viernes, 29 de noviembre de 2013

Marcos Ana y la "Reina Roja" de Bélgica.

En su libro "Decidme como es un árbol", Marcos Ana nos cuenta como fué su encuentro con la reina madre, Elisabeth de Bélgica.

En el mes de octubre del 62 viajé a Bruselas a entrevistarme con los representantes belgas en la Conferencia de Europa Occidental por España, entre los que se encontraba el canónigo Goor, el abogado Wolf, del Comité Internacional de Juristas y la entrañable Isabel Blunme, conocida como la dama del socialismo. Y, como era habitual, mantuve varios encuentros con partidos, sindicatos y asociaciones democráticas y con el presidente del Partido Socialista belga, Leo Colard.

Aproveché para reunirme con mis compatriotas en el Club García Lorca, un club muy popular en el que se realizaban grandes actividades culturales y recreativas. Tuve ocasión de visitar ese club muchas veces y dar en él varias conferencias, porque fue un centro democrático y solidario de la emigración española.

Pero hubo algo excepcional. Que fue la razón principal de aquel viaje: la visita a la reina madre, Elisabeth de Bélgica.

Una visita de obligada gratitud por su personal contribución a la amnistía de los presos políticos españoles. El carácter tan especial de este encuentro me tenía un poco preocupado. Vinieron a buscarme en un coche oficial y me condujeron a su residencia real en el Chateau de Stuyvenberg.

De momento me alucinó algo que hoy es de conocimiento general, el mando a distancia, pero que para mi era todavía un milagro, como tantas otras cosas que me sorprendían en estos “primeros” años de mi vida: ver como se abrían lentamente las enormes puertas de hierro del castillo sin que nadie las empujara. Del coche me llevaron directo a una sala donde me hicieron esperar unos minutos. Del fondo llegaba una música clásica.

Las paredes estaban llenas de fotografías y me llamó la atención una de Mao Tsé Tung ofreciendo unas flores a la reina. La música se apagó de pronto y apareció alguien del protocolo, acompañado de un hombre alto y fuerte que, sonriendo, sin más preámbulos, se dirigió a mí y me estrechó conmivido entre sus brazos. Se trataba del médico personal de la Reina. Después supe que era René Dumont, un veterano de las Brigadas Internacionales. Hablaba muy bien español y actuó de interprete en la entrevista.

La reina estaba en un salón espacioso, sentada en un lateral, entre una mesa de despacho y un piano oscuro y brillante. Me detuve un instante sin saber que hacer.

Approchez-vous, s`il vous plait (adelante, por favor)

Se levantó y me tendió la mano, que yo besé en silenbcio. Jamás, ni con la mas generosa fantasía, hubiera podido imaginarme una situación como aquella. Me tranquilizó su rostro dulce y sonriente y sus ojos valorándome con amable curiosidad.

Le expliqué el motivo de mi visita: ofrecerle en nombre de mis hermanos, los presos políticos y sus familias, nuestro respeto y gratitud.

A la cárcel, le expliqué, nos llegaban incesantemente nombres de las personalidades mas diversas, algunas de renombre universal, que habían ofrecido su firma, pero su carta solicitando nuestra amnistía nos sorprendió y a la vez nos llenó de esperanza al valorar las dimensiones que tomaba la campaña por nuestra libertad.

¿Y que pensaron ustedes ante lo que les parecería tan insólito? ¿aceptaron sin reparos mi adhesión?

Majestad, la noticia corrió de boca en boca y aquella noche en la prisión de Burgos 500 repúblicanos brindamos por una reina.

No fue un encuentro protocolario. Me hizo muchas preguntas, y yo le conté las mas tristes y hermosas historias de las cárceles, de los presos y sus familias.

Se interesó por mi situación personal, le hablé de las dificultades que tenía para adaptarme a la libertad y a la vida.

Yo estaba preocupado por no abusar demasiado de su tiempo. Pero ella parecía no tener ninguna prisa, estaba impresionada.

Finalmente creí oportuno dar por terminada la entrevista, antes de que lo decidiera ella. Me habían hablado de los problemas que tenía con la Casa Real, por su liberal y humana manera de ser, sus viajes a China, a la Unión Soviética, a Polonia, y yo no quería que mi visita añadiera un problema más a su vida.

Majestad, le estoy muy agradecido por haber tenido la bondad de recibirme, pero no deseo crearle ninguna incomodidad personal ni política, así que si usted lo desea, no haré público este encuentro.

La Reina me miró sorprendida, pulsó un timbre y apareció el que debía ser su secretario personal.

Prepare una nota de prensa informando que acabo de recibir al poeta español Marcos Ana, a quién hemos felicitado por su libertad.

Mire usted, y sonriendo hacia mi me dijo, desde pequeña he hecho siempre lo que me ha dado la gana y ya soy muy mayor para cambiar.

En efecto, los periódicos belgas del día siguiente daban la noticia. En España, la prensa oficial del Régimen reaccionó groseramente y dos o tres días después el ABC publicaba un editorial difamante y grosero, al estilo de la época, titulado “El asesino y la anciana dama”.





"Golpe de Estado en cámara lenta"

En las semanas previas a las elecciones municipales del 8 de diciembre, la campaña de especulación, acaparamiento, enriquecimiento, sobreprecio y sabotaje de la economía se ha intensificado. El gobierno venezolano del presidente Maduro ha denunciado que se está desarrollando un "golpe de Estado en cámara lenta". La tasa de inflación interanual ha alcanzado el 74% y el índice de escasez se encuentra en un nivel récord del 22%.
En los últimos días el gobierno bolivariano ha tomado una serie de medidas para comprobar los precios a los que se venden de una amplia gama de productos y obligar a los negocios que ajusten sus precios. En muchos casos, los inspectores del gobierno encontraron sobreprecios del 1000% o más. Las empresas importan bienes con los dólares que reciben del gobierno a precios regulados y luego los marcan para la venta a precios calculados sobre la base del tipo de cambio del mercado negro, mucho más elevado. El gobierno ha denunciado esto como un robo contra los consumidores.
El gobierno también ha tomado medidas para luchar contra el acaparamiento, descubriendo, una vez más, almacenes llenos de mercancías (desde comida hasta productos electrónicos), que escasean en las tiendas. Una vez incautados, se han vendido a los precios regulados.
Docenas de empresarios han sido detenidos en espera de juicio como resultado de estas acciones.
Estas medidas han sido recibidas con entusiasmo por el pueblo venezolano al permitirles adquirir productos a precios normales.
El Presidente Maduro solicitó una Ley Habilitante que le permitirá tomar una serie de medidas para luchar contra lo que describió como una "guerra económica" que libra la "burguesía parasitaria contra el pueblo trabajador". La Ley Habilitante ha sido aprobada por la Asamblea Nacional. Maduro dijo que ésta será utilizada para crear un "nuevo orden económico en la transición hacia el socialismo".
Esta campaña de sabotaje económico y desorganización comenzó hace más de un año, coincidiendo con la enfermedad del presidente Chávez. Se intensificó después de la muerte de Hugo Chávez y en la campaña de las elecciones presidenciales del 14 de abril.
Como sabemos, inmediatamente después de su derrota en la elección presidencial, la oposición lanzó una violenta campaña de desestabilización, incluyendo tiroteos de activistas bolivarianos, centros de salud, etc. La oposición se negó a reconocer el resultado de esa elección e intentó, una vez más, deshacerse del gobierno bolivariano por la fuerza.
Ahora, el principal candidato de la oposición Henrique Capriles ha realizado amenazas públicas contra el presidente Maduro diciendo "después del 8 de diciembre los vamos a ir a buscar a usted y a su gobierno".
La larga mano de Washington nunca está muy lejos cuando se trata de atacar a la revolución bolivariana. Documentos recientemente filtrados por Snowden y publicados por el New York Times revelan cómo el impacto de la revolución bolivariana venezolana en América Latina es uno de los 6 "objetivos perdurables" para el espionaje de los Estados Unidos. La periodista de investigación Eva Golinger también ha revelado un documento que detalla los esfuerzos conjuntos para desestabilizar el país de organizaciones con sede en los EEUU y Colombia, junto con la oposición venezolana.
La campaña internacional de solidaridad Manos Fuera de Venezuela quiere alertar al movimiento obrero y estudiantil, activistas de movimientos de solidaridad, y a la opinión pública progresista en general sobre estos hechos. Estos representan una amenaza renovada contra la voluntad democrática del pueblo venezolano por parte de la oligarquía y, detrás suya, del imperialismo.
El pueblo venezolano se enfrenta de nuevo a una batalla crucial. Las elecciones municipales del 8 de diciembre no sólo van a ser una contienda electoral normal, sino un choque importante entre la revolución (que cuenta con el apoyo democrático de la mayoría del pueblo venezolano) y la contrarrevolución.
Estamos firmemente con el pueblo bolivariano y el gobierno de Maduro contra la oligarquía parasitaria, y apoyamos todas las medidas necesarias adoptadas para luchar contra la guerra económica. Estamos vigilantes y nos movilizaremos contra cualquier intento de golpe de Estado por parte de la oligarquía.

