sábado, 30 de mayo de 2015

El final de un personaje

"La desesperación de Aguirre visibiliza mejor que nada el ocaso no sólo de un partido, sino de toda una época. Lo mejor que puede hacer Aguirre es marcharse y dejar que otras personas hagan de una vez otra política, buena política", afirma la autora.

*Beatriz Gimeno.- Aunque el PP ha perdido cientos de miles de votos en Madrid por sus políticas, por el hartazgo de la gente y por la emergencia de otras opciones que han sabido ganarse a pulso la confianza de los votantes, la diferencia de votos, inesperada, entre Aguirre y Cifuentes y que han dejado a la primera fuera de la alcaldía, esa se la ha ganado a pulso Esperanza Aguirre en las dos semanas que ha durado la campaña electoral. Poca gente podía predecir cuando la campaña estaba empezando la manera en que ésta iba a terminar para Aguirre. Al fin y al cabo, cuando se presentó, y no siendo precisamente la preferida de Rajoy, lo hizo porque ella misma y su partido la veían como imbatible, como la única que podía conservar el Ayuntamiento para el PP. No sólo no lo ha , sino que ha perdido humillantemente su particular batalla contra Cristina Cifuentes. El caso de Aguirre, o como puede una persona pasar de ser una triunfadora a una caricatura de sí misma en quince días, puede que se convierta en un caso de estudio para el futuro.
Esperanza Aguirre es una mujer rica, privilegiada desde la cuna, que considera que todo le es debido por nacimiento; se relaciona con la gente como se debe relacionar con el servicio (llama a todo el mundo de tú y les trata como si fueran niños), está falta de la más mínima empatía humana, es inculta y lo lleva a gala, autoritaria y no muy inteligente, aunque sí tiene olfato político. Y con estos mimbres se ha creado un personaje que, sorprendentemente, caía bien a mucha gente y que le ha durado muchos años. Podríamos decir que ese personaje, que se ha ido bandeando mejor que bien por lo más proceloso de la política, no ha podido sobrevivir a este momento, en el que se exige una política que de verdad resuelva los problemas de la gente. Cuando la política ha dejado de ser el espectáculo en el que el Partido Popular la ha convertido y se está desgajando a trozos de pura putrefacción, es cuando Esperanza Aguirre aparece claramente como lo que siempre fue, una especie de caricatura, un personaje despreciable.
Aguirre, señora bien de toda la vida, condesa consorte que habita en un palacio, se trasmutó en una señora de barrio, castiza y chulapona, que mucha gente sentía cercana;  y hay que reconocer que en eso tuvo éxito. Al fin y al cabo, el personaje de alcurnia que lejos de comportarse de manera estirada se comporta, aparentemente, como el pueblo, tiene una larga tradición entre la monarquía y la nobleza de este país. Recordemos que también es así el rey Juan Carlos, al que le ha pasado exactamente lo mismo que a Aguirre. Si en el Reino Unido, por ejemplo,  la familia real parece que se ha metido un huevo en la boca, aquí por el contrario los borbones se han jactado siempre de hablar y actuar como todo el mundo; si me apuran incluso peor que todo el mundo. Ser muy castiza, en el caso de Aguirre, consiste en ser capaz de bailar chotis, pasear por la verbena, ir a los toros, contar chistes verdes, llamar a todo el mundo de tú, mostrar una (falsa) cercanía con todo tipo de gente, gustar de los huevos fritos más que del caviar, y sobre todo no ser culto ni parecerlo; es importante que se note que se está mucho más a gusto con Norma Duval, por poner un ejemplo,  que con un renombrado filósofo o con una poeta. La cultura, para estos castizos de pacotilla siempre es sospechosa. Se trata de mostrar que se es, no ya como todo el mundo, sino más bien como nos imaginamos que es todo el mundo; y eso a pesar de que se duerma en un palacio y se acumulen los ceros en la cuenta corriente.
