aerolíneas extranjeras que operan vuelos desde España (Aeroméxico, y Air Transat). Cuando se compran billetes a Toronto, Montreal, México D. F. o La Habana, lo último que puede imaginar el pasajero es que sus datos van a ser cedidos a EE UU. A pesar de ello, ninguna de las cuatro compañías informa debidamente. Iberia -con varios vuelos semanales a Cuba y a México-, Air Europa -con seis o siete vuelos semanales a La Habana- y Aeroméxico no lo hacen. Las dos primeras aseguraron a EL PAÍS que van a empezar a hacerlo en breve. Air Transat es la única que avisa, pero en la pestaña de información para viajeros de su web, no en el momento de comprar el billete.
“La falta de información supone una vulneración evidente de la ley de protección de datos y el usuario podría reclamar”, señala Rubén Sánchez, de la asociación de consumidores Facua. “La cesión de datos debe ser comunicada. Todo el asunto es un exceso y una medida desproporcionada de EE UU”. La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) coincide en que los pasajeros tienen derecho a conocer que sus datos van a ser entregados a otro país.
IU registró en el Congreso en mayo una pregunta al Gobierno sobre este asunto. El Ejecutivo respondió que esas actuaciones “se amparan” en el acuerdo entre EE UU y la UE aprobado en abril. Pero dicho pacto no hace alusión al sobrevuelo del espacio aéreo. Su artículo segundo lo deja claro: el acuerdo se aplicará “a compañías que operen vuelos de pasajeros entre la UE y los EE UU” y a “compañías que incorporen o almacenen datos en la UE y que operen vuelos de pasajeros con origen o destino en EE UU”. Un portavoz de la Comisión Europea confirma que los sobrevuelos no están incluidos en el acuerdo, informa Luis Doncel.
La Agencia Española de Protección de Datos dice estar “muy preocupada” por esta situación. “¿En qué norma europea se basa una compañía española para ceder estos datos? ¿Cuáles son las garantías en cuanto al tratamiento de estos datos? No hay marco legal europeo que ampare esta práctica”, advierte un portavoz de su área internacional.
La agencia ha tratado la cuestión con sus homólogas de otros países de la UE. “Hemos transmitido la información a la Comisión Europea. Ahora son ellos los que deben actuar. Es una situación atípica. Además, pone en una situación complicada a las compañías aéreas. Hacen todos los esfuerzos para cumplir con EE UU, porque si no lo hacen no vuelan, pero pueden entrar en conflicto con la legislación de protección de datos”. Desde la Comisión Europea no se respondió a EL PAÍS sobre si va a adoptar alguna medida.
Las propias compañías parecen tener dudas de cuándo deben comunicar los datos. Iberia asegura que solo los facilita en sus vuelos a México, pero no en el Madrid-La Habana porque esta ruta no está incluida en la lista de trayectos afectados que les envió EE UU. Air Europa dice lo opuesto: que ese vuelo sí está incluido, que está obligada a entregar los datos so pena de cuantiosas multas.
Hernando Calvo no pudo coger un vuelo que ya había pagado y que le había costado 744 euros. Así que reclamó a Air Europa que le reembolsara esa cantidad. La aerolínea le respondió que no se hacía cargo “porque es obligación de todos los pasajeros llevar consigo la documentación necesaria y tenerla a disposición de las autoridades”. Calvo la llevaba: su pasaporte estaba en regla y no necesitaba nada más para volar a Cuba.
Fuente: CUBADEBATE


lunes, 24 de septiembre de 2012

“En las urnas venezolanas se juega también el futuro de toda América Latina”

Entrevista con Germán Mundaraín, embajador de Venezuela en la ONU en Ginebra




El dilema de fondo de los próximos comicios en Venezuela del próximo 7 de octubre es la «consolidación de los avances sociales o el retroceso hacia los modelos económico-sociales del pasado». A pesar de ese gran reto político que está en juego, «respetaremos a rajatablas la voluntad popular expresada en las urnas». Quien defiende tales tesis es Germán Mundaraín Hernández, actual representante de la nación sudamericana ante las Naciones Unidas en Ginebra. Entre el 2000 y el 2007 se había desempeñado como Defensor del Pueblo. Desde mayo último integra, junto con otras cinco personalidades nacionales de primer nivel, elegidas por el presidente Hugo Chávez Frías, el Consejo de Estado que es el órgano superior de consulta del Gobierno y de la Administración Pública Nacional.

