miércoles, 30 de abril de 2014

Venezuela y el derecho a manifestarse




Los medios informativos occidentales presentan la decisión del Tribunal Supremo de Justicia de someter el derecho a manifestarse a la obtención de una autorización previa como un atentado contra las libertades individuales. Ahora bien, este principio está vigente en la mayoría de las democracias occidentales.

Solicitado por uno de los cinco municipios de Caracas, el Tribunal Supremo de Justicia se pronunció el 24 de abril de 2014 sobre el derecho a manifestarse. Según la más alta entidad judicial del país, “los ciudadanos y ciudadanas tienen derecho a manifestarse pacíficamente y sin armas, sin otros requisitos que los que establezca la ley […]. Resulta obligatorio para las organizaciones políticas así como para todos los ciudadanos, agotar el procedimiento administrativo de autorización ante la primera autoridad civil de la jurisdicción correspondiente, para poder ejercer cabalmente su derecho constitucional a la manifestación pacífica”.[1]

En efecto, el país se encuentra golpeado por más dos meses de violencias orquestadas por la oposición. El balance es grave: 41 personas perdieron la vida, entre ellas 5 miembros de la Guardia Nacional y un Fiscal de la República, 700 personas resultaron heridas y los daños materiales superan los 10.000 millones de dólares.[2]

Los medios informativos occidentales se han hecho portavoces de la derecha venezolana y han denunciado una decisión liberticida. Así, según Associated Press, que cita a la oposición, Venezuela se encuentra ahora “en un estado de excepción permanente y [los ciudadanos sólo podrán] ejercer el derecho a la manifestación cuando lo permita el Estado”. Según la agencia estadounidense, la decisión del Tribunal “destruye los derechos humanos” [3] y constituye “el último intento del gobierno de amordazar a la disidencia”.[4] Para el diario español El País, “el Supremo venezolano limita el derecho a la protesta” y atenta contra “los derechos ciudadanos y las libertades democráticas”.[5] Para Agence France Presse, “este fallo es contrario a los principios democráticos”.[6] En cuanto al diario Le Monde, esta decisión tiene como objetivo “limitar el derecho a manifestarse”.[7]

No obstante, la prensa occidental se olvida de recordar que en la mayoría de los países democráticos, conseguir una autorización de las autoridades para cualquier manifestación es la norma general. Así, en Francia, ninguna manifestación puede tener lugar sin la autorización clara de la prefectura de policía. Por ejemplo, la Prefectura de Policía de París exige que la petición de autorización se haga “al menos un mes antes de la fecha de la manifestación”.[8] Además, “este plazo será de tres meses como mínimo si el evento proyectado agrupará a mucha gente”.

Por otra parte, “cada petición debe comportar toda la información útil sobre el organizador (persona física o moral) y sobre la manifestación (naturaleza, fecha, lugar, horario, número de participantes…)”. Los organizadores tienen la obligación de “suscribir una póliza de seguros que garantice en el plano de la responsabilidad civil todos los riesgos relativos a la manifestación proyectada (participantes, público y obras públicas). La póliza de seguros debe comportar la garantía máxima […] calculada en función del evento asegurado, respecto a los siguientes riesgos: daños corporales, materiales e inmateriales”.

En Francia, los organizadores de manifestaciones son penalmente responsables de todos los daños que pueda causar el evento. La Prefectura de Policía insiste en este punto: “El organizador debe asumir la tarea de la seguridad general en el sitio dedicado a la manifestación. En caso de daños por imprudencia o negligencia, la responsabilidad civil, incluso penal, del organizador puede evocarse sobre la base de los artículos 1382 y siguientes del Código Civil y de los artículos 121-1, 121-2, 223-1 y 223-2 del Código Penal”.[9]

Así, la Prefectura de Policía de París rechaza decenas de peticiones todas las semanas. Recuerda las principales razones: “no respetar el plazo para hacer la petición; marcha susceptible de causar problemas de seguridad, de orden público o de tránsito; rechazo del organizador a aceptar las obligaciones o prescripciones que presenta la Prefectura de Policía; opinión desfavorable de la alcaldía de París o de un servicio consultado; incompatibilidad entre la marcha prevista y el lugar escogido; organizador que no respetó sus obligaciones en una petición anterior o que ignoró las prescripciones de la Prefectura de París, etc.”.[10]

Lejos de ser liberticida, la decisión del tribunal Supremo de Justicia se asemeja a lo que existe en la mayoría de las democracias occidentales. Así, vistos los últimos acontecimientos violentos ocurridos durante las protestas, la oposición venezolana no tendría absolutamente ninguna posibilidad de conseguir una autorización para manifestarse en la Patria de los Derechos Humanos que es Francia.

*Doctor en Estudios Ibéricos y Latinoamericanos de la Universidad Paris Sorbonne-Paris IV, Salim Lamrani es profesor titular de la Universidad de La Reunión y periodista, especialista de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos. Su último libro se titula Cuba. Les médias face au défi de l’impartialité, Paris, Editions Estrella, 2013, con un prólogo de Eduardo Galeano.

http://www.amazon.fr/Cuba-m%C3%A9dias-face-d%C3%A9fi-limpartialit%C3%A9/dp/2953128433/ref=sr_1_1?s=books&ie=UTF8&qid=1376731937&sr=1-1

Contacto: lamranisalim@yahoo.fr ; Salim.Lamrani@univ-reunion.fr

Página Facebook: https://www.facebook.com/SalimLamraniOfficiel


[1] Jorge Rueda, « Prohíben manifestaciones sin permisos en Venezuela », Associated Press, 25 de abril de 2014.

[2] Salim Lamrani, “Se a oposição venezuelana fosse francesa”, Opera Mundi, 11 de abril de 2014.

[3] Jorge Rueda, « Prohíben manifestaciones sin permisos en Venezuela », op. cit.

[4] Jorge Rueda, « Protestan en Venezuela contra plan educativo y restricciones a manifestaciones », Associated Press, 26 de abril de 2014.

[5] Alfredo Meza, « El Supremo venezolano limita el derecho a la protesta », El País, 25 de abril de 2014.

[6] Agence France Presse, « Protestan en Venezuela contra plan educativo y restricciones a manifestaciones », 26 de abril de 2014.

[7] Le Monde, « Venezuela : l’opposition dans la rue contre une réforme de l’éducation », 27 de abril de 2014.

[8] Préfecture de Police de Paris, « Manifestation sur la voie publique ou sur tout espace ouvert au public », Ministère de l’Intérieur. http://www.prefecturedepolice.interieur.gouv.fr/Demarches/Professionnel/Securite-et-accessibilite-des-batiments/Manifestation-sur-la-voie-publique-ou-tout-espace-ouvert-au-public (sitio consultado el 28 de abril de 2014).

[9] Ibid.

[10] Ibid. 

