jueves, 31 de diciembre de 2015

El Ayuntamiento de Barcelona logra la cesión de 200 viviendas de la Sareb

"Si no es por las buenas, será por la ley", dijo Ada Colau a la Sareb el pasado 26 de diciembre. Menos de dos meses después, la Sareb ha firmado la cesión de 200 viviendas al Ayuntamiento de Barcelona que serán destinadas a paliar la emergencia habitacional.
  El 26 de octubre, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, lanzaba un ultimátum a la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb) para que cediera al Ayuntamiento los 562 pisos de que dispone en la ciudad y que llevan más de dos años vacíos. “Si no es por las buenas, será por la ley”, dijo Colau aquel día. Menos de dos meses después, el conocido como “banco malo” ha cedido al Consistorio 200 viviendas que se destinarán a alquiler social. “Es un primer paso muy importante, pero no estamos satisfechos; necesitamos muchos más pisos en una situación de emergencia habitacional”, ha dicho la alcaldesa en rueda de prensa.
Esta cesión, firmada entre el concejal de Vivienda, Josep Maria Montaner, y el director de Responsabilidad Social Corporativa de la Sareb, es la primera entre este banco y un ayuntamiento y tendrá una duración de ocho años, muy por encima de los convenios celebrados hasta ahora por la Generalitat, que tienen una duración de tres años.
La PAH de Barcelona no ha tardado en celebrar la noticia a través de un comunicado. “Lo celebramos como un gran avance, muy positivo a la hora de ampliar el parque público de alquiler social. Celebramos también que no se renuncie a los otros 300 pisos que la Sareb tiene en la ciudad”, han indicado desde la Plataforma, que ha querido señalar que este acuerdo es sobre todo un triunfo de la ciudadanía organizada y de años de lucha de la PAH, que en los últimos años ha realojado a unas 2.500 personas en edificios recuperados de la Sareb y otros bancos a través de la Obra Social PAH.
Desde la plataforma también han señalado que esto no habría sido posible sin la Ley catalana 14/2015, aprobada en julio y que recoge todas las demandas ciudadanas impulsadas por la PAH, el Observatori DESC y la Aliança contra la Pobresa Energética a través de una iniciativa legislativa popular. Esta ley, que pretende garantizar el derecho a la vivienda y hacer frente a la pobreza energética de miles de hogares, permite, entre otras cosas, la cesión obligatoria de los pisos de grandes propietarios que permanezcan vacíos desde hace más de dos años para que sean destinados a un fin social.
Ya en septiembre pasado, el Ayuntamiento de Barcelona se servía también de esta ley para imponer multas a distintos bancos por no poner en alquiler social sus pisos vacíos. Las primeras multas, de 5.000 euros cada una, se referían a 12 viviendas vacías de la Sareb, el BBVA y el Sabadell, aunque las sanciones se irán incrementando si las entidades bancarias no destinan sus viviendas a su función social.
"Sin las cinco de la PAH, yo no os voto" Varias decenas de activistas de las PAH y grupos de vivienda de Madrid han presentado en el registro del Congreso un escrito de presentación de las Exigencias PAH, dirigido a "la mesa del Congreso de los Diputados que salga de las elecciones generales del 20 de diciembre de 2015". Tras una concentración, durante la cual han estado custodiados por un grupo de una veintena de antidisturbios, los activistas han ofrecido una rueda de prensa en la que han vuelto a recordar que PP, PSOE y Ciudadanos no respaldan las Exigencias PAH (dación en pago, alquiler asequible, paralización de los desahucios, vivienda social y suministros garantizados) y "defienden los desahucios, las deudas de por vida y los cortes de suministro, y siguen apoyando a sus amigos de la banca". Por ello, defienden que "sin las cinco de la PAH, yo no os voto". También han recordado que ni antes ni después de las elecciones van a permitir la instrumentalización del drama por parte de ningún partido político. 

