jueves, 31 de enero de 2013

Rajoy es tonto y analfabeto

Por Lucía Etxebarría 

Este titular tiene por objeto llamar la atención- 

Hace un año escribí un artículo que tenía por título ? La infanta Cristina es tonta y analfabeta?. La versión suavizada del artículo no se pudo publicar en ninguna parte. Así que escribí una versión hardcore del artículo y lo colgué en mi perfil de Facebook. El perfil de Facebook fue desactivado. Más tarde colgué el artículo en una web. Y la web fue hackeada. Pero eso no frenó el avance del texto? el caso es que el artículo corrió de un lado a otro, vía mail, vía redes sociales, y muchísima gente lo ha leído. 

Ojalá pasase lo mismo con este artículo. 

Señor Rajoy: Usted es tonto. 

Si le birlan 22 millones ( suponemos que bastante más porque esto es la punta del iceberg) y usted ni se entera, es tonto. 

Si en su partido corren los sobres de dinero negro como la cocaína en un afterauers y usted ni se entera, usted es tonto. 

Si usted ve normal que el marido de Andrea Fabra, elegido A DEDO, eligiera para gestionar los análisis clínicos de la Comunidad a la empresa de la que es consejero, y que cuando, ocupando aún el cargo en la Comunidad, decidiera privatizar esos análisis ; si usted ve normal lo del ático en Marbella del señor González, usted es tonto. 

Y si usted es tonto , me pregunto cómo va a sacarnos de la crisis. 

Ah? que no nos ha sacado. 

Ah? que estamos peor que antes. 

Ah, que están ustedes cerrando urgencias, privatizando sanidad, denegando becas escolares y echando a gente de su casa. 

Ah, que en comparación con usted, Zapatero empieza a caernos hasta bien. 

Señor Rajoy, los del partido partido rival de usted tampoco son muy listos que digamos. Que en Andalucía también van perdiendo dinero como locos. Que sí, que lo sabemos. 

Lo que yo no puedo entender es que una señora que hasta ahora ha estado casada con un ministro al que ha elegido usted, una señora que trabaja para una televisión controlada por usted, una señora, pues, afín a su partido (a Edurne Iriarte me refiero), me venga poco menos que a soltar ayer que lo que pasa en su partido no es para tanto porque al fin y al cabo el PSOE ha hecho lo mismo con los ERES. Y que, a su lado, otro tertuliano también afín a su partido tuviera la desfachatez de venir a decir que aquí en España quien más quien menos casi todo el mundo es corrupto y que eso es una cosa de la idiosincrasia del país. 

Idioticracia, más bien. 

Señor Rajoy: cada vez que alguien de su partido me viene a hablar de los ERES de Andalucía para justificar lo que pasa en su partido lo que me viene a decir es que aquí en España la corrupción es la norma, no la excepción, y que entonces nos tenemos que apoquinar con lo que hay. Que no podemos tener sanidad, becas escolares de comedor, urgencias rurales, etc? porque aquí robar dinero es lo normal. 

Señor Rajoy: A mí no me vale que la señora Cospedal me diga que en el PP quien la hace la paga. 

No me lo creo. 

Repito: No me lo creo. 

Mentira podrida. 

Le recuerdo que en el PP se indulta a los corruptos. 

Han indultado ustedes a Tomas Gomez Arrabal, exalcalde de la localidad malagueta de Valle de Abdalajis, condenado por corrupción, y con él a tres concejales condenados por delitos continuados de prevaricacion. Los cuatro eran militantes del Partido Popular. Salvaron de la cárcel a: Josep Maria Servitje (ex secretario general del Departamento de Trabajo de la Generalitat) y a Víctor Manuel Lorenzo Acuña (empresario) que desviaron fondos mediante el encargo de informes inútiles. Eso lo hicieron cuando aún eran socios de los convergentes. Indultaron a Constancio Alvarado, ex secretario de la subdelegación del Gobierno en Cáceres, a José Manuel Sánchez Donoso y a Luis Calle Fernández, que habían sido condenados en 2010 por vender permisos falsos a inmigrantes. Indultaron a Miguel Escudero Arias-Dávila, tras ser condenado por la Audiencia Provincial de Madrid como autor de un delito continuado de falsedad en documento mercantil en concurso con un delito de estafa. Han indultado ustedes a políticos, banqueros y empresarios? Y a cuatro mossos de escuadra condenados por torturas, en una decisión que ha soliviantado de tal forma a los jueces que casi 200 han firmado un documento en el que acusan al Ejecutivo de dinamitar la división de poderes (ahí es ná) con una decisión abusiva y éticamente inasumible. 

En el PP el que la hace no la paga. 

Cobra. 

Y en negro. 

Por si esto no fuera prueba de que en el PP el que la hace no es que la pague, sino que cobre le recuerdo a usted el escandaloso nombramiento de un hombre de La Caixa para la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo. Sí, a la misma sala que acabará juzgando las preferentes, las cláusulas suelo y otros abusos bancarios. 

Un autoblindaje del establishment. 

Señor Rajoy: De nada sirve legislar si los mismos que legislan garantizan la impunidad de los corruptos. 

Pero para rizar el rizo, pretende usted llevar adelante una reforma penal según la cual 

Despojarían al Juez Instructor de toda competencia, dejando en manos de Fiscalía toda las diligencias de los sumarios. 

¿Qué significa esto? 

Pues que el sumario pasa de controlarlo un señor que, en teoría, es independiente, a uno que está regido por el principio de Obediencia Jerárquica, y cuyo jefe supremo es, ¡oh, sorpresa!, el Ministro de Justicia. 

- Sustituirían el Principio de Legalidad, que preside nuestro Derecho, por el de Oportunidad. 

¿Qué significa esto? 

La diferencia radica en que el primero, de manera sencilla, obliga a perseguir de oficio todo hecho que revista indicios de criminalidad, mientras que el segundo se basa en la economía de medios, o sea: 

Se persigue? si compensa, o si interesa. 

Viene a decir que, dependiendo de quien sea el posible imputado y posteriormente procesado y condenado, se investiga, o se deja pasar. Ya se sabe: me debes un favor de los grandes y ya te lo cobraré. 

Todo esto es lo que tiene en mente el Gallardón, pero no por iniciativa propia, no? 

Porque estas medidas cuentan con el entusiasta apoyo de la clase política. 

Y es que suponen el fin definitivo a sus problemas judiciales. 

Es decir, esta reforma penal les viene bien a todos los corruptos: a los del PSOE, a los suyos, a los de CiU y a los que vayan por libre 

Señor Rajoy: 

Si usted no se ha enterado de que su partido está corrupto hasta la médula, usted es tonto y analfabeto. 

Y sí, me creo lo que dicen ustedes de que en el PSOE tampoco están mucho mejor. Y sí, de verdad, me creo que Pujol tenga cuentas en Suiza, porque si no no se explica de dónde saca pá tanto como destaca su hijo, y porque Oriol y sus hermanos (una nueva versión de Rocco y sus hermanos) son miembros de al menos 73 empresas, y porque todas ellas están relacionadas de una forma u otra con encargos de la Generalitat? 