Ricos, porque ellos lo valen

 
Beatriz Gimeno 
Miembro del colectivo econoNuestra.-  
El otro día me pasaron este vídeo que me pareció interesante y que puede hacernos reflexionar algunas cosas; y eso a pesar de las limitaciones que tiene un experimento de este tipo.
 
El video muestra los resultados de un estudio realizado en la universidad de Berkeley que parece demostrar que cuanto más rico se es, existe una mayor tendencia a saltarse la ley; a ser más ladrón, más insolidario, a considerar que todo te pertenece, que las normas elementales de convivencia no te afectan. Esa es, por otra parte, la percepción que la mayoría tenemos y en la que nos reafirmamos todos los días. Lo cierto es que a pesar de la propaganda con la que nos bombardean, los ricos delinquen más que los pobres. Los ricos delinquen porque consideran que el mundo es suyo y que pueden hacer exactamente lo que quieran: desde saltarse las normas de tráfico a robar; desde mentir para sacar provecho a comerse los caramelos de unos niños. Por una parte su riqueza les proporciona no sólo sensación de invulnerabilidad, con razón, sino también un cierto “desapego ético” respecto a la norma. Los ricos suelen pensar que si una norma coarta alguno de sus comportamientos es la norma la que está mal, no su comportamiento. De ahí que los ricos que comenten, por ejemplo, fraude fiscal, no sientan ningún tipo de vergüenza ni de culpabilidad.

Este video permite jugar a hacer comparaciones entre lo que en él se va mostrando y las situaciones que vivimos en España. Desde la persona inmensamente privilegiada que delinque porque nunca parece tener bastante, como Urdangarín, hasta todos esos ricos que conducen sus coches convencidos de que a ellos no les aplican las mismas normas de tráfico que a los demás, tipo Esperanza Aguirrre y tantos otros. Desde personas con mucho dinero, como Lucía Figar, capaz de quitar el cheque guardería a miles de familias que lo necesitan con una mano al tiempo que se adjudica para sí los 1100 euros con la otra, hasta tantos y tantos empresarios capaces de saltarse todas las leyes por algo que a priori parecería que no merece la pena.

El experimento intenta explicar cómo la mente de los ricos, así como todas nuestras referencias sobre lo que es bueno o malo, así como la percepción que tenemos de nosotros mismos, está condicionada por la riqueza. Los ricos piensan que se lo merecen todo y los pobres piensan que es así, que la gente que es rica es porque se lo ha ganado. Hay todo un sistema cultural que configura nuestra manera de pensar para que no nos demos cuenta de que las cartas están marcadas desde el principio. No es extraño que muchos medios de comunicación norteamericanos reaccionaran de manera virulenta ante este sencillo estudio que parece tan obvio. En realidad, el estudio sólo demuestra que Marx tenía razón. Son las condiciones materiales las que determinan la conciencia, tanto la individual como la social, así que es normal que los ricos no se sientan nunca ni culpables ni avergonzados y que tiendan a pensar que todo les está permitido; es que les está permitido.

Para empezar las leyes tienen a considerar delito lo que hacen los pobres, no lo que hacen los ricos, hasta el punto de que ser pobre en sí mismo ha sido considerado históricamente algo sospechoso, casi un delito cuando no un delito directamente (algo que ahora de nuevo está comenzando a suceder). Además, los delitos que cometen los ricos más a menudo están menos penalizados que los que cometen los pobres. Lo vemos cada día. Está más penado y hay más posibilidades de ir a la cárcel robar una cartera que por robar 100 millones de euros; está mucho más penado practicar el timo de la estampita en la calle que estafar con preferentes en un banco. Y por último, si por las razones que sea, el rico se ve en el trance de ir a la cárcel, es mucho más probable que le indulten a él y no al pobre. También lo vemos cada día. Al mismo tiempo, los delitos que cometen más a menudo los ricos se supone que no generan alarma –aunque tengan un enorme coste social, aunque nos alarmemos muchísimo– mientras que el sistema tiene mecanismos de sobra para generar alarma respecto a los comportamientos de los pobres, aunque estos sean mil veces menos dañinos desde todos los puntos de vista.

Esto es trasladable a todos los campos sociales, especialmente al campo de las relaciones laborales donde los ricos van a torcer todas las normas para beneficiarse, porque como hemos podido de sobra comprobar –y en contra de lo que a veces se piensa– los ricos nunca tienen bastante. No hay cantidad pequeña por la que no merezca la pena cometer un delito, un fraude o un engaño. Nos asombramos a veces al ver a una persona muy rica que, lejos de conformarse con su situación de privilegio, se arriesga para ganar aún más dinero y nos preguntamos: ¿no tenía bastante? No, nunca es bastante. No quieren el dineropara vivir mejor porque llega un momento en que puede ser difícil vivir mejor; la riqueza se convierte en un fin en sí mismo.

Puesto que todas las normas legales y sociales están hechas para favorecer a los ricos frente a los pobres, es normal que aquellos tengan sensación de invulnerabilidad. Esta manera de ser permanentemente favorecidos les hace convencerse también de que las normas que les estorban son mucho menos importantes, de mucho menos obligado cumplimiento, que aquellas que les favorecen, que éstas sí nos obligan férreamente a todos. Es decir, los ricos –y con ellos una parte de la sociedad– piensan, por ejemplo, que la defensa de la propiedad privada a ultranza es una norma básica, que en ningún caso puede violentarse o debilitarse, un pilar de la sociedad; pero que, en cambio, saltarse las leyes que les obligan a pagar impuestos es un delito menor que la mayoría comete (o lo intenta) y justifica. A esta tarea contribuyen, naturalmente, todos los medios de comunicación, que encuentran mucho menos grave y/o peligroso que Berlusconi haya defraudado a la hacienda de su país 7 millones de euros, o que el PP lleve años defraudando al fisco con una contabilidad falsa, que el hecho de que una Consejera de Vivienda se salte una lista de espera para dar techo a gente que está sin él.

Las consecuencias son obvias: este es un sistema que culturalmente premia y favorece la desigualdad así como oculta sus causas. Al mismo tiempo justifica y naturaliza esa desigualdad hasta el punto de insertarla como un pilar de la subjetividad, tanto de ricos como de pobres. Pero es también un sistema que permanentemente cambia las reglas lo que haga falta, y con ello todas las justificaciones pertinentes, para que aquellas favorezcan a los que más tienen; que tuerce las leyes lo que haya que torcerlas para que los delitos, sean cuales sean, de los ricos sean mucho menos castigados que los delitos que los pobres son propensos a cometer. Siempre ha sido así, desde luego. No hace mucho todavía se castigaba con la horca robar un pedazo de pan, mientras que robar a los pobres no se ha considerado nunca siquiera un delito punible. Cómo va a serlo si es la base misma del capitalismo.