·         ¡Manos Fuera de Venezuela!
·         ¡No a la guerra económica!
·         ¡Respetar la voluntad democrática del pueblo!
·         ¡Viva la revolución venezolana



.- texto redactado por Lucha de Clases que lo hacemos propio.

miércoles, 27 de noviembre de 2013

Se derrumba también en Miami la oposición venezolana

Edmundo García (La Tarde se Mueve).- La pasada semana se formó una gran alharaca en Miami respecto a la ley habilitante que otorga al presidente deVenezuela, en este caso a Nicolás Maduro, poderes especiales por 12 meses. El presidente Hugo Chávez en cuatro ocasiones hizo uso de las prerrogativas que otorga esta norma; aunque la facultad estaba instituida desde antes que Chávez llegara alpoder.

Aquí no había nada raro. No obstante, algunos medios hicieron una propaganda negativa alrededor de esto, tanto en Venezuela como en Miami, todo con vista a las elecciones de alcaldías municipales a principios de diciembre. El propio Capriles empezó a alardear en las redes sociales de internet con que iba a convocar una gran marcha para el pasado sábado 23 de noviembre; lo que inmediatamente tuvo eco en la prensa parcializada a su favor. Lo que les propongo en este artículo es ir viendo cómo fueron reportando esto algunos de los medios que más se manejan en Miami.

Vamos a ver primero cómo reportó esta convocatoria de Capriles El Nuevo Herald de Miami. Referir el tema venezolano en El Nuevo Herald es casi lo mismo que decir los artículos de Antonio María Delgado, un secretario o taquígrafo que sigue en ese medio la línea editorial de Roger Noriega y Otto Reich; dos personajes que se dedican a conspirar y fraguar golpes de estado en América Latina.

En un artículo publicado el mismo sábado 23 este José María Delgado no solo hace las conclusiones menos lógicas, o defiende las posiciones más reaccionarias, sino que además miente informativamente. Delgado tiene derecho a ser todo lo derechista que se le antoje, pero no es profesional que para ello estafe a los lectores con malos datos. Su artículo en El Herald dice: “Miles de venezolanos acudieron el sábado nuevamente a las calles para protestar contra la ley habilitante obtenida esta semana por el gobernante Nicolás Maduro… Los manifestantes, quienes se congregaron en 335 municipios del país y en comunidades de venezolanos en el exterior…”. Ya les mostraré las falsedades contenidas en este pasaje. Antes, otro detalle en el artículo del secretario Delgado.

A Nicolás Maduro le dice “gobernante”, no “presidente”; lo que lleva implícita la obstinada tesis de que Capriles fue quien ganó las elecciones. Algo que ya todo el mundo sabe que es falso, pues aunque las elecciones fueron reñidas, hubo un gran número de votos favorable al presidente Maduro. Esto José María Delgado lo sabe muy bien, pero marcando línea editorial él tiene que escribir lo que le dicen como un soldadito.

Por su parte la mal llamada Radio Martí escogía este titular: “Encabeza Capriles protestas en Venezuela”. Ahí le quieren pasar la idea al lector de que hubo una enorme marcha y que entonces al frente de ella iba un vencedor Capriles desfilando, vitoreado por la gente. Luego pasan a criticar la ley habilitante y repiten lo de los 335 municipios donde supuestamente habría llegado la convocatoria de Capriles; aunque para no chotearse se cuidan de no dar cifras.

Vamos a ver ahora qué informó BBC Mundo, que no es un medio bolivariano ni mucho menos, pero es más serio. Ese mismo sábado 23, el periodista Daniel Pardo publicó en BBC Mundo un artículo con este titular: “Venezuela: la oposición dominó en Twitter, pero ¿y las calles?”. Ya este medio era más preciso.

Efectivamente formaron la algarabía en internet, eso puede lograrse por la ocupación de las redes por los grandes intereses imperiales, y también puede inventarse. Como se han inventado miles de seguidores fantasmas, sin perfil definido, por ejemplo, para Yoani Sánchez. Pero otra cosa fue lo que sucedió fuera de internet.

BBC Mundo revela, primero, que no hubo marchas en todos los municipios que estaban diciendo. Y demostró la farsa al revelar que en Caracas, un municipio de gigantescas proporciones, solo fueron a la convocatoria de Capriles en la Plaza Venezuela 5 mil personas, según datos de AP; o la mitad, entre 2 mil y 3 mil, según Reuters.

Creo que la balanza se inclina a un lado: El Herald y Radio Martí con sus exageraciones en un platillo; y BBC Mundo, AP y Reuters en el otro bajando hasta 2 mil los seguidores de Capriles. El mismo Capriles que en semejante lugar, el pasado 7 de octubre, había reunido a 300 mil seguidores.

El artículo de BBC Mundo resume de esta forma lo sucedido: “Capriles terminó su discursoa las 13:45. La gente se dio vuelta y caminó hacia la estación de metro como si la marcha hubiese sido un trámite. La gente se montó al metro y los cánticos en el subterráneo de Caracas fueron cosa de unos pocos. ‘Esto fue más un mitin político que una marcha’, expresó otro de los asistentes.”

Estos son testimonios y cifras que demuestran que la oposición venezolana ha perdido mucho lugar y que lo que le espera en las elecciones municipales de diciembre es una derrota. Son tan conscientes de esto, que ya Capriles está cantando fraude. Lo que siempre dice Capriles y la oposición venezolana, perennes perdedores de convocatorias electorales.

Cualquier persona o partido que se respete a sí mismo, o cualquier deportista o un simple jugador de dominó, no participaría en una competencia si de antemano cree que va a perder porque le han preparado una trampa. Así que creo Capriles debería respetarse un poco más a sí mismo y no asistir, o controlarse un poco la boca.

Esto lo que demuestra es que la oposición venezolana está desesperada. Quizás lo único que les queda a esta altura es viajar a Miami, a la ciudad del Doral, donde pueden pedirle asistencia al alcalde Luigi Boria.

O si tampoco le quieren hablar a Boria, como está de moda en Miami, se acercan al administrador Joe Carollo; siempre teniendo cuidado de que no les lance una taza de té. Pueden traer también a Capriles y luego de unos años, después que se haga ciudadano, a lo mejor puede postularse para un puesto de concejal.

Aunque les advierto que la situación en Miami tampoco les será fácil. Por lo menos si juzgamos por un titular que para reportar el apoyo a la referida marcha desde El Arepazo, un restaurante que es como el cuartel general de la derecha venezolana en Miami, decía: “Precaria movilización de los venezolanos en Miami”.

