jueves, 30 de julio de 2015

QEPD, los cadáveres políticos de Miami y sus mercenarios

Edmundo García
Edmundo García.- Desde el amanecer del martes 28 de julio Telemundo estuvo pasando fragmentos de una entrevista que el aspirante a la nominación Republicana para las elecciones presidenciales de noviembre del 2016 Jeb Bush, le concediera al presentador José Díaz-Balart. Para congraciase con los votantes mexicanos, Jeb declaró que su esposa Columba se mantenía leal a sus orígenes familiares en Guanajuato; y para intentar ganarse a los cubanoamericanos, como otras veces, dijo estar en absoluto desacuerdo con la política de la administración Obama hacia Cuba.

Jeb se comporta como los cadáveres políticos de Miami, sin tomar en consideración que la mayoría de los cubanos residentes en los Estados Unidos, así como la mayoría de los norteamericanos, apoyan la apertura de un camino hacia la normalización de relaciones con Cuba. Una meta gradual y por fases bien delimitadas, como dijera el Vicepresidente cubano José Ramón Machado Ventura, en su discurso del pasado 26 de julio en Santiago.

Además de oportunista Jeb fue cobarde, pues ni siquiera completó la frase que tenía preparada para sus cómplices de la derecha miamense. Le dijo a José Díaz-Balart que los gobernantes cubanos no se van, y que por eso “hay que…”. No terminó la frase, quizás en otros tiempos se hubiera atrevido a hablar claro como su hermano, el guerrerista George W., y hubiera dicho que “hay que invadir a Cuba para sacarlos”. Entonces los cadáveres políticos de Miami se hubieran puesto tan contentos que hasta hubieran salido de sus tumbas cantando eso de “ya viene llegando” .

Otro cadáver político que ya hiede es Armando Pérez Roura. De jactarse de poseer un liderazgo que le permitía sacar miles de personas a la calle 8 de Miami, ya no puede sacar ni tres. Pérez Roura acabó siendo retirado sin renovación de contrato por la empresa Univisión Radio, propietaria de Radio Mambí, donde ese señor aguantó sin chistar sucesivas rebajas de salario y de estatus. De aquella omnipresencia en la radio de Miami, Pérez Roura ha pasado a disponer, por caridad del director Jorge Rodríguez, de 30 minutos en la pequeña estación local La Poderosa, mejor decirle La Pocacosa, donde de lunes a viernes en un programa titulado Tome Nota sigue prometiendo cadavéricamente que cuando regrese a Cuba castigará a todos los que han apoyado a la Revolución Cubana.

No menos cadavérica luce Ninoska Lucrecia Pérez Castellón, que sigue contando cuentos en la misma Radio Mambí, sin siquiera haber chistado por la salida de su antiguo colega y jefe en la referida emisora. Así son estos cadáveres de la derecha miamense, ni siquiera guardan lealtad y solidaridad entre ellos. Por eso el pueblo de Cuba no los respeta; como tampoco confían en ellos los cubanos patriotas que viven en Miami.

Recientemente Nikoska recibió una gran sorpresa en una entrevista telefónica con una de las integrantes de la llamada oposición cubana; me refiero a Martha Beatriz Roque Cabello. A raíz de los ataques al Cardenal Jaime Ortega por considerar que en Cuba no existían presos políticos, Ninoska Lucrecia llamó a Martha Beatriz con el fin de desmentirlo, y lejos de lo que esperaba Martha Beatriz le dijo que era verdad, que el Cardenal tenía razón y que en la referida lista ella tampoco reconoce ningún preso político sino solo delincuentes que han descubierto que pueden obtener prebendas de los cadáveres políticos de Miami. Hoy ni siquiera esos llamados opositores están dispuestos a seguir ciegamente a sus patrocinadores miamenses. Tendrán que subirles la paga o sepultarlos con ellos para tratarse como iguales; de cadáver a cadáver.