Desigualdad es lo mismo que injusticia. No hay una desigualdad “natural” o neutral o producto de la mala suerte o de circunstancias adversas, evitables o no, como sostienen los liberales. La desigualdad requiere un concienzudo –y casi siempre opaco– trabajo de injusticia para poder desarrollarse: injusticia legislativa, injusticia económica, injusticia política etc., que dan como resultado exactamente lo buscado: desigualdad radical. Desenmascarar este estado de cosas no es superfluo, es un trabajo permanente y este pequeño video, que a algunos les puede parecer obvio, contribuye a ello.

Fuente: Público / econuestra

lunes, 28 de abril de 2014

162 ataques a médicos cubanos en Venezuela no son noticia: no eran europeos (+ videos)

José Manzaneda.- En estos dos últimos meses, se han registrado en Venezuela 162 agresiones contra cooperantes médicos de Cuba. Hace unos días, el Gobierno venezolano condecoraba a dos de estas personas, que estuvieron a punto de ser quemadas vivas en un ataque de opositores a un centro médico en el estado Lara (1).

Estos atentados son la consecuencia de una gigantesca campaña contra Cuba creada en los medios privados venezolanos –el 80 % de los del país y opositores en su totalidad (2)-, y ampliada después por grandes medios internacionales aliados. En los últimos dos meses, se ha intensificado el mensaje –ya clásico- sobre la supuesta “injerencia” cubana en Venezuela (3). La publicación casi diaria de rumores, acusaciones sin demostración alguna y testimonios –algunos disparatados (4)- de supuestos exagentes de inteligencia (5) han llevado a no pocas personas a creer firmemente que es el Gobierno cubano quien toma las principales decisiones políticas en Venezuela; o que los sanitarios cubanos son, en realidad, agentes o espías (6).

En Venezuela hay más de 30.000 cooperantes médicos de Cuba (7). Atienden a cerca de once millones de personas, principalmente en barrios populares que, años atrás, carecían de los más elementales servicios de salud. Aunque su despliegue a gran escala se produce en 2003, con la inauguración de la llamada Misión Barrio Adentro, los primeros cooperantes ya habían llegado en 1999, como personal humanitario tras las gravísimas inundaciones del estado Vargas (8).

Pero los ataques violentos contra el personal cubano en Venezuela no son de ahora (9). Se han producido, desde hace más de diez años, en cada ofensiva desestabilizadora de la oposición. En abril de 2013, tras la victoria electoral del presidente Nicolás Maduro, fueron atacados 25 consultorios médicos atendidos por la cooperación cubana (10). Curiosamente, en octubre de ese año, el diario español El País publicaba un reportaje sobre los ataques a cooperantes en el mundo (11). Hablaba de 274 víctimas de algún tipo de agresión. Pero no hacía la menor referencia a las agresiones al personal cubano. Tampoco a Venezuela. Los cooperantes que mencionaba eran procedentes, exclusivamente, de países del llamado Primer Mundo, en consonancia con la habitual mentalidad neocolonial de los medios occidentales. Algo que se entiende mejor al conocer la fuente de obtención de los datos: la llamada “Aid Worker Security Database” (“Base de datos de seguridad de trabajadores humanitarios”), un proyecto financiado por la USAID (la Agencia para el Desarrollo del Gobierno de EEUU) y otras instituciones occidentales (12). En su web, en el apartado dedicado a las citas en medios de comunicación, tampoco aparece ni una sola referencia a las agresiones a cubanos (13).

Esta misma mentalidad es la que lleva a los medios a ignorar los gigantescos programas de cooperación Sur-Sur que lidera Cuba en el mundo. Solo en el ámbito de la salud, 50.000 profesionales de la Isla desarrollan programas de asistencia a poblaciones desfavorecidas en 66 países (14). Pues bien, los mismos medios que jamás han informado sobre esta cooperación cubana de extraordinarias dimensiones, disponen de secciones especializadas en “cooperación”, dedicadas básicamente a exaltar la labor –en muchos casos anecdótica- de ciertas ONGs europeas (15). Un ejemplo. En abril de este año, el diario español El Mundo publicaba una página completa sobre las acciones de apoyo a un orfanato de Haití que acoge a 40 menores (16). Pero sobre los 14 años de la cooperación cubana en dicho país, que ha conseguido alfabetizar a 320.000 personas y operar a 367.000, por citar solo dos cifras, ni una palabra en dicho diario (17).

Otro periódico español de referencia, El País, ha publicado en las últimas semanas reportajes y artículos que tratan de denigrar la labor médica solidaria de Cuba en Venezuela (18) (19). En contraste, por las mismas fechas, publicaba hasta tres trabajos, en clave propagandística, sobre el apoyo de la Reina Sofía a los proyectos de la cooperación española en Guatemala –proyectos de un impacto testimonial, si los comparamos con los programas cubanos en Venezuela- (20) (21) (22).

Y es que la cooperación de Cuba en Venezuela –y en otros países- hace tambalear los esquemas construidos por el imaginario mediático occidental. Cuba no acomete meras acciones de ayuda. Contribuye a la construcción de sistemas públicos de salud a largo plazo en otros países del Sur (23). Sistemas de salud que, por lo general, fueron abandonados o desatendidos en décadas de neoliberalismo y políticas de reducción del estado. Ahí radica la explicación -de raíz claramente ideológica- a tantas campañas de calumnias contra la solidaridad cubana en el mundo.

*Coordinador de Cubainformación

























Poder feudal

Beatriz Gimeno.- La presidenta del Círculo de Empresarios, Mónica de Oriol, propone que se baje el salario mínimo para los trabajadores menos cualificados y rebajar aún más el coste del despido, así como reducir las cotizaciones para las empresas. Además, considera que es un desacierto que la normativa obligue a pagar a los trabajadores “que no sirven para nada”, un salario mínimo. Estos jóvenes que no sirven para nada deben ser como los negros para los esclavistas, unos vagos redomados, o las criadas para las señoras bien, unas inútiles porque hay qué ver cómo está el servicio. La casta empresarial se ha quitado las caretas (la reforma laboral se lo ha permitido) y se relaciona con los trabajadores como siempre ha hecho y como le gusta hacerlo; como lo que son: los dueños.

