martes, 28 de enero de 2014

Persisten amenazas a la paz y la injerencia externa en AL: Castro

La Habana. En el discurso de apertura de la II Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) el presidente de Cuba, Raúl Castro advirtió: “'seguimos regidos por un orden internacional injusto y excluyente en el que las amenazas a la paz y la injerencia externa, continúa (...) los centros del poder no se resignan a perder el control de esta rica región ni renunciarán a los intentos de cambiar el curso de la historia en nuestros países para recuperar la influencia perdida y beneficiarse de nuestros recursos”.

La intervención del líder cubano inició con la solicitud de un minuto de silencio a los presidentes y jefes de Estado en honor del venezolano Hugo Chávez, quien auspició la conformación de este mecanismo de diálogo y concertación regional.

Único orador en la ceremonia inaugural, Raúl Castro destacó que no obstante los desafíos impuestos por la crisis internacional a todas las naciones del orbe, los países de la Celac han podido mantener la cohesión y ''hemos ido acercando nuestras posiciones y a pesar de las inevitables diferencias, el espíritu de mayor unidad en la diversidad, que debe ser el fin último'', se ha mantenido.

Entre los países de la Comunidad -puntualizó- hay pensamientos distintos e incluso diferencias, ''pero la Celac ha surgido sobre el acervo de 200 años de lucha por la independencia y se basa en una comunidad de objetivos y no en la sucesión de meras reuniones ni coincidencias programáticas sino en una visión común de la patria grande que sólo se debe a sus pueblos''.

Así, y con la sencillez conmovedora de un programa donde el discurso del líder cubano sólo tuvo como preámbulo la entonación del himno nacional y una suite instrumental con fragmentos de temas antológicos de a lírica latinoamericana a cargo de la Orquesta de Música Popular de la Escuela Nacional de Música, esta Isla puso su carta de presentación ante los 25 mandatarios presentes en los trabajos de esta Cumbre.

Como es costumbre en la retórica de los líderes de la Revolución cubana, Raúl Castro Ruz ilustró con datos estadísticos concretos, la enorme desigualdad social y los enormes retos y asignaturas pendientes de los países latinoamericanos con sus sociedades.

En América Latina y El Caribe, la tasa de pobreza alcanzó a 28.3 por ciento de la población, o sea 164 millones de personas, y la pobreza extrema a 11.3 por ciento, lo que equivale a 66 millones de sus habitantes.

“'Pero lo más preocupante es la pobreza infantil -documentó- que afecta a 70.5 millones de niños y adolescentes, de ellos 23.3 en pobreza extrema”.

Al mismo tiempo, el 10 por ciento más rico de la población recibe el 32 por ciento de los ingresos totales mientas que el 40 por ciento más pobre recibe sólo el 15 por ciento.

Por ello, enfatizó, ''los pueblos de América Latina y El Caribe demandan y requieren una mejor distribución de las riquezas y los ingresos, el acceso universal y gratuito a una educación de calidad, el pleno empleo, memores salarios, la erradicación del analfabetismo, el establecimiento de una verdadera seguridad alimentaria, sistemas de salud para la totalidad de la población, derecho a una vivienda digna, al agua potable y al saneamiento''.

Todos, aseguró, son objetivos alcanzables. Además se refirió a problemas específicos que enfrentan varios países de la región, y planteó plena solidaridad con Argentina en sus reclamo de las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich y también a Ecuador frente a las demandas de empresas trasnacionales en tribunales internacionales.

Al mismo tiempo, expresó agradecimiento por el respaldo a Cuba ante el bloqueo de más de medio siglo impuesto por Estados Unidos.

Y de nuevo, Raúl Castro hizo patente que la región permanecerá incompleta ''mientras falte en ella el escaño de Puerto Rico, nación hermana genuinamente latinoamericana y caribeña que padece una situación colonial''.

En estos momentos, los presidentes participantes en la Cumbre se encuentran en una sesión a puerta cerrada, acompañados sólo de sus cancilleres.

Fuente: La Jornada

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán publicados una vez moderados.