jueves, 30 de octubre de 2014

Cuba y el ébola: Propaganda vs información


Iroel Sánchez

Las reacciones de algunos medios de comunicación ante el papel de Cuba, cada vez más reconocido, en el enfrentamiento a la actual epidemia de ébola en África occidental son muy interesantes. 


Si desde el Secretario General de la ONU, The New York Times, The Washington Post, The Guardian, hasta el Secretario de Estado de Estados Unidos John Kerry reconocen “la impresionante contribución” de Cuba en la lucha contra la letal enfermedad, otros se sienten en la obligación de buscar las manchas en el sol.

“Cuba se ha labrado en el último medio siglo una imagen como potencia médica” dice la corporación británica BBC Mundo, dando a entender que lo que hace la Isla es una acción propagandística.

Pero BBC no da la palabra, no ya a un sólo profesor de medicina de la Isla, tampoco a los cientos de millones de pacientes que han sido atendidos por profesionales cubanos en todo el mundo. Los únicos médicos cubanos que pueden ser escuchados por BBC están en Miami y son beneficiarios del Cuban Medical Professional Parole, una inicativa que coordinan, desde el año 2006, el Departamento de Estado y el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos. Su objetivo es estimular que profesionales de la salud que integran las brigadas de solidaridad cubana abandonen a sus pacientes y marchen a Estados Unidos, donde muchas veces no han podido obtener un empleo a la altura de su formación.

Sin embargo, esa es la fuente para hablar de la “imagen” que Cuba se ha labrado. Por supuesto, sin mencionar que el tal programa estadounidense existe. Extraña propaganda la cubana, que se lleva a cabo con hechos, no con “noticias”. La pregunta que se cae de la mata es por qué Estados Unidos y Europa no se labran una imagen de ese modo.

¿Por razones de imagen? Estados Unidos ha tenido una manera un poco rara de reaccionar cuando Cuba logra hacer lo que, según el propio discurso de Washington, es defender los derechos humanos. Cuando tropas cubanas derrotaron al ejército racista sudafricano en Angola, Henry Kissinger prometió bombardear la Isla; si decenas de miles de trabajadores cubanos de la salud atienden a millones de personas que nunca antes habían visto un médico, entonces Bush lanza un plan para comprarlos y Obama lo mantiene en vigor.

A propósito del combate al ébola, sería bueno que BBC, lejos de intentar pasar gato por liebre a su audiencia, tuviera el valor de abordar la pregunta que la revista estadounidense The Nation se ha atrevido a hacer:

“A medida que el número de muertos de ébola en África occidental ahora se acerca a 9000, sería interesante saber si los diplomáticos estadounidenses en Sierra Leona están colgando las ciruelas de los salarios al nivel de los Estados Unidos frente a los cubanos, o si están dispuestos a poner el programa en espera y dejar que ellos combatan la enfermedad”.

Pero eso es muy difícil. Para ello tendría que comenzar por decir que el vergonzoso plan de Estados Unidos que para hacer propaganda contra Cuba busca dejar a los enfermos del Tercer Mundo, mayoritariamente pobres y desantendidos, sin médicos cubanos, existe. Tendría que dejar de hacer propaganda y brindar información. (Publicado en CubAhora)


miércoles, 29 de octubre de 2014

Cuba denuncia agresiones contra sus telecomunicaciones

Intervención del Viceministro de Comunicaciones de Cuba, Jorge Luis Perdomo, en la Cumbre de plenipotenciarios de la Unión Internacional de Telecomunicaciones que se efectúa en Busán, Corea del Sur.

Distinguido Presidente:

A nombre de la República de Cuba le hacemos llegar nuestra felicitación por su elección para presidir esta conferencia y nuestro agradecimiento a las autoridades de la República de Corea y de la ciudad de Busán por la hospitalidad con que nos han recibido.