Y esto lo dice un artículo de Sergio Atárola para el periódico más arcaico y reaccionario del sur de la Florida, que es ese vejestorio llamado Diario Las Américas. Este periódico cita a una entusiasta participante que bajó desde Tampa a apoyar a Capriles en Miami y cuando llegó a El Arepazo en lugar de una concentración multitudinaria se encontró con 60 personas. Esa fue su cuenta, porque según la mía, a partir de una experiencia como reportero de televisión que permite hacer un conteo rápido por encima de tiro de cámara, lo que había allí eran unas 20 personas. Dos decenas de asistentes en una población que, según una entrevista (no muy reciente por cierto) a Oswaldo Muñoz, Director del periódico El Venezolano, rebasa en la zona los 300 mil venezolanos.

Todos estos hechos demuestran que la oposición, dentro y fuera de Venezuela, está en bancarrota. Y creo haberlo demostrado usando datos de la propia prensa afín a esa misma oposición. Porque yo no he citado a Telesur, ni a Correo del Orinoco, ni a la Agencia Bolivariana de Noticias; simplemente me he basado en los datos de la prensa rendida a las fuerzas de la derecha.

Pero son tozudos y son caprichosos estos opositores. En lugar de asumir la realidad y de ser consecuentes con los datos, ¿qué es lo que hacen? Pues intentan tapar el sol con un dedo y entonces abren la semana informativa desviando la atención de los sucesos que ellos mismos habían inflado. El lunes 25, en lugar que hacer un saldo de la llamada marcha, el propio Antonio María Delgado se apeó nuevamente en El Nuevo Herald con un titular que decía: “Militares atentos a señales de descontento social en Venezuela”.

Esto constituye una flagrante evasión periodística porque todo el mundo sabe, y mejor que nadie Otto Reich y Roger Noriega, los patrones de Antonio María Delgado, que las Fuerzas Armadas de Venezuela están renovadas y pasados a retiro los generales endeudados con la burguesía tradicional de ese país. Son jóvenes oficiales y soldados el sostén del actual ejército bolivariano. Con ellos la irreversibilidad e incluso la radicalización del proceso están garantizadas. Eso fue lo que marcó el comportamiento de la oposición el pasado sábado; eso es lo que decidirá los resultados de las elecciones municipales a fines de la próxima semana.

Artículos relacionados:

Fuente: La pupila insomne

martes, 26 de noviembre de 2013

"Para llegar a una sociedad satisfactoria y justa hay que destruir el capitalismo"

Miren Etxezarreta es Doctora en economía por la London School of Economics y economista crítica, catedrática emérita de Economía Aplicada de la UAB, y miembro del seminario taifa. La entrevista fue realizada en el marco del encuentro internacional Otra Economía Está En Marcha, organizado por Economistas sin Fronteras.

Tercera Información

El capitalismo necesita de crisis cíclias para superar sus contradicciones. Cuando esta última crisis aparece, primero en el ámbito financiero, pero traspasándola automáticamente a todos lo niveles, ¿tiene algo que la haga especial, o es una crisis más? ¿Supone un punto de inflexión?

No es un punto de inflexión en el sistema. Yo creo que es una crisis más del capitalismo, unas son más intensas y otras menos. Ésta es bastante intensa, pero no creo que vaya a suponer una transformación en tanto en cuanto capitalismo, no veo el punto de inflexión.

Vivimos un proceso de atomización en el Estado Español, a partir de los 80 hay un proceso de deslocalización a los países subdesarrollados, y con el auge del Estado del Bienestar desde los 50. Esto ha supuesto un aumento de la terciarización de la producción, con aumento de la conocida como clase media ¿Qué define a la clase media como tal?

Es una distinción artificial, extremadamente. La diferencia fundamental es que la clase media tiene unos salarios más altos y las clases populares más bajos. Generalmente, la clase media tiene un nivel de formación superior que le permite acceder a escaños más altos, pero en el fondo de la cuestión trabajadores asalariados son unos como otros, con la diferencia de que unos reciben más. Esencialmente, no hay diferencia, sólo de nivel mientras las cosas van bien. Cáritas está diciendo que cada vez ayudan a más gente de clase media. Quiere decir que si una persona de clase media se queda sin salario tampoco puede sobrevivir.

Quienes no son propietarios del capital y venden su fuerza de trabajo, esencialmente da igual el nivel de su salario. No es exactamente lo mismo, pero en el esquema de la producción no hay diferencia.

Postulas una vía alternativa para salir de la crisis, e incluso del capitalismo. ¿Por dónde hay que caminar y cómo?

Hay que distinguir dos cosas. Una es salir de la crisis, volver a recuperar un nivel de actividad económica, y otra es salir del sistema. Mientras tengamos capitalismo siempre tendremos crisis recurrentes. Igual podemos salir de ésta, pero tendremos otras. ¿Cómo se sale de esta crisis? Va a ser enormemente complicado para países como el Estado Español, porque no tenemos una capacidad productiva fuerte, y que además se ha ido debilitando. Cuando hay gente que piensa en la recuperación, debería pensar que la recuperación no va a ser recuperar el año 2005 o 2006. Los salarios que se están perdiendo, el estado del bienestar que se esta destruyendo o la precariedad laboral provoca que estemos muy por debajo, y va a suponer que cuando la recuperación comience empezará a niveles muy inferiores, cuando empiece.

Hay que hacer una diferenciación importante, la sociedad no está hecha de un bloque homogénea, hay clases sociales. Ahora, cuando nuestros dirigentes políticos y algunos empresarios están diciendo que nos estamos recuperando, se están recuperando ellos, cuando recuperan la tasa de ganancia. Precisamente porque están deteriorando la situación de los trabajadores, de las clases medias y de las clases populares. Entonces, están mejorando ellos y pueden hablar de recuperación, pero al mismo tiempo se ven obligados a decir que el empleo no mejorará, al igual que el Estado del Bienestar. Al hablar de recuperación hay que preguntar recuperación de quién.

Una cosa es salir de la crisis, que se irán sucediendo mientras haya capitalismo. Creo, que para llegar a una sociedad satisfactoria, justa, armónica o atractiva hay que destruir el capitalismo. Un capitalismo verde, o con rostro humano, no se puede dar.

En el modelo zapatista, creaba su propio modelo fuera del capistalismo, dentro del propio Estado. En nuestro caso, si quisiéramos tomar el poder, hoy por hoy, es imposible. Si no lo queremos, descartamos la vía. Para ambas opciones ¿Qué nos puede aportar este modelo?

El modelo zapatista no está consiguiendo gran cosa en México, no podemos engañarnos. Pero sí que está marcando una manera de hacer diferente. Mi planteamiento, y del grupo en que yo trabajo, es que cada uno debe construir ámbitos de autonomía, luchando por transformar esta sociedad dónde puede. Un periodista puede intentar conseguir un ámbito de autonomía dentro de cierta prensa, pero no que cambie el sistema financiero. Cada persona debe trabajar donde pueda, creando su ámbito.

Hemos socializado las pérdidas de los bancos, pero ¿Podríamos haberlos dejado quebrar? ¿O nacionalizarlos? Hay países que lo han hecho, como Islandia o Chipre.

No soy capaz de ver una solución para los bancos. Personalmente creo que hubiera dejado quebrar muchos en el Estado Español, y de hecho han dejado quebrar 42 cajas de ahorro. Que los bancos no pueden quebrar es mentira. Cuando esos bancos y cajas han sido atractivas para los grandes bancos lo han hecho.

Una cosa es salvar el sistema financiero, y otra salvar a los propietarios del sistema financiero. Lo que ha hecho el Estado ha sido, con la excusa de salvar al sistema, salvar a los propietarios. Ahí es dónde hay una divergencia importante de la que debemos ser conscientes, cuando podemos salvar al sistema financiero sin tener que salvar a los propietarios. Aquí hemos visto que han hecho todo lo contrario. Se tendría que haber hecho otras cosas, pero no nos olvidemos de que estamos en el capitalismo.

¿Una opción podría ser crear una Banca pública?

La Banca Pública me da mucho miedo porque depende de quien pongas al frente. El Banco de España es una banca pública, y en este país el señor Miguel Ángel Fernández Ordóñez, gobernador del banco de España, ha sido uno de los máximos potenciadores de una política antipopular.

