martes, 30 de abril de 2013

Paraguay: Ganó el que compró mas votos

Martin Almada* 
Defensor de los Derecha Humanos. 

A la luz del triunfo de la ASOCIACION NACIONAL REPUBLICANA (Partido Colorado), una SOCIEDAD ANONIMA DE DELINCUENTES, podemos afirmar que la sociedad política paraguaya es complaciente con sus ladrones y verdugos e implacable con sus soñadores. 

El 22 de diciembre de 1992, hemos descubierto 3 toneladas de documentos de la policía secreta de Alfredo Stroessner que tiene hoy acorralado a los genocidas de Argentina, Brasil, Bolivia, Chile, Paraguay y Uruguay (OPERACIÓN CONDOR). 

Resulta paradójico, que estos archivos hayan sido considerados desde el primer momento como un acontecimiento histórico nacional e internacional que ha provocado múltiples publicaciones. En 2009 la UNESCO le asignó la categoría de MEMORIA DEL MUNDO. La Fiscalia General no investigó el contenido de este Archivo hasta la fecha, consolidando la IMPUNIDAD. 

El 28 de agosto del 2008 la COMISION DE VERDAD Y JUSTICIA entregó a los Poderes del Estado el INFORME FINAL con sus respectivas conclusiones y recomendaciones. Destacados y antiguos funcionarios y represores de la dictadura stronista pasaron a ser funcionario del Estado. Tampoco fueron investigados por la Fiscalia General los personeros de la dictadura que actuaban a través de las seccionales del Partido Colorado gobernante durante los 35 años de dictadura. 

EL TERRORISMO DE ESTADO lleva impresa las huellas digitales de Alfredo Stroessner y de sus secuaces. Hoy como ayer, los fiscales, jueces, policías y militares arremeten contra los defensores de los derechos humanos en vez de escucharlos y protegerlos. 

La elección del 21 de abril de 2013 es simplemente la legitimización del golpe de Estado ocurrido el 22 de junio de 2012. El triunfo de los nostálgicos de la dictadura permitirá la reinserción de Paraguay en el concierto de las naciones en calidad de CABALLO DE TROYA para obstaculizar la UNIDAD LATINOAMERICANA. 

En Paraguay una vez mas la izquierda fue derrotada. El nuevo “patrón” de esta sociedad feudal es Horacio Cartes que durante la dictadura y luego en democracia amasó una inmensa fortuna “non santas”. Compitió con el por el cargo presidencial Efrain Alegre, también de tendencia de derecha quien para fortalecer su intención de voto se alió con el partido que creo el general también golpista LINO OVIEDO. Esta alianza le salió el tiro por la culata. 

Como hay un profundo descrédito al sistema político gran parte de la población acudió a votar porque le pagaron por su voto utilizando para el efecto las modernas tecnologías. Gano el que compró mas voto o sea lo que pasó en Asunción el 21 de abril fue una TIMBA ELECTORAL. 

Los graves problemas sociales no fueron motivo de preocupación de los candidatos golpistas. Sigue los latifundios, la corrupción, injusticia, el modelo político prebendario, sigue en vigencia la doctrina de la seguridad nacional, falta de atención medica, educación, Stroessner y sucesores esclavizaron al pueblo paraguayo por medio del analfabetismo etc. Además se seguirá aplicando la receta neoliberal del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional. El Comando Sur norteamericano seguirá con sus maniobras antisubersivas en un país que se hace llamar democrático. Es la prueba que el CONDOR SIGUE VOLANDO. 

Tampoco se preocuparon que pasó en Curuguaty donde fueron asesinados policías y campesinos inocentes donde los complotados fueron el Vaticano, los ganaderos y sojeros vinculados con las multinacionales como Monsanto, petrolera norteamericana Dahiva y la multinacional canadiense RIO TINTO ALCAN que explota el aluminio. El reclamo de la tierra por parte de los sin tierra permitió a la derecha desalojar sin violencia del poder a la izquierda con la complicidad del Congreso Nacional. 

Solo una transformación radical de la base cultural y moral de la juventud permitirá al Paraguay hacer frente al RETORNO DE LOS BRUJOS 

Nota de Ensenada de Riazor: *Martín Almada, nacido en Puerto Sastre (Paraguay) el 30 de enero de 1937, es Doctor en Pedagogía y un reconocido activista y defensor de los Derechos humanosen Paraguay durante la dictadura de Alfredo Stroessner. Ha sido sindicalista, líder del movimiento Por un techo para cada educador de la Federación de Educadores del Paraguay, además de escritor y poeta. Fundador y director de laEscuela Juan Bautista Alberdi en San Lorenzo, Paraguay, instituto educacional que fue abruptamente cerrado en 1974 por órdenes dictatoriales.

XENTILEZA DO: COSAL A CORUÑA 

lunes, 29 de abril de 2013

La “estrategia guerrillera” de la derecha en Venezuela


Atilio A. Boron.- Envalentonada por los resultados de las recientes elecciones, la derecha en Venezuela –tanto sus representantes autóctonos como los agentes del imperialismo que operan en ese país- ha profundizado una estrategia de lucha política que, en los hechos, colocó al gobierno chavista a la defensiva o, cuando menos, en un estado de alerta ante las amenazas que se ciernen sobre el futurode la Revolución Bolivariana. Duele decirlo, pero más dolería contemplar el inesperado y dramático final de un proceso revolucionario tan significativo como el lanzado por el Comandante Hugo Chávez por no haberse adoptado a tiempo las medidas correctivas imprescindibles para preservarlo. La irreversibilidad es un atributo que poseen muy pocos procesos revolucionarios, y eso después de haber sobrepasado las muy duras pruebas de la historia. No es el caso, todavía, de la Revolución Bolivariana, aunque la existencia de un amplio entramado de organizaciones populares nacidas durante el gobierno del Presidente Chávez bien podrían ser los bastiones fundamentales que aseguren la continuidad del proceso revolucionario.

Todos los clásicos del marxismo -comenzando en este tema puntual por Engels y siguiendo después por Marx, Lenin, Trotsky, Gramsci, Mao y Ho Chi Minh y, más recientemente, Fidel y el Che- comprendieron muy bien el notable paralelismo existente entre el arte de la guerra y la lucha política. No se les escapaban las diferencias, pero tampoco pasaban desapercibidas sus semejanzas; por eso, tomaban nota de las enseñanzas que aportaba la historia militar. Observaron, por ejemplo, que cuando una fuerza social y numéricamente inferior quiere atacar a un ejército poderoso y bien organizado debe apelar a formas no convencionales de lucha. Las tácticas de la guerrilla son precisamente eso: ataques inesperados, sorpresivos, puntuales, seguidos de una rápida retirada, dejando en el campo de batalla a un enemigo lastimado y, sobre todo, desmoralizado. Eso es precisamente lo que con mucha astucia (y absoluta inescrupulosidad) ha venido haciendo la derecha en Venezuela al lanzar un torrente de ataques –desde denuncias y agresiones verbales hasta sabotajes económicos, asaltos a recintos asociados al PSUV o a los centros de salud de la “Misión Barrio Adentro” y “asesinatos ejemplarizadores”- que lograron debilitar el entusiasmo y la moral revolucionaria de las fuerzas chavistas, lo cual se vio reflejado en el voto del 14 de Abril. La efectividad de esas tácticas se comprueba al constatar que ellas hicieron posible que la derecha lograra lo que hasta hacía poco tiempo sonaba como imposible: fijar la agenda política nacional y obligar al gobierno bolivariano a tener que responder a los ataques de sus adversarios y sin poder impulsar iniciativas propias y concretas. Hace ya unos años que los intelectuales orgánicos del imperio y los estrategas del Pentágono vienen diciendo que, en la actualidad, “la lucha antisubversiva se libra en los medios.” La estrategia de la derecha en Venezuela es tributaria de esta nueva concepción adoptada por Washington y da testimonio de su eficacia.