P: ¿Qué   representan políticamente las próximas elecciones presidenciales?
R: Son la expresión de un ejercicio de democracia participativa que impera en mi país, que ha protagonizado desde la nueva Constitución de 1999 en adelante una quincena de elecciones nacionales, parlamentarias, regionales y referéndum. En Venezuela se consulta sistemáticamente al soberano. Existe gran confianza en la decisión ciudadana. Y el número de esas consultas es la mejor evidencia. Hay un poder independiente, el Consejo Nacional Electoral (CNE), que se presenta ante el mundo sin ningún complejo. Con el ánimo de mostrar nuestras fortalezas pero también abierto a que se le señalen sus posibles debilidades.
P: La campaña electoral es intensa y se confronta a una prensa internacional cautelosa, por no decir crítica…
R: La venezolana es una sociedad muy tensionada por el propio proceso de cambio en marcha y por los variados actores que intervienen en la política nacional. Desde afuera, a veces, se nos mira con incertidumbre. Se piensa que en cualquier momento se podría pasar de las tensiones de la retórica propia de nuestra campaña a agresiones físicas. Pero no es así. El pueblo venezolano es pacífico y sabe resolver pacíficamente sus diferencias políticas en las mesas electorales. Hasta el momento, y ya faltando pocos días para el cierre, la campaña ha sido intensa, caldeada, pero correcta y sin violencias.


 
Campaña electoral polarizada, aunque sin violencia
P: ¿A pesar de un proceso electoral extremadamente polarizado?
R: Sí, es una campaña polarizada. Se confrontan dos candidatos principales: el actual presidente Hugo Chávez, que aspira a la reelección, y el de la oposición Henrique Capriles Radonski. Eso aumenta la polarización retórica ya que centralizan ambos la atención política nacional e internacional.
P: ¿Particularmente diferente a las elecciones presidenciales anteriores?
R: Lo que cambia son los actores, pero tienen un perfil global semejante. El candidato de la oposición siempre sale de las gobernaciones que cuentan con un presupuesto lo suficientemente amplio como para soportar financieramente una parte de la campaña. La otra parte viene del gran empresariado y de ONG y fundaciones extranjeras, principalmente estadounidenses, que reciben el apoyo del Departamento de Estado norteamericano. Y pienso que los resultados previstos también coincidirán globalmente el próximo 7 de octubre con los anteriores. En el 2000, Chávez ganó por más de 20 puntos de diferencia a Francisco Arias Cárdenas. Seis años más tarde, en el 2006, derrotó por más de 25 puntos a Manuel Rosales.
P: ¿Qué programa o visión política representa uno y otro?
R: El presidente actual, candidato del Gran Polo Patriótico, encarna el proceso de cambio, la revolución bolivariana en marcha. Capriles, de la Mesa de Unidad Democrática, aglutina a los sectores tradicionales, las élites -que durante décadas usufructuaron el poder- estrechamente emparentadas a las trasnacionales.

Los nuevos disfraces de la derecha
P: Llama la atención, sin embargo, que el candidato de la oposición se haya auto-designado como el «Lula de Venezuela». Presentándose casi como una alternativa de izquierda democrática al actual Gobierno…
R: Es un estilo que marca la política iberoamericana actual. Candidatos que se disfrazan. El caso más patético es el de España. Mariano Rajoy se presentó en la campaña como expresión del centro político. Pero tan pronto ganó, no dudó en aplicar su verdadero programa de extremo corte neoliberal con significativos recortes a las conquistas sociales de los españoles. Capriles es lo mismo. Se disfraza y dice que su programa es parecido al que implementó Lula en Brasil. Sin duda en Brasil, Capriles sería un opositor radical al Partido de los Trabajadores actualmente en el Gobierno. Porque Lula fue obrero, es socialista y dirige un partido progresista, que no tiene nada que ver con la visión política de Capriles. En realidad la oposición venezolana odia a Lula, a su modelo y al de su sucesora. Pero tratan de presentarse más decentemente…
P: ¿Por qué este juego político?
R: Para confundir. Y por especulación política. Capriles está enraizado en los sectores de poder económico y parte de la clase media. Ese es su electorado natural. Para tratar de ganar debe intentar robar votos en los sectores populares. Pero su verdadero programa contempla cero presencia del Estado y que el mercado se encargue de regular la economía. Lo primero que haría en caso de ganar sería reducir el Estado a su mínima expresión, dejar al sector privado que se encargue de la salud, de la educación, de la vivienda. Desmantelar las conquistas sociales. Por su parte, el centro del programa del presidente Chávez es la actividad petrolera y el control estatal de la misma. Sin el aporte de ese vital sector no se podría financiar la salud, ni la educación, ni las conquistas en general. Ni mucho menos la activa solidaridad internacional que promueve el proceso venezolano.