Una Banca Pública requiere un Estado diferente. Por sí sola, no implica nada. Argentaria era pública, y sólo tenía unas pequeñas diferencias en que tenía un poco de política social, nada más. En el capitalismo, los arreglos a trozos son poco eficientes.

Sólo una pequeña parte de la deuda del Estado proviene de las familias. ¿Es legítimo pagarla?

Hay que distinguir entre la deuda pública y la deuda privada. La deuda pública, baja en los últimos años, ha subido por el apoyo que ha dado a las grandes empresas y que no ha dado a las familias. El problema de la deuda pública de España, hasta hace muy poco no era un problema de la parte pública, era un problema de la deuda privada, de los bancos y las grandes empresas.

Ya antes de la crisis España tenía un déficit de comercio exterior muy alto, que se tenía que financiar. Eso ha sido un desastre de los economistas y de los políticos de ese momento, por no atender a un problema evidente, porque había un 10% de deuda cada año de la balanza comercial. Si a eso le añades, la deuda de los bancos que salieron al exterior a pedir prestado para hacer más hipotecas en el interior, no para las familias, sino para los grandes constructores y para las grandes inmobiliarias, menos para las grandes empresas y pocas para las familias.

Ahí está el problema grave, que en el capitalismo se consigue una traslación de la deuda privada a la deuda pública.

¿Una auditoría funcionaría?

La auditoría pondría de relieve las cosas. Una vez hecha estaría más claro la injusticia de una gran parte de esa deuda que habría que repudiar. Además no nos va a quedar más remedio, sólo el pago de los intereses se eleva más que el subsidio de paro. Una recuperación económica sin el repudio de la deuda va a ser muy muy difícil, por mucho que haya bajado la prima de riesgo.

Para el estado español, ¿sería más conveniente seguir en la Unión Europea o abandonarla?

Es un tema complicado. Desde que entramos en la Unión Europea, España ha sufrido un proceso de desindustrialización muy importante, y en estos últimos años las políticas económicas son las causantes del aumento de deuda, la precariedad salarial. Europa nos está perjudicando, y desde la crisis todavía más. Eso hay que decirlo en voz alta.

¿Es la salida de Europa una solución? Es posible que sí, yo no tengo una solución clara. Primero, nosotros no tenemos capacidad para decidir salir de Europa, serán otros los que decidan. Segundo, en un mundo globalizado, ¿salir de Europa va a suponer que podamos hacer una política económica alternativa? Si el pueblo español está apoyando a sus dirigentes, para aceptar las consecuencias de una salida de Europa, esta salida puede ser interesante, pero si lo que el pueblo español quiere es salir de Europa sin que le moleste, entonces puede ser dificil.

Salir de Europa es un tsunami importante. Puede ser más facil repudiar la deuda, que hay que hacerlo antes que salir, porque si seguimos con la deuda en euros, estamos peor que antes. Pero si hicera falta salir de Europa, se sale.

¿Qué modelo planteas de democracia económica? Para crear capital social, ¿qué herramientas podemos utilizar? ¿Parcipando en el Estado, en cooperativas, etc?

Yo creo que no hay un modelo, y que no debe de hacer. Ese modelo se debe de ir construyendo de abajo hacia arriba, de acuerdo con los agentes sociales, en cada momento, respondiendo a las necesidades colectivas, de acuerdo con una serie de principios. Un modelo hecho y cerrado sería erróneo. La sociedad está cambiando tan rápidamente que cosas que valían hace 6 meses ya no lo hacen. Lo que si planteamos es que, primero, en el capitalismo no se puede tener ese modelo, tiene que ser un modelo anticapitalista; segundo, con propiedad privada no se puede conseguir nada de lo que queremos en una sociedad alternativa, luego no puede haber propiedad privada, tiene que ser comunitaria, gestionada por el conjunto de la sociedad y no por técnicos; y por último, con valores transformados, no de dinero y de bienestar material sólo, sino de sistemas armónicos, de justicia, colaboración, de construir una cosa entre todos juntos, pero satisfactoria para todos.

Debiera haber un sistema planificado socialmente, según la sociedad. Con este sistema no vamos a ninguna parte, y es imposible humanizarlo. Lo que está pasando es que se está deshumanizando todavía más. Tiene que ser un sistema que no es el capitalista, y tiene que ser bajo unas premisas totalmente distintas, buscando el bien común y la felicidad de la gente en lugar del beneficio de unos pocos.


lunes, 25 de noviembre de 2013

El colmo del cinismo

Es tan artificial la situación que hoy existe, que si Mark Twain viviera, se asombraría al saber que en pleno siglo XXI, para un yanqui de Connecticut sería más fácil visitar La Corte del Rey Arturo que a un ciudadano norteamericano pasear por las calles de La Habana […]
Carlos Lechuga (inédito)

Lillian Lechuga.- Desde hace mucho, año tras año, la Asamblea General de Naciones Unidas –el cónclave más representativo de la comunidadinternacional– vota casi en su totalidad, salvo dos o tres excepciones, Washington, Tel Aviv y algún otro pequeño satélite, una resolución condenando el embargo o bloqueo impuesto por Estados Unidos a Cuba. En esa mayoría se incluyen importantes aliados militares y comerciales de Estados Unidos. Así y todo, cada uno de los ocupantes de la Casa Blanca desde hace más de medio siglo ha mantenido tal estado de cosas.

Hace unos días, en su primer discurso sobre América Latina al secretario de Estado norteamericano, JohnKerry, no se le ocurre nada mejor que decir en la OEA que “La relación que queremos promover no es la de un Estados Unidos estableciendo cómo y cuándo hay que intervenir en los asuntos de otros estados americanos, a lo que aspiramos es a que todos los países nos veamos como iguales, compartamos las mismas responsabilidades y colaboremos en los asuntos de seguridad, no como parte de la adhesión a una doctrina, sino en virtud de decisiones que adoptamos como socios para avanzar en los valores e intereses que compartimos”, subrayó cínicamente.

Es innegable que para Kerry, Cuba no forma parte de esos “otros estados americanos…” pues fue justo en ese escenario de la OEA donde excluyeron la Isla tan temprano como en enero de l962, después de las múltiples presiones sobre los gobiernos latinoamericanos, suponiendo que con ello iban a revertir el proceso revolucionario.

Sin embargo, cincuenta años después, pese a la voluntad de la mayoría de los países representados en la ONU, la política hostil de Washington, no ha cambiado en absoluto. Data desde el triunfo revolucionario en enero de l959. Un año después, en enero de l960, ya el presidente Eisenhoweramenazaba con un embargo económico sobre la Isla si la OEA no cooperaba con la Casa Blanca para regresar al estatus de protectorado que tenía La Habana con respecto a sus amos del norte.

En su discurso, el secretario de Estado ha defendido la necesidad de colaborar “en pie de igualdad” en asuntos como la educación, el desarrollo del mercado laboral, la seguridad ciudadana y el cambio climático. Se trata de los retos más acuciantes a los que se enfrenta el hemisferio, de acuerdo conKerry, y para los que el secretario de Estado ha pedido al resto de los países “coraje y voluntad de cambiar y un nivel de cooperación entre todos mucho más profundo”.

Tampoco con Cuba pueden colaborar “en pie de igualdad” si la tienen sometida a un bloqueo, siguen ocupando la base naval de Guantánamo, donde mantienen de manera injusta y arbitraria a presos en las peores condiciones. El colmo es que tienen a la Isla en la lista de países terroristas, cuando ellos tienen en ese tema el primer lugar y amparan y apañan a los terroristas de origen cubano en suelo norteamericano.

En reiteradas ocasiones La Habana ha entregado pruebas al gobierno estadounidense de actos violentos contra la Isla preparados en territorio norteamericano. Cuba ha ratificado doce instrumentos internacionales para combatir semejantes fanatismos. Tiene una ley contra sucesos terroristas y medidas no legislativas adicionales para combatir esos hechos, ha cooperado con el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y el Comité Antiterrorista presentar informes, proponer candidatos y ofrecer cooperación técnica y de personal a ese comité apoyando la negociación de una Convención General contra el terrorismo.