Fuente: http://www.diagonalperiodico.net/global/28727-ayuntamiento-barcelona-logra-la-cesion-200-viviendas-la-sareb.html

domingo, 27 de diciembre de 2015

Una mayoría de izquierda para un cambio



*Manolo Lago.- Por primera vez en nuestra historia reciente el debate poselectoral es tan intenso como en la propia campaña. Como hay muchos intereses y mucho ruido sobre la formación de una mayoría parlamentaria que permita formar Gobierno, es bueno tener presentes los elementos claves del resultado del 20D. El primero es que el PP ha recibido un enorme castigo en las urnas: ha perdido 3,7 millones de votos porque han dejado de votarle 1 de cada 3 personas que lo hicieron en el 2011 y por eso ha perdido el 33 % de sus diputados.

Desde la debacle de UCD en el período fundacional de la democracia española ningún partido en el Gobierno había sufrido un descalabro electoral como este, un castigo de la ciudadanía por la corrupción, pero sobre todo por el empeoramiento generalizado de las condiciones de vida y de trabajo de la gente. Después de esta tremenda derrota, ¿va en serio que Rajoy y el PP puedan seguir gobernando como si no hubiera pasado nada? El mensaje más claro que sale de estas elecciones es la voluntad de la mayoría de cambiar de Gobierno y de presidente.

El segundo es que hay una mayoría de votantes a favor de los partidos situados en la izquierda, que sumados alcanzan los 11,6 millones de votos frente a los 10,7 millones de la derecha. Expresado en porcentaje, el 46,3 % frente al 42,6 %, casi cuatro puntos de diferencia. Más allá de la distorsión del sistema electoral y de la fragmentación en tres listas, la realidad es que de las urnas sale una mayoría de izquierda que se debería transformar en un Gobierno de progreso.

Los números dan y por lo tanto el único problema es la voluntad de los partidos para alcanzar un acuerdo, entre otras cosas porque los 26 diputados nacionalistas que restan están más próximos a un cambio de Gobierno que a la continuidad de Rajoy y el PP.

A pesar de esta evidencia, el PSOE -y su candidato de forma especial- está siendo sometido a una enorme presión del poder económico, que canaliza a través de las viejas figuras del partido, para que renuncie a liderar un acuerdo que le permita gobernar. Pero Pedro Sánchez sabe que apoyar un Gobierno del PP en cualquiera de sus formas o frustrar las posibilidades de un Gobierno de cambio provocando la repetición de las elecciones sería enterrar electoralmente a su partido.

Existe por lo tanto la posibilidad real de un Gobierno del PSOE apoyándose en la izquierda por primera vez desde que recuperamos la democracia, porque en las ocasiones anteriores el Partido Socialista siempre que pudo elegir prefirió mirar hacia su derecha. Por eso es fundamental que Podemos, Izquierda Unida y las candidaturas de confluencia, como En Marea, hagan una lectura correcta de la situación. Esto es, que sin renunciar a los elementos centrales de sus programas -que son el compromiso con los más de 6 millones de personas que los votaron- no planteen como irrenunciables propuestas que saben que el PSOE no puede aceptar.


*Manuel Lago.- Economista especializado en mercado de trabajo, economía pública y política industrial, trabaja en el gabinete confederal de CC.OO. y es profesor asociado de Estructura Económica y Social de Galicia en la Escuela de Relaciones Laborales de la UDc. Es miembro del Foro Económico de Galicia y del Consello Económico y Social. Participó en varios libros colectivos sobre la economía de Galicia y es colaborador de V Televisión y La Voz de Galicia, donde escribe una columna semanal desde el año 2009.
 

sábado, 26 de diciembre de 2015

Campanas de Belén



Miguel-Anxo Murado.- Me sucede todos los años por estas fechas: los villancicos hacen que mis pensamientos vuelen a Belén. Pero no al Belén de la tradición, sino al auténtico, a la ciudad de Palestina, donde estuve trabajando dos años en esto y en aquello hace más de una década. Escucho, por ejemplo, «El camino que lleva a Belén, lleva hasta el valle que la nieve cubrió...», y digo para mí: no, Belén no está en un valle, y pocas veces nieva. Escucho «Belén, Belén, campanas de Belén...», y me acuerdo de Samir, el campanero de la iglesia de la Natividad, el hombre que estaba encargado de tocar precisamente esas campanas de Belén.