¿Qué pretende la derecha con estas tácticas? Estas, como es sabido, no existen en el vacío sino que siempre se articulan en una estrategia de más largo alcance. En este caso, encaminada a socavar el respaldo de los sectores populares al gobierno aislándolo de su base tradicional de apoyo y facilitando sus planes desestabilizadores, en cualquiera de sus dos variantes: (a) “calentamiento de la calle”, tumultos, saqueos y golpe de estado para “restaurar el orden” que supuestamente el gobierno bolivariano ya no puede garantizar; o, (b) desgaste prolongado y destitución del gobierno vía referendo revocatorio. Estrategia global que será tanto más exitosa cuanto más el gobierno persista en el error de recoger el guante astutamente arrojado por los sectores contrarrevolucionarios y acuda a librar combate en el terreno mediático que le proponen sus enemigos. En estos días hemos visto al propio presidente Nicolás Maduro involucrarse en esas batallas verbales –en la campaña y después- en respuesta a las insolentes provocaciones de Henrique Capriles y sus compinches de adentro y de afuera. No debería ser así, porque la delicada correlación de fuerzas que hoy existe en Venezuela no se modificará en una dirección favorable al chavismo en virtud de la eficacia discursiva del presidente, sus ministros o los líderes del PSUV sino por la capacidad que demuestre el gobierno para reorganizar y reanimar a un pesado e ineficiente aparato estatal, hiperburocratizado y con inocultables focos de corrupción. Sin ello, mal se podrán atacar los principales problemas que abruman a la población venezolana y que provocaron la deserción de una parte del electorado chavista: la carestía y demás aspectos concernientes a la economía, como el desabastecimiento de productos esenciales, por ejemplo; los cortes de energía eléctrica y la inseguridad ciudadana, entre otros. Consciente de ello, la derecha descarga un fárrago de ataques que, como en la guerra de guerrillas, distraen sin pausa al ejército regular –en este caso el gobierno- y le dificulta concentrarse en las tareas cruciales exigidas por la actual coyuntura. Lo que la derecha desea es que éste se empantane en el estéril terreno de la polémica y la discusión, impidiéndole de este modo destinar personal y tiempo a diseñar e implementar eficaces políticas para resolver los problemas que aquejan a la ciudadanía.

De lo anterior se desprende que el gobierno del presidente Nicolás Maduro tiene que lanzar una contra-ofensiva política, con centro en el terreno de las políticas públicas, ignorando las provocaciones y los insultos que profieren los personeros de la derecha y neutralizando de ese modo sus tácticas agresivas que, conviene aclararlo, buscan ocultar el carácter reaccionario de su agenda con demagógicas y engañosas declaraciones en las cuales manifiestan su voluntad de apropiarse de los “aspectos positivos” del legado de Chávez. Debe por eso mismo concentrar todos sus recursos humanos e institucionales en la batalla contra los problemas arriba mencionados, sin perder un minuto en yermos enfrentamientos verbales que en ningún caso servirán para consolidar -y mucho menos ampliar- su base de sustentación en la sociedad y en el electorado. Y tiene también que ser consciente el gobierno bolivariano que, en esta coyuntura post-electoral, el tiempo juega en su contra. Que la derecha intenta construir un clima de opinión que le abra un espacio para ensayar su carta golpista, hipótesis de máxima, o que la faculte para exigir un referendo revocatorio que podría tener lugar en unos tres años. Sabedor también que si la gestión gubernamental no logra resolver, al menos parcialmente, los problemas arriba mencionados la Revolución Bolivariana podría re-editar el infortunio que le cupo al Sandinismo, que diez años después de su épica victoria contra la tiranía de Anastasio Somoza (h) fue derrotado inapelablemente en las urnas por una coalición restauradora promovida, organizada y financiada –como hoy lo hace en la patria de Bolívar y Chávez- por el imperialismo norteamericano.

Todavía se está a tiempo para impedir en Venezuela tan infeliz desenlace, pero hay que poner manos a la obra ya mismo y diseñar una nueva estrategia de reconstrucción política que le permita al chavismo recuperar la iniciativa y pasar a la ofensiva. Esto quiere decir, librar el combate contra la derecha en el terreno que elija el gobierno y no en el preferido por la oposición: el malicioso pantano de los medios. En relación a esto no podemos sino celebrar la reciente creación de la “Misión Eficiencia o Nada”, concebida para velar por la correcta administración de la cosa pública y luchar contra los focos de corrupción y burocratización que carcomen desde dentro la vitalidad de la revolución. Además, será necesario que el presidente continúe con su acertada política de recuperar nuevamente la calle, hoy disputada por la movilización de la derecha. Esto es, acercarse más al pueblo, mejorar la comunicación con él, escuchar sus reclamos y atender a sus demandas, actitudes indispensables para desbaratar la estrategia de la “guerrilla mediática” seguida por la derecha. Siendo consciente, además, de que lo que Chávez podía resolver gracias a su carismático liderazgo hoy debe ser resuelto mediante una gestión estatal eficiente y socialmente incluyente, alejada de toda desviación tecnocrática y capaz de producir resultados inmediatos. Una gestión, además, que estreche los vínculos con los gobiernos locales y que cuente con un elenco de idóneos servidores públicos capacitados para dar respuesta inmediata a los reclamos de la sociedad. En Ecuador, por ejemplo, el Sistema Quipux es un servicio vía Internet que el Presidente Rafael Correa instaló en todas las agencias gubernamentales para facilitar un enlace directo con su oficina y la del vicepresidente, y que permite a su vez que estos puedan monitorear en tiempo real la marcha de los diversos proyectos del gobierno, conociendo su grado de avance y sus obstáculos de suerte tal de poder tomar sin demora las medidas correctivas que sean pertinentes. Esto no es una panacea pero, sin duda, va a facilitar el necesario, impostergable, salto de calidad que tiene que producirse en la administración pública de la Revolución Bolivariana para hacer frente a los inéditos desafíos del momento actual.