También enviamos nuestro saludo a las delegaciones presentes y les trasmitimos a todos el compromiso de la delegación de Cuba a contribuir al éxito de esta reunión.

Sr. Presidente, Distinguidos Delegados:

Esta conferencia se realiza en medio de importantes desafíos para construir una Sociedad de la Información en la que todos puedan crear, acceder, compartir la información y el conocimiento, para promover el desarrollo y mejorar la calidad de vida.

En vísperas de celebrarse la revisión de diez años de la Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información debemos enfatizar que muchos acuerdos de aquella permanecen sin cumplirse. Consideramos que esta conferencia es un foro adecuado para abordar estos temas pendientes.

Por otro lado, en los cuatro años transcurridos desde la anterior Conferencia de Plenipotenciarios ha continuado la convergencia de las plataformas tecnológicas para las telecomunicaciones, la radiodifusión, y la informática, así como el establecimiento de infraestructuras de redes integradas para múltiples aplicaciones y servicios.

Pero a pesar que estas tecnologías aportan grandes ventajas económicas y sociales, también pueden utilizarse para fines contrarios a la paz y la seguridad internacional. Durante los últimos años se ha producido un aumento perceptible de su uso con finalidades delictivas y de desestabilización política.

Especial preocupación ocasiona la posibilidad del empleo encubierto e ilegal, por individuos, organizaciones y Estados, de los sistemas informáticos de otras naciones para realizar ciberataques contra terceros países.

A esto se suma el rechazo al espionaje global de las comunicaciones del que han sido objeto Jefes de estados, organismos internacionales, empresas y ciudadanos, en flagrante violación del Derecho Internacional y la soberanía de los Estados.

Cuba ha sido víctima de la utilización ilícita de las telecomunicaciones con la finalidad de socavar el orden socioeconómico y político establecido libremente por su pueblo.

Se imponen hacia el territorio cubano transmisiones de radiodifusión que afectan el normal funcionamiento de los servicios de radiocomunicaciones.

También se ha utilizado contra nuestro país de manera ilícita la telefonía celular,tal como fue denunciado en el Documento C14/68-S presentado en el pasado mes de mayo al Consejo de la UIT de 2014.

Estas agresiones no sólo contravienen los documentos normativos de la UIT, sino que constituyen además violaciones de nuestra soberanía y del derecho internacional.

El único camino para prevenir y enfrentar estas amenazas es la cooperación mancomunada entre todos los Estados, al igual que para evitar que el ciberespacio se convierta en un teatro de operaciones militares.

Además de esta agresiones, Cuba es víctima del bloqueo económico, comercial y financiero, que desde hace 55 años nos impone el gobierno de los Estados Unidos, ignorando el sistemático y creciente reclamo de la comunidad internacional que se ha pronunciado, por abrumadora mayoría, en 22 ocasiones en la Asamblea General de las Naciones Unidas, donde será analizado nuevamente en los próximos días, en octubre 28.

A pesar de estos obstáculos, nuestro país desarrolla de manera sostenida su infraestructura y servicios de telecomunicaciones, fortaleciendo las redes nacionales y metropolitanas de fibra óptica, creciendo en los servicios de telefonía móvil y de internet.

Se garantiza el uso de la computación en el sistema nacional de educación de manera gratuita y continúa la formación de profesionales en el sector de las TIC tanto en las universidades como en el nivel medio de enseñanza.

En este momento se actualiza la política de informatización, haciendo énfasis en el acceso social y masivo por parte de todos los ciudadanos y con un enfoque hacia el despliegue y utilización de la banda ancha, lo que responde a los lineamientos de la política económica y social de nuestro país.

Sr. Presidente, Distinguidos Delegados:

La Unión Internacional de Telecomunicaciones podrá contar siempre con la colaboración de Cuba, que ha sido electa Miembro del Consejo desde 1989 durante los últimos 6 períodos.
En esta ocasión aspiramos a continuar con esta alta responsabilidad con el objetivo de contribuir a la aplicación de las decisiones de esta Conferencia y a continuar la defensa de los intereses de los países en desarrollo.