Me lo creo, de verdad que me lo creo. 

Eso es lo peor: que me lo creo. 

Pero que el partido de al lado también sea corrupto no hace que el suyo deje de serlo. 

Y lo que a mí me queda claro es que usted no está haciendo nada, pero nada, para luchar contra la corrupción, y sí mucho por afianzarla. 

Por lo tanto señor Rajoy, usted miente. 

Usted no tiene ninguna intención de luchar contra la corrupción. 

Le recuerdo a usted que la organización no gubernamental Access Info Europe, que lucha por la transparencia informativa, le preguntó a usted, sí, a usted , señor Rajoy, cuales eran las medidas que ha adoptado España para luchar contra la corrupción. En realidad se lo pregunto a su antecesor, pero resulta que la pelota le rebotó a usted. Usted la rebotó a su vez al Ministerio de Justicia. Allí, el Supremo sostuvo que los datos solicitados son una forma de pedir explicaciones al Ejecutivo y no una petición de información en sí. Y Access Info fue condenada por el Tribunal Supremo a pagar 3.000 euros de costas por querer conocer las medidas que ha adoptado España para luchar contra la corrupción 

Señor Rajoy: España es, precisamente, el único país europeo de más de un millón de habitantes que no tiene una legislación que ponga coto al secretismo de la Administración y abra los archivos de todas las instituciones que reciben fondos públicos. 

Y ahora ya no me dirijo al señor Rajoy sino a vosotros que me estáis leyendo. 

Esto se puede y se debe acabar. 

La crisis en España no es una crisis financiera, es una crisis moral. 

Y hemos llegado a un punto en el que esto se debe parar. 

Y se puede parar. 

Se puede exigir al gobierno del Señor Rajoy o al que venga después que tome medidas para que esto pare. 

Medidas simples como: 

- Que el indulto, tal y como está concebido, desaparezca. Que el gobierno tenga que dar explicaciones claras sobre a quien indulta y por qué. Para que deje de ser la puerta por la que se escapan los corruptos 

- Que no se lleve a puerto la Reforma Penal proyectada por Gallardón. 

- Que se imponga la transparencia informativa: se deberían facilitar datos de toda las obras públicas que cada ayuntamiento acomete. 

- Que se imponga la conservación de documentos. 

- Que se imponga la prohibición de aceptar regalos. 

- Que se imponga la que cualquier compra que realicen las Administraciones pública debería estar ejecutada a precios de mercado e incluir, necesariamente, al menos tres ofertas de proveedores diferentes, para poder elegir la más adecuada. 

- Que se imponga la transparencia total de las Administraciones públicas: que cualquier decisión tomada por un funcionario dentro del cumplimiento de su profesión pueda ser conocida por el resto de ciudadanos, excepto por cuestiones relacionadas con la seguridad. Y así, ningún miembro de la administración podría negarse a satisfacer las necesidades de información no sólo de los periodistas, sino de los votantes. 

- Que se imponga la ausencia de cargos de designación política: actualmente en todo el territorio nacional existe un elevado número de cargos cuya designación ha sido realizada sin ningún criterio de méritos. La hermana de Esperanza, el marido de la Fabra (sí, ese que siendo consejero de sanidad nombrado a dedo privatiza los análisis clínicos y luego consigue que sea su empresa la que se lleve la millonaria concesión de esos análisis), etc, etc. La guinda del pastel la pone una alcaldesa que no ha sido votada. 

- Para cubrir el lugar de los altos cargos de las Administraciones públicas deberían realizarse pruebas objetivas, en lugar de ser por designación partitocrática. Estos cargos deberían designarse por méritos propios, nunca por? soy pariente de, novia de, amante de, prima de la hermana de?? 

- La remuneración de los sueldos públicos debería ser homogénea. No es lógico que un concejal en Alcalá de Henares pueda cobrar diez veces más que uno en Pontevedra, por ejemplo. Y debería ligarse a factores económicos medibles con el índice de precios de consumo (IPC). 

- Los políticos no deberían jamás poder decidir sus propios sueldos. 

- Que se imponga la incompatibilidad del cargo público con el ejercicio de actividades privadas relacionadas directamente con los asuntos en que tenga que intervenir por razón de su cargo.Es decir, un político no debería, por ley: 

. pertenecer a consejos de administración u órganos rectores de empresas cuya actividad esté relacionada con las que gestione el ayuntamiento; 

. desempeñar cargo representativo o ejecutivo en sociedades concesionarias, contratistas de obras, servicios o suministros, arrendatarias o administradoras de monopolios o con participación o aval del sector público local; 

. tener participación superior al 10 por ciento en el capital de dichas empresas. 

- Y ya de paso, acabe usted con la amnistía fiscal. Si esa amnistía consiguió recaudar 85 millones de euros y diez eran de Bárcenas, es como para creer que hizo usted la ley a medida de su tesorero. 

- Y por supuesto. Que los delitos de corrupción NO PRESCRIBAN, para que su (ex) amigo Bárcenas no pueda irse de rositas. 

Tan simple como esto. 

Se puede y se debe exigir. 

¿Y cómo puede exigirse? 

Acabando con la ignorancia. 

«No es una crisis, es una estafa», oímos decir desde hace meses. 

Es una historia de robo, de complicidad, de sumisión, de ignorancia generalizada y de maniobras de distracción. 

Cuando los valores morales en una sociedad son la codicia desaforada, el consumismo, la frivolidad, el sensacionalismo, el culto a la apariencia, el culto al cuerpo, el yo-mí-me-conmigo, el hedonismo, el solipsismo, el egoísmo, el ni-lo-sé-ni-me importa, el no-leo-periódicos-porque-me-aburro-y-yo-sólo-leo-el-cuore, porque la frivolidad-es muy-moderna; cuando cada uno barre para casa y únicamente mira por lo suyo y le interesa menos que cero el bien común; cuando a los corruptos no sólo no se les condena sino que se les premia y se les admira, y se les vuelve a votar; cuando las palabras ética y moral se pasan de moda, antes o después el sistema cae, como ha quedado demostrado. Y se polariza: los ricos se hacen mucho más ricos; y los pobres, más pobres. 

Pero hemos llegado a un punto en el que la única manera de salir adelante es desde la información, y la exigencia. 

Información es conocimiento, conocimiento es sabiduría, sabiduría es poder. 

Todos podemos salir a la calle a exigir una Ley de Tranparencia y una Ley Anticorrupción serias. Y ha llegado el momento de hacerlo 

Si estás de acuerdo, haz correr este texto como hiciste correr el de la Infanta- 


Carta sincera (y cariñosa) al compañero Rubalcaba. (III) Cómo recuperar el orgullo de ser socialista


Por Carlos Carnicero

Querido Alfredo:

Tengo un enorme respeto por los militantes del PSOE. La historia de este partido da para muchas dosis de orgullo de pertenecer a él. He conocido a cientos de militantes honrados, honestos, ejemplares y entregados. Muchos de ellos se han retirado en los últimos años a casa, desconcertados, desmotivados y desengañados por la deriva del partido.