Artículos relacionados:

domingo, 28 de abril de 2013

Gobierno dimisión, elecciones ya


Las últimas noticias sobre la economía española y la reacción del gobierno ante las protestas ciudadanas marcan a mi juicio un punto definitivo de no retorno.
Los datos del paro, el empeoramiento de las previsiones de crecimiento, la corrección al alza de la cifra de déficit o la evolución de los indicadores del crédito, del consumo o la producción industrial reflejan que la acción del gobierno del Partido Popular es un desastre sin paliativo alguno.
Ni una sola de las reformas que ha ido adoptando ha logrado lo que le dijeron a los ciudadanos que iba a conseguir. La reforma laboral ha multiplicado el desempleo, las financieras no han saneado de verdad el sistema bancario ni han recuperado el crédito, la amnistía fiscal solo ha servido para que se valgan de ella los correligionarios de los gobernantes, y los recortes de derechos y gastos sociales en educación, sanidad, pensiones o atención a la dependencia ni siquiera suponen una disminución sustancial de la deuda porque se mantienen los altos pagos por intereses o el apoyo generoso a la banca y a las grandes empresas.
Los datos son irrefutables y no hay manera alguna de salvar la gestión de Mariano Rajoy y de su partido. El cierre de empresas y los despidos crece sin cesar, miles de empresarios pierden sus patrimonio y los niveles de paro avergüenzan ya y dan miedo a propios y extraños. La economía no levanta cabeza se mire por donde se mire, la pobreza está aumentando dramáticamente, sobre todo entre las personas mayores y los jóvenes y niños, miles de personas y hogares pierden sus viviendas, los servicios públicos se degradan por momentos y los ingresos de las familias caen estrepitosamente, generando no solo sufrimiento sino la ruina de las pequeñas y medianas empresas que viven de ellos, o de cientos de municipios.
Pero nada de eso afecta por igual a todas las personas porque, mientras tanto, el gobierno se dedica a salvar la cara y el sillón a banqueros delincuentes, se niega a investigar a los responsables de todo lo que está pasando y ayuda con la mayor generosidad a las grandes empresas, bancos y fortunas. Lo prueba como hecho así mismo irrefutable el aumento de la concentración de la renta y la riqueza y de la desigualdad en España.
No se trata, pues, de un simple problema de incompetencia del gobierno. En realidad, lo que tiene que hacer para que los de arriba salgan adelante en mejores condiciones lo hace bien. Se trata, además, de que nos gobierna un Partido que traiciona constantemente los intereses generales, que se enroca en la mentira y que limita las libertades públicas para sortear los efectos de su fracaso ante la gente normal y corriente.
Rajoy y el Partido Popular, como antes le pasó a Zapatero y al PSOE, se han rendido ante los poderes económicos europeos y sus representantes políticos, y han puesto a España de rodillas ante la Troika y ante la reaccionaria Señora Merkel, que no es sino la marioneta vestida de ideóloga liberal de los grandes bancos y corporaciones alemanas.
La política de austeridad que defienden es una gran estafa cuando va acompañada de casi 5 billones de euros en ayudas a la banca o de casi 400.000 millones de euros anuales en pago de intereses a los bancos privados, y está perfectamente demostrado que no puede tener los efectos beneficiosos que dicen que tiene, sino todo lo contrario. El propio Rajoy demuestra su incapacidad y su traición cuando pide por la boca chica ayudas al crecimiento o que el Banco Central Europeo desempeñe otro papel, o cuando calla ante los efectos devastadores que provoca en la población más desfavorecida.
Los ministros, el propio Rajoy y los dirigentes del Partido Popular mienten con descaro constantemente diciendo a la ciudadanía lo que saben que no va a ocurrir y presentando sus medidas como lo que no son, tal y como al cabo de poco tiempo se comprueba sin dificultad, lo que explica la desafección continua de su propio electorado.
El gobierno del Partido Popular solo actúa con mano firme a la hora de controlar los medios públicos, de reprimir y criminalizar las protestas sociales, de modificar las normas que benefician a los más poderosos, incluida la jerarquía de extrema derecha de la Iglesia Católica, o de disimular los casos de escandalosa corrupción entre sus propias filas. Y así está propiciando una involución evidente en las libertades civiles y en la democracia ya de por sí imperfecta de la que gozamos.
El peligro es que todo eso va a ir a más, como demuestran las medidas que sibilinamente ya se han anunciado, en materia de pensiones, por ejemplo, y que es posible que hoy mismo se pongan de nuevo en marcha en el consejo de ministros.
España está en peligro gobernada por políticos que, como demuestran los datos de sus sobresueldos millonarios que estamos conociendo, son simples mercenarios con la boca llena de palabras vacías y de mentiras.
Hay que poner fin a esta situación y los partidos políticos que nos han llevado a la situación en la que estamos no pueden sacarnos de ella. Es imprescindible una reacción ciudadana en defensa de la libertad, de la dignidad y de los derechos humanos y sociales y de la democracia que están en peligro. Es necesario un protagonismo mucho mayor de las personas normales y corrientes, las que día a día sacan adelante sus empresas, sus empleos, sus estudios, sus familias o a las personas que están a su lado, las que saben trabajar bien y crear riqueza y que no buscan hacerse ricos a cualquier precio sino ser personas decentes y cumplir honestamente con sus obligaciones y responsabilidades. Es urgente acabar con la corrupción, investigar para conocer a los responsables de todo lo que nos ha pasado, a los políticos que se llevan el dinero, a los banqueros y bancarios que nos han estafado, a las fortunas que defraudan, a los jueces que no actúan contra todos estos delincuentes, a las autoridades que no vigilan y dejaron hacer… Es precisa la unidad ciudadana por encima de diferencias de segundo orden para salvar lo que de verdad es ahora lo prioritario, para enfrentarse con decisión e inteligencia a quienes han hecho que Europa se traicione a sí misma y se empeñan en destruirla, para poner en marcha un proyecto de regeneración política, económica y social que nos saque de las desesperanza y del miedo, para luchar contra el fraude en todas sus manifestaciones, para recobrar la ilusión en nosotros mismos y para garantizar que todos tengamos el mismo derecho al futuro en bienestar y con seguridad.
Hay que poner fin a este gobierno porque de él solo se pueden esperar nuevos y más dolorosos e inútiles saltos al vacío, hay que reclamar nuevas elecciones y hay que lograr que concurran a ellas candidaturas ciudadanas de nueva factura que traigan el aire fresco que acabe de una vez con esta pesadilla.

sábado, 27 de abril de 2013

Contraofensiva estratégica chavista


Ángel Guerra Cabrera.- El chavismo ha mostrado otra vez su potente músculo revolucionario con el fulminante izquierdazo propinado al plan golpista activado por Washington después de la elección presidencial. Así lo evidencia el parón dado por el presidente Nicolás Maduro al intento de Capriles Radonskyde realizar una marcha opositora al centro de Caracas, con la que –denunció- pretendía repetir el sangriento expediente golpista del 11 de abril de 2002, a la vez que lo responsabilizó por los muertos y heridos causados con el llamado a sus partidarios a “descargar la arrechera” en la calles. De igual modo, la rápida actuación de la fiscalía que ha abierto 161 investigaciones a los grupos de choque fascistas protagonistas de esos crímenes y del asalto o quema de instalaciones emblemáticas de los programas sociales bolivarianos. Ha sido atronador el silencio de los medios de derecha sobre la violencia fascista.

En todo caso, la contrarrevolución tuvo que meter la cola entre las patas muy pocos días después de su pretensión de incendiar el país con apoyo de una feroz campaña internacional de esos mismos medios. En una Caracas en calma, Maduro, con pleno respaldo de Unasur a su trasparente victoria electoral y arropado en un mar de pueblo, tomó posesión como presidente constitucional con la presencia de 17 jefes de Estado y gobierno y delegaciones de 61 países.

