domingo, 23 de marzo de 2014

Alegaciones a una multa y narracción de los hechos.


SUBDELEGACIÓN DEL GOBIERNO EN A CORUÑA
Avda. da Marina, 23. 15001 A CORUÑA

Asunto: Procedimiento Sancionador

Acuerdo de Iniciación Ref.:SAJ/IA/ Expte. Nº:.../2014

Nº Registro de Salida:...........

Adrián Abella Chouciño, con NIF.........., y domicilio en ......... MALPICA,
Expone que ha recibido notificación por correo postal de la iniciación de un procedimiento sancionador, en el que se propone una sanción de 120 € de multa, con número de registro de salida ...... /RG ........ Por lo que presenta las siguientes ALEGACIONES:

1º.- HECHOS, ACTITUDES Y APTITUDES: Había más guardias (controlando la entrada al pueblo y los accesos a la vivienda) que vecinos (QUE NO LLEGABAN A 40); ¿Por qué en la denuncia se habla de 80? ¿que objeto y que lección se quería dar a los treinta y pico de vecinos congregados? Por lo que tal dispositivo para proceder al derrumbe de la vivienda, no tenía sentido. Parecía un pueblo “tomado” por fuerzas de seguridad como si de un estado de excepción se tratase, con unas intenciones muy diferentes y lejanas a las formas pacíficas de los vecinos de Malpica.
Un derrumbe de un 4º piso de TREINTA METROS CUADRADOS, de una familia pobre, en un pueblo muy pacífico, ¡¡con semejante despliegue!! ¿de quién fue la orden y a qué obedece?
Eso se demostró cuando a las 8:30 horas, Adrián Abella llegó a la vivienda del Rueiro da Praia y Fernando Graña (a quien tanto le “debe” Adrián Abella) no pudo entrar a acompañar a su madre, Dolores Suárez (que había pasado la noche en vela y muy nerviosa) después de salir un momento a por tabaco a un bar cercano.
Adrián Abella, hasta las 8:50 horas, estuvo tranquilizando y calmando a varios vecinos presentes, y nunca dirigiéndose a los guardias, con su MANERA DE HABLAR NORMAL, NERVIOSA Y CON ASPAVIENTOS, como siempre lo hace (por desgracia para él). Hasta que en cinco minutos:
a) Vio como el guardia denunciante (.......) negaba la entrada a cualquier vecino que quisiera subir a calmar y acompañar a Dolores Suárez. Que a Adrián Abella le consta que Dolores vive desde hace casi 30 años en constante nerviosismo, y más el día en que se van a realizar las primeras tareas para el derrumbe de parte de su muy humilde y sombrío hogar (rodeado de otros edificios tan ilegales como el de los Graña).
b) Se extendió el rumor de que no iba a llegar nadie de la empresa encargada de la demolición, ya que faltaban menos de diez minutos para las 9:00 horas, hora prevista para comenzar las labores pertinentes a la orden judicial. Se decía que el alcalde de Malpica ya sabía desde la tarde anterior que no iba a haber derrumbe por no cumplir las condiciones legales la empresa encargada. Por lo que Adrián Abella pensó que se trataba de DAR EJEMPLO, DE UN “VACILE” A UNA FAMILIA Y A UNOS VECINOS, DE JUGAR CON LOS SENTIMIENTOS DE GENTES QUE VEN INJUSTICIA COMPARATIVA EN ESTA ORDEN DE DEMOLICIÓN. Pensó y supuso, lógicamente, que aquel guardia al mando del “dispositivo de seguridad” sabía que todo era una “comedia”, un “paripé”.
c) En ese momento, Adrián Abella, ya sin poder contener su nerviosismo se dirigió en alta voz a los guardias presentes (QUE CON SU EXCESIVO NÚMERO, LA CANTIDAD DE VEHÍCULOS, LAS MANERAS DEL “MANDO”; ANTE TRES DOCENAS DE VECINOS TRISTES POR EL ASUNTO DEL DERRUMBE Y POR LA “INSULTANTE” HUMILLACIÓN DE UN GUARDIA QUE NO SUPO SER HUMILDE Y RESPETUOSO CON UNA GENTE PACÍFICA, DOLIDA POR UNA INJUSTICIA): “me daría vergüenza hacer vuestro trabajo, sois peor que los nazis, que cumplían órdenes sin preguntarse nada ni pensar en el sufrimiento causado; sois peores porque ellos se jugaban la vida si desobedecían, vosotros sólo un castigo y como mucho, vuestro puesto de trabajo. Prefiero perder mi trabajo y quedar sin casa, antes de dejar sin casa a un vecino, colaborando en esta injusticia”. En mi memoria, y en la de los vecinos a quien consulté, no recuerdo hablar de la Guardia Civil, sino de los guardias presentes. Frases como estas se escuchan y leen en distintos medios cada día; en lugares en que las protestas son violentas (¿Qué nos estaba “diciendo” el guardia denunciante con su actitud? ¡¿Qué sin violencia no se consigue nada, como en Burgos hace unas semanas, como en Ucrania hace unos días!!??). Siempre creí que la violencia cuanto más escasa y más lejos mejor, como lleva demostrado la villa de Malpica a lo largo de su historia. Violentos fueron los ademanes y las maneras de dicho guardia (.......) (no así la de los guardias que estaban a nuestro lado: muy serios, firmes, respetuosos y con humildad en sus facciones).
d) Y además, aquel guardia al mando (.......), PARA DEMOSTRAR QUIEN MANDA, dio orden de retroceder unos metros a los vecinos con la disculpa de que iban a mover un coche, cosa incierta ya que no tenía conductor. Luego de apartarse Adrián Abella, un conductor entró en el vehículo para dejarlo ¡¡CUATRO METROS!!!! MAS ATRÁS (¿tomadura de pelo?, ACCIÓN CLARAMENTE DESTINADA A ¿AMEDRENTAR O HUMILLAR? A LOS VECINOS ALLÍ PRESENTES).