Mónica de Oriol dice muchas más cosas. Habla de contratos “blindados” para los trabajadores que, según los empresarios, son unos vagos, parásitos, privilegiados que siempre cobran más de lo que merecen y que, además, resultan dificilísimos de despedir. No sabemos de dónde habrán salido los 25 millones de parados, ni los salarios de hambre, ni la desesperación. Ésta última parece más bien encontrarse del lado empresarial que todavía se ven obligados a pagar a los trabajadores por mucho que se nota que aspiran a que trabajemos gratis. La prestación por desempleo es una de sus bestias negras porque es lo que vuelve a los desempleados “parásitos”. Se supone que cobrar ese inmenso dineral que supone esa prestación, que además dura tantísimo como para poder montarse una vida, eso hace que estos mismos trabajadores no acepten trabajar todo lo barato que a los empresarios les gustaría. Todos estos discursos que repiten machaconamente muchos de ellos (algunos días antes de ser denunciados por delitos varios) se enmarcan en una estrategia empresarial cuyo final suponemos que es acabar con cualquier regulación laboral y con cualquier garantía para los trabajadores. Los mismos empresarios que no tienen reparo en recibir miles de millones de euros que salen de nuestros bolsillos y de nuestros derechos, son los que nos acusan de parásitos. Los mismos empresarios que inician grandes obras que nadie les ha pedido, como la construcción de autopistas, que no se molestan en calibrar sus riesgos porque saben que, si fracasan, el gobierno acudirá en su ayuda, son los que nos acusan de “no servir para nada”; los mismos que defraudan, pagan en negro y delinquen, son los que nos acusan de mafiosos. En un sistema normal, con una justicia justa y una democracia efectiva, muchos de estos empresarios estarían en la cárcel. Estos parásitos son modernos señores feudales. La lucha de clases está más que viva y está, además, en las trincheras.

Porque esa es otra: la justicia. Tenemos una muy dura con los débiles y extraordinariamente benevolente con los poderosos. No voy a repetir aquí lo que todos y todas podemos ver y algunos (incluso de los suyos) se atreve a denunciar. En un país normal, que el Fiscal General diga que no hay medios para luchar contra la corrupción y que ésta se infiltra libremente por todos los resquicios del sistema, hubiera sido un escándalo. Aquí no porque esa corrupción es ya parte de este sistema. Es también una justicia feudal. Ayer nos enteramos de que al mamarracho que entró en casa de Bárcenas con una pistola de juguete le han caído 22 años. ¡22 años! ¿Quieren mirar –por curiosidad- las penas que les caen a los hombres que asesinan a sus mujeres? Aquí se ve, sin lugar a dudas, que puede que esté caído en desgracia, pero que Bárcenas sigue siendo, a pesar de todo uno de los suyos.

Beatriz Gimeno es escritora y expresidenta de la FELGT (Federación Española de Lesbianas, Gays y Transexuales)
http://beatrizgimeno.es
En Twitter es @BeatrizGimeno1 Ver todos los artículos de Beatriz Gimeno.

viernes, 25 de abril de 2014

Syriza suma a su lista para las europeas a un veterano de la resistencia contra los nazis.

Se trata del diputado Manolis Glezos, de 92 años y símbolo de la lucha porque Berlín indemnice a las víctimas durante la ocupación en la II Guerra Mundial.

El veterano de la resistencia contra la ocupación nazi en Grecia y diputado de izquierdas Manolis Glezos, de 92 años, ha aceptado la propuesta del líder de Syriza, Alexis Tsipras, para engrosar las listas de su coalición de cara a las elecciones europeas. Glezos centrará su trabajo en redoblar los esfuerzos para exigir a Alemania el pago de indemnizaciones por los daños infligidos durante la II Guerra Mundial.

"Mis compañeros de lucha contra la ocupación nazi que perecieron en los combates contra las fuerzas de ocupación o murieron fusilados exigen que se les represente", destacó este viernes Glezos en un comunicado. "Envejecí, reivindicando para ellos y para mi país lo obvio: justicia. Es muy tarde para dar marcha atrás. Ya es tiempo de que el asunto de las deudas alemanas acabe", añadió.

Glezos es en Grecia uno de los principales defensores de las reclamaciones de indemnizaciones exigidas por los familiares de las víctimas de los nazis. Además, exige la devolución del préstamo que el régimen nazi obligó a conceder al Gobierno de colaboradores griego en 1941 para sufragar los gastos de la ocupación. El Gobierno alemán ha negado siempre negociar el pago de indemnizaciones con el argumento de que el Tratado de Londres de 1953 le eximió de toda obligación en ese sentido, decisión avalada posteriormente por distintos tribunales internacionales.
Hasta 162.000 millones de euros de reclamación

Bajo la presión de Syriza el Gobierno griego formó hace unos meses una comisión para estudiar la reivindicación de la deuda alemana. El informe de la comisión ha sido clasificado, pero, según filtraciones a los medios, las exigencias griegas rondan los 162.000 millones de euros, de los cuales 54.000 millones de euros corresponden al préstamo obligatorio y a sus intereses.

Glezos participó en la resistencia antinazi desde el primer momento de la ocupación. El 30 de mayo 1941, un mes después de la entrada de las fuerzas de ocupación en Atenas, Glezos y su compañero de batalla Apóstolos Santas, subieron a la Acrópolis, donde descolgaron la bandera alemana para, en su sitio, izar la griega.

Durante la ocupación fue detenido y torturado varias veces. Su hermano Nikos fue fusilado por los nazis en 1944. En 1948, en medio de la Guerra Civil, fue detenido y condenado a muerte por un tribunal militar. Bajo presión internacional su pena fue conmutada en perpetua, y en 1954 fue puesto en libertad. En 1958 fue detenido nuevamente, esta vez acusado de "espionaje a favor del comunismo internacional".

Su detención provocó de nuevo un movimiento internacional de solidaridad protagonizado por el filósofo francés Jean-Paul Sartre. Condenado a cinco años de cárcel, fue liberado en 1962 tras cumplir cuatro años. Mientras estaba en la cárcel fue elegido diputado del partido de Izquierda Unida Democrática (EDA) en las elecciones de 1951 y en las de 1961.

En 1981 y en 1985 fue diputado del entonces gubernamental partido socialdemócrata Pasok. Fue miembro fundador de Syriza y, desde las elecciones de 2012 es diputado de este partido liderado por Alexis Tsipras.



Autor/a: kaosenlared.net



Fuente:
kaosenlared.net




jueves, 24 de abril de 2014

Este 23 de abril cúmprese un novo aniversario da heroica xesta de resistencia colectiva dos tripulantes do Bou Eva.

Este 23 de abril cúmprese un novo aniversario da heroica xesta da resistencia colectiva dos tripulantes do Bou Eva e Nova Esquerda Galega quere homenaxear a aqueles mártires que perderon a vida na súa incasábel loita contra o fascismo.

Co alzamento nazi-fascista do 18 de xullo do 1936, comeza en Galiza unha terríbel etapa de xenocidio e terrorismo de Estado. Miles de persoas foron asasinadas, encarceradas ou tiveron que marchar ao exilio. Segundo algúns historiadores a cifra de asasinados chegou ás 20.000 persoas. Galiza estaba baixo ou dominio de “Atila” e a barbarie estaba bendicida pola “Santa Igrexa Católica”. Non noso país e non resto do Estado habilitáronse numerosos campos de concentración, onde amoreábanse miles de presos, condenados sen posibilidade ningunha de defensa: Camposancos, Ribadeo, Cedeira (fabrica de salgaduras), Betanzos, Muros, Rianxo, Cuartel de Figueirido, Mosteiro de Oia, Illa de San Simón... En Vigo, separadamente do cárcere dos xulgados na Rúa do Príncipe, estaba ou Frontón, na rúa Maria Berdiales, que foi habilitado especialmente, debido á necesidade de situar aos centenares de simpatizantes da IIª República.

