sábado, 12 de octubre de 2013

¡Gracias Femen!

Cuando las Femen saltaron en tetas en las tribunas del Congreso de los Diputados yo me puse de lo más contenta. Por una parte porque nada nos puede gustar más a estas alturas que desconcertar a esas señorías que viven en su mundo paralelo legislando acerca de nosotros y nosotras pero sin nosotros. Señorías del Partido Popular que viven ahí metidos tomando decisiones que nos van hundiendo en la pobreza, en la incultura y la desigualdad, pero sin que ellos lleguen nunca a oler esta mugre que se está amontonando fuera. Me puse contenta porque tuvieron que oírnos a las mujeres y porque tuve ocasión de contemplar sus caras. Unos tenían cara de asustados, otros de desconcertados, muchos de cabreo puro y duro cuando no de asco, y Wert tenía cara de…¡hay que ver la cara que se le puso a Wert!

Así que gracias Femen por poner el cuerpo por todas nosotras. No me importa nada si el cuerpo es bonito, feo o regular. No me importa nada si son cuerpos financiados por la CIA, por el KGB, por Elvis que en realidad no ha muerto o por Walt Disney que acaba de salir de su congelación. No me importa nada si en la cabeza lleváis flores o un casco (para el futuro os recomiendo esto último). Gracias por esas tetas guerreras que por primera vez sirven para defender algo nuestro y no para ser miradas; nuestras tetas, nuestros cuerpos, nuestros úteros. Gracias por dejar sin palabras –aunque fuera por un momento- a Gallardón, o por dejarle al menos en evidencia. ¿Cómo se atreve a decir que la protesta le parece patética? ¿Dice eso el mismo que se atreve a legislar sobre “nuestro” cuerpo sin consultarnos siquiera? ¿El que se atreve a arrebatarnos su posesión plena? Gracias por esos eslóganes rompedores: “El aborto es sagrado”, efectivamente. El aborto es un derecho sagrado (en el sentido laico) para las mujeres, tan sagrado como lo es el propio cuerpo para cada una de nosotras. El aborto es fundamental, central en nuestra consideración de ciudadanas y de seres humanos libres. Gracias por decirlo a gritos, gracias por obligarles a escucharlo.

Gracias por hacer pedazos esa marca España que nos está dejando en los huesos y que nos gustaba mucho más cuando en vez de ser una marca de pacotilla aún era un país; un país reconocido por muchas cosas, muchas de ellas buenas (derechos, libertades, arte, cultura, nivel de vida…esas cosillas); gracias por hacer que todo el mundo y parte del extranjero vean que no aquí no sólo no tenemos olimpiadas, sino que tampoco se respetan los derechos de las mujeres y que vamos de culo y marcha atrás.

Gracias por ofrecernos la posibilidad de que la próxima vez que Rajoy tenga que hablar a una televisión extranjera se vea ante una pregunta sobre derechos de las mujeres. Quiero que Rajoy nos cuente qué opina de que su niña crezca y se vea ante un embarazo no deseado que va a partirle la vida, ante la necesidad de abortar y se encuentre con que por culpa del PP no puede hacerlo. Quiero que Rajoy se enfrente al momento en el que “su niña” se da cuenta de que con el PP no es considerada una adulta dueña de su propio destino. (¡Por favor Bloomberg televisión, ven a preguntarle!). Gracias Femen por mostrar que además de ser los últimos en comprensión lectora somos de los últimos en derechos y democracia, gracias por hacer que todo el mundo lo vea; y gracias por visibilizar lo que es este gobierno de verdad y por ponerle más difícil presentarse ante la ONU con datos falsos acerca de su inexistente lucha contra la violencia de género y a favor de los derechos de las mujeres.

Por todo ello, Femen, seáis quien seáis, os doy las gracias. Seguid así.

Beatriz Gimeno es escritora y expresidenta de la FELGT (Federación Española de Lesbianas, Gays y Transexuales)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán publicados una vez moderados.