Hace tiempo definí un concepto que es leit motiv de mi blog: “náufragos de la izquierda”. Me refiero a quienes sin haber caído en las redes del pensamiento único y abdicado de sus principios, por razones de utilidad y conveniencia, no encuentran un partido y un sindicato con el que se puedan identificar como tabla de salvación y asidero, para instrumentalizar sus convicciones y colaborar en la transformación del mundo que nos ha tocado vivir.

Y esto nos conduce a una pregunta capital. ¿Para que debe existir un partido democrático de izquierdas?

Existe la confusión de que el fin de un partido de estas características es alcanzar el poder. Error conceptual. El poder legítimo y democrático es el instrumento, no el fin. Se busca el poder para transformar la sociedad y para realizar los anhelos de los ciudadanos. Si lo que se trata es de gobernar desde los parámetros de pura administración, más eficaz, de la economía con los mismos parámetros de un partido democrático radical y conservador, la diferencia no será perceptible para los ciudadanos. Ser mejor gestor del sistema económico y mejorar los resultados contables de la economía de un país es solo el recipiente para ejecutar políticas sociales redistributivas y disminuir las diferencias entre los ciudadanos.

Un partido socialista debe ejecutar una pedagogía más eficaz sobre los principios de igualdad. Por eso, Clement Attlee, primer ministro laborista, que para mi fue ejemplar, sentenció que la primera obligación de un partido socialista es suministrar a los ciudadanos que están en peor situación “una vida digna y un gobierno que les sirva”. La idea se servicio es capital para un partido socialista.

Y probablemente ahí se encuentra la raíz y la posibilidad del orgullo de ser socialista. Y el partido, como institución para el ejercicio de la política, es la base y el punto de partida de la acción de los militantes que quieren colaborar activamente en la transformación. Todo mi respeto y admiración para los militantes comprometidos, honestos y ejemplares.

Un partido de izquierda no es una maquinaría para ganar elecciones; es mucho más que eso. Y los militantes se merecen respeto, dedicación y tener vías expeditas para realizar un trabajo político organizado en la sociedad. Y por supuesto,vehículos eficaces para ejercer su soberanía sobre el partido.

Los dirigentes del partido no son sus administradores sino los servidores de las líneas políticas de sus militantes.

Me acuerdo cuando el ex secretario general del PSOE y presidente de Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, elegía a dedo a candidatos “ganadores”. Así ocuparon la cabeza de lista muchos “independientes” supuestamente prestigiosos,desplazando a militantes con mucha más experiencia política y más dedicación y compromiso. Fueron, además de cabezas de lista como paracaidistas en muchas circunscripciones, compañeros tuyos de gobierno. Y el procedimiento de elección fue el inverso: primero fueron ministros y después cabezas de lista a los que se les hacía un hueco sin que tuvieran que ver con las organizaciones del partido –al que no estaban afiliados- ni a la circunscripción que representaban.

Te lo pondré con nombres propios para refrescar la memoria:Miguel Sebastián, César Antonio Molina, José Antonio Alonso, Bernat Soria, Mariano Fernández Bermejo. Y algunos más. Elena Salgado fue vicepresidenta del Gobierno sin llegar a afiliarse. Corrígeme, por favor, si estoy equivocado. Ya te recordé que no tardó mucho en pasar del consejo de ministros a consejera de una multinacional. ¿Esa es la imagen de servicio a la sociedad que se quiere trasladar desde los órganos de gobierno dirigidos por el PSOE?

Hay algún caso memorable. En el partido que presume de primarias, el PSOE, Miguel Sebastián fue ungido por Zapatero como “caballo ganador” para la alcaldía de Madrid, pasando por encima de la organización del partido. Ocurrió que Sebastián no solo no ganó las elecciones sino que ni siquiera recogiósu acta de concejal. Él, como otros “independientes”, no han nacido más que para ocupar el poder. Si yo hubiera sido militante socialista en Madrid le hubiera dado mi carné a Miguel Sebastián para que se lo entregara personalmente a su amigo Zapatero.

José Antonio Alonso ejerció de independiente incluso la dirección del grupo parlamentario. ¿Es el PSOE el partido que pone a un diputado independiente para dirigir a los diputados militantes?

Los otros candidatos paracaidistas que además eran ministros duraron en el Congreso hasta que fueron cesados como ministros. Al poco tiempo, el tedio de su escaño les llevó a dimitir. Estaban capacitados para encabezar una lista pero no se conformaban con ser diputados. ¡Increíble! ¿Con qué ánimo se quedaron los ciudadanos que confiaron en el PSOE y votaron esas candidaturas encabezadas con independientes tan comprometidos con el partido que dejaron de ser diputados en el momento que dejaron de ser ministros?

¿Qué mensaje reciben los militantes socialistas con este comportamiento de un secretario general? Pues sencillamente que se equivocaron afiliándose al PSOE, porque se aspira mejor a grandes cargos desarrollando una carrera personal profesional sin mezclarse con los militantes de base, y ofreciéndose luego a ocupar la cabeza de lista en las elecciones y un sillón en el Consejo de Ministros.

Para José Luis Rodríguez Zapatero -y tú siempre estuviste con él sin que hayan llegado eco de discrepancias tuyas en estos y otros asuntos- el partido era un instrumento de uso a su dictado personal. La comisión ejecutiva, una formalidad para sus discursos y sus decisiones sin contestación posible, por el poco peso y poca personalidad de muchos de sus miembros. La mayoría tenían una existencia vicaria en función de la elección directa con que Zapatero designaba a sus miembros.

Pero la política de Zapatero no radicaba en la comisión ejecutiva. Ni siquiera en el consejo de ministros. Él era teléfono adicto. Despachaba individualmente con sus ministros, que eran cuasi secretarios, y con los miembros de la ejecutiva. Daba instrucciones de lo que él decidía.

La esencia de una secretaría general es la capacidad para trabajar en equipo. Si los militantes de un partido de izquierda quisieran entregar un poder personal, presidencialista, erigirían un césar y no un secretario general.

En la época de Zapatero, las decisiones se tomaban en su entorno más cercano, que no era de dirigentes socialistas, ni siquiera de ministros del Gobierno.

Te hablé el otro día de que la auténtica mesa del Consejo de Ministros: radicaba en la cancha de básquet que se hizo construir Zapatero en el complejo de La Moncloa.

El círculo de los elegidos despachaba con el presidente y allí se tomaron muchas e importantes decisiones. Miguel Barroso, a quien tu conoces bien, se merece un capítulo aparte. Él modificó la ley de las televisiones para adaptarla a los proyectos personales del presidente. Y luego, como para hacer que la cosa no iba con él ni con su socio de toda la vida, José Miguel Contreras, cuando cambió las reglas de juego de las concesiones de televisión, se refugió en la Casa de América.