Esta ficción populachera puede mantenerse mientras todo sea bailar chotis y contar chistes verdes y para ello es importante que la gente esté con ganas de baile. Pero cuando la tercera parte de la ciudadanía vive en la pobreza, cinco millones de personas no encuentran trabajo y la mayor parte de la población vive angustiada por no tener empleo o no ganar suficiente como para vivir, entonces la campechanería desbocada choca con su límite. Y Aguirre no se dio cuenta de eso.  El personaje pasó sin solución de continuidad de decir simplezas que la gente reía a decir barbaridades que la gente aborrecía; de comerse un cocido en una tasca a descubrirse que ganaba un fastuoso salario por no hacer nada; de vestirse de chulapa a acusar a Manuela Carmena, relatora de la ONU, de ser una terrorista. Con la gente viviendo en una situación de precariedad insoportable, con tanta gente privada de los derechos humanos básicos, el personaje de Aguirre comenzó a resultar más que cargante, aborrecible. Cuando la ciudadanía lo que quiere es escuchar soluciones y propuestas para las cosas que nos importan de verdad porque nuestra vida va en ello, como la vivienda o la posibilidad de tener o no un trabajo digno, que alguien base su discurso político a la alcaldía de Madrid en una ETA desaparecida o en un país latinoamericano que a la mayoría le da igual, terminó por resultar insoportable. Y si a un discurso político vacío e inconsistente le sumas unas formas que ya no hacían ni pizca de gracia, Aguirre se daba la puntilla a sí misma.
Después de querer ocultar a los mendigos en un país en el que mucha gente tiene miedo de quedarse en la calle; después de afirmar que la prestación por desempleo permitía irse de vacaciones en un país con 5 millones de parados la mayoría de ellos sin prestación…la prepotencia de señora rica de toda la vida que usa Aguirre, fue a estrellarse con una señora mayor, pacífica, moderada, inteligente, empática, no ambiciosa y con varios premios en su haber por su defensa de los derechos humanos. Por muy injusto (e incluso delictivo) que resulte, no es lo mismo acusar a un perroflauta de ser de ETA (el PP lleva años acostumbrando a este país a ese tipo de bajezas morales) que hacer lo mismo con una ex jueza del Tribunal Supremo que cae bien a todo el mundo. Ahí fue cuando a Esperanza Aguirre su propio personaje se le fue de las manos. Y a partir de ahí,  después de conocido el resultado de las elecciones y ante el estupor de todo el mundo, Aguirre entró en barrena. Acostumbrada como debe estar  a mandar y a que todo el mundo le ría las gracias, no ha debido darse cuenta de que la gente no es tan idiota como ella piensa y que no estamos para bromas. Sus ataques desaforados contra Manuela Carmena no sirvieron para poner el foco sobre la ex jueza, sino sobre sí misma; sólo sirvieron para visibilizar a una mujer privilegiada echando espumarajos por la boca con tal de no perder ni un ápice de sus privilegios. Y desde ahí ha sido un no parar,  hasta el punto de que Aguirre parece haber perdido no ya su olfato político, sino la cabeza. Los días siguientes a su derrota no nos ha dejado descansar un solo día. Tan pronto quiere pactar con Carmona para salvar la democracia occidental, como quiere pactar con Carmena a pesar de ser ésta de ETA un minuto antes, como encuentra unos Soviets fantasma en el programa de Ahora Madrid o insulta a los votantes de esta coalición.
Su olfato ha desaparecido, no ha sabido verse a sí misma con los ojos con los que la estamos viendo los demás. No ha sabido ver el hartazgo de la gente con el PP, la indignación por sus comportamientos prepotentes, las ganas de cambio, y no sólo de cambio político, sino también de cambio ético, que tiene esta sociedad. No ha sabido ver que la gente necesita esperanza y que alguien les hable de justicia social y de igualdad,  porque llevamos años sufriendo el despotismo de un partido que no sólo aplica las injustas e ineficaces políticas que ordena la Troika, sino que ha robado a manos llenas, ha malversado, prevaricado, delinquido y, por si fuera poco, lo ha hecho con una suficiencia insufrible. La desesperación de Esperanza Aguirre es la de los privilegiados que se resisten con uñas y dientes a perder su posición de privilegio. La desesperación de Aguirre visibiliza mejor que nada el ocaso no sólo de un partido, sino de toda una época. El momento que se abre tiene que ser mucho mejor. Lo mejor que puede hacer Aguirre es marcharse y dejar que otras personas hagan de una vez otra política, buena política. 

Beatriz Gimeno .- Activista social, feminista, por la diversidad sexual y por los derechos de las personas con discapacidad. Ha publicado dos libros de relatos, dos novelas, tres ensayos y dos poemarios. Escribe habitualmente en elplural.com, elciudadano.cl, pikaramagazine.com o eldiario.es, así como en otros periódicos y revistas.

Fuente:  eldiario.es

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán publicados una vez moderados.