sábado, 20 de junio de 2015

Crisis y cumbre de emergencia



El llamado a la cumbre del lunes próximo llega a menos de dos semanas de que expire el programa de rescate para Grecia y de que el país tenga que pagar 1600 millones de euros al FMI. Tsipras rechaza bajar pensiones y subir el IVA.

Las posibilidades de que Grecia caiga en default y abandone el euro crecieron ayer luego del fracaso de una nueva reunión ministerial dedicada a la crisis, lo que derivó en la convocatoria de urgencia de una cumbre de líderes de la Eurozona que podría definir el futuro griego dentro de la moneda común. El fracaso del encuentro de ministros de Finanzas y Economía de la Eurozona, reunidos en el Eurogrupo, y el llamado a la cumbre del lunes próximo llegan a menos de dos semanas de que expire el programa de rescate financiero para Grecia y de que ese país tenga que pagar 1600 millones de euros al Fondo Monetario Internacional (FMI). “Atenas deberá pagar puntualmente su deuda” con el organismo de crédito internacional que vence a fin de mes, advirtió la directora gerente, Christine Lagarde, en Luxemburgo, donde los ministros de Economía y Finanzas de la eurozona deliberan sobre la situación de Atenas.
Si Grecia no recibe el dinero de rescate de sus acreedores, dentro de los cuales se incluyen además la Comisión Europea (CE) y el Banco Central Europeo (BCE), se estima que no podrá hacer frente al vencimiento con el FMI del 30 de junio, con lo que caería en cesación de pagos y peligraría su permanencia en el euro. La resolución de la crisis se complicó en los últimos días luego de que el gobierno griego del primer ministro Alexis Tsipras rechazara aplicar medidas de ajuste que los acreedores exigen a cambio de entregarle 7200 millones de euros del último tramo del rescate que mantienen congelados desde hace meses.
A su llegada a Luxemburgo, el ministro de Finanzas griego, Yanis Varoufakis, no especificó si tenía pensado presentar nuevas propuestas concretas, pero indicó que tenía el propósito de reemplazar “la costosa discordia por un consenso eficaz”. Luego del encuentro, Varoufakis dijo que advirtió a sus pares de la Eurozona que se está “peligrosamente cerca de un estado de ánimo que acepta un accidente”, según afirmó en referencia a una posible quiebra de su país. “Urgí a mis colegas a no caer presa de ese estado de ánimo”, afirmó el funcionario heleno. “Podemos forjar un buen acuerdo. Nuestro gobierno está preparado con ideas y con una determinación a cultivar las dos formas necesarias de confianza para poner fin a este drama griego: la confianza de nuestros socios y la confianza de nuestra gente.” Varoufakis dijo que presentó a los ministros de la Eurozona una propuesta amplia que puede resolver, de ser aceptada, la crisis griega de una vez por todas en un lapso breve.
Tras la reunión en Luxemburgo, el presidente del Eurogrupo, Jeoren Dijsselbloem, señaló en conferencia de prensa que lamentablemente hubo poco progreso en las conversaciones y que Grecia presentó pocas nuevas propuestas de reformas económicas que fueran creíbles y serias. “Hemos mandado una fuerte señal a las autoridades griegas de que les corresponde a ellas enviar nuevas propuestas, propuestas adicionales, en los próximos días, y entablar conversaciones de manera completa con las instituciones”, apuntó Dijsselbloem, quien también es ministro de Finanzas de Holanda. “El tiempo se acaba, el programa de rescate se acaba a fines de mes”, recordó Dijsselbloem.
Por su parte, Lagarde protagonizó ayer un momento de tensión con Varoufakis, ante quien se presentó con ironía días después de que Tsipras atribuyera al FMI una responsabilidad criminal en la situación en la que se encuentra su país. “A usted le debería gustar este momento, viene la criminal en jefe a saludar al otro bando”, señaló Lagarde con gesto serio, según testigos de la conversación en el Eurogrupo. Lagarde, quien horas antes había advertido de que no hay período de gracia para Atenas si no paga a fines de mes, consideró a su llegada al Eurogrupo que si hubiera propuestas del lado griego “sería formidable porque nos permitiría trabajar”.
“Sin acuerdo en el Eurogrupo. Una señal fuerte a Grecia para que se comprometa seriamente en las negociaciones”, escribió el vicepresidente de la Comisión Europea para el Euro, Valdis Dombrovskis, en Twitter, tras concluir la reunión de ministros de Finanzas y de Economía de la eurozona en Luxemburgo. “El Eurogrupo se mantiene preparado para volver a reunirse en cualquier momento”, agregó.
De inmediato, desde Bruselas, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, convocó una cumbre de líderes de la eurozona para el lunes, con el fin de tratar la situación griega tras el fracaso de ayer. “Es el momento de abordar con urgencia la situación de Grecia al más alto nivel político”, dijo Tusk en un comunicado.

Fuente: Página 12

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán publicados una vez moderados.