Antes y después de ese acto el presidente ha adoptado importantes medidas para solucionar problemas que afectan a la población, como la declaración de emergencia eléctrica y la entrega a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana de la seguridad del sistema eléctrico. Se acabó la impunidad de los sabotajes al vital servicio, causantes de los molestos y costosos apagones. Los órganos competentes ya han detenido a algunos empleados de la estatal Corpoelec y varios gerentes han sido destituidos. Además, se pondrá en marcha la Gran Misión Eléctrica Venezuela, una iniciativa del comandante Hugo Chávez para articular a largo plazo la plena integración de esta industria en la construcción del socialismo bolivariano.

Esa decisión, junto a otras recientes de Maduro ponen de relieve el vigoroso contrataque chavista para liquidar el conato opositor poselectoral sin disparar un tiro ni aplicar a los inconformes la brutal represión habitual en muchos otros países. Pero más importante aún ha sido la trasformación evidente del contrataque en contraofensiva estratégica pues para gobernar hay que poner a la contrarrevolución a la defensiva. Maduro ha mostrado la voluntad de profundizar la revolución con audacia y energía pero con la serenidad de quien se sabe asistido de la razón y apoyado sólidamente por una masa combativa y disciplinada.

“El odio y el desprecio al pueblo generó violencia y muerte. Hace una semana derrotamos el golpe de Estado con firmeza y el amor al pueblo”, escribió el sucesor de Chávez en su cuenta de Twitter. El presidente renovó una parte del consejo de ministros en el que inyectó sangre de hombre y mujeres jóvenes probados ya en anteriores responsabilidades. Anunció que practicará un “gobierno de calle” y en una reunión con los 20 gobernadores revolucionarios expresó una clara voluntad de atacar errores y problemas: “Vamos a una rectificación a fondo, retomar las tres R con fuerza: revisión, rectificación y reimpulso. Tres R históricas lanzadas por el comandante Chávez en el año 2007. Y las otras tres R lanzadas en el 2009, que son la repolitización, la repolarización y la reunificación, que significan repolitizar”.

Capriles exigió el conteo voto a voto -que no se le concedió- con el propósito de engañar a sus seguidores y a las audiencias mediáticas y crear desestabilización pues su equipo de campaña posee las actas igual que el chavista. Probablemente no aceptará el resultado de la auditoría adicional de 46 por ciento de las mesas electorales dispuesta por el Consejo Nacional Electoral(CNE) para contribuir a la paz social ya que de antemano sabe que es imposible que cambien los datos oficiales. Pero no podrá arrebatar la iniciativa al chavismo aunque Estados Unidos lo apoye en solitario. Hasta Insulza se vio forzado a dar marcha atrás a la solicitud de reconteo cuando la aplastante mayoría de miembros de la OEA reconoció la victoria de Maduro. Este ha dado una lección de refinada diplomacia al imperio al designar un encargado de negocios en Washington mientras con pericia indudable lidera la contraofensiva.

Twitter: aguerraguerra

Artículos relacionados:
Venezuela: El problema es cultural
Venezuela: Lo que se esconde en los CDI (+ video) 

jueves, 25 de abril de 2013

"Poemas de la prisión y la vida"


«Vivir para los demás es la mejor manera de vivir para uno mismo»

Estos poemas fueron escritos en una prisión, cuando la noche era más profunda, a la macilenta luz de un extraño candil, construido con un viejo tintero, y una mecha trenzada con la cinta de unas alpargatas. Esa luz podía apagarla de un solo soplo a la menor alarma. 

Así escribía, mis manos doradas por la luna, el oído atento, arropado por una manta, proyectando sobre la pared una extraña sombra, mientras por el tragaluz de mi celda la Noche me acechaba como un animal oscuro. 

Solía despertarme muy temprano, antes del toque de diana y trabajaba mis versos en la fría soledad de las madrugadas, hasta que despuntaba el día. Después, cuando amanecían los ojos y las llaves, me escondía la voz en un zapato y mientras paseaba en el patio de la cárcel, por caminos circulares que no conducían a ninguna parte, iba memorizando los poemas, dándoles forma y armonía. 

Eran y son poemas sencillos, mensajeros de la dignidad, que no pretendían alcanzar el cielo de los elegidos, sino llevar calor humano y esperanza de libertad a los que sufrían cautiverio y llamar a las puertas del mundo para despertar a los que dormitaban, ajenos a nuestro drama personal y a la tragedia colectiva de España. 

Varios de esos poemas he agrupado en este poemario, con la esperanza de que puedan ser compartidos por mis contemporáneos y abran a la vez, un camino de lumbre y rebeldía en el corazón y el pensamiento de las nuevas generaciones, en cuyos surcos hemos sembrado nuestra historia. 

MARCOS ANA 
Madrid, octubre 2011
Título: Poemas de la prisión y la vida
Autor: Marcos Ana
Idioma: Castellano
Tabla Rasa y Ediciones Urano
Páginas: 125
Año: 2011
ISBN:978-84-92915-07-1


miércoles, 24 de abril de 2013

Cuestión de tener memoria

Iroel Sánchez.- Hace diez años del inicio de la guerra contra Iraq. La ONU se negó a dar su aval porque no veía claro lo de las armas de destrucción masiva que Estados Unidos decía insistentemente poseía Saddam Hussein y que hoy se reconoce nunca existieron.

Las calles del mundo se llenaron en protesta contra la guerra. Tres jefes de gobierno se juntaron en las islas Azores y decidieron por su cuenta llevar la libertad a Iraq en desafío a la ONU y a la opinión pública internacional. George W. Bush, Tony Blair y José María Aznar -los reunidos en lasAzores- son vistos ahora por gran parte de la humanidad como criminales de guerra; responsables de haber desatado, sobre la base de mentiras, un conflicto que ha costado hasta hoy la vida de 1 455 590 personas, según la revista estadunidense Foreing Policy.

Muchos dicen que la primera víctima de esa guerra fue la verdad. En Iraq el Pentágono instauró la práctica de los “corresponsales empotrados” en las tropas invasoras, entre los que estuvieron ilustres escritores como Mario Vargas Llosa que publicaba sus crónicas iraquíes en el diario español El País. Para los que no aceptaron empotrarse y ejercer un periodismo independiente hubo fuego y muerte desde las armas estadounidenses. Así, un tanque norteamericano disparó en Bagdad contra el Hotel Palestina desde donde filmaban varios medios internacionales, murieron los cámaras José Couso (español) y Taras Protsyuk (ucraniano).

A pesar de reiteradas denuncias no se ha podido hacer justicia en el crimen del Hotel Palestina. Los documentos secretos de la embajada norteamericana en Madrid muestranque el gobierno español de Aznar, y su sucesor Zapatero, aceptaron presiones estadounidenses para dejar en la impunidad el crimen contra el cámara español asesinado en Bagdad.

Ayer en Madrid, Javier Couso, el hermano de José, fue impedido de participar como periodista acreditado en un encuentro con la bloguera cubana Yoani Sánchez que publica sus crónicas desde La Habana también en El País.

Tampoco en México Yoani aceptó reunirse con familiares de periodistas asesinados. Ella es la colaboradora de una embajada estadounidense más referenciada -siempre elogiosamente- en los cables secretos del Departamento de Estado publicados porWikileaks, los diplomáticos estadounidenses en La Habana llegaron hasta a construirle unafalsa entrevista con Obama.