O domingo 19 de xullo as novas de dous xornais salientaban a gravidade dos acontecementos. Os partidos obreiros e os sindicatos convocaban un paro xeral para o día seguinte. Entrementres o día 20 ou Capitán Antonio Carreró, con 40 ou 50 homes armados, percorría varias rúas da cidade de Vigo co fin de chegar á Porta do Sol, para ler o bando militar que declara ou Estado de Guerra. Cando chegaron os soldados o xentío que seguía o traxecto dos militares, berrou consignas e vivas a favor da República. Algún que outro soldado respondeu aos devanditos “vivas”. Nese intre o Capitán Carreró -con aire provocativo- leu o bando onde deixaba claro que o comandante da Praza militar, Felipe Sánchez, tomaba partido polos sublevados. A indignación foi xigantesca entre os asistentes á concentración. Comezou o balbordo, os berros e os forcexos. Un dos traballadores intentou arrebatarlle o bando ao Capitán Carreró. Produciuse unha situación de gran tensión e o militar ordenou que se abrise fogo contra a multitude indefensa. Así comezou a matanza da Porta do Sol. A xente sen armas intentaba refuxiarse nos edificios próximos ou nas rúas adxacentes. Varios dos presentes naquela manifestación eran integrantes do Partido Comunista. Ángel Nogueira que foi con outros camaradas ata a Porta do Sol, ao decatarse de que os soldados «tiraban a matar» contra os manifestantes, comezou a berrarlles aos integrantes do piquete militar: “Soldados, Non tiredes somos os vosos irmáns!” Os berros desesperados de Ángel non puideron cambiar as pulsións asasinas do sanguiñento Capitán, que empuñando a súa pistola tiraba deliberadamente contra os desarmados veciños. Unha daquelas balas impactou fatalmente no corpo de Ángel Nogueira, quen caeu ao chan con importantes feridas, porén os seus compañeiros lograron auxilialo arrastrándoo até unha das rúas laterais e desde alí a unha vivenda, para facerlle as primeiras curas.

Flora de Dios Rodríguez e Agustín Leira, meus avós, tamén estaban na Porta do Sol, enfrontándose ao pelotón de soldados, que tomaban militarmente Vigo. Aínda lembro a voz emocionada da miña avoa Flora, cando contaba como ela e outras mulleres berraban a aqueles soldados, que facían fogo contra a multitude e como con outras compañeiras abrían a súas camisas, mostrando os peitos nus mentres berraban: “Tirade covardes.... tirade! Tirade contra o noso peito”. Alí naquela heroica resistencia perdían a vida traballadores, anciáns e mozos, entre eles Lenin Moreda Vázquez, que con só 15 anos caeu asasinado polas balas do Capitán Carreró.

Unha das testemuñas daquela traxedia conta o sucedido: “Eu, corrín con todos os meus folgos, como todos os demais, namentres ollaba como caían asasinados, por detrás das miñas costas, os que corrían ao meu carón. Ía xa lonxe, á altura do café Moderno e do Club Náutico, cando aínda perseguíannos unha morea de soldados e as súas orballadas de balas. Na porta do Café Moderno vin caer xunto a min a algúns curiosos que se asomaban para ver o que sucedía. Na Porta do Sol e nas rúas adxacentes quedaron tendidas máis de cen persoas. Un dos que eu mesmo vin caer mortalmente ferido foi a Diego Lence, un mozo republicano, ao que lle atravesaron o peito dun baionetazo. Tamén vin caer feridos a un capataz do peirao chamado Taboada e a un raparigo de dezasete anos apelidado Domínguez. Estes dous libráronse aquel día da morte para caer vilmente asasinados máis tarde... Ao terminar o balbordo das últimas balas, a Porta do Sol quedou deserta con decenas de corpos ensanguentados no chan.

Os traballadores fóronse repregando para os barrios obreiros. A maioría eran de Teis ou Lavadores. Varios centenares marcharon por Urzaiz cara ao Calvario. No camiño ían erguendo barricadas con lastros e lousas da rúa. Ao chegar aos Choróns decidiron erguer a primeira barricada. Alí sumáronse outros veciños e comezou a resistencia. Namentres Ángel Nogueira era curado das súas feridas, a súa muller Carmen Miguel Agra, decatada do sucedido, acudía ao seu encontro. Daquela ninguén sabía aínda exactamente cal era a gravidade do que estaba acontecendo. O que estaba claro era que Vigo quedara nas mans dos militares golpistas.

Por recomendación dos seus compañeiros do partido, o matrimonio decide refuxiarse na casa duns familiares, por uns días. Tratarían de continuar agochados para poder seguir facendo as curas e controlar como se desenvolvían os acontecementos. Os días seguintes a situación estaba máis clara, desatouse unha feroz persecución e cacería, contra todos os militantes e simpatizantes da Fronte Popular.
Ángel Nogueira e Carmen Miguel Agra era unha parella moi coñecida en Vigo. Nogueira era un destacado militante da dirección do Partido Comunista de Vigo e a súa compañeira Carmen, desenvolvía un intenso labor entre as mulleres, especialmente na Directiva da Organización das Mulleres contra a Guerra e o Fascismo, que en Vigo estaba integrada por Urania Mella, Purita Garrido, filla do Alcalde de Vigo e afiliada ás Mocidades Socialistas Unificadas entre outras. Tamén Carmen era integrante do Socorro Vermello.

En outubro de 1934 cando estoupa a revolución obreira en Asturias, Ángel Nogueira é detido xunto con outros comunistas e republicanos.

A familia Nogueira pertencía ás clases medias da cidade. Ángel era encargado na famosa conserveira Gándara e Haz que estaban en Guixar. Por aqueles anos a devandita empresa daba traballo a centenares de mulleres, a maioría delas da zona de Teis. A miña avoa Flora tamén traballaba naquela empresa. Mentres que o meu avó Agustín, era o responsábel do sindicato da conserva, que por aqueles tempos estaba dirixido polos comunistas.