Muchas gracias.

martes, 28 de octubre de 2014

La OTAN tuvo algo que ver…




La escritora Stella Calloni publica un artículo sobre recientes revelaciones acerca de los vínculos de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) con la nefasta Operación Cóndor en América Latina, del que cito un extenso fragmento:

“Integrantes de los ejércitos secretos de la Organización del Atlántico Norte (OTAN) en Europa, que cometieron miles de atentados y crímenes en varios países de esa región después de la Segunda Guerra Mundial, fueron partícipes claves en la Operación Cóndor, coordinadora criminal de las dictaduras del Cono Sur.

“Entre estos, como se comprobó en documentos y testimonios de Cóndor y en investigaciones de la justicia argentina, estuvieron acompañando al dictador Augusto Pinochet desde los inicios de Cóndor —junto a los grupos terroristas cubanos de Miami— los dirigentes de las organizaciones fascistas italianas Ordine Nuovo, Vincenzo Vinciguerra; y de Avanguardia Nazionale, Stefano Delle Chiae, y otros autores de atentados terroristas y asesinatos en la Operación Gladio, modelo de los ejércitos secretos de la OTAN en Italia.

“Estos crímenes cometidos en varios países de Europa “occidental” integran la historia negra de lo que fue la guerra sucia anticomunista, bajo la dirección de la CIA, el MI británico y el control de la OTAN, cuyos responsables y ejecutantes nunca han sido llevados ante la justicia.
“Tomando como base un documento original de los servicios secretos militares italianos (SIFAR), fechado el 1ro. de julio de 1959 y titulado Las fuerzas especiales del SIFAR y la Operación Gladio, el investigador Daniele Ganser realizó un trabajo impactante.

““Este documento probaba que un ejército secreto vinculado a la CIA y la OTAN, llamado Gladio (espada), había existido en Italia durante la guerra fría (…) basándome en fuentes italianas, rápidamente me di cuenta sin embargo de que durante ese periodo los ejércitos llamados Stay-behind (que traduce el autor como “retaguardia” o “quinta columna”) habían existido en todos los 16 países de la OTAN. Investigaciones posteriores me llevaron a concluir que de los 16 países de la OTAN po­dían ser excluidos Islandia, sin fuerzas armadas, y Canadá, muy lejos de la frontera soviética”, escribe Ganser.

“Sin embargo, el investigador pudo comprobar que también habían existido los ejércitos Stay-behind (secretos) con vínculos indirectos con la OTAN en cuatro países neutrales: Suecia, Finlandia, Austria y su nativa Suiza.

“En 1990 el primer ministro italiano Giulio Andreotti “se vio forzado a confirmar que había existido un ejército secreto en Italia y en otros países de Europa Occidental que formaban parte de la OTAN” y que, coordinado por “la heterodoxa sección militar” de este organismo, el ejército secreto había sido organizado por la CIA estadounidense y el servicio secreto británico (M16 o SIS) para combatir al comunismo, recuerda Ganser.

“Investigado entonces como “una red clandestina” por jueces, parlamentarios, académicos y periodistas a lo largo y an­cho de Europa el nombre en código de estos ejércitos secretos  eran en Italia, Gladio, en Dinamarca se denominaba “Ab­sa­lón”, en Noruega “ROC”, en Bélgica “Sdras”, y la lista sigue…”

A raíz del texto que dediqué a la organización este año de un evento en La Habana con patrocinio del gobierno del Primer Ministro noruego Jens Stoltenberg, quien poco después fue designado Secretario General de la OTAN, Arturo López Levy, un cubano residente en Estados Unidos que ha trabajado para la Policy Inciative American Estrategy Program de la New America Foundation*, dijo que mi análisis construía “una rocambolesca conspiración en la que el espíritu de Milton Friedman se le montaba a “un economista emigrado” y la OTAN tenía algo que ver”.