Primer director no diplomático del centro. Dejó heredera en el cargo a una colaboradora suya de mucho tiempo en una cadena de librerías. Todo bien amarrado para seguir controlando esa gallina de los huevos de oro.

Desde su puesto en la Casa de América, Miguel Barroso siguió trabajando para Zapatero en asuntos que no tenían que ver con su encomienda. Entre otras cosas, viajó con el dinero de la Casa de América para expandir la difusión del diario “Público” por Latinoamérica. Él promovió la difusión gratuita por lo menos en Argentina y en México.

Y te daré un dato que no ha sido publicado.

Miguel Barroso, cuando ya no era secretario de Estado de Comunicación, sino director de la Casa de América, viajó a Estados Unidos a reunirse en su casa con Luis Fernández y ofrecerle la dirección general de RTVE por orden del presidente Zapatero. Luis Fernández siempre perteneció al grupo de amigos de Miguel Barroso, como Antonio García Farreras, José Ramón Lucas y José Miguel Contreras. Todos acabaron trabajando en los medios de La Sexta, Público y en Radio Nacional de España o RTVE.

Qué casualidad que estaba alojada de vacaciones en casa de Luis Fernández mi antigua amiga Ángels Barceló, que no me dejará por mentiroso de ese encuentro que se produjo en su presencia y del cierre de la operación de fichaje de Luis Fernández como Director General de Televisión Española. Tal vez esta forma de elegir director de Televisión Española tenga que ver con la forma en la que la ejerció Luis Fernández, favoreciendo en todo momento la expansión de La Sexta, de los contratos con el entramado empresarial de Jaume Roures, para consolidar el sueño mediático del presidente del Gobierno. Luis Fernández colocó a sus amigos y a familiares de sus amigos en puestos de relevancia.

Volvamos al nudo del desprecio a los militantes con que dirigió el partido Zapatero.

¿Donde tiene cabida el “orgullo de ser militante socialista” en una organización dirigida tan personalmente que prefiere independientes a militantes? Lo que Zapatero conseguía “distribuyendo arbitrariamente” cargos y candidaturas era evitar el control democrático del partido, porque los que se beneficiaban de esa forma de llegar a la dirigencia no tenían legitimidad para pedir explicaciones a quien les designaba.

No tenía el PSOE en esas circunscripciones copadas por independientes compañeros del partido preparados para ser candidatos. ¡Demoledor!

Tu mismo fuiste puntal en el intento de quitar a Tomás Gómez de la candidatura a la presidencia de Madrid para situar a Trinidad Jiménez en el puesto. Otra vez la nominación personalísima de Zapatero y de ti de un “caballo ganador por el bien del partido”.

Antes Trinidad había sido candidata a la alcaldía de Madrid y abandonó –por lo menos tomó posesión y ejerció el cargo- para ser nombrada primero secretaria de Estado y luego Ministra. Y solo cuando se forzaron unas primarias se tuvo que ver las caras con Tomás Gómez, quien finalmente ganó contra toda la maquinaria de Ferraz.

Por lo menos alguien se atrevió a torceros el pulso. Por cierto, Tomás Gómez también fue ungido secretario general del partido en Madrid por un designio de Zapatero que no se tomó la molestia de esperar a anunciarlo después de convocados los órganos del partido para su ratificación.

Ya ves querido Alfredo a donde hemos llegado. De la sentencia de Pablo Iglesias de “basta que un compañero se ofrezca para un cargo para que no sea elegido” a una forma de ejercer la secretaria general que empieza y termina en la voluntad de su titular. Esa forma de organización conduce inequívocamente a la debacle a la que el socialismo español se ha visto abocada.

¿Como enfocar una regeneración de un partido que está amenazado con convertirse en marginal? Y no solo por los malos resultados electorales sino por su irrelevancia en la vida pública española.

En el próximo capítulo quiero trasladarte mis reflexiones sobre eltipo de organización, abierta, responsable y democrática; sobre la organización de los militantes de acuerdo con sus profesiones para influir en la lucha democrática en las fábricas, en los sindicatos, en las organizaciones de masas y en la calle. Cómo abrir el partido al control y la participación con las nuevas tecnologías y con una transparencia que haga respirable al PSOE. Y como dinamitar las élites endogámicas que controlan el partido (me temo que tu eres la cima de esa pirámide) y que han convertido su permanencia en el poder de la organización como su principal dedicación política.

(Continuará)

Fuente: Bitácora para náufragos de la izquierda  El blog de Carlos Carnicero


miércoles, 30 de enero de 2013

Carta sincera (y cariñosa) al compañero Rubalcaba. (II) El partido, secuestrado, dejó de ser “propiedad” de los militantes

Por Carlos Carnicero

Me gustaría continuar esta carta por entregas hablando del partido. Del PSOE. 

Sigo muy de cerca la trayectoria del PSOE desde antes del Congreso de Suresnes. Tuve mucho contacto con dirigentes históricos y entonces jóvenes. Yo vivía en Euskadi en el principio de los años setenta, plena dictadura y estados de excepción. 

Enrique Múgica, Txiki Benegas, Ramón Jáuregui, José Antonio Maturana eran compañeros de la lucha antifranquista con los que tuve entonces –y tengo hoy- magníficas relaciones. Incluso había complicidad entre nosotros. Creo que el PSOE ha sido muy injusto con Enrique Múgica. Su labor de captación y organización del socialismo vasco fue enorme. Fue un puntal en el “Pacto del Betis” que ensambló la tradición del socialismo vasco con la renovación del andaluz. 

Varias veces fui a Madrid en el coche de Txiki para aprovechar el viaje y compartir los gastos de gasolina. Él iba a reunirse con la ejecutiva de su partido y yo con la del mío. Compartíamos habitación en una modesta pensión de la Gran Vía, muy cerca de la calle Jacometrezo, donde el empresario Enrique Sarasola había habilitado una sede para que el joven partido que lideraba Felipe González, “Isidoro”, pudiera trabajar en la clandestinidad. 

Entonces los partidos de izquierda teníamos mucha connivencia que se soportaba, además, en la amistad personal de muchos. Creíamos que la unidad de acción era fundamental para terminar con el franquismo. Enrique Múgica representaba al PSOE en los organismos de coordinación democrática. 

Recuerdo un viaje a Éibar desde San Sebastián, en el coche del padre de Txiki, en el que éste se avino a llevar una multicopista que yo había sustraído o nacionalizado en la Universidad de Navarra. Espero que este “delito” de la época del franquismo esté ya prescrito. Pasamos controles de la Guardia Civil sin que revisaran el automóvil con aspecto de honorable Seat mil quinientos del padre de Txiki, un veterano demócrata nacionalista vasco, exilado al final de la Guerra a Venezuela. Sudor frió. Estado de excepción. 

Estas pequeñas reseñas biográficas compartidas con compañeros que siguen siendo tuyos, solo pretenden situar en su contexto mi cercanía con el PSOE desde aquellos tiempos fundacionales. 