Aznar, que en el momento en que arreciaban los bombardeos de la OTAN contra Libia pidió aplicar a Cuba la misma fórmula, recibió ayer a Sánchez y le aseguró su “compromiso permanente” por la libertad de la Isla. Antes Vargas Llosa había definido a Yoani como “la persona que encarna más que nadie en América Latina el amor a la libertad”.

Aplausos en las Embajadas de Estados Unidos, abrazos de Aznar y elogios de Vargas Llosa. Sólo hay que tener memoria para saber qué libertad nos traerá quien no quiere saber de justicia para periodistas asesinados y se retrata feliz con uno de los que apretó el botón que le costó a la humanidad un millón de vidas.

Artículos relacionados:

martes, 23 de abril de 2013

La búsqueda de otros mundos posibles

Frei Betto*.- Muchos padres se quejan del desinterés de sus hijos hacia las causas altruistas, solidarias, sustentables. Tienen la impresión de que una parte considerable de la juventud sólo busca riqueza, belleza y poder. Y que ya no se mira en líderes volcados hacia las causas sociales, al ideal de un mundo mejor, como Gandhi, Luther King, Che Guevara y Mandela.

¿Qué le hace falta a la nueva generación? Le faltan instituciones productoras de sentido. Hay que imprimirle sentido a la vida. Mi generación, la que cumplió los veinte años en la década de 1960, tenía como productores de sentido a las iglesias, a los movimientos sociales y a las organizaciones políticas.

La Iglesia Católica, renovada por el concilio Vaticano 2°, suscitaba militantes imbuidos de fe e idealismo, por medio de la Acción Católica y de la pastoral de la Juventud. Queríamos ser hombres y mujeres nuevos. Y crear una nueva sociedad, fundada en la ética personal y en la justicia social.

Los movimientos sociales, como la alfabetización por el método Paulo Freire, nos desacomodaban, nos lanzaban al encuentro de los estratos más pobres de la población, educaban nuestra sensibilidad hacia el dolor ajeno causado por estructuras injustas.

Las organizaciones políticas, casi todas clandestinas en tiempo de la dictadura, nos inyectaban conciencia crítica y un cierto espíritu heroico que nos fortalecía ante los riesgos del combate al régimen militar y a la injerencia del imperialismo usamericano en América Latina.

¿Cuáles son hoy las instituciones productoras de sentido? ¿Dónde se puede adquirir una visión del mundo que desentone de la multividencia neoliberal centrada en el monoteísmo del mercado? ¿Por qué el arte es considerado como mera mercancía, tanto en su producción como en su consumo, y no como creación capaz de suscitar en nuestra subjetividad valores éticos, perspectiva crítica y apetito estético?

Las nuevas tecnologías de comunicación provocan el surgimiento de redes sociales que, de hecho, son virtuales. Y ahogan a las redes verdaderamente sociales, tales como sindicatos, gremios, asociaciones, grupos políticos, que aproximaban físicamente a las personas, les infundían complicidad y las reunían en diferentes modalidades de militancia.

Ahora el intercambio de informaciones y opiniones supera el intercambio de formación y las propuestas de movilización. Los megarrelatos están en crisis y se muestra poco interés por las fuentes de pensamiento crítico, como el marxismo y la teología de la liberación.

Sin embargo, como se decía antes, nunca las condiciones objetivas han sido tan favorables para operar cambios estructurales. El capitalismo está en crisis, la desigualdad social en el mundo es alarmante, los pueblos árabes se rebelan, Europa se incomoda con 25 millones de desempleados, mientras que en América Latina crece el número de gobiernos progresistas, emancipados de las garras del Tío Sam y suficientemente independientes, hasta el punto de haber elegido a Cuba para presidir la Celac (Comunidad de Estados Latino-Americanos y Caribeños).

Actualmente va adquiriendo fuerza un desorden entre lo que se ve y lo que se quiere. Hay multitud de jóvenes que sólo apetece un lugar al sol, sin darse cuenta de las espesas sombras que les tapan el horizonte.

Cuando no se desea cambiar el mundo, se privatiza el sueño modificando el pelo, la ropa, la apariencia. Cuando no se intenta derribar muros, se hace un tatuaje para marcar en el cuerpo su escala de valores. Cuando no se inyecta utopía en las venas, se corre el peligro de inyectarse drogas.

No fuimos creados para ser ovejas en un inmenso rebaño retenido en el corral del mercado. Fuimos creados para ser protagonistas, inventores, creadores y revolucionarios.

¿Cuándo Hércules podrá reventar las cadenas de Prometeo y evitar que el consumismo prosiga comiéndole el hígado? “Prometo lograr que esperanzas ciegas vivan en el corazón de los hombres”, escribió Esquilo. ¿Dónde beber esperanzas lúcidas si las fuentes de sentido parecen estar resecas? Parecen, pero no desaparecen. Las fuentes siguen ahí, a ojos vistas: la espiritualidad, los movimientos sociales, la lucha por la preservación ambiental, la defensa de los derechos humanos, la búsqueda de otros mundos posibles.

[Frei Betto es escritor, autor de la novela "Minas del Oro”, entre otros libros. www.freibetto.org - twitter: @freibetto.]

lunes, 22 de abril de 2013

Marcos Ana: versos na cadea


Houbo un tempo en que Marcos Ana era un dos poetas españois máis coñecidos e respectados de España: case tanto como Antonio Machado, García Lorca e Rafael Alberti. Os lletraferits de esquerda de moitos países de Europa e os letraferidos antifascistas de moitos países de América recitaban poemas seus, arredor de 1960, cunha mestura de fervor e de alporizamento. O autor, Fernando Macarro Castillo (Alconada, Salamanca, 1920), acababa de saír das prisións franquistas despois de vinte e tres anos de cautiverio (1939-1961). Había algún tempo que versos conmovedores seus furaban aqueles inhumanos muros para seren lidos en foros pacifistas, nas sedes dos partidos progresistas e nas cátedras de Hispanística de Europa e de América nas que se explicaba que Franco era sinónimo de babarie e terror. O se nom de plume xa era Marcos Ana, homenaxe do poeta a seu pai e mais a súa nai. 

Acaba de publicarse un volumen seu co título poemas de la prisión y la vida na editorial Umbriel-Tabla Rasa, de Barcelona. Boa parte de estes poemas circulaban arredor de 1960, en follas e revistas clandestinas, e nunha delas eu lía, aterrado, estes versos escritos na prisión de Burgos en 1956: 

“Mi vida / os la puedo contar en dos palabras: / un patio y un trocito de cielo / por donde a veces pasan / una nube perdida / y algún pájaro huyendo de sus alas”. 

Levaba o poeta dezasete anos nas mazmorras franquistas. Cinco anos despois, aínda preso, o poeta preguntaba: “Decidme como es un árbol (…) / Decidme como es el beso / de una mujer”. 

Estas poéticas interrogacións finalizaban: “Veintidós años… Ya olvido / la dimensión de las cosas (…) / Hablo, por hablar, se asuntos / que los años me borraron…/ No puedo seguir, escucho / los pasos del funcionario”. 