Mi descripción de los participantes en aquel evento no fue precisamente una generalizadora acusación de conspiradores: “junto a profesionales del “cambio de régimen” pagado por Estados Unidos, participaron personas que considero patriotas, e incluso amigos”. Cito también mi alusión a la OTAN, estas fueron mis palabras:

“La nueva jugada para Cuba no deja de ser inteligente pero muy poco democrática. El país necesita muchos cambios y para consensarlos ocho millones de cubanos participaron en el debate de los Lineamientos económicos y sociales, más de un millón de militantes del Partido y la UJC debatieron los Objetivos de la Conferencia Nacional del PCC y seguramente todos seremos convocados a debatir la reforma constitucional. Cuando ese momento llegue ya un puñado de personas a las que nadie ha elegido, incluyendo varios extranjeros, nos tendrá su propuesta para el futuro de Cuba con el apoyo de países europeos miembros de la OTAN y algún Judas de este lado del mar, no importa los cambios que millones de cubanos hayamos discutido y aprobado.

“Hoy puede parecer absurdo o inviable pero recordemos que meses antes de la desintegración de la URSS la mayoría de la población había votado en un referéndum por mantener la Unión Soviética; sin embargo, el manejo torpe y burocrático de la situación  del país por sus dirigentes, el papel de la prensa sensacionalista y el aliento con “agua de fuego”** desde el exterior a los líderes más al gusto de Occidente terminó convirtiendo “lo políticamente imposible” en “políticamente inevitable”. Hoy la mayoría de los ciudadanos de las ex repúblicas soviéticas lo lamenta y Rusia es un país capitalista relativamente independiente pero cada vez más cercado por sus enemigos, donde -según una encuesta de Gallup- sólo un 19% cree que aquel colapso le mejoró la vida. En Cuba, no se puede ignorar -como demostró la primera mitad del Siglo XX- que la independencia y la soberanía,  por nuestra particular situación geopolítica,  son imposibles con un país dividido y bajo el capitalismo.

“Y mientras llega el 2018, tratemos de adelantarlo. En lo económico, pidamos lo que un economista emigrado, de visita reciente en Cuba con el mismo patrocinio nórdico-otanista, reclamó: “una liberalización al estilo Big Bang” y un shock que ya describió Naomi Klain en su imprescindible biografía del neoliberalismo que lleva esa palabra en el título. Según el entrevistado, “con la pequeña empresa, la agricultura, el cuentapropista no tiene que haber miedo a una liberalización al estilo Big Bang, y eso da más credibilidad, da un mensaje más claro”. Se parece demasiado al mensaje de Milton Friedman a los dirigentes chinos poco antes de los sucesos de Tienanmen, citado por Klain en su libro: “Yo hice especial hincapié en la importancia tanto de la privatización y los mercados libres como del hecho de que se liberalizase de golpe”. No caben dudas de que un Tienanmen cubano sería parte esencial de “la crisis real o percibida” que añoraba Friedman, con el detalle de que a 90 millas de Estados Unidos los tanques en la calle terminarían siendo made in USA.”

A juzgar por el libro de Ganser, parece que la Alianza Atlántica “tuvo algo que ver” con el trabajo de la CIA en América Latina, incluyendo el apoyo al régimen de Augusto Pinochet que introdujo a sangre y fuego las tesis de Milton Friedman de este lado del Atlántico.

Más tarde, en los años noventa del siglo pasado, la OTAN  afirmó un nuevo concepto estratégico que incluye su actuación “más allá del territorio de la Alianza”. Sobre esa doctrina, el líder de la Revolución cubana, Fidel Castro, interrogó a los jefes de estado y gobierno de Europa en la primera la Cumbre de América Latina y el Caribe-Unión Europea, en Brasil, el 28 de junio de 1999, y aún nadie ha tenido el valor de responderle.

