lunes, 2 de junio de 2014

¡Salgamos a las calles, exijamos un referédum!

Ante la abdicación del borbón y por la III República democrática de los pueblos de Sefaard
 

Desconozco los nudos, los acuerdos y el alcance del plan diseñado por las oligarquías dominantes en este país de países pero es obvio que el primer paso está ya dado. Se trata de recomponer el mismo Régimen de siempre o de casi siempre: abdicación del Borbón padre y sustitución por el Borbón Junior. Y aqui no ha pasado nada, la vida quieren que siga igual. Las operacionaciones gatopardianas tan conocidas y sufridas por todos y todas: hay que cambiar algo, lo mínimo, muy poco, incluso nada sustantivo, para que todo diga igual. No, no esta vez.
Eso si, con palabras, con muchas palabras, con mucho boato, con propósitos de enmienda, con proclamas de rectificación y amor a la ciudadanía, con el nunca más volveremos a fallaros o cuentos pueriles del mismo tenor. Nada, ni caso. En el fondo, lo sabido, lo que todos y todas sabemos: que los oligarcas de aquí y de allí (incluidos por supuesto los de Cataluña, Euskadi y Galicia) obren a su antojo, como siempre, moviéndose un poco ante la gran, ante la enorme descomposición del régimen existente para seguir dominando, hegemonizando, dirigiendo, maltratanto, estafando, marginando, explotando, como siempre han hecho siempre. Con mando en plaza, en la que creen su plaza.
No es imposible que los hombres de negro y la troika hayan dicho la suya. Seguro. No es imposible que los resultados del 25M y la herida de muerte del bipartidamos haya jugado su papel. No es imposible que la reciente visita de Rayoy a Cataluña y su intervención en el Círculo de Economía empresarial (y sus relaciones ocultadas con los “grandes poderes” del país, las 400 familias de Millet) hayan jugado su papel. También, desde luego, la más que probable imputación de doña Cristina Inmaculada Concepción y las posibles amenazas del yernísimo de irse de la lengua. No se andan por las ramas cuando el momento lo exige. Las formas se ubican en la papelera. Incluso es posible que el libro de Pilar Urbano, con la más que probable intervención de doña Sofía, que no es precisamente otro nombre de la filosofía, fuera lanzado para herir alguna vértebra de la columna monárquica. Los odios son así, no siempre el control vence a la rabia.
Y mil cosas más en las que podemos pensar. Es igual. Sus planes, que no tienen solo una melodía por supuesto (ponen sus huevos en cestas) son sus planes. Los nuestros no son los mismos, no deben ser los mismos.
No en nuestro nombre, no sin hacer oír nuestra voz y nuestra indignación, no sin exigir derechos fundamentales. No podemos permitir un cambio nominal en el Régimen borbónico y ya está, como si no hubiera pasado nada. No nos podemos dejar colar un nuevo Borbón. Nadie lo ha elegido, nadie. Hay que salir a las calles, hay que vindicar la III República de Sefarad, la república democrática de los trabajadores y trabajadoras de todas las clases, hay que exigir un referéndum democrático. Informando, hablando, dialogando, persuadiéndonos. Podemos, como se suele decir ahora. Podemos conseguir que no nos cuelen un gol-estafa-elitista inadmisible. Las fuerzas de izquierda -Izquierda Plural, Compromís, Podemos, las fuerzas de izquierdas de las nacionalidades, la ciudadanía que está hasta el mismísimo moño de tanta estafa, explotación y disparate- debemos movilizarnos, debemos movilizar hoy mismo a la ciudadanía. No salir es un suicidio político. Ocupemos las plazas, como hace pocos años, con un objetivo claro: ¡no a la monarquía borbónica, no a la imposición del Jefe del Estado! Un día y otro día, sin parar, resistiendo, sin pactar otra cosa que no sea un referéndum para determinar la forma de Estado. No más cambios de cromos. No nos gustan esos cromos. No jugamos a ese juego.
En Barcelona, en el momento que escribo, se habla de concentrarnos todos a las 20 horas, en la Plaza de Cataluña. Hay que extender la convocatoria, tenemos que reunirnos en las plazas de todas las ciudades y pueblos de España.En Madrid se convoca en la Puerta del Sol a la misma hora.
¡Viva la II República de los pueblos de Sefarad! ¡No a la continuación monárquica! ¡Exijamos un referédum democrático! ¡No aceptemos una nueva imposición monárquica! ¡No aceptermos una repetición! ¡No, un rotundo no, a la nueva Restauración borbónica en la figura del hijo del heredero del general criminal y golpista! 

Fuente: Rebelión

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán publicados una vez moderados.