Hai dez anos, dous cantores -e músicos- galegos, Mini e Mero, nobres musas inconformes, bateron con este poema e, antes de que chegases os funcionarios traducírono, musicárono e cantárono, e fixérono, en Oleiros, diante do propios Marcos Ana, verdadeiramente emocionado de recibir en galego os seus conmovedores versos. Por certo, no primeiro verso do poema a traducción non foi literal: “Decídeme como é un carballo”. Estou convencido de que Mini e Mero sabían que o carballo era,nun excelso poema castelán de Rosalía, a árbore sacra de Galicia, pero non sei se sabían que, preso con Marcos Ana, levaba dezanove anos Alberto Puente, paisano noso, que morrería moito despois, no exilio venezolano. Supoño que este camarada de ídeas e de infortunio xa non tiña idea precisa de cómo eran as polas e as follas dos carballos. 


Fonte: CULTURAS de La Voz de Galicia 20 abril 2013

AutorXesús Alonso Montero (Vigo 1938) Presidente da Real Academia Galega, Catedrático de Literatura na Universidade de Santiago de Compostela e é filólogo, tradutor, conferenciante e autor de numerosos libros, estudos e traballos. Tamén é director do Centro de Estudios Rosalinianos e da Revista de Estudios Rosalinianos.

sábado, 20 de abril de 2013

Para cortarle alas al golpismo hay que salir del extractivismo

Raúl Zibechi .- Esta semana quedó en evidencia la estrategia de la tensión y el caos que promueven las agencias estadunidenses para desestabilizar gobiernos. Si tomamos en cuenta las experiencias más recientes, incluyendo la primavera árabe, podemos concluir que los golpes de Estado son apenas uno de varios caminos posibles para desalojar gobiernos molestos. Ni el Pentágono ni la Casa Blanca apuestan por una sola estrategia para conseguir sus fines, sino que ponen en marcha un abanico de acciones convergentes y complementarias. 

La crisis económica global y la necesaria contención de los gastos militares (al parecer el Comando Sur vio su presupuesto reducido en 26 por ciento, pero puede haber partidas ocultas) otorgan prioridad al poder suave, o sea mecanismos no tan ostensibles como los tanques y los bombardeos de palacios de gobierno. Los medios de comunicación, la acción legal y la semilegal, incluyendo las masas en las calles, que siempre sirven para legitimar proyectos innombrables, son algunas de las herramientas en uso. 

En el caso de Venezuela y la escalada desestabilizadora que se escenificó horas después de la publicación de los resultados electorales, emergen un conjunto de mensajes que el tiempo permitirá develar completamente, pero que muestran la aparición de nuevas y más refinadas estrategias. Para mostrar no sólo los aspectos negativos de la coyuntura, habría que mencionar que la casi unanimidad de los miembros de la Unasur mostraron su apoyo a Nicolás Maduro, incluyendo un rápido reconocimiento por parte del presidente de Colombia, Juan Manuel Santos. 

Sólo el Paraguay de Federico Franco, a quien le queda poco tiempo en el cargo, se alineó con Estados Unidos en la región sudamericana. Esto es relevante porque muestra el aislamiento de Washington y la creciente autonomización de gobiernos como el de Colombia. Parece evidente que la estrategia desestabilizadora no conviene a nadie en esta parte del mundo, muy en particular a un gobierno que busca la paz con la guerrilla con la oposición del mejor aliado del guerrerista George W. Bush, el ex presidente Álvaro Uribe. 

La consolidación de las instituciones y alianzas regionales, tanto la Unasur como el Mercosur, está mostrando ser una eficaz barrera contra la injerencia del norte en la región sudamericana. Sin embargo, así como constatamos que algunos gobiernos no siguen mecánicamente la política de Estados Unidos (Ollanta Humala y Sebastián Piñera tampoco se sumaron a Washington), es muy probable que estemos ante una relativa autonomización de las derechas de esos mismos centros de poder. 

Quiero decir que las derechas hacen sus propias lecturas de la realidad global y hacen también su propio juego. Sobre todo cuando las tendencias hacia un mundo multipolar se intensifican. Cinco de las 10 principales economías del mundo ya no utilizan el dólar en sus intercambios con China ( Russia Today, 14 de abril de 2013). Entre ellas, Rusia, India y Brasil, pero también Japón, importante aliado de Estados Unidos. Australia, otra aliada de Washington, es el último país en dejar de lado el dólar en su comercio con China. India y Japón también comenzaron a efectuar transacciones en sus respectivas monedas nacionales. 

La nueva realidad global golpea de tal modo al centro imperial que hasta sus gastos militares cayeron, por primera vez en 20 años. Estados Unidos tiene una participación menor a 40 por ciento de los gastos militares globales, que sólo en 2012 cayeron 6 por ciento, en tanto el gasto militar de los miembros de la OTAN en Europa se contrajo 10 por ciento (SIPRI, 15 de abril de 2013). En contraste, los gastos militares de los emergentes crecen de modo continuo, aunque están muy lejos del presupuesto de defensa del Pentágono. 

Sin embargo, operan otras fuerzas menos visibles pero tan o más desestabilizadoras que las que conocemos de larga data. Me refiero al modelo extractivo o extractivismo. Con el modelo extractivo de megaminería y agronegocios no se puede profundizar la democracia, asegura Diego Montón, miembro de la Unión de Trabajadores Rurales Sin Tierra de Mendoza (Argentina) y nuevo coordinador continental de la CLOC-Vía Campesina ( Página 12, 17 de abril de 2013). 

El extractivismo es mucho más que un modelo productivo y de acumulación de capital. En rigor, forma parte del complejo especulativo-financiero que hoy domina el mundo. En nuestros países tiene efectos depredadores: está creando un nuevo bloque de poder, corruptor políticamente, polarizador y excluyente socialmente y depredador del medio ambiente. 

En lo político, el modelo extractivo necesita un conjunto de gestores que alimenta con sus inmensas ganancias (soya, minería a cielo abierto y varios monocultivos), que velan por sus intereses (universidades, gobiernos nacionales o locales, medios e intelectuales). Exagerando apenas, el extractivismo juega un papel desintegrador similar al del narcotráfico, porque destruye el tejido social, expulsa a los campesinos de sus tierras, infla ciudades hasta límites insoportables y mata a la gente, en particular a los más pobres, que no tienen acceso a un sistema sanitario de calidad. 

En todos los países de nuestra región, paraísos extractivos del capital especulativo global o de los intereses expansionistas de países emergentes como China, una larga década de extractivismo no ha hecho sino fortalecer a las derechas. No me refiero sólo a los partidos o políticos conservadores, sino a una derecha difusa, social y cultural, que promueve el individualismo, un consumismo atroz y depredador de los vínculos sociales, comportamientos casi fascistas hacia los pobres, o sea contra los jóvenes de las barriadas populares, en particular las gentes del color de la tierra. 

Denunciar el golpismo es imprescindible. Defenderse del Pentágono es urgente. Incrementar la militancia es clave (no sólo las declaraciones y los desplegados). Pero el modelo extractivo sigue criando y creando camadas de jóvenes conservadores que buscan líderes ultraderechistas. 

viernes, 19 de abril de 2013

Dime lo que atacas, necrófilo, y te diré quien eres (+ video)

Sara Rosenberg .- En la larga historia de los golpes y las guerras fraguadas por los Estados Unidoshay varias constantes. La mentira y la criminalización implacable del gobierno que no se postra y obedece a sus mandatos, es una. Y hay otra muy importante: atacar la economía básica del pueblo, bloquear, desabastecer , sabotear los sistemas energéticos (electricidad, gas, petróleo), cortar las comunicaciones y la información, atacar hospitales y centros de salud, escuelas y universidades, para crear el caos y bloquear toda posibilidad de vivir. El caos que beneficia sólo a los señores de la muerte y de la guerra. Siembran el caos, siembran la muerte, siembran la destrucción. Ese es su negocio y esa es su política. No en vano la locomotora de la economía estadounidense es la industria armamentística y guerrera.