2º.- TRAYECTORIA PERSONAL. Adrián Abella, en las semanas previas, había solicitado (públicamente y por escrito) que los vecinos cerraran sus negocios esa mañana en solidaridad con la familia. Y anunció que él, por motivos personales y emotivos iba a estar en la playa, frente a la casa de la familia Graña, acompañando a la familia ante esa GRAN INJUSTICIA, que permite CIENTOS DE VIVIENDAS ILEGALES en el pueblo desde principios de los años 60. INJUSTICIA “legal”, basada en una decisión judicial que no tiene en cuenta el ENTORNO CACIQUIL DE LAS AUTORIDADES LOCALES Y DE LA FAMILIA DENUNCIANTE DE LA VIVIENDA MENCIONADA y que “condena” a una modesta familia de pescadores, enfermos, emigrantes e inválidos (cuando a su alrededor hay CIENTOS DE VIVIENDAS ILEGALES). Declaraciones que pudieron consultarse en Blogs y Facebooks de la provincia, para demostrar mi apego a la familia, la creencia de que el derrumbe es injusto, y de que mi solicitud es la de solicitar “indulto” del edificio y mantener al pueblo unido, dando apoyo moral y económico a la familia si el derrumbe se hace efectivo. Nunca me callé ante la Injusticia y no iba a hacerlo ese día.
Mi trayectoria personal es clara y bien conocida públicamente. En 30 años de colaboración social y cultural desinteresada, nunca usé violencia alguna. Utilizo el Correo Electrónico, Facebook, el SITE “Selaguia” en Googlesites y la prensa local para defender y denunciar, siempre de palabra, lo que considero justo o injusto. Nunca me escondo y, a veces, el día a día se convierte en un pequeño “calvario”, pero personalmente me compensa. Por lo expresado anteriormente, afirmo que el guardia denunciante me acusa muy a la ligera de estar “gesticulando continuamente, haciéndose el portavoz de los que allí se encontraban e incitándoles. Por ello, fue identificado y denunciado”. Esto es para mí la falsedad más grave, ya que lo escribe a sabiendas de que es falso: En el lugar, a las 8:55 horas (salvo error u omisión involuntaria) había DOCE familiares directos de los afectados, el Patrón Mayor de las Cofradías Españolas (casado con una sobrina de los afectados), CINCO POLÍTICOS (el concejal independiente del gobierno local, dos del PSOE, una del BNG y un ex concejal del PP), y unas VEINTE personas más, todos ellos vecinos o naturales de Malpica. ¿De quién es portavoz Adrián Abella, o a quién incitaba? ¿a los políticos locales?, ¿a los familiares?, ¿a los 17 ó 18 vecinos que querían ser testigos de la injusticia?

3º.- “CONTRADENUNCIA”. Si mis palabras merecen una sanción económica, la pagaré (¡que remedio!, la Ley debe ser IGUAL para todos, y no quiero favoritismos), la pagaré muy orgulloso de hacer y decir todo lo que dije e hice, y no me retracto ni un milímetro, ni un ápice. Pero si la ley me obliga a pagarla, habrá que cambiar esa Ley, porque sería injusta coma la demolición de la casa de los Graña:
...Cuando se derrumben los CIENTOS de viviendas ilegales de Malpica, y sancionen al Alcalde de este ayuntamiento (Eduardo Parga Veiga) por permitirlas y apoyarlas.... (AL MENOS LOS DOS ANTERIORES ALCALDES, DURANTE 20 AÑOS, SE NEGARON A FIRMAR LAS ÓRDENES DE DERRUMBE DE LA CASA DE LOS GRAÑA QUE LES REMITÍA EL JUEZ, SIMPLEMENTE POR COHERENCIA Y JUSTICIA COMPARATIVA)...
...Cuando se castiguen las “actitudes chulescas” de algunos oficiales del orden que desmerecen su uniforme, y sancionen por sus hechos, actitudes y falta de aptitud al guardia (........) .
...No consideraré injusta una sanción por unas palabras que iban dirigidas a “personas” y no a la Guardia Civil. 

Ya está bien de escudarse en una institución al servicio de los españoles, los individuos que “manchan” el uniforme que llevan con acciones indignas (y si cumplen órdenes, que denuncien la indignidad de la orden).

Malpica de Bergantiños, 20 de marzo de 2014.

Fdo.: Adrián Abella Chouciño

Correo-e: adrianmalpica@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán publicados una vez moderados.