A Samir lo veía pasar yo muchos días por la plaza del Pesebre, camino del campanario o de vuelta de él. Caminaba ligeramente encorvado a causa de una malformación de la columna, gesticulando con su sombra en silencio, porque era sordomudo y tenía una discapacidad psíquica. Hay personas que semejan citas literarias en sí mismas, y Samir podría parecer una de Víctor Hugo, pero no lo era en absoluto, porque no se trataba de una figura tenebrosa como el infortunado Quasimodo, sino que, por el contrario, todo el mundo le quería en Belén. Cuando aún era casi un niño los frailes le habían dado ese encargo de tocar las campanas como una obra de caridad y él había seguido haciéndolo toda la vida, sin faltar un solo día, con una devoción inquebrantable a un sonido que, paradójicamente, él no podía oír.

El caso es que llegaron los años de la Segunda Intifada, y el 2 de abril del 2002 una brigada de infantería del Ejército israelí lanzó una operación contra Belén que forzó a los guerrilleros palestinos a refugiarse en la iglesia de la Natividad, donde los franciscanos les ofrecieron santuario. Comenzaba así un asedio que duraría más de un mes y a lo largo del cual morirían ocho personas dentro de la basílica, abatidas por las tropas israelíes. Para entonces, yo ya no trabajaba en Belén, sino que era periodista en Jerusalén, y me tocó cubrir aquel drama. Una y otra vez tomé ese «camino que lleva a Belén» para recorrer la ciudad fantasmal en guerra, envuelta en una atmósfera opresiva y trágica, para llegar hasta la plaza del Pesebre, donde pude presenciar la imagen simbólicamente inquietante de los tanques apuntando a la iglesia de la Natividad.

Fue en una de aquellas visitas que me enteré de la suerte que había corrido Samir, el campanero. Me contaron que, a pesar del toque de queda, fiel a su deber y a su costumbre, él había seguido yendo a tocar las campanas, puntual como siempre, sin que nadie pudiese disuadirlo. Hasta que un día recibió en el pecho el disparo de uno de los francotiradores israelíes que había apostados en los tejados. Samir cayó en la plaza del Pesebre y allí estuvo tendido durante horas, sin que permitiesen que una ambulancia fuese a recogerlo, desangrándose hasta morir.

Ahora que lo pienso, puede que al final aquel hombre que nunca hizo daño a nadie sí fuese una cita literaria, pero no de Nuestra señora de París sino de los mismos Evangelios, porque la suya fue la matanza de otro santo inocente en Belén.

El día de Nochebuena, en un supermercado de Burgos lleno de gente, al oír en la megafonía a un coro de niños cantar Campanas de Belén me acordé de aquella trágica primavera del 2002. Pero por fortuna en seguida mis pensamientos se deslizaron hacia algo más prosaico. Me acordé de que una amiga de Belén, Carol, me contó hace tiempo que las campanas católicas y ortodoxas de la iglesia de la Natividad ya no las toca nadie. Las han automatizado y ahora las toca un ordenador.

Europa, Terra de Acollida???



Documento da Paz 2015

A Coordinadora  de Crentes Galeg@s, conformada  por asociacións da Igrexa de base de Galicia, como vén realizando de forma habitual presenta entorno á celebración do Día da Paz, o seu documento Europa, Terra de Acollida???, cuns fortes interrogantes, que cuestionan esa afirmación inicial. Parecíanos imprescindible, como fillas e fillos dun Deus que é amor e paz, abordar neste momento esta realidade tan significativa, cuestionadora e ao tempo estimulante, que estamos a vivir.