Las palabras de Kerry más bien parecen un galimatías tratando de que América Latina –donde varios países han dado muestras de su interés por defender independencia y su soberanía– olvide lo que hace algunas semanas dijo refiriéndose a la región como el “patio trasero” de Estados Unidos.

Artículos relacionados:

Repitiendo obviedades

Beatriz Gimeno.- Algunas cosas parecen tan obvias que da un poco de pudor recordarlas, pero lo cierto es que estamos viviendo un tiempo tan brutal que lo evidente ha dejado de serlo. Esta semana no ha sido posible escaparse del video antiaborto que ha publicado Duarte Falcó y de la Cierva, nada menos. En otro tiempo este video provocaría risa, ahora provoca un enorme cabreo. Un señorito bodeguero de 19 años decide por su cuenta implicar a una serie de pijos y pijas infumables en una campaña que quiere recortar derechos a las mujeres. Hay quien dice que este video no se puede tomar en serio; es posible. Pero vivimos un tiempo en el que las agresiones a nuestros derechos básicos son tan salvajes que hasta los pijos descerebrados se animan a sumarse a la rapiña. Si se lo podemos quitar todo, habrá ¿pensado? ese Duarte, ¿por qué no voy a participar? Así que él, desde la altura de los barriles de vino de su padre y de su apellido compuesto, se atreve a opinar sobre los derechos de las mujeres. Mujeres, las que necesitan de la ley para abortar en buenas condiciones, que en nada se parecen a Tamara Falcó que si necesitara abortar no habría ley que la detuviera; las ricas han abortado toda la vida de dios. De dios precisamente nos habla Tamara Falcó entre mohines. Estas personas que se preocupan tanto por los fetos tienen la costumbre de amar mucho a dios.

También el ministro Fernández Díaz ama mucho a dios; al parecer es de misa diaria. Mientras que aman y dios y se preocupan por los embriones no parece que se preocupen nada por los seres humanos desesperados que se lanzan cada noche contra la valla llena de cuchillas que el piadoso ministro del interior ha ordenado colocar en la frontera que separa una España llena de pobres que rebuscan en la basura para comer, y un mundo en el que no se encuentra comida ni siquiera en la basura. En la valla se dejarán la piel, la carne y puede que la vida pero eso no importa porque estas personas no cuentan absolutamente nada; es obvio que los embriones son una cosa y los africanos pobres otra muy distinta. También creo que aman a dios Rajoy y la ministra Ana Mato que mientras van a misa es posible que piensen en cómo recortar más en sanidad para las personas que no pueden pagarla. Rezan con una neurona y con la otra condenan a muerte o a enfermedad a ancianos, personas sin recursos, gente que necesita una buena sanidad pública. Claro que de eso ni se enteran; la gente corriente somos peones que mueven a su antojo con el objetivo de ganar dinero ellos o sus amigos empresarios. Seguramente Rajoy o Ana Mato ignoran completamente el número de personas que se han quedado en el último años sin tarjeta sanitaria en España, es decir, sin derecho a recibir médica. Son 873.000 personas sin contar las que no pueden comprar los medicamentos gracias al repago. Y, señor Rajoy, las cuchillas cortan la carne, sí.

Sabemos de sobra que los ricos pijos suelen amar mucho a dios, y es normal; amar mucho a dios debe suponer tanto esfuerzo que ya no les quedan fuerzas para amar al prójimo. A todas estas personas ni les preocupan los embriones, ni las mujeres, ni nadie excepto los que son como ellos, es decir, lo que les preocupa son sus privilegios de clase, que es lo único que en realidad defienden con sus políticas. Para ello se rebelan contra la idea de igualdad que no sólo les es ajena, sino que les resulta profundamente peligrosa. Vivimos en una sociedad injusta en la que los poderosos se esfuerzan cada día por pervertir el significado de las palabras, especialmente de las palabras más nobles: libertad, igualdad, ética, honradez, solidaridad. Se apropian de su significado y nos lo pretenden devolver convertido en su contrario. Por eso en esta sociedad es posible llamar “asesinas” a mujeres que toman la decisión de no continuar con un embarazo no deseado, que toman una importante decisión respecto a su propia vida y que se reclaman dueñas de sus cuerpos; pero, en cambio, llamar asesinos a quienes ponen cuchillas en una valla sabiendo que en esas cuchillas se van a dejar la carne otros seres humanos que sólo buscan vivir mejor, puede costar una multa, quién sabe si la cárcel.

Por el momento puede que estén ganando sí, pero aunque no podamos gritarlo en una misa, aunque no podamos gritárselo a los responsables, aunque no se escriba en los periódicos ni se diga en los telediarios, las personas decentes sabemos quiénes son los que matan y no son las mujeres que abortan. Tal como está la cosa terminaremos todos en la cárcel por decir obviedades pero, aun así, seguiremos diciéndolas.

Beatriz Gimeno es escritora y expresidenta de la FELGT (Federación Española de Lesbianas, Gays y Transexuales)

domingo, 24 de noviembre de 2013

Marcos Ana: “Hay que calentar las plazas y las calles; si nos dejamos, nos arrancan la piel”

© Roberto Villalón

Franco le tuvo preso 23 años por sus ideas. Desde 1961, se convirtió en una referencia de la izquierda, de la oposición a las ideas totalitarias. Y así sigue a sus 93 años. Hoy su batalla guarda el mismo sentido. Por eso acaba de publicar el libro ‘Vale la pena luchar‘ (Espasa).

“Me llamo Marcos Ana, aunque nací con otro nombre, Fernando Macarro. Pero Marcos era mi padre y Ana mi madre, y pensé que así los llevaría siempre conmigo. Los dos desaparecieron en circunstancias especiales. A mi padre lo mató la aviación durante la Guerra Civil y mi madre murió en el año 1943, cuando yo estaba aún en prisión, tras haberme seguido de cárcel en cárcel y sin haber podido abrazarme en libertad”. “Durante varios años estuve condenado a muerte. Soy un hijo de la solidaridad. No es solo una palabra hermosa; es una actitud ante la injusticia, que sigue siendo necesaria. A ella le debo mi libertad y mi vida”. “Cuando, después de 23 años, salí de la cárcel -soy el preso político que más tiempo permaneció cautivo durante el franquismo- los compañeros que allí dejé me pidieron algo: “No nos olvides”. Y nunca lo he hecho. ¿Cómo olvidar, sobre todo, a los cientos y cientos de compañeros a quienes abracé, conteniendo las lágrimas, cuando iban a enfrentarse a la última madrugada de su vida?”.

Estas líneas son parte de las primeras páginas de Vale la pena luchar (Editorial Espasa), escrito por Marcos Ana, un hombre de 93 años que es toda una referencia de la memoria de España, de la izquierda y las causas solidarias; uno de los primeros presos de conciencia apadrinados en 1961 por una ONG entonces recién creada y que a lo largo de medio siglo ha logrado un peso extraordinario, Amnistía Internacional.

Marcos Ana nos recibe en su casa del centro de Madrid, un piso amplio lleno de libros, que comparte con su hijo de 49 años, cámara de televisión. Entre paredes llenas de máscaras y fotos hechas por su hijo, recuerdos de la pasión por viajar que ha heredado de su padre, una de las primeras imágenes que salta a la vista es la del poeta Miguel Hernández, a quien conoció en prisión. Marcos Ana se está recuperando de un catarro, pero ni el contratiempo en la salud ni la edad le restan energía ni amabilidad.

¿Por qué, seis años después de su autobiografía Decidme cómo es un árbol, este libro que mezcla sus recuerdos de la cárcel y la difícil situación actual, en la línea del Indignaos, de Stephen Hessel?