Los legisladores cubanoamericanos también tienen su tufo cadavérico; propio de políticos que han perdido el rumbo y se desgastan tratando de oponerse a lo inevitable. El senador Bob Menéndez, miembro del propio partido Demócrata del presidente Obama, se ha convertido en un cadáver político al tener que hacer constantes objeciones a la política presidencial por presiones de una minoría cubanoamericana extremista con la que está en deuda por sus repetidas reelecciones. Menéndez no vive en Miami pero está ligado a su política; no por gusto un delito que tiene origen en el sur de la Florida lo tiene en vísperas de enfrentar cargos por corrupción.

Su colega en el Capitolio, el senador por la Florida Marco Rubio, ha caído estrepitosamente en las encuestas; no sale del último o penúltimo lugar. Por las mentiras que ha dicho se le considera una persona que inspira poca confianza, lo que es fatal para la carrera política. Aunque se dice que Rubio dejará su asiento senatorial, si quisiera conservarlo tendría que enfrentarse ahora a las ambiciones de un político de su propio partido, como es el Vicegobernador Carlos López Cantera.

La situación de los congresistas cubanoamericanos del sur de la Florida es igual de cadavérica. La imagen de Ileana Ros-Lehtinen no puede estar más desgastada; lleva años repitiendo la misma mentira sobre la proximidad del fin de la Revolución y ya ni siquiera sus votantes tradicionales le creen. Dijo que Los Cinco no regresarían a Cuba y regresaron; dijo que no permitiría la apertura de una embajada en Washington DC y se abrió; ahora dice que no tolerará un consulado cubano en Miami y por supuesto que todo el mundo se ríe en su cara.

El futuro político de Ileana Ros-Lehtinen depende más de que el partido Demócrata le ponga un buen contrincante, que de lo que ella misma pueda hacer. Recientemente ha estado pasando mensajes a los electores, diciéndoles que necesita dinero porque una redistribución en los distritos de la Florida podría complicarle la reelección.

Por su parte Mario Díaz-Balart se agarra de la vieja y reaccionaria política de limitar los viajes y el envío de remesas a Cuba, algo que es muy difícil que pueda lograr en el Congreso; y que aún si lograra, tampoco podría revertir los pasos dados por los presidentes de Cuba y Estados Unidos, Raúl Castro y Barack Obama, que concuerdan con el interés general de los dos pueblos.

Al congresista Republicano Carlos Curbelo le ha salido como contrincante Demócrata en el Distrito 26 una Anette Taddeo con más experiencia y suficientes fondos; quien seguramente recibirá el empuje adicional de una candidata presidencial por su partido tan fuerte como Hillary Clinton.

A Curbelo le ha tocado pagar la novatada. Los viejos políticos lo han puesto a hacer las declaraciones más impopulares contra la nueva política del presidente Obama hacia Cuba, algo políticamente torpe en un distrito como el suyo donde muchos residentes viajan a la isla. Los viejos camajanes usan a Curbelo porque saben que en Miami regresar al pasado es imposible. Tan imposible como regresar de los cementerios.

(www.latardesemueve.com)

miércoles, 29 de julio de 2015

Puerto Rico en el huracán de la crisis

Ariel Noyola Rodriguez
Por todos los medios posibles, los dirigentes políticos de Estados Unidos pretenden hacer invisible la crisis económica que tienen ante sí. Mientras que hace apenas unas semanas la presidenta del Sistema de la Reserva Federal (Fed), Janet Yellen, insistía que el incremento de la tasa de interés de los fondos federales (federal funds rate) se llevaría a cabo finalmente durante el año en curso (tightening), ahora todo parece apuntar a que no será sino hasta el primer trimestre de 2016 cuando la Fed comience a cerrar el grifo de la liquidez global.

Tanto la caída de los precios (deflación) –consecuencia de la caída en la rentabilidad capitalista–, la extrema debilidad en las expectativas de inversión, como la volatilidad de los mercados financieros, producto de la debacle económica en Grecia y los países más castigados por la crisis de la Eurozona, y el desplome de la bolsa de valores de China, son los determinantes que, según Yellen, postergan la decisión para el próximo año.