Después de las elecciones de 1982 me invitaron a afiliarme al partido y me hablaron de la posibilidad de una importante responsabilidad institucional. Pero entonces yo ya había decidido hacerme periodista y decliné la oferta de ocupar un cargo. Decidí trasladar mi compromiso político al periodismo. Y sencillamente, me hice periodista. 

El partido ha cambiado mucho; no solo como consecuencia del tiempo transcurrido, sino por un profundo cambio conceptual. Lo digo sin nostalgia, porque el modelo de partido necesitaba transformaciones, pero creo que muchas han sido en la dirección equivocada. 

Creo que el primer giro se produjo a raíz de la ruptura ocurrida en la relación política y personal entre Felipe González y Alfonso Guerra. El detonante fue la eclosión de Miguel Boyer y su cercanía con el presidente del Gobierno que era Felipe González. 

La llamada “Beautiful People” estableció la primera conexión entre el socialismo español con sectores liberalesque consiguieron un giro en la estrategia socialista y un acercamiento a un pensamiento que asumía muchas de las posiciones clásicas del capitalismo. Al calor de Miguel Boyer, y también de Carlos Solchaga, arribaron técnicos economistas que se hicieron fuertes en la cercanía de Felipe González. Petra Mateos, Guillermo de la Dehesa y Mariano Rubio formaron parte de aquel núcleo duro de economistas y técnicos de este nuevo socialismo. El partido comenzó a eclipsarse. 

Entonces todavía no había caído el Muro de Berlín pero los planteamientos de la izquierda económica democrática empezaban a estar mal vistos en aquellos primeros años en que el socialismo español asumió el Gobierno de España. La ética de la responsabilidad y el compromiso se vio contaminada de la ética de la oportunidad. Empezó a tomar carta de naturaleza el “no nos queda más remedio”. 

La ruptura entre Felipe y Alfonso tuvo serias consecuencias para el partido. Tú, Alfredo, que no viviste Suresnes desde dentro ni el congreso extraordinario donde se abandonó el marxismo como ideología del PSOE, acababas de llegar y te instalaste en el equipo del Ministro de Educación, José María Maravall. Un teórico del socialismo español y un intelectual respetable. 

Se tejieron los mimbres de los “renovadores” en donde te integraste, como telón de fondo de la lucha contra el“guerrismo”, que al margen de otras consideraciones lo era contra la concepción clásica socialista de “partido de masas”. Se produjo un reforzamiento de las élites y debilitamiento del control de la militancia. Madrid es un claro ejemplo de las consecuencias dramáticas de aquella estrategia de renovación, aunque el “guerrismo” madrileño dejaba mucho que desear. 

En la concepción clásica del PSOE, la organización del partido se adaptaba al concepto de “partido de masas” en contraposición a las prácticas conservadoras de “partidos de cuadros”. En estos, el poder sobre la organización lo delegan los militantes en los cuadros elegidos y dejan de tener control sobre su gestión, al margen de pequeñas formalidades estatutarias. Los partidos de cuadros se han adaptado siempre a las normas rígidas de la democracia formal. Los militantes se limitan a elegir formalmente a los cuadros y estos tienen domeñada la organización del Partido. Vosotros optasteis, entonces, por asumir la tecnología clásica de un partido de cuadros. En el fondo os librasteis del que considerabais agotador sistema de tener que consultar y consensuar con las bases las decisiones importantes. 

El PSOE, hasta ese momento, con sus limitaciones, era un partido vivo, tenía una existencia propia como organización y no dependía ni se subordinaba a las decisiones de los dirigentes radicados en las instituciones públicas. Los “profesionales de la política” no tenían el poder absoluto sobre las líneas marcadas por el partido. Los militantes tenían una cierta capacidad efectiva de control sobre las líneas políticas también en las instituciones. 

Muchos de quienes estén leyendo estas líneas tal vez se estén aburriendo con estas digresiones. Creo que hay que ir al origen de la actual situación del partido para analizar y poder emitir un diagnóstico. 

La desaparición de Alfonso Guerra de la cercanía del secretario general y presidente de Gobierno tuvo muchas consecuencias para el partido. A Felipe le gustó siempre la “Política” con mayúsculas. Él no era un hombre de “aparato” y esa labor, desde Suresnes, siempre estuvo delegada en Alfonso Guerra. Felipe era el estadista y Alfonso Guerra el hombre de partido; la desaparición de este binomio fue nefasta para el futuro y tuvo su desenlace en la época de Zapatero. Para éste, el Partido era solo una marca. Se rodeó de personas “fieles” y abolió el debate interno con la consideración de que la ocupación del poder era todo lo que le hacía falta al socialismo español. El partido perdió autonomía, poder e influencia sobre las instituciones y quedó relegado a las decisiones que se tomaban en Moncloa. Nacieron las taifas autonómicas en las que cada secretario del partido, muchos de ellos presidentes de su comunidad, ejercían el poder con el partido como acompañante de viaje. 

El partido dejó de tener una vida propia efectiva y empezó a languidecer, dejando a muchos militantes reducidos a pegar carteles en las campañas electorales. La política se redujo al ámbito institucional y el partido no tenía otra ocupación que acompañar y apoyar las decisiones desde las instituciones. 

Los principios y los programas empezaron a ser víctimas del utilitarismo de la política. Visto en perspectiva, probablemente muchas de las cosas que se hicieron –sobre todo las reconversiones industriales- eran imprescindibles para adaptarse a la inclusión en la Unión Europea. Hubo que erradicar la amenaza militar y desdecirse en la posición sobre la OTAN. 

Creo que los cambios sociológicos y económicos de España, entre 1982 y 1995, fueron extraordinarios, y los logros conseguidos de una importancia capital. El precio fue el distanciamiento del partido y el Gobierno con la UGT y se profundizó en la parálisis que ya entonces empezó a afectar a la organización del partido. 

Por eso, al margen de los errores en la última etapa de Felipe, creo que una de las equivocaciones básicas de Zapatero fue abjurar de la herencia socialista de la época de Felipe González para librarse de las consecuencias, sobre todo mediáticas, de los casos de corrupción y de las guerra sucia del GAL. Pretendió que todo aquello no tenía nada que ver con él. 

Zapatero -y tu ya estabas con él a pesar de que apoyaste a Bono para la secretaría general- se quiso hacer perdonar los errores cometidos en los gobiernos de Felipe González –él ya estaba hace mucho como diputado en el Congreso, sin que haya constancia de un minuto de gloria y mucho menos de un distanciamiento crítico con las posiciones mayoritarias del PSOE- y su primera opción mediática fue echarse en los brazos de Pedro J. Ramírez para tratar de neutralizar la animadversión constante del ínclito director de El Mundo hacia el PSOE y, sobre todo hacia su persona. Se blindó de las críticas de El Mundo y se distanció de PRISA, al sentirse menospreciado por el todo poderoso Juan Luis Cebrián. Tu te las arreglaste para mantener una relación privilegiada con PRISA y con Cebrián, a pesar de que el secretario general del PSOE se lanzó a la aventura mediática de Público y La Sexta, que ha acabado como el rosario de la Aurora. Si te parece bien, podemos hablar de esto más adelante y del nefasto protagonismo que consiguieron los miembros del Club de basket de La Moncloa. Barroso, de Paz, Contreras y compañía. Todos ellos bien colocados y con buenas fortunas personales. 