Ha surgido de la necesidad de hacer un libro sencillo para los jóvenes, que se lea fácilmente y les ayude a no ser apáticos. Tengo mucho trato con gente joven y me doy cuenta de que muchos de estos chicos no conocen nuestra historia reciente. Además, creo que sigue habiendo un miedo enorme en muchas familias a contar lo que pasó con los abuelos, en la guerra y con Franco.

¿Cómo ve lo que está pasando ahora en España?

Nos están quitando en un tiempo récord lo que costó mucho esfuerzo conseguir. Este libro trata de ayudar a mover las conciencias para que a las nuevas generaciones no les arrebaten lo que las generaciones anteriores ganaron. No es que otro mundo sea posible, es que es muy necesario y muy urgente. No hay nada peor que la apatía, la pasividad.

¿Qué hacer?

Hay que calentar las plazas, las calles. Ya sé que es difícil, porque el capitalismo tiene mucha fuerza, y se sirve de herramientas como el PP para implantar lo que es su único principio: la ley del máximo beneficio, y, si nos dejamos, incluso arrancarnos la piel. Lo que hay que hacer es protestar, protestar, protestar. Salir a la calle. No queda otra. Y que la juventud, que es el futuro, es nuestra esperanza, no pierda el sentido de la rebeldía, porque el capitalismo es insaciable. No hay más remedio que seguir peleando, no tenemos otra opción.

“Hay personas que, cuando se sienten en desacuerdo o se creen engañadas, estafadas, deciden dejar de lado la lucha; otras, más positivas, pasan a la acción y en la lucha común superan los errores, caminando con decisión hacia el futuro. Esta es la hora de salir a la calle, de calentar las plazas y pedir el respeto por nuestros derechos, los tuyos, los del otro y los de todos aquellos que lucharon para conseguirlos”, leemos en Vale la pena luchar. “No te pierdas o no te dejes arrebatar lo que otros ganaron”.

Cuenta en este libro que la prisión fue su universidad en muchos sentidos, que allí aprendió solidaridad y compañerismo, pero que ahora prima el individualismo.

Es la táctica del capitalismo, hacer del hombre un dios, que piense solo en sí mismo, el culto a cada uno en vez de la colectividad. Yo como divisa siempre he tenido que vivir para los demás es la mejor manera de vivir para uno mismo. Yo soy feliz en la felicidad de los demás. La energía y el buen humor no hay que perderlos nunca. Fíjate si no era cruel la situación, pero en la cárcel compusimos incluso un chotis dedicado a la pena de muerte, la llamábamos La Pepa. Y cantábamos que La Pepa era una gachí que tenía debilidad por los rojillos… (Ríe envuelto en volutas de humor negro).

“Aunque no formulemos una lucha común contra el sistema, hay que decirle a la gente que es necesario erradicar todo aquello que solo busca cumplir con la ley del máximo beneficio. Es la misma lucha, ha existido siempre, entre lo público y lo privado. Alegan que las privatizaciones persiguen la creación de empleo y se escudan en falsedades para tomar unas decisiones que solo benefician a un pequeño grupo privilegiado”, escribe en otro de los capítulos.

¿Cómo ve la ley de Memoria Histórica que promovió Zapatero, el castigo a Garzón por abrir el caso de los crímenes del franquismo, la manera en que jueces argentinos han retomado el asunto para intentar procesar a los torturadores de la dictadura?

La ley de Memoria Histórica de Zapatero fue una broma. Porque aquí lo que sigue es la memoria de los vencedores. En realidad, en España no ha habido transición; no cambió nada: siguieron los mismos policías y jueces que nos torturaron y juzgaron, no se movió nada. No hubo una Revolución de los Claveles, como en Portugal. Los presos siguen con sus condenas en los archivos. Eso no puede ser; lo primero que hay que hacer es anular esas condenas de un Gobierno ilegítimo donde nos califican de asesinos, porque no se puede tergiversar así la historia para los futuros investigadores.

“Pasábamos un hambre tremenda, y algunos de mis compañeros llegaron a morir en sus celdas. Recuerdo casos que aún me estremecen. Por ejemplo, en Porlier había un grupo de presos jienenses a los que su familia campesina mandaba pequeños paquetes de aceitunas. Muchos llegamos a cambiar prendas de ropa por los huesos de esas aceitunas. A veces los machacábamos; otras nos los tragábamos sin más. Cualquier cosa valía para echarla al estómago, incluso comíamos las hierbas que crecían entre las baldosas del patio. También recuerdo el caso de un muchacho al que llamábamos El Rumiante. Este chico se forzaba el vómito en los baños hasta devolver el rancho que había comido y volverlo a ingerir. Así se engañaba y le parecía que había comido más veces y más cantidad” (Capítulo 3 de Vale la pena luchar).

“¿Cómo puede ser que estas muertes y ejecuciones no aparezcan en los libros de historia? ¿Por qué no se quiere enseñar y dejar constancia de lo que ocurrió? ¿Por qué es tan difícil acceder a los sumarios de los consejos de guerra, a los nombres de los presos, de los condenados? ¿Por qué no tiene derecho el nieto de un preso político a saber en qué año, en qué día, dónde y por qué le quitaron la vida a su abuelo?” (Párrafo también del capítulo 3).

Recientemente aún desde los medios de Intereconomía se ha vuelto a organizar una campaña contra usted llamándole asesino.

Porque yo les di la lata desde el primer día. Otros optaron por callarse al salir de prisión; pero yo he estado décadas recorriendo todo el mundo. Ya en 1962 recorrí Europa. Y en 1963, América Latina. No he dejado de viajar. Y eso les ha molestado mucho.

¿Vivimos la época más difícil desde la Transición?

Sí, por recortes y por intolerancia. Han establecido hasta un sistema para calificar de terrorismo ciertas protestas. Hemos vuelto atrás. Por eso hay que moverse. La esperanza está en movimientos como el 15-M. Yo iba a menudo allí con ellos, a Sol; y me quedaba hasta las cuatro de la madrugada. Ayudó a que la gente despertara.

“Me entusiasmó el espíritu del 15-M”, ha escrito Marcos Ana en su libro, “la rebeldía pacífica frente a los grandes partidos que se disputan la alternancia en el poder a espalda de los intereses reales de los ciudadanos. Durante los días y las noches que caminé por Sol, sentí admiración por todos aquellos muchachos y muchachas de gran madurez y sentido político que debatían las transformaciones que necesita nuestra sociedad”.

¿En qué anda ahora?

Mis proyectos siguen siendo los solidarios, con causas como el Sáhara y Palestina, viajo a esos sitios… Aquí voy a institutos y escuelas a explicar nuestra historia. La semana pasada estuve en Suecia. Me siguen llamando de muchos sitios…

¿Y no se cansa?

Todo ha cambiado mucho; ya no vale eso de: me queda muy lejos de mi cama. Ahora son muy cortos los caminos, ya no hay distancias. Estamos obligados a ser solidarios, a una solidaridad mundial. Me lo pide la conciencia. No puedo quedarme en casa.

¿Cómo ve los medios de comunicación en España?

Los veo mal. Me gustan algunas cosas, como El Intermedio de Wyoming. Pero en general los veo mal. Hay noticias de las que ni te enteras. Rellenan los programas y las páginas con lo que les interesa.

¿Y las redes?

Las manejo, me sirven. Sobre todo con un grupo con cientos de seguidores que tengo en Facebook.

¿Pueden cambiar algo?

Evidentemente es un acceso a la información; ya la gente no se traga todo… Es que la situación aquí es tremenda, la cantidad de familias que viven sostenidas por los abuelos, por su pensión… Es tremendo.

“Es importante que todos, pero especialmente los jóvenes, mantengan viva la lucha por sus ideas y por su futuro”, escribe en su libro. “Si se enfrentan a cada desafío de la vida, podrán salir adelante, pero ayudándose los unos a los otros. De su conciencia debe partir el empuje que les lleve a conseguir un mundo más justo y feliz. Yo elegí la vida revolucionaria, y sabía que aquello tenía un peaje: podía costarme la vida o llevarme a la cárcel. Pero no concebía otra cosa, ni antes de la guerra ni después, cuando me movió la firme promesa de no olvidar a mis compañeros”.

