jueves, 18 de junio de 2015

Las verdaderas preguntas sobre Rita Maestre y la capilla de la Complutense




La pregunta no es si la concejal y portavoz del Ayuntamiento de Madrid, Rita Maestre, tiene que dimitir. Ni tampoco si debe pedir disculpas, o si fue un error ponerla en las listas estando imputada. Las grandes preguntas de este caso son otras.
¿Qué pinta una capilla católica en una universidad pública de un Estado que en su Constitución se dice aconfesional? ¿Acaso hay también una mezquita? ¿Una sinagoga? ¿Un rincón de rezos al espagueti volador?
¿Qué clase de Código Penal tenemos en España para que una protesta pacífica –sí, pacífica: corear consignas o enseñar las tetas dista mucho de ser violencia, aunque se digan palabrotas o se elogie el sexo oral entre mujeres– pueda ser condenada con un año de cárcel cuando “ofende a los sentimientos religiosos”? ¿Por qué razón el “sentimiento religioso” debe estar presente en la ley? ¿Cabe el delito de blasfemia en un país democrático y aconfesional?
¿Qué entendían por "Je suis Charlie" los que hace nada repetían que eran Charlie? ¿Nunca leyeron la revista o es que no hablan francés?
¿Por qué la justicia rusa es tiránica y totalitaria cuando encarcela a las Pussy Riot pero no lo es la española cuando pide un año de cárcel por una protesta similar? ¿Cuál es exactamente la diferencia entre una "asaltacapillas" –como califica la derecha a Rita Maestre– y unas "luchadoras por la libertad"?
¿Alguien sabe explicar por qué razón toda la prensa de papel es unánime en destacar los tuits de Guillermo Zapata en sus portadas, pero ni uno solo de los periódicos tiene un hueco en ellas para contar que el caso Gürtel será juzgado por dos jueces nombrados por el PP?
¿Por qué la misma prensa que es tan comprensiva con el dinero negro y las cuentas en Suiza es tan contundente con el humor negro y las cuentas en Twitter?
¿Por qué razón el PP considera motivo de dimisión hacer mofa de las víctimas del nazismo, mientras mantiene como portavoces a dos diputados –Rafael Hernando, Pablo Casado y tantos otros más– que se han burlado de las víctimas del franquismo y no han pedido disculpas jamás? ¿Es que Alemania nos pilla más cerca que las cunetas de este país?
Las respuestas a estas preguntas son bastante obvias. Tan obvias como la campaña organizada de la derecha política y mediática contra las candidaturas que legítimamente gobiernan en Barcelona, en Zaragoza, en Santiago, en Cádiz, en A Coruña, en Valencia y en Madrid.
No les han dado ni 24 horas de plazo. No van a parar.
Fuente: eldiario.es
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán publicados una vez moderados.