Nogueira tiña por aquel entón 30 anos. Tiña unha boa formación cultural e política. Era fraco, de pel moi branca, sempre ben vestido, gustáballe o deporte, especialmente o fútbol. O Celta era a súa paixón, cando xogaba en Vigo, non había partido ao que non acudise. En moitas ocasións levaba ás súas fillas pequenas, algunha de poucos meses. Carmen tiña que dedicarse a coidar ás súas dúas filliñas, que eran moi pequenas. Asemade procuraba o tempo necesario para participar nas actividades que organizaba o partido entre as mulleres traballadoras. Ela contaba con 24 anos e segundo as crónicas da época era unha das mozas máis xeitosas de Vigo. Tanto Ángel como Carmen eran dúas persoas cheas de vida, eran felices. Ambos os dous eran moi elegantes no seu vestir. Ningún dos dous pasaba indiferentes na cidade e máis se eran destacados militantes comunistas. Na casa onde estaban refuxiados comezaron a chegar terríbeis noticias de detencións e fusilamentos. Todas as mañás aparecían persoas depositadas nas cunetas. Ante esta situación deciden cambiar de refuxio para non chamar a atención e deixar ás dúas filliñas na casa dos pais de Carmen. É así como son acolleitos nunha vivenda do barrio do Berbés, na rúa Real. Ao pasar varios meses e a situación -lonxe de resolverse- ía empeorando deciden concertar con algúns “enlaces do Partido”, un plan de fuga, co fin de fuxir daquel inferno e pasar ao territorio gobernado pola República. Poucas eran as posibilidades que tiñan. A saída por Portugal era moi perigosa. A maioría dos que o intentaban quedaban detidos e eran devoltos de contado ao réxime franquista. Esperáballes a morte. A única vía posíbel era escapar nalgún barco amarrado no porto do Berbés. Na mesma situación de Ángel e Carmen estaban varios centenares de militantes da esquerda viguesa. Algúns refuxiáronse nas montañas próximas de Vigo. Pero o frío e a fame provocaron que moitos tivesen que baixar á cidade, para refuxiarse nas casas de familiares e amigos.

O meu avó Agustín Leira, estivo tres anos escondido no barrio do Viso en Vigo, nun faiado onde había un pombal. Mentres que a miña avoa Flora, non conseguiu esconderse e axiña foi detida na súa casa do Toural, no barrio de Teis. Denunciada por unha veciña atopáronlle unhas bombas caseiras, que estaban destinadas aos alzados no monte e encontráronlle tamén unha bandeira vermella. Encarcerada en Vigo, xunto a Urania Mella, foron condenadas e enviadas ao cárcere de mulleres de Saturrarán no país vasco.

O encerro do matrimonio Nogueira foi moi dramático. Calquera acusación podía acabar con eles, e os donos da casa podían sufrir graves consecuencias. Doutra banda alimentar a dúas persoas naqueles tempos non era cousa nada fácil, máis aínda cando escaseaban os alimentos máis elementais. A compra excesiva dos mesmos tamén podía chamar a atención dos falanxistas e da garda civil, que estaban permanentemente á espreita. Para os falanxistas atrapar a Ángel era todo un reto, non se lles podía escapar ese perigoso comunista. Regularmente tanto a garda civil como os falanxista achegábanse á casa dos pais de Carmen, onde estaban as dúas pequenas. Moitas veces de malos modos e ameazantes, insistían en que lles dixesen onde se atopaba o matrimonio. Outras veces achegábanse sutilmente ao carón das súas fillas pequenas, para sacarlle algunha información, que lles dese unha pista, que os conducisen até a casa onde se agochaban. Entrementres outros militantes da Fronte Popular, escondidos noutras casas refuxio, agardaban o momento no que terminase a guerra ou o intre preciso no que puidesen fuxir nalgún barco. O mariñeiro Manuel Martínez Moroño, era outro dos que esperaban en Vigo, o momento de fuxir e pasar ao bando leal [á República]. Noutras casas estaban á espera co mesmo propósito, os irmáns José e Fernando Rodríguez Lorenzo, os dous albaneis e socialistas de Sárdoma.

Un dos que planeaba fuxir era Luís Álvarez González, aínda que de Becerrea (Lugo) era residente en Vigo, desde había moitos anos. Luís era obreiro naval, traballaba nos estaleiros Barreras. Outro dos fuxidos era o barbeiro Camilo Campos Méndez, veciño de Celanova. Camilo era moi coñecido en Vigo, vivía en Taboada Leal e tiña a súa perruquería na rúa do Príncipe, mesmo antes de chegar á Porta do Sol. Como bo barbeiro era moi conversador e todos en Vigo o coñecían polas súas ideas comunistas.

Tamén desde outros lugares de Galicia trasladáronse a Vigo para escapar da represión e esperar o momento oportuno para fuxir, entre eles os curmáns de Castelao, os mestres José Losada Castelao e Manuel Rodríguez Castelao. Ambos os dous trasladáronse desde Rianxo escampando dunha morte segura. Manuel era un dos pintores vangardistas máis destacados do seu momento. Os dous mestres refuxiáronse na casa do galeguista Ramiro Isla Couto.

Cando chegou a primavera e o mar estaba máis calmo, xeráronse as mellor condicións para a fuxida en barco. O plan era navegar pola costa do Cantábrico, até chegar a Francia, para logo entrar en territorio republicano e sumarse á fronte de batalla.

Entre os traballadores do mar había moitos simpatizantes da Fronte Popular que podían localizar algún barco e preparar a fuga colectiva. Para o éxito do plan necesitaban implicar a moita xente, porén existía o risco de que se «filtrara» información.
Para a «operatoria» de fuga, utilizáronse a familiares ou amigos pouco comprometidos, para evitar que a policía descubrise o plan. Uns días antes, todos os implicados na fuga tiñan os detalles: o día, o lugar e o nome do barco. Así foi como o venres 23 de abril a consigna era xuntarse a partir das tres da noite nun bou, (barco de pesca de arrastre) que estaba amarrado no porto do Berbés. O pequeno barco de baixura chamábase “Eva”.

Mais o mellor é coñecer o sucedido por medio da propia prensa republicana da época, Nova Galicia dicía na súa edición número 3, baixo o titulo “Como Morreron os nosos”:

“Inda ben non dirán as tres da mañá do 23 de abril…Nun dos remates do peirao do Berbés, uns homes, envoltos en longos capotóns negros, daban os derradeiro toques a un bou, dos que alí había, para saír ao mar. Cando xa o patrón daba a orde de arriar as amarras avanzou até o peirao un automóbil…Ao pouco tempo, chegou unha camioneta. Dos distintos vehículos comezaron a saír gardas civís e fascistas. Axiña ordenaron que todos os tripulantes do bou desembarcasen, que descendesen a terra… Catro negáronse a facelo e caeron na cuberta do barco cribados a tiros… Os fascistas arremeteron como lobos violentos; sobre a bodega e comezaron a golpealas portas que estaban atrancadas. As voces de que abrirán as portas responderon dende dentro con vivas a República. Non foi posíbel entrar na bodega. O xefe daquelas feras vomitou unhas cantas inxurias, deixou uns gardas vixiando o barco e montou no automóbil que axiña arrancou cara o centro da cidade. Media hora mais tarde regresaba ao peirao cun tanque–alxibe cheo de auga fervendo. En medio do espanto dos tripulantes, comezaron a botar auga fervendo polos respiradoiros e toda aquela auga ía dereita á bodega do devandito barco. Do interior saian berros de angustia. De contado foi inundada a bodega. De súpeto escoitouse o primeiro estalo e despois seguiron outros de xeito intermitente até completar as dez e secas detonacións…Nin un berro mais, nin unha petición de auxilio, nin unha voz de clemencia… Golpeouse de novo o zapón da bodega…Ninguén contestou. Houbo que desfacela á forza de machadas… O espectáculo era tráxico…Aboiando sobre a auga fumeante había nove homes e unha muller nova, dunha fermosura admirábel…Un berro de xúbilo escapou das gorxas fascistas… - “Agora si que os temos!”- Bramou o xefe. Pero a sorpresa detivo a acción daqueles salvaxes…Os nove homes e a muller xa nada tiñan que temer… estaban todos mortos…As bombas desaugaron a bodega. Procedeuse a recoller os cadáveres e a examinalos para coñecer a causa daquela morte colectiva. Oito dos homes e a muller tiñan na tempa esquerda un balazo. Tíñano todos no mesmo sitio, á mesma altura e coas mesmas características… o outro home tiña un balazo na sen dereita. O pé dun tallo atopouse una pistola, un cargador baldeiro e outro con duras cápsulas disparadas. Non facía falla explicación ningunha… a traxedia estaba alí latexante, vestida con todas as galas de xesta…
Aqueles dez desventurados ao verse descubertos polos fascistas decatáronse do martirio que lles agardaba, da terríbel morte que lles agardaba e a súa dignidade rebelouse, disposta ao mais cruento dos sacrificios denantes que caer perante aqueles fascistas. Debeu ser un tráxico acordo, que quedou conxurado entre torrentes de auga que lles abrasaba as carnes. Un deles erixiuse en executor da traxedia. Foi rematando coa vida dos seus compañeiros de desventura. Despois suicidouse el tamén. Non é posíbel atopar de maneira mais simple un xesto de mártires tan sublime. Sóubose o feito en toda Galicia. Os fascistas foron impotentes para ocultar o espanto das xentes.”.
Nueva Galicia. Voceiro dos Antifascista Galegos. Nº3 30 de maio de 1937.

A prensa local por indicacións do gobernador da Provincia de Pontevedra silenciou o sucedido. Serían os galegos antifascistas que estaban vivindo na zona republicana os que denunciarían o acontecido. Outra referencia a este episodio foi a que apareceu no libro “Galicia Mártir” que denunciou en todo o mundo, os crimes cometidos en Galicia. Nel saliéntase: “O plan de evasión que consistía en apoderarse por sorpresa duns dos barcos de pesca ancorados no peirao e facerse á mar, estratexia que foi madurándose pacientemente e ao final posta en práctica con decisión. Pero cando os fuxitivos ían reuníndose a bordo e esperaban só para facerse á mar a chegada dalgúns compañeiros que se atrasaron, atoparon con que escondido no interior do barco estaba aínda algún dos mariñeiros da dotación quen pediu que o deixasen saír. Ao principio negáronse pero o home invocando á súa familia e prometendo solemnemente que non os delataría conseguiu que lle deixasen saír. En canto conseguiu abandonar o bou apresurouse a delatalos e axiña mobilizouse a policía do porto, evolucionaron os bous armados e requisados que utilizaban os fascistas e o pesqueiro dos fuxitivos foi cercado mesmo antes de que tivese tempo de desatracar”.

Un daqueles compañeiros atrasados que salvou a súa vida por chegar tarde, foi Domingo Pombo López, que era Presidente do Partido Galeguista de Ferrol. Ao chegar ao peirao puido presenciar o que acontecera cos seus compañeiros de fuga. Viu os cadáveres en ringleira sobre o peirao e de forma inmediata deu marcha atrás. Pombo volveu ao seu escondite durante uns días, ata que se trasladou a Compostela, onde se escondeu nun faiado na casa dunha amiga.

Rafael Dieste que dirixía o xornal “Nova Galicia” será un dos primeiros en erguer a súa voz, contra a represión desatada contra os tripulantes do Bou Eva. Entre os inmolados estaban os seus amigos de Rianxo, Manuel Rodríguez Castelao e José Losada Castelao.


“Daquela foi cando os nosos ollos, abertos á lembranza, recibiron nun lóstrego prolongado toda a presenza daquela moza, e todo nos pareceu ilusorio menos o intre de ledicia, cara à liberdade, que sentían aquela noite, mentres o mar, vindo de lonxe, acariñaba o barco. E todo o sono deles realizouse no noso corazón. Si, pasaban o mar, e a volta dun recanto dunha cidade das nosas, viña ao noso encontro cos brazos abertos…Moito tempo, aínda sen querer saber que xa sabíamos a norte, estivemos a repetir os nomes coñecidos, resucitando a mesma infancia que viviron con nós – e que tan nosa era como deles…Así estivemos, a rescatalos, dándolle paso pola nosa lembranza cara á eternidade…E vimos que pasaban, que xa non sairían ledamente ao noso encontro en calquera cidade. E filtrouse en nós, como un albor de lúa, o degoro de ir con eles, e con todo os homes e mulleres xenerosas da nosa terra que xa van alá…

Mais algo enche de luz a nosa dor, e fai xurdir no medio dela un berro de orgullo, case un aturuxo: Non se entregaron ás lixentas! Non se entregaron, viron uns nos ollos dos outros unha diafanidade absoluta e non se entregaron, viron uns nos ollos dos outros unha clareza absoluta e só se entregaron á morte en compaña do ceo da noite. Cada tiro unha estrela. E hai que admirar ao executor, ao que quedou para o remate, sen que vacilase a fe – del e dos outros – na súa absoluta firmeza.

Cando foron máis irmáns nove homes e una muller?. Esa fraternidade no momento decisivo, ese acordo perfecto, esa inmensa seriedade do voso espírito nese intre, fai para sempre lucinte e exemplar a vosa morte. Sí, compañeiros, vindes, agora mais que nunca, ao noso encontro!

Nova Galiza, Barcelona, nº 5, 15-6-1937.

A policía e a falanxe ante o descubrimento do intento de fuga abren unha rápida investigación co fin de saber quen colaboraron no operativo. De forma case inmediata localizan ao mariñeiro que conseguiu contactar co patrón do Bou Eva. Trala súa detención, horas despois apareceu morto preto da ETEA na zona de Teis.

A noticia do suicidio colectivo chegou até o fronte de batalla. Un voluntario vigués de nome A. Brisimo integrante da Brigada Mixta 43, do exército republicano, cando se atopaba na Fronte da estrada de Estremadura, escribe unha carta ao xornal “Nova Galicia” que di entre outras cousas: “A sorte corrida por dez camaradas de Vigo, entre eles o camarada Nogueira e a súa compañeira. Quen de Vigo non coñecía a estes camaradas”.