En la cárcel comenzó también a escribir poemas, ¿sigue haciéndolo?

De vez en cuando. Cuando me enamoro. Soy viejo, pero me sigo enamorando.

sábado, 23 de noviembre de 2013

"Vale la pena luchar" (Libro)

"A la juventud, en cuyos surcos
hemos sembrado nuestra historia:
una lucha incesanta por alcanzar un
mundo mejor y mas justo en el que
el sol salga y caliente para todos"

Marcos Ana tiene noventa y tres años de edad, setenta de vida. La diferencia la marcan los veintitrés que pasó en las cárceles; ha sido el preso político mas longevo de España. Lejos del odio y de la venganza, Marcos Ana rescata hoy los valores que siempre le han mantenido de pie, la unidad y la fuerza de las ideas para hacer frente a esta crisis económica y moral. Asiste indignado al robo de muchos de los derechos que a tantos compañeros suyos le costaron la vida, al descrédito político, a la corrupción en el poder, al desmantelamiento de los servicios sociales públicos, al olvido del pasado reciente o al hondo calado de la pobreza en muchas familias. Así levanta su voz de nuevo un poeta que entregó sus mejores años a la defensa de aquello que ha dirigido su vida: la solidaridad entre los pueblos.

Este libro es un manual contra la injusticia, escrito por un hombre sencillo con una vida apasionante y apasionada que cruza toda la historia del siglo XX.

Título:   Vale la pena luchar
Autor:   Marcos Ana
Idioma: Castellano
Espasa Libros
Páginas: 222
Año: 2013
ISB: 978-84-670-3980-1

Otros libros de Marcos Ana:

viernes, 22 de noviembre de 2013

“Chernóbil fue transparente en comparación con Fukushima”

Entrevista: Piden que toda la planta se saque de las manos de los actuales operadores

Laura Flanders / GRITtv/Truthout

Los operadores de la devastada planta nuclear de Fukushima en Japón han anunciado planes para remover 400 toneladas de combustible gastado altamente irradiado, en una operación sin precedentes que comenzó el lunes 18 de noviembre. El investigador nuclear Harvey Wasserman cree que el riesgoso procedimiento, de hecho toda la planta, deben sacarse de las manos de los operadores de Tokyo Electric Power (TEPCO).

En esta entrevista con GRITtv, Wasserman explica cómo se han almacenado las barras de combustible del reactor número cuatro desde el terremoto y tsunami que afectaron a la planta Fukushima Daiichi en marzo de 2011. No pueden calentarse, exponerse al aire o romperse sin liberar gas letal, pero la piscina de enfriamiento en la que han estado se está filtrando y es posible que esté corroída por el agua de mar y nunca podría resistir otro temblor o terremoto. La piscina también se encuentra a 30 metros de altura.

“Estas barras tienen que tranportarse al suelo. Nunca se ha hecho bajo circunstancias semejantes”, dice Wasserman. Pero como activista de 40 años en este campo, a Wasserman le preocupan especialmente los operadores, TEPCO.

“Creo que obtuvimos mejores informaciones de la Unión Soviética sobre Chernóbil que las que estamos recibiendo de TEPCO y de los japoneses sobre Fukushima”, dijo a GRITtv.

Una petición con más de 150.000 firmas se entregó en las Naciones Unidas a principios de noviembre, llamando a que el mundo tome medidas. ¿Pero quién? como señala, el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) tiene mandato para promover la energía nuclear”.

¿Qué dice todo esto sobre la perspectiva de una energía nuclear segura y la “nueva generación de plantas” que apoya el gobierno de Obama? ¿Y qué pasará con los Juegos Olímpicos de Tokio?

TRANSCRIPCIÓN DE LA ENTREVISTA:

Laura Flanders: Lo vimos en una pequeña secuencia de vídeo [entregando su petición a las Naciones Unidas]. ¿Cuánto se tardó en juntar esa petición?

Harvey Wasserman: Solo algunas semanas. La presenté y en menos de un mes tuvimos 115.000 firmas en MoveOn, 40.000 en Roots Action; el Green Shadow Cabinet juntó a unas doscientas organizaciones. Fue muy rápido.

LF: Lo excitante respecto a su petición fue, por lo menos es lo que me pasó a mí, ¡que se comenzó a prestar atención a lo que estaba ocurriendo en Fukushima! Cuando leí, no la prensa estadounidense, sino la prensa internacional, me aterroricé.

HW: Debería estar aterrorizada. La situación en Fukushima es abrumadora. Llevo 40 años combatiendo la energía nuclear, lamento decirlo, cuando acuñamos la frase “No a las plantas nucleares” en 1973. Todos estos años hemos estado encarando la energía nuclear, nadie habló jamás de tres fusiones simultáneas y cuatro explosiones en una sola planta de reactores.

No se trata de una situación de reactores soviéticos, son reactores de General Electric. Hay dos docenas en EE.UU. prácticamente idénticos a los de Fukushima.

LF: ¿Cuál es la situación en Fukushima, y cómo afecta al agua y los alimentos en el mundo?

HW: Parte del problema con respecto a la situación en Fukushima es que no lo sabemos todo. El lugar está controlado por Tokyo Electric Power (TEPCO), que es una corporación privada. La infame TEPCO y el gobierno de Japón son los responsables, y el gobierno de Japón se muestra muy poco comunicativo cuando se trata de informar sobre la instalación en Fukushima.

LF: Bueno, estoy segura de que han estado muy ocupados para conseguir los Juegos Olímpicos.

HW: Sí, bueno, consiguieron eso, por desgracia. Puede que en algún momento tengan que cancelarlos, pero el gobierno japonés tiene una administración muy pro nuclear y está causándonos muchos problemas. Creo que obtuvimos mejores información de la Unión Soviética sobre Chernóbil que la que recibimos de TEPCO y de los japoneses sobre Fukushima.

LF: La información que estuvimos recibiendo este verano incluía revelaciones de que 300 toneladas de agua tóxica se filtraban en una semana, y luego en otras noticias, de que 300 toneladas se filtraban a diario al Océano Pacífico.

HW: Cada día, y esto ha sucedido durante dos años y medio, y no hay fin a la vista. Podría continuar, como dijo la doctora Helen Caldicott, durante 50 años. Ya hemos detectado radiación de Fukushima frente a la costa de Alaska. Hubo un estudio de 15 atunes pescados frente a la costa de California; los 15 tenían radiación de Fukushima.

LF: ¿Suficiente radiación como para ser peligrosa?

HW: No son atunes que se puedan comer. Esto es algo realmente, realmente serio, Laura. Miro en Internet todos los días; estoy recibiendo informes del Pacífico, a los que solo me puedo referir como apocalípticos: Grandes zonas muertas, radiación detectada por doquier. La radiación incluso en pequeñas dosis, cesio, estroncio, yodo, se "bioacumulará". Si se recibe una dosis relativamente pequeña en alguna alga marina, vendrán los peces; comerán suficientes algas hasta que sea significativo; serán ingeridos por la cadena alimentaria; nosotros estamos arriba en la cadena alimentaria; es muy serio.

LF: Al analizar la situación con más detenimiento, resulta que este mes el gobierno de Japón reacciona ante la crisis de verano diciendo, vamos a tomar medidas. Una de las acciones que parece estar emprendiendo es este procedimiento de reemplazo del combustible gastado que parece complicado…

HW: Se trata de una crisis de envergadura. Finalmente conseguimos un artículo en The New York Times que se ha surpimido en los medios importantes estadounidenses, "Removing Fuel Rods Poses New Risks at Crippled Nuclear Plant". Gracias a Dios por su programa y por Internet.