Sólo son datos. Para nada estoy llamando a cerrarnos a un intercambio que puede ser muy provechoso si sabemos lo que busca cada cual. Pero creer que quienes, junto a las tropas de EE.UU., imponen su “democracia” en Siria, Iraq y Afganistán desean estimular nuestra sociedad civil sin hacer sinergia con los objetivos de Washington requiere de una ingenuidad digna de un niño de Círculo infantil en el segundo año de vida. Más cuando el mismo colaborador de la New América Foundation ha descrito muy bien esos objetivos:

“…un aterrizaje suave cubano hacia un régimen pluripartidista y una economía de mercado, no un desplome súbito del régimen actual. La secuencia óptima para ese resultado es una liberalización cubana, en la que los intereses europeos puedan participar en mayor escala, seguida por un levantamiento del embargo estadounidense que preceda la apertura final del sistema político cubano con una transición pactada al estilo español de los pactos de la Moncloa en 1977.”

Si antes colaboraron en asesinatos y desapariciones, ¿es un disparate pensar que los servicios de inteligencia de EE.UU. y sus aliados de la OTAN colaboran en lo que ellos llaman “actividades de promoción de la democracia” en Cuba?¿Preguntarse eso es creer en una “rocambolesca conspiración”?¿Cuando la Operación Cóndor estaba en curso, los emporios mediáticos y los todólogos de moda, denunciaban algo sobre la implicaciónen en ella de los servicios secretos de los miembros de la OTAN?

*La New America Foundation es la mayor beneficiaria de fondos de la USAID en sus programas de “promoción de la democracia en Cuba”

**”agua de fuego” es una expresión con que los habitantes originarios de América del Norte designaban el alcohol que le suministraban los colonizadores y que el disidente soviético Alexander Zinoviev en su libro La caída del imperio del mal identifica metafóricamentec con el cultivo de la vanidad de los dirigentes soviéticos por la prensa occidental en tiempos de la perestroika. 

Antecedentes:

lunes, 27 de octubre de 2014

La mafia y las ecuaciones simples




Un gobierno que saquea sin piedad , pero hace discursos democráticos, patrióticos, universales y divinos.

Un gobierno que ha producido a través de sus leyes y su política bancaria 570.000 desahucios. Es decir 570.000 robos del derecho a la vivienda.

Un gobierno que permitió y ganó con la especulación inmobiliaria -la burbuja- que enriqueció a sus socios y privó del derecho a techo a las mayorías.

Un gobierno que cerró industrias y destruyó las industrias pequeñas y medianas.

Un gobierno que ha permitido una tasa de desempleo del 23.7 %.

Un gobierno de un país con más de cinco millones de desempleados.

Un gobierno que desde los bancos y las instituciones públicas ha robado con total impunidad el derecho y los bienes públicos.

Un gobierno que ha conseguido que miles de personas pasen hambre o estén en la pobreza o la precariedad.

Un gobierno que cede completamente el control de sus bases militares al crimen organizado de la OTAN, situadas en Rota y Morón, para atacar países y participar  en guerras que sólo benefician a la industria armamentística y a sus gerentes, que por supuesto están en el gobierno.

Un gobierno que apalea y criminaliza la protesta ciudadana y encarcela a quienes se pronuncian contra los constantes atropellos y la pérdida de derechos elementales.

Un gobierno que tortura, y no sólo en las fronteras .

Un gobierno que tiene a todos o casi todos sus miembros imputados y/o juzgados por delitos graves de corrupción, blanqueo de capitales, tráfico de influencias, evasión de impuestos, robo .

Un gobierno que sirve a la empresa y desmonta todos los derechos laborales elementales de los trabajadores.

Un gobierno que privatiza y destruye la salud pública para ponerla en manos privadas.

Un gobierno que destruye la educación pública y pretende que la educación sea una mercancía y un privilegio para pocos.

Un gobierno que protege a los ladrones, estafadores y corruptos mientras promulga leyes que niegan el menor derecho a las mayorías.