1.-SOBRE PERSOAS REFUXIADAS

no ano 2014 había no mundo, segundo datos oficiais, 59,5 millóns de persoas desprazadas do seu lugar de orixe, a causa de persecucións, conflitos, violencia xeneralizada, ou violación dos dereitos humanos. Ademais de Siria, atopamos persoas refuxiadas, entre outros moitos lugares, en Sudán do Sur, República centroafricana, Etiopía ou uganda en África; en Afganistán ou Paquistán, con conflitos endémicos, en Asia; en colombia en América Latina; e mesmo
250.000 persoas ucraínas tiveron que refuxiarse en Rusia, na nosa Europa.

Evidentemente sempre houbo  e  hai  millóns  de  persoas refuxiadas, a peculiaridade agora é que esas persoas están a chegar a Europa en importante número. chegan, ademais, a pé, por terra; son, polo tanto, unha realidade que non podemos evitar ou esconder.

As persoas que afogan no mediterráneo pásannos a miúdo máis desapercibidas, ou resultan máis doadas de esquecer acudindo á falsa fatalidade das traxedias inevitables da mar, pero ante estas non hai traxedia natural que sirva para xustificarnos. Sorpréndenos tamén, porque en realidade ninguén de nós speraba que o impresentable apoio prestado polos países occidentais  ao autócrata sirio, rematara por ter esta tan inesperada consecuencia.  Por todo iso, parecía, que os estados europeos finalmente ían artellar algunha alternativa razoable, presionados por unha sociedade civil que vai moi por diante dos seus dirixentes, especialmente no caso de España.

Convén precisar, que o dereito ao refuxio, ao asilo político, é un dereito humano fundamental, das persoas que teñen que fuxir para evitar a súa morte. Esta situación é incuestionable no caso das centos de miles de persoas de orixe sirio, afgán ou doutros lugares que transitan agora polo Leste do noso Continente. O seu dereito impide que establezamos cotas (aínda que se puxeron), porque en realidade teremos que acollelas a todas. Pero, non nos asustemos, Europa ou España teñen, temos capacidade para acoller a moitas persoas (hai que ter en conta que Xordania, un pequeno país de oriente medio, acolle a máis dun millón de refuxiad@s siri@s).

outra matización, poderán vir co recoñecemento xurídico da condición de asilad@s e cos dereitos e axudas económicas que iso implica. nese sentido, os estados, neste caso o español, son os responsables únicos e finais desta
realidade, caberá, den dúbida a solidariedade ofertada por tantas persoas, pero será nunha fase posterior, seguramente, e artellada dende as administracións públicas. De feito nos últimos anos e a través de Ceuta e Melilla, con pasaportes marroquinos conseguidos no “mercado negro” varios miles de persoas sirias xa entraron no noso territorio
Por certo, o Estado Español terá que espelirse, porque ata o de agora tiña acordadas con onGs 900 prazas para persoas refuxiadas. certamente terá que facer convenios por moitas máis prazas e estender no tempo a axuda económica que se outorga a estas persoas (426 euros mensuais durante un período de 6 meses, neste momento). Lamentablemente o Estado Español a penas concedía o estatuto de refuxiado político a un miserable cento de persoas anualmente, e iso ten necesariamente que cambiar, como mostra o incremento no último ano.
As propostas iniciais de Alemaña parecían indicar que íamos asistir a un proceso relativamente rápido e eficaz dende o punto de vista organizativo e técnico, pero o proceso tende a ralentizarse cada vez máis, ao tempo que perde protagonismo nos medios de comunicación. convén manterse de novo alerta e reclamar dende a sociedade civil esa rapidez e eficacia que a unión Europea amosa noutras cuestións.