Hay una piscina de combustible gastado a 30 metros de altura, brillante diseño. John King en CNN la llamó “una tina de baño en el tejado”. No tiene contención por encima, y cuando ocurrieron el terrremoto y el tsunami se sacó el combustible de la unidad 4. Hicieron inspecciones en esta piscina y una buena parte es muy radiactiva, y el asunto ha estado suspendido a 30 metros en el aire desde el accidente. Realmente se incendió en un punto y tuvieron que echar agua de mar, que es corrosiva. Hay escombros en la piscina; no conocemos la condición de las barras de combustible y hay que sacarlas de ahí porque, Dios no lo quiera, si hay otro terremoto… Si uno es suficientemente fuerte para lanzar esas barras de combustible al suelo, están revestidas de una aleación de zirconio que se inflamará espontáneamente si se expone al aire. El zirconio es el material que se usaba en cubos de flash que se queman muy rápido con mucho brillo. Si hay un incendio de ese material, se ha visto que hay suficiente cesio radiactivo en esas barras para exceder el liberado en Hiroshima en un factor de 14.000. Estamos hablando de inmensas filtraciones de radiación. Por lo tanto hay que bajar a tierra esas barras. Nunca ha sido hecho bajo circunstancias semejantes.

LF: La compañía TEPCO distribuyó ese vídeo, de la operación. ¿Dice realmente que la ONU podría hacerlo mejor y que debería intervenir y hacerlo en su lugar?

HW: El problema es que no estamos solamente entre una roca y un sitio duro, una roca ha caído sobre nosotros. Hay más de 1.300 barras de combustible radiactivas en su interior. A fin de sacarlas apropiadamente tienen que estar en una condición decente, porque hay que extraerlas de una serie. Si están dobladas, si están deformadas, si son resquebradizas, si están hinchadas, no sabemos si van a salir, y hay que extraerlas.

LF: Mi pregunta sigue siendo: ¿está mejor equipada la ONU para hacer esto que TEPCO?

HW: Sí. TEPCO es una corporación privada. Sigue vinculada al dinero. Arne Gunderson, un gran ingeniero nuclear, escribió a la empresa y le dijo que tiene que cavar una trinchera entre la montaña, en la cual el agua corra a una tasa de 300 toneladas diarias, y la planta para poder desviar el agua. Le respondieron y le dijeron ¿sabe? No nos alcanza el dinero. De modo que tenemos que tener una situación en la que haya fondos ilimitados. No es el caso de TEPCO, ni siquiera el del gobierno japonés.

LF: ¿Quién será entonces?

HW: Tiene que ser la comunidad mundial, esa vaga entidad. Tenemos que tener a los mejores científicos, los mejores ingenieros y medios ilimitados para enfrentar la situación. Es un evento apocalíptico.

LF: Usted reunió 150.000 firmas en una petición pidiendo exactamente eso, pero concretamente, ¿qué quiere en términos de acción y por quién?

HW: Tenemos que averiguar cómo sacar las barras de combustible de la unidad 4; tenemos que sacar del servicio activo las unidades 3, 2, y 1. Nunca pensé que me oiría diciendo eso, pero tenemos que descubrir dónde están realmente las barras fundidas de las unidades 1, 2 y 3 – faltan tres barras.

LF: ¿Pero quiénes son “nosotros” en este caso?

HW: La comunidad mundial. Se sabe que el Océano Pacífico está en juego en este asunto. Sabemos que eso suena –mira, ya hemos perdido el Golfo de México. De modo que tenemos poco entrenamiento en esto. El Océano Pacífico está en peligro. La radiación estará en California dentro de un año.

LF: ¿Quién entonces?

HW: Existe un Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) en la ONU. Es el problema que enfrentamos. Si pedimos a las Naciones Unidas que tome medidas, nos enviarán al OIEA, pero el OIEA tiene un mandato de promover la energía nuclear, y por eso todos los estudios de la ONU y de la Organización Mundial de la Salud no muestran correctamente el impacto de la radiación atómica en la salud. No son una fuente objetiva.

LF: Estoy cada vez más desalentada, Harvey.

HW: Hemos estado encarando esto durante mucho tiempo, y sabíamos que algo semejante iba a ocurrir, y ni siquiera es el peor de los casos. Si el terremoto que tuvo lugar y causó el tsunami a 120 km de la costa de Japón hubiera sido 32 kilómetros más cerca toda Fukushima se habría convertido en escombros.

LF: ¿Cómo hemos visto en las Filipinas después del tifón?

HW : Escribí un artículo en 1979 burlándome de la planta nuclear propuesta que iban a construir. No la construyeron, pero hubiera estado justo en el camino de ese tifón en particular.

LF: Todo esto tiene lugar ante la continua discusión respecto al cambio climático, pero también hay que decir que existen algunos científicos en las altas esferas –algunos de los que han ayudado a alertar al mundo ante los peligros del cambio climático, estoy pensando en James Hansen de la NASA y otros de todo el mundo– que recientemente pidieron a las organizaciones ecológicas que reconsideren la energía nuclear porque la eólica y la solar simplemente no cubren nuestras necesidades.

HW: No han hecho sus deberes. Lo que llamo "solartropia", la mezcla de energías verdes, puede realmente cubrir nuestras necesidades energéticas. No han mirado a Alemania… El aumento en eficiencia y la baja de los costes de las energías renovables. Todo está allí.

Tampoco han evaluado los verdaderos impactos de la energía nuclear, que son considerables, en el calentamiento global. [Hay muchas] emisiones de carbono en la minería y la molienda, en el proceso de gestión de los residuos, y el coste de los reactores está fuera de control; no pueden conseguir seguros; no es una opción viable. Queremos ver una evaluación de los impactos en el calentamiento global de Fukushima, de esas cuatro explosiones, del continuo proceso para enfrentar la situación, y no me gusta decirlo, pero del próximo accidente. Es lo que realmente me asusta.

LF: ¿Y respecto a la próxima generación de plantas de energía nuclear? Obama dice que se están preparando dos nuevas que serán mejores, más seguras, más pequeñas, una generación completamente diferente.

HW: Es un mito. Respecto a esas nuevas plantas nucleares están diciendo lo mismo que dijeron de las originales hace 50 años. No va a ocurrir. No hay dinero; hemos visto esas tecnologías; han fracasado. Sabes que Bill Gates y Paul Allen de Microsoft han invertido unos cientos de millones de dólares, dinero de bolsillo para ellos; lo descontarán en sus declaraciones de impuestos; gastarán y gastarán y gastarán dinero público; fracasará, y tendrán que limpiar el caos que habrán creado. La realidad es que las energías renovables funcionan, la energía nuclear es un desastre y seguirá siendo un desastre, y por suerte tenemos a nuestra disposición las opciones "solartropianas".

LF: ¿Tiene un mensaje para los atletas, si van a Tokio?

HW: Estuve en Japón a mediados de los años setenta. Incluso escribí un artículo sobre Fukushima en una revista progresista y todos en Japón decían, ¿por qué estáis construyendo una planta nuclear en una zona de terremotos y tsunamis? TEPCO y los japoneses decían no os preocupéis no sucederá, podemos manejarlo. Ahora dicen lo mismo de una nueva generación de reactores. Tenemos todas las razones del mundo para no creerles. Tenemos las opciones. No volveré a Japón; me encantó Japón. No volveré. Si tuviera parientes allí les diría que se fueran. La situación solo va a empeorar. Empezó hace dos años y medio. La situación en Fukushima es peor que cuando comenzó el accidente. Estamos ante una situación grave, Laura.

LF: Harvey, gracias por asustarme aún más.

HW: Siempre hay una solución; soy optimista. Este es un caso difícil.

Obtenga más información sobre el trabajo de Wasserman en NukeFree.org. Es autor, recientemente, de Solartopia: Our Green-Powered Earth A.D. 2030.

Copyright, Truthout. Laura Flanders

La exitosa autora y presentadora Laura Flanders es asociada de “fuertes economías locales” en Yes! Magazine y colaboradora de The Nation. Presenta "The Laura Flanders Show" en GRITtv, una fuente independiente para entrevistas en profundidad con gente de visión de futuro. En Twitter, está en @GRITlaura.