Un gobierno que maltrata y desprecia constantemente a las mujeres, tanto en su derecho a decidir sobre su maternidad como en sus derechos sociales.

Un gobierno que potencia las diferencias de sangre porque tolera a una monarquía, negando que todos los hombres nacen libres e iguales.

Un gobierno que permite a la iglesia intervenir en asuntos de estado y le cede poderes que corresponden al estado.

Un gobierno que asesina y tortura en las fronteras con vallas de concertinas,   apaleamientos y hacinamientos para  miles de personas, víctimas de la guerra -(OTAN)- en que está implicado este mismo gobierno .

Un gobierno que permite el tráfico de personas y considera que la prostitución es un negocio que debe registrase en el PIB.

Un gobierno que tolera el tráfico de drogas y considera que es un aporte al PIB.

Un gobierno que destruye el medio ambiente, tala y vende y trafica con la naturaleza  que es un bien colectivo.

Un gobierno que ha apoyado a las dictaduras más atroces, Obiang, Videla, Pinochet y que sigue apoyando la violencia y la ilegitimidad de los golpistas y las mafias en America Latina.

Un gobierno que denigra la democracia porque priva a las mayorías de sus derechos elementales de expresión.

Un gobierno que envía soldados a Irak y vende armamento a las huestes terroristas de medio oriente.

Un gobierno que no ha sido ni siquiera capaz de condenar la última masacre de Gaza y mantiene excelentes relaciones con Israel.

Un gobierno para el que los derechos son sólo para un puñado de empresarios y banqueros, mientras  los  estafados por los bancos, expulsados de sus casas y lanzados a la precariedad no tienen ningún derecho…

(La lista es mucho más larga y está abierta a que la continúen)

Este gobierno se atreve a cuestionar al gobierno de Venezuela y a apoyar abiertamente a los terroristas que han causado tantas muertes, tanto dolor y tanto caos y sufrimiento al pueblo venezolano.  Sencillamente porque nuestra querida Venezuela bolivariana se alza sobre la más grande reserva petrolífera del mundo.

Este gobierno de imputados, corruptos y ladrones se atreve a hablar de democracia, mientras financia a criminales y terroristas, colaboradores y socios del narco-terrorista Uribe. Este gobierno se atreve a defender a Leopoldo López,  ahora en la cárcel porque sus últimas intervenciones terroristas causaron  cuarenta muertos, cientos de heridos, incendios de escuelas y hospitales, y hace un mes el brutal asesinato de el joven diputado Robert Serra.

Este gobierno que apalea y castiga duramente cualquier protesta se atreve a decir que defiende los derechos humanos.

Debe decir  que sólo defiende los derechos de una clase social privilegiada, que es capaz de matar, quemar escuelas, hospitales y universidades, con tal de recuperar el antiguo derecho a robar sin ley que les moleste,  corromper la sociedad, destruir el  estado y  destrozar todo lo público para hacer grandes negocios con el petróleo y por supuesto, el narcotráfico.

Hay antecedentes. En  2002, el anterior presidente del mismo partido –Aznar- apoyó abiertamente el golpe de estado contra el presidente Chávez. Y no han cesado de apoyar a la oposición violenta. Lo han dicho claramente en la última reunión del FAES, aquí en Madrid, esa fundación que recibe millones del robo de las arcas públicas y que da apoyo a los movimientos más antidemocráticos de America Latina. Todos los miembros del siniestro gobierno de Aznar están hoy imputados por corrupción, sólo falta él.  (1)

Y surge una pregunta : ¿ Existe o puede existir la mafia en un solo país? No, la mafia es también un fenómeno global. Se llama imperialismo. Por eso los terroristas venezolanos cuentan con el apoyo del gobierno español y por eso Rajoy declara que defiende a López y sus secuaces.

¿O acaso no han apoyado siempre el terror y la guerra como política de colonización y saqueo?