Os ataques  terroristas do 13 de novembro en París, terribles e condenables, como tantos outros que suceden todos os días en Siria e noutras partes do Mundo, non deben ser utilizados para frear ou obstaculizar este proceso. Tampouco para xustificar unha persecución sen garantías legais das persoas migrantes procedentes de países musulmáns.

2.- SOBRE PERSOAS INMIGRANTES

Pero aquí en España ou en Galicia, viven con nós persoas procedentes doutros países dende hai tempo. no caso galego, a verdade é que non son moitas, a penas 100.000 persoas.  maioritariamente, ademais de portuguesas,  de procedencia latinoamericana, romanesas (porque son comunitarias e non teñen atrancos legais) ou marroquinas (con moita tradición entre nós). outras nacionalidades, con relativa importancia ademais do resto de comunitarias, son as persoas senegalesas ou as chinesas. Estas persoas sofren, como no resto do Estado, unha lexislación de estranxeiría moi dura, que limita os seus dereitos e que impide na práctica unha entrada legal e razoable ao noso país. Por certo, como no caso das persoas refuxiadas, as chamadas “mafiasnon son a causa deste tráfico de seres humanos, senón a consecuencia das limitacións legais que establecemos os gobernos europeos.

As que chegan, se atopan, ou regresan a unha situación de irregularidade administrativa (as chamadas “sen papeis”) non poden acceder a axudas sociais de ningún tipo, poden traballar de forma irregular, e sofren persecución policial (no ano 2014 houbo, segundo datos do propio Ministerio do Interior, máis de 40.000 detencións a persoas estranxeiras por temas de documentación en España, 597 en Galicia -que non son, por certo, tan poucas-), que poden acabar en ingresos en centros de internamentos de estranxeiros (peor que cadeas) ou en deportacións masivas. (Curiosamente o Estado Español, expulsou de forma forzada no ano 2014 a máis de 10.000 persoas, podemos facer oco evidentemente para esas persoas refuxiadas que nos asignan). No mes de novembro deste ano 2015 o Ministerio do Interior  acaba de renovar o Convenio con Globalia (grupo empresarial do que forman parte entre outras marcas Air Europa, Swiss Air ou Viaxes
Ecuador) que proporciona a este grupo empresarial 12 millóns de euros anuais para pagar a deportación dunhas, calculan, 15.000 persoas nos anos
2015 e 2016.

con esa realidade, de xestións de documentacións complicadísimas, axudas asistenciais, mediación policial ou social, etc, traballan acotío as entidades sociais que defenden os intereses deste colectivo en Galicia e no conxunto do Estado Español.

convén que non esquezamos esta realidade, xa presente entre nós, e tan pouco coñecida. unha perigosa corrente europea anuncia xa que se acollemos persoas refuxiadas a contrapartida debe ser tolerancia cero coa inmigración económica. Botémonos a tremer,  porque en realidade sempre houbo tolerancia cero con estas persoas, ou sexa que resulta difícil pensar que outros mecanismos poden imaxinar para intensificar a persecución sobre as mesmas. Cuantifiquemos por certo, tamén, falamos de entorno a medio millón de persoas no Conxunto do Estado Español e unas 7.000 ou 8.000 persoas en Galicia. moitas delas con tempo de estancia xa prolongada entre nós, sufrindo ademais dos atrancos legais e as persecucións policiais, os nosos racismos. os racismos das palabras incendiarias, e tamén os máis sutís das olladas diferenciadoras, as explotacións laborais, os alugueiros abusivos, os retrasos sistemáticos do alumnado inmigrante no noso sistema educativo, e tantas outras.
Aínda que evidentemente, como dicíamos máis arriba, temos que acoller a esas persoas refuxiadas, non a 15.000 ou 20.000, senón a todas. non queda outra, se queremos estar a altura da nosa dignidade como seres humanos e como fill@s de Deus, como ven de recordarnos de forma certeira o Papa Francisco.
3.- CONCRETANDO,  ALTERNATIVAS E PROPOSTAS

