sábado, 20 de julio de 2013

Quejas de una Europa espiada

Por el caso Snowden, Bruselas se dispone a revisar las disposiciones del programa “Safe Harbour”, creado por el Pentágono para facilitar la transferencia de datos personales de la Unión Europea a entidades de EE.UU.

La Unión Europea (UE) busca endurecer su acuerdo de intercambio de datos con Estados Unidos, indicó la comisaria europea de Justicia, Viviane Reding, pocos días después del escándalo desatado por un programa de espionaje estadounidense que ha indignado a varios países europeos. El programa de espionaje Prism “mostró la necesidad a los europeos de tener reglas más fuertes y estrictas”, señaló Reding antes del inicio de una reunión informal con los ministros de Justicia de la UE en Vilna, Lituania.

Bruselas se dispone a revisar las disposiciones del programa “Safe Harbour” (Puerto Seguro), creado por Estados Unidos para facilitar la transferencia de datos personales de la UE a entidades estadounidenses.

“Me pregunto: ¿es realmente seguro? Lo que quiero es asegurarme de que los datos de ciudadanos europeos están verdaderamente protegidos”, explicó Reding. “No podemos transferir datos personales de ciudadanos europeos sin su acuerdo”, insistió. La comisaria responde a una iniciativa conjunta de Francia y Alemania, muy preocupados por el escándalo Prism, tras el que pidieron reforzar las reglas comunitarias con normas más severas. “La acción conjunta franco-alemana será muy útil”, aseguró Reding. “Vamos a acelerar las cosas y lo haremos rápidamente”, insistió Reding. En ese sentido, la comisaria espera avances en la reunión formal de ministros de Interior y de Justicia de la UE el 8 de octubre en Luxemburgo.

Pero los europeos están muy divididos sobre la propuesta. Los británicos y los holandeses creen que podría ser muy cara. El programa de vigilancia Prism –filtrado por el analista informático Edward Snowden– reveló cómo el servicio de Inteligencia estadounidense y la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) recopilaban sistemáticamente registros telefónicos y realizaban seguimientos del uso de Internet por parte de ciudadanos.

Endurecer las reglas europeas es el mejor camino para garantizar la protección de los datos personales de los ciudadanos europeos, incluyendo también “a las empresas de países terceros que operan en la UE, como Google o Facebook”, dijo la comisaria. Prism permite que la NSA acceda a los servidores de grandes compañías de Internet, como Facebook, Google o YouTube.

Por su parte, la jefa del gobierno alemán, Angela Merkel, presionada desde las revelaciones sobre el programa estadounidense de vigilancia Prism, cuya existencia afirma haber descubierto por los medios, declaró el viernes que “Alemania no es un Estado que espíe a sus ciudadanos”.

Durante su última conferencia de prensa en Berlín antes de la pausa estival, y cuando faltan dos meses para las elecciones legislativas, Merkel hizo todo lo posible para calmar la polémica creada en Alemania por las revelaciones del ex consultor de inteligencia norteamericano prófugo Edward Snowden. Según una encuesta de Deutschlandtrend publicada el viernes, un 69 por ciento de los alemanes está insatisfecho con la reacción alemana al caso Prism. No obstante, por el momento esta cuestión no tuvo ningún impacto sobre las intenciones de voto.

La canciller conservadora, cuyo partido encabeza los sondeos desde hace meses ante la oposición socialdemócrata, se negó a dar respuestas concretas a las preguntas de los periodistas sobre el espionaje. “Quiero decirles inmediatamente y muy directamente que los que han venido aquí hoy, esperando que yo presente los resultados de las investigaciones, han venido con una expectativa equivocada”, dijo la canciller. Sin embargo, prometió que su gobierno está dispuesto a presionar a Estados Unidos, si fuese necesario, para que se arroje luz sobre sus actividades de espionaje en Europa.

El endurecimiento tiene como fin fortalecer los derechos de los ciudadanos sobre sus datos personales frente a las grandes empresas de Internet. Los datos personales son el nombre, fotos, contactos, los ingresos en redes sociales y direcciones IP. A eso se suman reglas para la elaboración de datos de las empresas y autoridades. Las multas previstas para las empresas de Internet son, según Reding, un importante medio de presión: “Es lo que necesitamos para que el derecho europeo sea implementado en la práctica”.

Fuente: Página/12

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán publicados una vez moderados.