Esta relación enfermiza de José Luis Rodríguez Zapatero con el director de El Mundo, se merece capitulo aparte. Pero, hay que decir, que pienso que tu nunca te prestaste a ese juego, y desde luego quien maneja El Mundo te siguió tratando siempre con total resentimiento. Tu, a quien querías y no tengo noticia de que hayas cambiado esos sentimientos, era a Juan Luis Cebrían, ahora millonario convertido en oráculo subrepticio del nuevo progresismo. 

Felipe González renunció a la secretaría general del PSOE, no solo para dar paso a Joaquín Almunia –renovador, como tu-, sino además para obligar a Alfonso Guerra a renunciar a pertenecer a la comisión Ejecutiva. Se cerró el ciclo de transformación del partido y, ante la ausencia de legitimidad que sentía Joaquín Almunia por su elección/designación como secretario general, estableció la ocurrencia de “primarias” con las consecuencias que trajo y que todavía colean. Digo ocurrencia porque las “primarias” reducidas a la elección de los militantes sin aportaciones de otros ciudadanos es un mal remedo de la democracia norteamericana que cautiva a quienes no creen en la importancia de los militantes y de los congresos de verdad democráticos. 

Desde entonces el partido se ha ido encogiendo en número de militantes en donde por un sistema de cooptación quienes controlan la organización se blindan con quienes le son afines. El control de los puestos institucionales, de los funcionarios de confianza y de las listas electorales ha asesinado la autocrítica y el debate interno. La aclamación sustituye a las votaciones y solo se producen controversias cuando dos gallos pretenden el mismo puesto. El sistema de acceso a la dirección requiere sumisión previa a quien está por encima. 

Los militantes no tienen espacio para su función política al margen de las instituciones. El PSOE está ajeno a las luchas democráticas en las calles, en las fabricas y en las organizaciones de masas. No tiene capacidad de convocatoria para liderar una manifestación y su ausencia en los conflictos provocados por los recortes, la reconversión ideológica y la lucha contra la corrupción es manifiesta. El Partido no sabe vivir al margen de la ocupación de espacios de poder porque la calle, las cosas que les ocurren a los ciudadanos, no están a su alcance. 

Siento extenderme tanto, pero me parece imprescindible para sentar las bases razonadas de una propuesta que te seguiré enviando en próximos capítulos. Mañana pretendo abordar la importancia que tiene el partido y la necesidad de una vida activa e independiente de la presencia del PSOE en las instituciones. Y, sobre todo la transparencia en la gestión de los lideres y su sometimiento al control de los militantes. Y, naturalmente, las redes sociales y las fórmulas de participación democrática que se han abierto con las tecnologías. 

Un abrazo sincero. 

(Continuará) 

Fuente: Bitácora para náufragos de la izquierda  El blog de Carlos Carnicero

martes, 29 de enero de 2013

El País, un mito que se cae (+ video)



Hace ya unas décadas el Grupo Prisa, dueño del periódico El País, conglomerado cultural, ideológico y político, que cuenta con semanarios, editoriales educativas y literarias, periódicos deportivos, económicos, cadenas de radio y televisión, mantiene una línea, referente a la realidad latinoamericana, fundada en la calumnia y la infamia. 

La publicación de una foto falsa del presidente Hugo Chávez entubado y en estado comatoso, en primera plana, cuyo pie de foto alude al secreto de la enfermedad de Chávez, es complementada con una noticia en internacional bajo el titular La larga y oscura enfermedad del líder venezolano. La decisión de publicarlo no es un hecho aislado. Es una acción de las muchas que despliegan en todas las redes del grupo. Noticieros, tertulias, programas de radio, televisión, editoriales periodísticas, ediciones de libros. Prisa cuenta con un elenco de académicos, comunicólogos, firmas literarias y personajes del mundo político que día a día hacen piña y confabulan en crear un lenguaje de la desestabilización informativa. Amparados en el rumor, la opinión, las vaguedades, los tópicos y el secreto profesional, construyen un imaginario en el que confluyen la descalificación, la tergiversación de los hechos y la manipulación informativa sobre gobiernos latinoamericanos. 

Respecto a Venezuela son ya años, cuyos equipos dibujan un escenario de caos, violencia, ingobernabilidad, cuasi guerra civil, donde gobierna un autócrata. Como dato, sirva el tratamiento de las elecciones presidenciales de octubre, en el cual aseveraban que las encuestas daban empate técnico; ahora, remarcando la existencia de un vacío legal y de poder, al tiempo que hablan del secretismo médico sobre la enfermedad del presidente Hugo Chávez, tratada de manera obscena y sin ningún respeto. El que sí tienen cuando informan de la operación de cadera del rey. 

En cualquier caso, no se trata de columnas de opinión cuyos colaboradores se ceban en insultos a gobernantes que no son del agrado de los accionistas del grupo. Es una línea editorial diseñada estratégicamente para sostener a sus aliados naturales. En México, Chile, Bolivia, Argentina, Colombia, Venezuela o la población hispana en Florida. Entre sus habituales invitados se cuentan el ex presidente de Chile Ricardo Lagos, el español Felipe González, el uruguayo Julio María Sanguinetti, el costarricense Óscar Arias y algún hijo de famoso, como Álvaro Vargas Llosa, o ideólogos como el mexicano Enrique Krauze o el venezolano Teodoro Petkoff. Todos, sin excepción, liderados por Juan Luis Cebrián, quien fue director jefe durante la dictadura del diario vespertino del movimiento: Pueblo, y posteriormente jefe de informativos de Radio Televisión Española en la última etapa del franquismo. Su fama le llega al ser nombrado director del naciente periódico El País, matutino abanderado de la reforma política e infatigable defensor de Adolfo Suárez. Así, oculta su pasado. Hoy, Juan Luis Cebrián recibe como pago a sus servicios a la monarquía un sillón en la Real Academia de la Lengua y de paso participa en el grupo Bilderberg. De gustos refinados, presume de ser un demócrata de toda la vida. Sin embargo, quienes lo conocen y lo han tratado saben que es un anticomunista visceral, y me consta de primera mano. 

Pero volvamos a la inmerecida fama del periódico El País. En los primeros años de vida fue vocero de la derecha moderna, de quienes se sumaron a la tarea de reformar el franquismo. Sus avales fueron viejos falangistas. Dada la censura, la falta de libertad de expresión, su salida a la calle se tomó como el pistoletazo de salida a la libertad de prensa. En sus páginas escribieron destacados periodistas latinoamericanos: Gregorio Selser, poetas y escritores como Mario Benedetti, Julio Cortázar, Carlos Fuentes o Gabriel García Márquez. Fue una bocanada de aire fresco. Eran otros tiempos. La guerra fría. El Grupo Prisa contó con ellos para proyectar una imagen hacia el continente de compromiso con las luchas democráticas en América Latina. Pronto se diluyó esta visión idílica, al poco tiempo se produjo la criba. A principios de los años 80 había apartado a los colaboradores y periodistas comprometidos, demócratas radicales y de izquierdas. El periódico miró a la derecha latinoamericana. Los intereses de Telefónica, Repsol, Iberdrola, Endesa, Santander, BBVA, se convirtieron en sus aliados. España buscaba la segunda colonización. El Grupo Prisa toma la delantera. 