Es evidente que Estados Unidos se inclina más en buscar culpables en el exterior que en mirar a sus adentros para resolver su propia crisis. El deterioro industrial de Silicon Valley, Detroit, Virginia occidental, Misisipi, Alabama, así como el atolladero fiscal de la isla de Puerto Rico son signos sintomáticos de la decadencia económica estadounidense, que aunque se han mantenido poco atendidos por Washington en los últimos años, ahora empiezan a ganar presencia mediática.

El caso de Puerto Rico es, por mucho, el de mayor notoriedad. Incluso, voces como la de Hillary Clinton (precandidata a la Presidencia de Estados Unidos por el Partido Demócrata) buscan sacar ventajas electorales haciendo eco de una crisis que, según sus palabras, debe resolverse urgentemente a través del apoyo solidario de la llamada Unión Americana.

Desde hace ya casi 10 años la isla de Puerto Rico se hunde en un mar de deudas. Ahora suman aproximadamente 70,000 millones de dólares, monto que equivale a más del ciento por ciento de su producto interno bruto (PIB).

¿Cuáles son las causas que explican ese alto nivel de endeudamiento? Más que por ser un centro turístico de prestigio mundial, la economía de Puerto Rico venía sobreviviendo gracias a la actividad manufacturera, sobre todo de la industria farmacéutica. Sin embargo, el protagonismo de Puerto Rico en el sector comenzó a disminuir una vez que sus contrincantes asiáticos y del Este de Europa se adelantaron en términos de productividad laboral y desarrollo científico, desde mediados de la década de 1960.

Ya en la siguiente década, las crisis petroleras provocadas por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) llevaron a que Estados Unidos obligara a la isla a aplicar leyes fiscales que permitieran incrementar la rentabilidad de las empresas estadounidenses. De esta manera, a partir de 1976, las corporaciones multinacionales instaladas en la isla estuvieron exentas de pagar impuestos sobre sus beneficios económicos, situación que marcó el principio de su debilidad fiscal.

Sin embargo, la mundialización capitalista a lo largo de la década de 1990 terminó por socavar todavía más la manufactura del país. El Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) precipitó la salida masiva de capitales hacia México y Canadá, países que se mostraron dispuestos a otorgar mayores condiciones de explotación a los capitalistas norteamericanos en comparación con Puerto Rico: disminución de impuestos, estancamiento de los salarios, desregulación ambiental, etcétera.

De manera paulatina, la economía puertorriqueña comenzó su largo declive. Para colmo de males, a principios del siglo XXI, la isla atravesó por una grave crisis inmobiliaria producto de la desregulación estatal, ya ni qué hablar de las consecuencias de la incorporación de China a la Organización Mundial de Comercio (OMC) en 2001, acontecimiento que terminó por socavar la competitividad de la actividad productiva de la isla del Caribe.

Así, en 2006, bastante agobiado por la desaceleración del crecimiento del PIB, el gobierno de Puerto Rico se decidió finalmente a eliminar el sistema de exenciones fiscales. No obstante, la cura resultó peor que la enfermedad. Ese mismo año la economía se sumergió en la recesión. Desde entonces el país se ha convertido en víctima de una crisis fiscal de enormes proporciones, producto tanto del cierre de empresas como de la emigración masiva de personas hacia Estados Unidos “continental” en busca de oportunidades.

El desempleo en Puerto Rico ya es alarmante. Actualmente la tasa se ubica en un máximo de 14%, casi tres veces el promedio nacional (5.5%). Ante las débiles perspectivas de la economía, las personas emigran a razón de 50,000 por año. Actualmente, la isla apenas posee 3.5 millones de habitantes, en tanto que en territorio estadounidense viven cerca de 5 millones de puertorriqueños (una quinta parte de ellos en el estado de Florida). No hay duda de que cada vez menos personas creen en un futuro promisorio para el país.

Ante el desplome de la economía y la menor captación de impuestos, el gobierno de Puerto Rico optó –de manera equivocada– por incrementarlos, disminuir el gasto público y aumentar las emisiones de bonos. Es evidente que resultaría imposible mantener esa estrategia de manera indefinida. Las medidas sólo contribuyeron a aumentar la deuda, socavar la economía y contraer aún más los recursos a disposición del gobierno.