Decía el psicoanalista y filósofo Erich Fromm: “No hay distinción más fundamental entre los hombres, psicológica y moralmente, que la que existe entre los que aman la muerte y los que aman la vida, entre los necrófilos y los biófilos”.

Y lo que ahora está haciendo la derecha venezolana dirigida por violentos necrófilos es cumplir el guión del imperio necrófilo que los sostiene, los envalentona y los dirige: Atacan todo aquello que es un derecho popular:
Atacan viviendas populares construidas por y para el pueblo. Misión Vivienda
Atacan consultorios médicos del pueblo. Misión salud
Atacan a médicos cubanos internacionalistas que protegen la salud de más del 85% de la población venezolana.
Atacan a ciudadanos que piden paz, y ya hay ocho asesinados.
Atacan sedes de partidos democráticos, mientras hablan de democracia.
Atacan a barrios donde viven trabajadores, mujeres, niños y hombres.
Atacan los centros de distribución de alimentos,. Mercal.
Atacan expresiones culturales populares en la calle, murales, carteles y pinturas
Atacan emisoras de televisión públicas y amenazan a sus trabajadores.
Atacan a funcionarios del estado en sus casas.
Atacan a periodistas que cumplen con su trabajo informativo y con la verdad.
Atacan todo aquello que es importante para la vida de la gente trabajadora que quiere vivir en paz y con justicia.

Y como en el viejo fascismo, para atacar utilizan a los sectores más desclasados: al lumpen, a la clase media que se cree que así será algún día burguesía, o que se cree que es burguesía, al niño bien consumidor de moda, motos y cocaína, al violento necrófilo que no es capaz de sentir al otro como un ser humano, como un igual. Y toda esa masa necrófila y frustrada camina sin pausa hacia su propia sepultura, como en las películas de zombies que el imperio tanto ha popularizado y que tal vez sea el espejo más claro para verse su propia cara en franca descomposición.

Pero ni antes ni ahora la muerte podrá vencer a la vida, por eso ahora más que nunca es necesario defender las conquistas de la revolución bolivariana, atacadas por la crueldad y la ignorancia de los zombies imperiales. Atacan el amor, la paz, la alegría, la justicia y la igualdad porque sólo desean seguir haciendo negocios con la muerte, para la muerte y para sus podridos bolsillos llenos de muerte.

Pero los biófilos somos hoy una enorme y luminosa América Latina en pie de lucha que resiste y resistirá. Una América Latina unida, un pueblo con memoria y que ha aprendido mucho a lo largo de todo el siglo XX. Desde el golpe en Guatemala en 1954 contra Arbenz hasta ahora, la unidad latinoamericana se ha reforzado y ha crecido. Unasur, Celac, Alba, Mercosur, son ya la unidad latinoamericana antiimperialista en marcha.

O sea que alerta zombies necrófilos, alerta que camina la espada de Bolívar por América Latina. Viviremos y Venceremos.



Artículos relacionados:


jueves, 18 de abril de 2013

La petición de recuento de votos como estrategia golpista


Hace unos días señalé que los medios de comunicación españoles dejaban entrever dos escenarios posibles en Venezuela, uno era preparar la justificación de la derrota, el otro, preparar un golpe de Estado. La victoria de Maduro por un margen menor del esperado ha decantado el tablero de guerra en la segunda dirección. Hay que tener en cuenta que este plan B de la oposición venezolana ha sido siempre el plan A de las oligarquías y del imperio [1] pero el carisma y el liderazgo del presidente Chávez, así como la construcción de un proyecto de hegemonía popular, le hacían ganar las elecciones con un margen suficiente como para que la estrategia del golpe fuera arriesgada –la relación costes- beneficios era desfavorable en una situación de guerra civil-; digamos que la correlación de fuerzas estaba demasiado escorada hacia el proyecto bolivariano. 

Después del fracaso del golpe de abril del 2002 y la huelga petrolera contra el gobierno de Chávez la oposición, probablemente con el adecuado asesoramiento externo, ha entendido que el “clásico” golpe latinoamericano debía ser matizado, diversificado y adaptado a la coyuntura. Conseguir un resultado ajustado ha formado parte de la construcción de las condiciones preparatorias de un golpe de Estado con posibilidades de triunfar. Para lograrlo el trabajo de las corporaciones mediáticas es fundamental, no suficiente sin duda, pero imprescindible en su tarea de bombardeo de conciencias y del sentido común. En un país como Venezuela con el 80% de los medios en manos de la oposición (aproximadamente un 70% de las audiencias) podemos decir que la artillería disparaba en casa. Fuera de Venezuela las corporaciones mediáticas, en general, comparten intereses con sus pares venezolanos o tienen capital norteamericano. Durante años han cañoneado sobre la credibilidad del proceso electoral, generando dudas, cuestionando al CNE, alimentando rumores y temores y mintiendo abiertamente. Poco ha importado que hasta la propia oposición recurriera al sistema electoral y al CNE (que en Venezuela es un poder independiente del Estado) para elegir como candidato de la oposición al propio Capriles, ni que haya reconocido casi inmediatamente los resultados cuando las diferencias de voto eran elevadas. Una sospecha se esparce y germina fácilmente ocultando cualquier contradicción lógica. Los medios de comunicación se ocupan de diseminar las sospechas y agregar las conciencias de los ciudadanos en torno a un tema: el sistema electoral. 

En el caso de estas elecciones se ha trabajado profusamente en el cuestionamiento del sistema electoral y las instrucciones, no podía ser de otro modo, partieron del Departamento de Estado norteamericano. El 16 de marzo la sub secretaria de Estados Unidos (EE.UU.), Roberta Jacobson, hizo unas declaraciones públicas dudando de la transparencia y la seguridad del sistema electoral venezolano e inmediatamente después el discurso de Capriles adoptó la consigna [2] . Los periodistas han lanzado sus proyectiles hacia ese objetivo a lo largo de toda la campaña. En vez de contrastar las declaraciones de la oposición, por ejemplo, con el informe de la Fundación Carter que afirma que el sistema electoral venezolano es el más fiable y transparente, por encima del de EEUU, “el mejor del mundo”, según palabras del propio Jimmy Carter, o recurrir a los informes de los cientos de observadores y acompañantes extranjeros (de todas las ideologías y partidos) [3] que en cada votación han declarado sobre la fiabilidad y limpieza del sistema; los periodistas han reproducido sin parar las consignas de la oposición.

El no reconocimiento de los resultados estaba ya anunciado en caso de que el margen no fuera muy amplio. De hecho los medios de comunicación españoles cubrieron la acción de 40 estudiantes y recogían en el titular las declaraciones de ellos “Esperamos que Capriles esté a la altura y no reconozca los resultados si hay fraude” [4] ; lo mismo debió de decirle el departamento de Estado cuyo portavoz, Patrick Ventrell, se ha negado a reconocer la victoria de Maduro, respaldando de ese modo la vía desestabilizadora y permitiendo ganar tiempo a la estrategia golpista.