Con el PSOE en el gobierno, la amistad entre Polanco y Felipe González, convierte sus páginas en vocero propagandístico de sus políticas. En los años 90 muchas firmas, desilusionadas por la línea editorial que toma el periódico, se retiran. Entre otras, Antonio Gala, uno de los escritores más relevantes del siglo XX en España. Igualmente, Mario Benedetti decide no escribir más en dicho tabloide, al ver la deriva neoliberal que asume la dirección tras su polémica con Vargas Llosa

El País ha publicado reportajes maniqueos sobre América Latina, en los cuales no hay una pizca de ética, buen hacer o responsabilidad profesional. Tras la edición de una foto falsa del presidente Chávez y de una información manipulada, lo menos que podría hacer su dirección, si le queda algo de dignidad, es producir el cese inmediato de su responsable de internacional o pedir su dimisión. Pero temo que no será ese el camino. Dentro de unos días volverá a las andadas. El País nunca se ha comprometido con las causas democráticas de América Latina ni lo hará. Su historia lo demuestra. (Tomado de La Jornada



lunes, 28 de enero de 2013

DIAN FOSSEY, conservacionista.


Esta es la historia de una mujer luchadora y valiente, mártir del movimiento conservacionista en nuestro planeta tierra. Una rebelde que planto cara a los furtivos del Congo, Uganda y Rhuanda. Una mujer que sóla, con ayuda de unos pocos, consiguió mover el mundo.

Nació en San Francisco el 16 de enero de 1932, en una familia dominada por el alcoholismo del padre y un entorno difícil. Con tan solo 3 años, sus padres se separan, No tuvo una infancia feliz.

Se licenció en Terapia Ocupacional en el San Jose State College en 1954  y se especializó en el trabajo con discapacitados psíquicos, pasando varios años trabajando en un hospital de Kentucky.

En 1960 tiene la oportunidad de leer los trabajos de George Schaller, destacado zoólogo que venía realizando el censo de los gorilas de montaña en el Africa ecuatorial, una zona virgen pero también llena de conflictos bélicos, una zona jalonada por 8 majestuosos volcanes, cerca de los Grandes Lagos. En 1963, abandona su trabajo y viaja al continente africano (había ahorrado durante años y solicitado un préstamo para poder llegar a África). Se entrevistó con el famoso paleontólogo, antropólogo y arqueólogo británico de origen keniano Louis Leaky. Este pensaba que el estudio de los gorilas ayudaría a entender la evolución humana, necesitaba investigadores que pudieran quedarse una larga temporada en aquella zona tan difícil de frío intenso y guerras interminables. Y Dian se presentó ante él dispuesta a asumir ese reto y aunque tenía pocos conocimientos de zoología y ninguna experiencia él decidió darle una oportunidad.

Transcurrieron dos meses hasta que se encontró con la primera familia de gorilas. A partir de ese momento los observó cada día, y anotó y dibujó cada detalle. Es testigo de algo incógnito hasta entonces para el ser humano. Los gorilas empiezan a identificarla, las madres ya no se muestran nerviosas, el enorme macho ya siente “indiferencia” hacia ella. Y un día consigue el milagro. Dian, se valió de su profunda intuición y sensibilidad para entablar contacto con esta especie. Logra mezclarse entre el grupo de gorilas, la aceptan, se dejan acariciar y juegan con ella, excepto un receloso macho de lomos plateados que la observa a distancia.

Ese macho será el gorila más famoso de la historia, ya que fue con el que estableció la relación más cercana y cálida. Un día se aproximó a ella, le dio su mano y al contemplarla, Dian observó que su cuarto y quinto eran palmípedos y por eso lo llamó Digit. Fué aniquilado en una emboscada de cazadores furtivos mientras intentaba defender a su familia.

Fueron meses de intenso trabajo, y aquí, a Dian Fossey le vino muy bien su experiencia con niños “especiales”. Elaboró un lenguaje gestual y consiguió censar 220 gorilas de montaña, posiblemente los últimos. En 1966 logró el apoyo de la National Geographic Society  y la Fundación Wilkie para trabajar en Zaire, pero pronto la agitada situación política del país la forzaría a trasladarse a Ruanda para continuar sus investigaciones.

Su paciencia y su meticulosa observación de los gorilas le permitieron comprender e imitar su comportamiento, ganando paulatinamente la aceptación de varios grupos. Aprendió a reconocer las características únicas de cada individuo, llegando a tener con ellos una relación de confianza y afecto. Karisoke, su lugar de estudio, se convirtió en centro internacional de investigación sobre los gorilas cuando ella fundó el Centro de Investigación de Karisoke en 1967.

En 1974 recibió el grado de doctora en Zoología por la Universidad de Cambridge. En 1983 publica Gorilas en la niebla, libro que expone sus observaciones y su relación con los gorilas en todos sus años de estudios de campo.

En sus 22 años de estudio con los gorilas, Fossey enfrentó y combatió la tarea de los cazadores furtivos que estaban llevando la especie de los gorilas de la montaña a la extinción. Esta lucha le creó muchos enemigos, y se sospecha que fue el motivo de su asesinato el 26 de diciembre de 1985. Su muerte, a machetazos fue atribuida al jefe de los cazadores furtivos de gorilas contra los que luchó. En un principio se señaló a los furtivos, pero posteriormente fue acusado Wyne McGuire, un joven doctorando que se encontraba bajo la asesoría de Fossey y al que se le acusó de ‘celos profesionales’. McGuire huyó a Estados Unidos poco antes de que un Tribunal ruandeño le acusase del crimen y le condenase a morir fusilado en cuanto pisara territorio de Ruanda. Hoy en día sin embargo, la teoría más extendida es la del asesinato a manos de los furtivos con el apoyo de las autoridades ruandeñas. La realidad es que nunca se investigó.

Cuando Fossey murió, ya estaba retirada de la investigación y se dedicaba, al cuidado de sus gorilas, a luchar para salvarlos de los cazadores y de la extinción. Tan profundo era su amor por estos animales como su desconfianza al hombre, que en una entrevista que le hicieron en mayo de 1985 dijo: "No tengo amigos. Cuanto más aprendo sobre la dignidad de los gorilas, más quiero eludir a la gente".

Dian Fossey fue sepultada en su cementerio particular, en medio de 17 gorilas, un perro y un mono, dentro del perímetro del Centro de Investigación Karisoke. Diez años después, Karisoke estaba en ruinas; ni siquiera el augurio de Fossey sobre el destino del lugar se cumplió: “...cuando muera, no habrá nadie que salve a los gorilas, Karisoke será una atracción turística y cesará de existir como centro de investigación".