El Gobierno respetará la voz de las urnas
P: ¿A pesar de numerosas encuestas que señalan como claro ganador a Chávez, es imaginable, en términos políticos, que las encuestas se equivoquen?
R: Son tantas y tan importantes las conquistas sociales que han logrado los sectores populares en estos últimos años que un programa neoliberal y un gobierno de derecha significarían un verdadero suicidio político para una gran parte de la población…
P: ¿Aceptaría el Gobierno venezolano una eventual derrota en las urnas?
R: Si el Gobierno pierde las elecciones va a reconocer de inmediato los resultados. Pero quisiéramos escuchar también esta frase corta y significativa de parte de la oposición. Nosotros estamos seguros que si se perdiera, lo que es absolutamente improbable, no sería la derrota de la revolución sino un simple traspié político. Pero no va a ocurrir. El pueblo tiene confianza plena en el proceso y en la revolución bolivariana.
P: Existe en Latinoamérica, desde hace algo más de una década, una mayoría de gobiernos y procesos democráticos, abiertos, progresistas. Venezuela está estrechamente implicada en iniciativas de integración regional. ¿Qué repercusión tienen las actuales elecciones presidenciales en el contexto continental?
R: Pregunta clave. El próximo 7 de octubre no solo se decide el futuro de Venezuela sino el de América Latina. Un triunfo de la oposición significaría la liquidación del ALBA (Alianza Bolivariana para las Américas-Tratado de Comercio de los Pueblos) que reúne a Bolivia, Nicaragua, Ecuador, Cuba, Venezuela y los Estados caribeños Antigua y Barbuda, Dominica y San Vicente y las Granadinas. Se pondría en jaque la estrategia de Petrocaribe que reúne a la mayoría de las naciones caribeñas. Significaría el debilitamiento real de UNASUR. Y también de la CELAC (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños) que con tanto sacrificio se logró crear en 2010 y que hoy reúne a casi 30 naciones del continente con cerca de 600 millones de habitantes. Podría incluso significar la salida de Venezuela del MERCOSUR, mercado integrado por Brasil, Argentina, Uruguay y nuestro país. Adicionalmente, habría un cambio en las relaciones y el comportamiento del continente en espacios internacionales como la Organización de Estados Americanos (OEA) y las Naciones Unidas. Insisto: más allá de la contienda electoral entre Chávez y Capriles hoy se juega, en las elecciones venezolanas, esta nueva relación de fuerzas a nivel regional que con tanto esfuerzo se ha podido ir construyendo en la última década.
 ------
Un acompañamiento electoral que no viole la soberanía
El Consejo Nacional Electoral (CNE) venezolano invitó a 214 personalidades del mundo entero para acompañar los comicios del 7 de octubre. 110 de América Latina, 65 de Europa, 29 de América del Norte, 6 de Asia en tanto cuatro de África, sin contar a los representantes de la Unión Africana que confirmó su presencia.

Entre los invitados, 18 organismos electorales y cuatro expertos. Según el CNE, entre las invitaciones cursadas, 81 corresponden a parlamentarios y personalidades políticas; 22 al mundo académico; 34 a periodistas; y otras a ONG, intelectuales, artistas y agrupaciones sociales y gremiales.

Hasta mediados de septiembre, 157 de los invitados habían confirmado su presencia. En la tercera semana del mismo mes el ex – vicepresidente argentino Carlos Álvarez llegó a Venezuela para instalar la delegación de acompañamiento electoral de UNASUR, en tanto responsable de ese sector de actividad en el organismo de integración.

“Acompañamiento no significa observación electoral”, señala Germán Mundaraín, embajador de Venezuela antes las Naciones Unidas de Ginebra. “El voto es el principal ejercicio ciudadano en nuestra democracia y nadie puede controlar nuestra propia soberanía nacional”.

El acompañante, explica, es “un testigo importante de que el proceso transcurre con normalidad y profesionalismo”. Y debe, además, “informar a sus conciudadanos lo que vio en esta pequeña nación sudamericana”. Sin subestimar el papel de “indicar al CNE las correcciones a incorporar a nivel electoral para mejorarlo en el futuro”.

De Suiza viajarán para asistir en los comicios seis personalidades políticas y un comunicador social. Entre los primeros, el senador nacional Luc Recordon y los diputados nacionales Ada Marra, Antonio Hodgers y Mathias Reynard. Así como el ex – diputado nacional Franco Cavalli y el ex – embajador helvético en Venezuela, Walter Suter.

“Una delegación muy significativa en cuanto a cantidad y calidad de los participantes”, subraya Mundaraín. Quien ve en esta presencia, “un reconocimiento del Poder Electoral venezolano a la neutralidad y larga historia de participación democrática electoral helvética, así como a la colaboración que desde años Suiza ha brindado a ese poder del Estado”.