Otra de las condiciones necesarias para el golpe ha sido ganar en la correlación de fuerzas, conseguir el suficiente apoyo popular, aunque no se ganaran las elecciones, como para que, dentro y fuera de Venezuela, los conflictos fueran vistos por la opinión pública como “inevitables”. El trabajo más sistemático se ha hecho en este campo. Incluso cuando el presidente Chávez ganaba ampliamente los medios no dejaban de repetir que Venezuela estaba dividida en dos mitades, que el presidente crispaba al país etc. Esta construcción siempre se ha matizado asignando a los seguidores chavistas la etiqueta de provocadores, extremistas, etc. mientras que los seguidores de Capriles han sido presentados como pacíficas víctimas que sufrían injustamente el abuso de poder del Estado. Ganar en la correlación de fuerzas ha permitido además la operación de marketig que le da a Capriles un aire popular del que carece –tanto por extracción social como por recursos-. La victoria reducida de Maduro [5] y la toma del poder, tal y como corresponde según las leyes venezolanas, han permitido recrear la imagen de extremismo que pudiera “justificar” a ojos de la opinión pública internacional los conflictos provocados por la oposición. Aquí los medios han trabajado sobre la idea de “pacto” homologando al chavismo a los partidos occiendentales en los que al no haber ideologías o proyectos antagónicos, todo se puede pactar y negociar. Aunque no se ganaran las elecciones si se conseguía suficiente apoyo popular se podía exigir al gobierno que pactara con la oposición. La opinión pública fácilmente cae en la trampa de parecerle lógico y de sentido común que si no hay diferencias grandes de votos se debería pactar, no cae en la cuenta de que se trata de dos proyectos antagónicos, uno de hegemonía popular otro de hegemonía de las élites –aunque se presente con un discurso populista-. Negarse a pactar se presenta como una intransigencia que alimenta el estereotipo de autoritarismo para que sirva como argumento justificador de un golpe.

Sin lugar a dudas la petición de recuento total de votos es la principal arma a favor del golpe de estado. En primer lugar porque para la opinión pública internacional, incluida la progresista, resulta razonable una petición de ese tipo. Nuestra lógica básica funciona de la siguiente forma: si los resultados han sido tan ajustados y habiendo dudas sobre fraude no debe haber inconveniente en que se haga el recuento total, de esa forma se garantizaría la paz y se evitarían los disturbios en las calles. En segundo lugar no debería ser un problema esperar a asumir el poder hasta que se puedan confirmar los resultados. Sin embargo, todo esto que parece tan razonable, puesto el contexto venezolano es una trampa. Ni el CNE puede aceptar el recuento total del voto ni Maduro puede demorar su toma de posesión. Si el CNE acepta el recuento total de votos está aceptando que el sistema electoral venezolano (totalmente automatizado, con 14 auditorías en todo el proceso y con el 54% de las mesas auditadas) no es fiable, que cabría la posibilidad de algún tipo de fraude. Todo el sistema electoral es la garantía de la soberanía popular en Venezuela y no emite resultados provisionales o encuestas, cuando emite los resultados es porque el recuento realizado ya hace irreversibles resultados de modo que cuestionar estos resultados significa cuestionar todo el sistema incluida la independencia del CNE. Cualquier irregularidad detectada, como en cualquier país que conozcamos, ha de ser dirimida en los tribunales, cosa que no ha hecho la oposición venezolana que ni siquiera ha formalizado su denuncia de fraude ni las reclamaciones. Por otro lado, el elegido presidente Maduro no puede dejar de asumir la presidencia pues implícitamente asumiría que el resultado no está claro y contribuiría a alimentar las dudas y la inestabilidad del país.

El objetivo de la oposición al no reconocer los resultados y pedir el recuento total no es “ganar las elecciones” sino ganar tiempo para la estrategia golpista. Se trata de abrir un periodo de incertidumbre para que las corporaciones mediáticas y los grupos de choque de la oposición hagan su trabajo desestabilizador. De hecho apenas medió tiempo entre la emisión de los resultados y los atentados de “seguidores de Capriles” a sedes del PSUV, ataques a los ambulatorios atendidos por cubanos, disturbios en las calles etc. Se habla ya de 7 muertos y 61 heridos y la oposición ha hecho varios llamados a la desobediencia civil. La oposición venezolana no parece estar dispuesta a tomar el poder por las urnas de modo que trata por todos los medios de que el nuevo gobierno no se consolide. Los medios de comunicación en España así como el gobierno han cerrado filas alrededor de la oposición venezolana y despliegan toda la artillería. El ministro Margallo habla de un malentendido cuando pidió el recuento de los votos y de la interinidad de Maduro, probablemente las inversiones españolas en Venezuela le han llevado a matizar sus declaraciones; pero los medios, mucho más implicados con la estrategia golpista han repiqueteado las ideas de limbo y vacío de poder.

En estos momentos el recuento total es la consigna que trata de invertir la correlación de fuerzas y los resultados electorales, se trata de hacer aceptable lo que no lo es. Los medios consiguen que el ganador de las elecciones sea el cuestionado, que los defensores de la legalidad vigente aparezcan como transgresores y que la violencia golpista se presente como expresión de la voluntad popular. Se lanzan los cuerpos de choque que pondrán en marcha una espiral de violencia y después la movilización de masas. Estos grupos violentos utilizarán la provocación (atentados, violencia callejera, etc.), si no obtienen respuesta aumentarán el nivel de provocación y si los chavistas responden estarán justificados en sus ataques (se estarán defendiendo) Por otro lado, estos grupos no pueden quedar aislados por eso hay que sacar a las masas a la calle de modo que no se pueda distinguir entre estos grupos y la gente normal, de ahí el llamado de Capriles a una marcha popular hacia Caracas. “El pueblo en la calle” servirá de justificación a los medios y a muchos intelectuales y académicos para dar la razón a la oposición.

La historia de América Latina es recurrente en la forma en que las élites se han perpetuado en el poder, o se ganan las elecciones o se toma el poder por fuera. Chávez y la Revolución bolivariana han torcido el brazo del imperio y sus socios durante demasiado tiempo y el virus se ha ido extendiendo a otros países latinoamericanos. Parece pues que, contrariamente a lo que afirman algunos medios, ni la oposición venezolana ni el imperio saben esperar.

Ángeles Diez, Doctora en Cc. Políticas y Sociología, profesora de la UCM
  1. [1] La oligarquía venezolana, muy vinculada a EEUU y sus socios, engloba a las empresas transnacionales con intereses en las reservas petroleras, el empresariado importador nacional, los partidos políticos tradicionales y las corporaciones mediáticas.
  2. [2] http://www.telesurtv.net/articulos/2013/03/17/venezuela-rechaza-declaraciones-injerencistas-de-sub-secretaria-de-ee.uu-6294.html
  3. [3] http://internacional.elpais.com/internacional/2013/04/16/actualidad/1366109495_132234.html
  4. [4] http://internacional.elpais.com/internacional/2013/04/09/actualidad/1365516397_978209.html
  5. [5] http://www.rebelion.org/noticia.php?id=166766&titular=victoria-m%EDnima-del-%3Ci%3Echavismo%3C/i%3E-
Fuente: Rebelión