viernes, 16 de agosto de 2013

Carta de presentación de Ernesto Villegas, próximo Alcalde Metropolitano de Caracas.

En Caracas
15 de agosto de 2013 

Nací en esta ciudad hace 43 años. Vine al mundo, como millones de caraqueños y caraqueñas, en la Maternidad Concepción Palacios, ubicada en la parroquia San Juan. Ya para entonces las camas no eran suficientes.

A mi vieja le tocó compartir una con otra parturienta. De allí me llevó en su regazo a Coche, entonces todavía parte de la parroquia El Valle, donde habría de criarme, jugar, estudiar y crecer. Corría el año de 1970.

Al igual que mi madre, Maja Poljak, una judía que llegó huyendo de los desmanes de los nazis en su natal Croacia, mi viejo, Cruz Villegas, aunque no de tan lejos, también vino de fuera. Él y un familión de 14 hermanos, más el padre y la madre, llegaron desde Cúa, estado Miranda. Todos campesinos convertidos por inventiva y necesidad en albañiles.

En esta ciudad estudié y me hice periodista. En Caracas me supe paisano de Simón, El Libertador, aprendí a leer, a escribir, a reír, a llorar, a enamorarme, a manejar bicicleta y a hacer periodismo. En Caracas disfruté de mis padres y también en Caracas aprendí a serlo. En Caracas viví el "Caracazo" de 1989, el 4F, el 13 de abril. En Caracas conocí a Chávez, entendí que sus sueños eran los míos, y en Caracas sufrí su partida inesperada.

Caracas es una ciudad compleja, que despierta sentimientos encontrados. Todos y todas de ella nos hemos quejado, con mayor o menor frecuencia, y con la misma intensidad con la cual podemos extrañarla al estar fuera o convencernos de que no podríamos vivir largo tiempo en un lugar distinto a ella, sin su gente, sin su clima, sin sus sabores. Y es que la ciudad no es solo sus calles, autopistas, edificios, casas, carros, autobuses, motos y camiones, ni solo las líneas imaginarias con las cuales los mapas pretenden fragmentarla, dividirla. La ciudad es la gente.

Convoco, pues, a la gente de Caracas a acompañarme en la tarea que la Revolución Bolivariana ha puesto sobre mis hombros: recuperar la Alcaldía Metropolitana de Caracas de las manos del pasado, la conspiración y el sabotaje para ponerla verdaderamente al servicio de la ciudad. 

Dos competencias vigentes de esta institución -la planificación y coordinación- son precisamente las claves que se requieren para armonizar las políticas del Estado y gobernar para todas y todos abriéndole las puertas al futuro. Acepto el reto.

Ernesto Villegas Poljak 
@VillegasPoljakE

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán publicados una vez moderados.