Imos neste apartado comezando do máis xeral ao máis concreto, presentar unha serie de propostas dirixidas ao conxunto da cidadanía, ao Pobo de Deus, á nosa xerarquía eclesial e tamén aos nosos dirixente políticos.
1.   Derrogación da actual Lei de Estranxeiría, que debe substituírse por unha nova lexislación que sen pretensión de exhaustividade debe polo menos: facilitar formas razoables de entrada regular no Estado Español; impedir a persecución do colectivo migrante mediante a despenalización das situacións de irregularidade administrativa, que deben ser consideradas meras sancións administrativas;  garantir e flexibilizar os requisitos para que se poida con facilidade restablecer a regularidade administrativa  no caso de perda das autorizacións. Outra lei debe tamén recoller o dereito de voto deste colectivo.
2.   Promoción dunha actuación internacional en Siria e noutros países con situación similares nas que se priorizen o benestar e os dereitos  das poboacións antes que os intereses  político-económico-estrátexicos dos países occidentais.
3.  De cara á poboación con dereito ao refuxio e a nivel europeo unha actuación fortemente proactiva que permita, a través de consulados móbiles nos países máis próximos aos conflitos, o recoñecemento do dereito ao refuxio para todas estas persoas, para que así poidan viaxar por vías legais e seguras aos seus países de destino. O Estado Español debe abandeirar esta iniciativa dentro da UE.
4.   No Estado Español, o recoñecemento inmediato da condición de persoa refuxiada para todas as persoas, ás que asista ese dereito,  que o soliciten, establecendo un procedemento,  que se estendería a calquera persoa de calquera lugar, que garanta durante polo menos dous anos un lugar de residencia digno e uns ingresos mínimos. Durante ese tempo, programas de inserción  e  integración  socio-laboral  e  de interculturalidade coa veciñanza  que acolle, deben facilitar procesos  de convivencia
intercultural para as persoas que opten por quedar a vivir nas nosas vilas, aldeas e cidades, pasados eses dous anos.
5.   Para o conxunto da Igrexa Europea, Española  e Galega, seguindo o mandato do Papa Francisco, a posta a disposición dos recursos humanos e materiais precisos para a acollida desta persoas con dereito a refuxio e tamén para as persoas migrantes residentes. Isto debe concretarse en cada diocese cun listado detallado deedificios, persoas e recursos que poden destinarse a estas actuacións.
6.   Para  a  administración autonómica e  as administracións locais, o compromiso de colaborar de forma activa coas cesións dos recursos materiais e humanos precisos para garantir esa boa acollida das persoas con dereito a refuxio e tamén o trato non discriminatorio ás persoas migrantes residentes en Galicia.
7.   Para o conxunto da cidadanía e para @s  fill@s de Deus,  de forma especial, o que xa estamos a facer: ofrecer espazos, tempo e medios para facilitar esa boa acollida. Un exemplo concreto, nunha comunidade en Compostela están a artellar a petición para que a Casa Parroquial en desuso sexa un espazo de acollida para unha ou dúas familias, co compromiso  de asumir dende a comunidade os gastos derivados do seu mantemento.  Un pequeno e magnifico exemplo. En todo caso, parece que o noso papel fundamental será o de colaborar de forma activa e participar nos procesos de promoción da interculturalidade que deben acompañar esta acollida inicial no medio e longo prazo. Ese é o reto que temos por diante, despois de acoller, temos que empezar a convivir con respecto e tolerancia. Aquí si que a nosa participación activa e positiva resultará, resulta xa para co colectivo migrante residente, imprescindible.
Quixemos neste documento propoñer unha serie de actuacións diante de un reto que dicíamos ao principio debe ser estimulante para tod@s.
O reto de construer de forma solidaria unha sociedade aberta e intercultural, na que todas as persoas independientemente da nosa procedencia vexamos recoñecidos os nosos dereitos e poidamos vivie en Paz. Así sexa.
 


COORDINADORA DE CRENTES GALEG@S