martes, 3 de febrero de 2015

“Pasionaria” detenida tras un mitin en La Coruña



Carlos Fernández.- Uno de los hechos más desconocidos del preludio de la campaña de las elecciones de febrero del 36 en Galicia es la detención de Dolores Ibarruri, “Pasionaria”, en La Coruña, tras los incidentes habidos en un mitin celebrado en el teatro Rosalía de dicha ciudad.
El mitin, denominado “antifascista”, había tenido lugar el 2 de enero por la mañana y fue abierto por Luis Pérez, que presentó a los oradores. El comunista Francisco Barbado abogó por la unidad de los grandes sindicatos “frente al fascismo que avanza imparable” y aludió a una frase de Gil Robles en torno al propósito de “aplastar el día del triunfo a cuanto se oponga a su paso”, señalando que ellos harían lo mismo.
A continuación toma la palabra “pasionaria”, que hace una llamada por la unión de comunistas, socialistas y demás fuerzas de izquierda en un gran frente popular. “La unión –añadió- no significará el abandono de nuestros respectivos idearios”.
Es en este momento cuando se produce un choque en las localidades altas, denominadas “el gallinero”, entre elementos anarquistas y sindicalistas que se increpan recíprocamente. Suenan bofetadas, golpes y silbidos. El delegado gubernativo que controlaba el acto ruega a Dolores Ibarruri que se exprese con “menos pasión”. La líder comunista continúa el mitin pero es interrumpida varias veces, no sólo desde “el gallinero” sino de las localidades bajas. Es entonces cuando el delegado suspende el acto y requiere a las fuerzas de Asalto que entran en el teatro para restablecer el orden. Los asistentes comienzan a cantar la Internacional y los ánimos se encrespan todavía más. Se dice que hay fuego en “el gallinero” y la gente sale despavorida, produciéndose nuevos incidentes en los soportales del teatro. “Las mujeres –señala la prense local- parecen las más exaltadas y agresivas”. Los de Asalto dan entonces una enérgica carga y se produce una desbandada hacia las calles Real, Riego de agua y Bailén. Finalmente acusados –según el parte oficial- de pronunciar palabras ofensivas para la Fuerza Pública y animar el desorden, son detenidos y llevados a Comisaría, junto a la oradora “Pasionaria”, Tomás Barros Ordóñez, Luis Peña Pérez, Severino López, Niceto San José, López Castiñeiras y Emilio de la Iglesia.

Fuente: La guerra civil en Galicia

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán publicados una vez moderados.