En 1988 la vida y obra de Fossey fue retratada en la película Gorilas en la niebla (Gorillas in the Mist), dirigida por Michael Apted y protagonizada por Sigourney Weaver. Su trabajo contribuyó a la recuperación de la población de gorilas y a la desmitificación de su comportamiento violento.

Hasta su llegada a Africa, la vida de los gorilas de montaña estaba seriamente comprometida por el furtivismo. Gracias a personas como Dian Fossey, se inició un movimiento de conservación hacia los  gorilas de montaña. Una de las especies más amenazadas del planeta. En el año 1960 se hizo un primer censo sobre los gorilas y la cifra era poco esperanzadora, había menos de 500.

En 1994, la organización Dian Fossey Gorilla Fund fue obligada a salir de Rwanda.



Gorilas en la Niebla, Dian Fossey, Salvat Editores, 1190

domingo, 27 de enero de 2013

Censurado: Cuba hace lo que las transnacionales farmacéuticas tienen prohibido

José Manzaneda*.- Que Cuba haya desarrollado ya cuatro vacunas contra diferentes tipos de cáncer es sin duda una noticia importante para la Humanidad (1), si tenemos en cuenta que, según la Organización Mundial de la Salud, cada año mueren en el mundo, por esta enfermedad, cerca de 8 millones de personas (2). Sin embargo, los grandes medios internacionales la han ignorado casi por completo.

En 2012 Cuba patentaba la primera vacuna terapéutica contra el cáncer de pulmón avanzado a nivel mundial, la CIMAVAX-EGF (3). Y en enero de 2013 se anunciaba la segunda, la llamada Racotumomab (4). Ensayos clínicos en 86 países demuestran que estas vacunas, aunque no curan la enfermedad, consiguen la reducción de los tumores y permiten una etapa estable de la enfermedad, aumentando esperanza y calidad de vida.

El Centro de Inmunología Molecular de La Habana, perteneciente al Estado cubano, es el creador de todas estas vacunas. Ya en 1985 desarrolló la vacuna de la meningitis B (5), única en el mundo, y más tarde otras, como las que combaten la hepatitis B o el dengue (6). Además, investiga desde hace años para desarrollar una vacuna contra el VIH-SIDA (7). Otro centro estatal cubano, los laboratorios LABIOFAM, desarrolla medicamentos homeopáticos también contra el cáncer: es el caso del VIDATOX, elaborado a partir del veneno del alacrán azul (8).

Cuba exporta estos fármacos a 26 países, y participa en empresas mixtas en China, Canadá y España (9). Todo esto rompe completamente un estereotipo muy extendido, reforzado por el silencio mediático acerca de los avances de Cuba y otros países del Sur: que la investigación médico-farmacéutica de vanguardia se produce solo en los países llamados “desarrollados”.

Indudablemente, el Estado cubano obtiene un rendimiento económico de la venta internacional de estos productos farmacéuticos (10). Sin embargo, su filosofía de investigación y comercialización está en las antípodas de la práctica empresarial de la gran industria farmacéutica.

El Premio Nobel de Medicina Richard J. Roberts denunciaba recientemente que las farmacéuticas orientan sus investigaciones no a la cura de las enfermedades, sino al desarrollo de fármacos para dolencias crónicas, mucho más rentables económicamente (11). Y señalaba que las enfermedades propias de los países más pobres –por su baja rentabilidad- sencillamente no se investigan. Por ello, el 90% del presupuesto para investigación está destinado a las enfermedades del 10% de la población mundial.

La industria pública médico-farmacéutica de Cuba, aún siendo una de las principales fuentes de divisas para el país, se rige por principios radicalmente opuestos.

En primer lugar, sus investigaciones van dirigidas, en buena parte, a desarrollar vacunas que evitan enfermedades y, en consecuencia, aminoran el gasto en medicamentos de la población. En un artículo en la prestigiosa revista Science, los investigadores de Universidad de Stanford (California) Paul Drain y Michele Barry aseguraban que Cuba obtiene mejores indicadores de salud que EEUU gastando hasta veinte veces menos (12). La razón: la ausencia –en el modelo cubano- de presiones y estímulos comerciales por parte de las farmacéuticas, y una exitosa estrategia de educación de la población en prevención de salud.

Además, las terapias naturales y tradicionales –como la medicina herbolaria, la acupuntura, la hipnosis y muchas otras-, prácticas poco rentables para los fabricantes de medicamentos, están integradas desde hace años en el sistema de salud pública gratuita de la Isla (13).

Por otro lado, en Cuba los fármacos son distribuidos, en primer lugar, en la red hospitalaria pública nacional, de forma gratuita o altamente subsidiada -precisamente- gracias a los ingresos en moneda fuerte por sus exportaciones (14).

La industria farmacéutica cubana, además, apenas destina presupuesto al gasto publicitario que, en el caso de la multinacionales, es superior incluso al invertido en la propia investigación (15).

Por último, Cuba impulsa la producción de fármacos genéricos que pone a disposición de otros países pobres y de la Organización Mundial de la Salud, a un precio muy inferior al de la gran industria mundial (16).

Pero estos acuerdos, ajenos a las reglas del mercado, generan fuertes presiones desde la industria farmacéutica. Recientemente, el Gobierno de Ecuador anunciaba la compra a Cuba de un número importante de medicamentos, en “reciprocidad” por la becas a estudiantes ecuatorianos en la Isla y por el apoyo de especialistas cubanos en el programa “Manuela Espejo” para personas discapacitadas (17). Las protestas de la Asociación de Laboratorios Farmacéuticos Ecuatorianos se convirtieron de inmediato en campaña mediática, difundiendo el mensaje de la supuesta mala calidad de los fármacos cubanos (18).

Por otro lado, numerosos analistas ven detrás del golpe de estado de Honduras, en 2009, a la gran industria farmacéutica internacional, ya que el gobierno del depuesto Manuel Zelaya, en el marco del acuerdo ALBA, pretendía sustituir la importación de medicamentos de las multinacionales por los genéricos cubanos (19).

El bloqueo de EEUU a Cuba impone importantes obstáculos para la comercialización internacional de los productos farmacéuticos cubanos, pero también perjudica directamente a la ciudadanía de EEUU. Por ejemplo, las 80.000 personas diabéticas que sufren en este país, cada año, la amputación de los dedos de sus pies, no pueden acceder a la vacuna cubana Heperprot P, que precisamente las evita (20).

El Premio Nobel de Química Peter Agre afirmaba recientemente que “Cuba es un magnífico ejemplo de cómo se pueden integrar el conocimiento y la investigación científica” (21). Irina Bokova, directora general de la UNESCO, decía sentirse “muy impresionada” con los logros científicos de Cuba y mostraba la voluntad de esta organización de Naciones Unidas en promoverlos en el resto del mundo (22). La pregunta es inevitable: ¿contará con la colaboración imprescindible de los grandes medios internacionales para difundirlos?


*Coordinador de Cubainformación