Eu, como moitos outros camaradas que tivemos a sorte de tratalo, de loitar ao seu carón nas gloriosas xornadas de outubro, que compartimos ao seu lado a dirección do Sindicato de Empregados de Oficinas, que fun como o seleccionado no movemento de outubro, que despois do movemento actuamos xuntos na clandestinidade, que a súa casa era unha máis ao servizo da causa, non poderemos esquecelo; a súa faciana delgada e branca, era unha proba das persecucións sufridas, dos seus días de cárcere, desde a cal sempre recibimos o seu alento para proseguir a nosa loita; xamais deu perante os seus compañeiros mostras de desfalecemento. En fin, un compañeiro entregado na súa totalidade á causa da Revolución, pola cal soubo morrer como morren os comunistas. Parece coma se nestes momentos aínda o ollase, despois do golpe fascista, perseguido polos lacaios de Hitler, como naquel mes de outubro; pero tamén paréceme velo actuando clandestinamente contra os mesmos, pelexando contra eles, non con armas, pero si con palabras, alentando a todos os compañeiros a proseguir a loita lonxe da Fronte da revolución, pero en beneficio da mesma. Camarada Nogueira, a túa morte non é inútil e desde as frontes nas que nos atopamos saberemos vingarche como ti mereces, e dos que quedemos desta cruel guerra á que tivemos que facer fronte saberemos levar a bandeira que as túas firmes mans empuñaron sempre, até o derradeiro recanto da nosa querida España...

Na cidade comezaron a circular todo tipo de rumores. Mesmo que foran os propios gardas de asalto os que fixeran aqueles disparos.

Decatado na zona republicana Alfonso Castelao, do asasinato dos seus curmáns e perante o terror desatado en Galicia, comezou a realizar a súa serie de debuxos, co obxectivo de realizar unha denuncia pública, así nace “Galicia Mártir”. Entre os debuxos realizados nesta serie esta “A derradeira lección do mestre” en homenaxe aos seus familiares asasinados no bou Eva.

O actual Presidente da Real Academia Galega, Xesús Alonso Montero sinalou sobre este histórico feito: “Un suicidio colectivo coma o do bou Eva non sucedeu en ningún outro lugar durante a Guerra Civil (...) se este país estivese normalizado, a historia do bou Eva estaría reflectida xa en películas, en libros ou non teatro”.


Lois Pérez Leira.

Escritor e documentalista.



Manuel Rodríguez Castelao y José Losada Castelao mestres. Ambos os dous eran primos de Castelao. 31 e 45 anos.

Manuel Martínez Moroño, de Vigo, 44 anos.

José Rodríguez Lorenzo, de Vigo, 30 anos.

Fernando Rodríguez Lorenzo, de Vigo 37 anos.

Luis Álvarez González, residente en Vigo.30 anos.

Camilo Campos Méndez, residente en Vigo, 33 anos.

Carmen Miguel Agra, de Vigo. 24 anos.

Ángel Nogueira Nogueira, de Vigo, 30 anos.





Bibliografia Consultada.

Galicia Mártir. Hernán Quijano. Ediciones Neos. Buenos Aires. 1949.

Nova Galiza, Barcelona, nº 5, 15-6-1937.

Nueva Galicia. Número 3. 30 de mayo de 1937. “Como morreron os nosos”
Nueva Galicia. Numero 7. 27 de junio de 1937. Dibujo en portada sobre el vou Eva.

Nueva Galicia. Numero 7. 27 de junio de 1937. Nuestros Caidos. A. Brisimo. Brigada Mixta 43. Frente carretera de Extremadura.

Valentín Paz Andrade. Libro de conversaciones.

Entrevistas:

Flora de Dios Rodríguez. Represaliada, participantes de los hechos ocurrido en la Puerta del Sol de Vigo.

Concha Nogueira, hija de Ángel Nogueira y Carmen Miguel.

Franco Fernando, Una vida marcada por la guerra y la militancia comunista. Faro de Vigo. 27.06.2013

Bragado Manuel, Bou "Eva". Faro de Vigo.



Referencias poéticas.

Valentín Paz Andrade foi o autor do primeiro poema en galego sobre a traxedia, "Na onda até Rianxo". Escrito en 1976 e publicado no libro "Cen chaves de sombra" (1979) homenaxea aos curmáns de Castelao: "Da nosa luz vivían e ao perdela [...] no bou Eva apresado no Berbés,/ coa cámara chea de escapados,/ voluntarios da morte todos eles / adiantando o seu fin / á auto-execución se condenaron / como Sócrates náuticos".

Anxo Angueira cantou ás vítimas no seu poemario "Fóra do sagrado" (2007): "Vigo Berbés trinta e seis / Berbés mariñeiros do mare e o bou Eva", "malpocadiños todos todos / nadando mortos no Berbés".




Manuel Rodríguez Castelao y José Losada Castelao mestres. Ambos os dous eran primos de Castelao. 31 e 45 anos.

Manuel Martínez Moroño, de Vigo, 44 anos.

José Rodríguez Lorenzo, de Vigo, 30 anos.

Fernando Rodríguez Lorenzo, de Vigo 37 anos.

Luis Álvarez González, residente en Vigo.30 anos.

Camilo Campos Méndez, residente en Vigo, 33 anos.

Carmen Miguel Agra, de Vigo. 24 anos.



Ángel Nogueira Nogueira, de Vigo, 30 anos.





Bibliografia Consultada.

Galicia Mártir. Hernán Quijano. Ediciones Neos. Buenos Aires. 1949.

Nova Galiza, Barcelona, nº 5, 15-6-1937.

Nueva Galicia. Número 3. 30 de mayo de 1937. “Como morreron os nosos”
Nueva Galicia. Numero 7. 27 de junio de 1937. Dibujo en portada sobre el vou Eva.

Nueva Galicia. Numero 7. 27 de junio de 1937. Nuestros Caidos. A. Brisimo. Brigada Mixta 43. Frente carretera de Extremadura.

Valentín Paz Andrade. Libro de conversaciones.

Entrevistas:

Flora de Dios Rodríguez. Represaliada, participantes de los hechos ocurrido en la Puerta del Sol de Vigo.

Concha Nogueira, hija de Ángel Nogueira y Carmen Miguel.

Franco Fernando, Una vida marcada por la guerra y la militancia comunista. Faro de Vigo. 27.06.2013

Bragado Manuel, Bou "Eva". Faro de Vigo.



Referencias poéticas.

Valentín Paz Andrade foi o autor do primeiro poema en galego sobre a traxedia, "Na onda até Rianxo". Escrito en 1976 e publicado no libro "Cen chaves de sombra" (1979) homenaxea aos curmáns de Castelao: "Da nosa luz vivían e ao perdela [...] no bou Eva apresado no Berbés,/ coa cámara chea de escapados,/ voluntarios da morte todos eles / adiantando o seu fin / á auto-execución se condenaron / como Sócrates náuticos".

Anxo Angueira cantou ás vítimas no seu poemario "Fóra do sagrado" (2007): "Vigo Berbés trinta e seis / Berbés mariñeiros do mare e o bou Eva", "malpocadiños todos todos / nadando mortos no Berbés".