Después de la bancarrota de Detroit, los inversionistas se desprendieron de los títulos municipales y, con ello, las primas de riesgo (prime interest risk) de los bonos de Puerto Rico aumentaron, limitando severamente su acceso a los mercados de crédito.

Aunque en los últimos meses las autoridades han demandado una reestructuración de la deuda, hasta ahora nada indica que se llevará a cabo. Detrás de la negativa de la Casa Blanca se encuentran los intereses económicos de poderosos fondos de inversiones (Franklin Templeton, OppenheimerFunds, etcétera), que se dedican a poner contra la pared a gobiernos a través de la especulación financiera, conocidos con el nombre de fondos buitre.

Entre 2006 y 2013, la isla emitió más de 60,000 millones de dólares en bonos, mismos que derivaron en cerca de 1,500 millones de dólares en honorarios para los banqueros de Wall Street y en un gran negocio para los despachos de abogados que defienden el cobro de deudas fraudulentas.

En suma, a Puerto Rico de poco le ha valido la fraternidad del gobierno estadounidense, más dispuesto a salvaguardar las ganancias de los banqueros que apoyar el alivio de la deuda y la recuperación económica en sus municipios y colonias más castigadas por la crisis.

Ariel Noyola Rodríguez es economista, egresado de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Contacto: noyolara@gmail.com.

Twitter: @noyola_ariel.

Fuente: Rebelión




martes, 28 de julio de 2015

"Un canto a las ajadas luces de la monarquía española": el museo que costará 160 millones de euros


Reuters/Susana Vera

El Museo de la Monarquía, que podrá ser inaugurado en el segundo semestre de 2016, ha costado 160 millones de euros a los españoles, escribe el periódico de blogs Cuarto Poder. "La inversión cultural más cuantiosa del siglo XXI" incluye las obras de un edificio de 40.000 metros cuadrados que albergará una muestra de iconos, cuadros, tapices, muebles, trajes y otros objetos artísticos de los reyes y reinas de España desde el siglo XVI.
El Museo de la Monarquía, oficialmente llamado 'Museo de las Colecciones Reales de Patrimonio Nacional', iba a ser inaugurado en 2010 para coincidir con el 35.º aniversario de la ascensión de Juan Carlos I al trono. Sin embargo, debido a los retrasos en las obras, la inauguración se ha pospuesto al segundo semestre de 2016. La idea de crear el museo surgió hace 20 años, mientras que su construcción comenzó hace una década.
A pesar de la crisis económica, los sucesivos Gobiernos han consignado año tras año un promedio de 15,5 millones de euros a la partida del Ministerio de la Presidencia, de la que depende el Patrimonio Nacional, escribe Cuarto Poder. El coste final será de 158.283.854 euros, cita la publicación a los responsables de Patrimonio.
El presidente del Patrimonio Nacional, el diplomático José Rodríguez-Spiteri Palazuelo, ha afirmado que este coste supone un ahorro de 40 millones de euros sobre el presupuesto inicial. No obstante en 2010 el entonces ministro de la Presidencia, Ramón Jaúregui, anunció que la inversión no sobrepasaría los 80 millones de euros.
El edificio del nuevo museo hecho de granito con estrechas ventanas verticales, obra del arquitecto Emilio Tuñón, se encuentra en la parte posterior izquierda del Palacio Real en Madrid. En la primera planta los visitantes encontrarán la exposición permanente dedicada a la Casa de Trastámara y a los Austrias, la segunda planta se dedicará a los Borbones y en la tercera se instalarán exposiciones temporales y grandes conjuntos singulares de las Colecciones Reales.
El mantenimiento del Museo se estima entre 5 y 7 millones de euros al año. Algunos cuadros podrían ser trasladados del Museo del Prado, ya que según explica Rodríguez-Spiteri lo importante es atraer el número suficiente de visitantes para hacer frente al gasto de mantenimiento. Según Cuarto Poder, Patrimonio estaba considerando llevarse 'Las Meninas' y otras obras de Velazquez, pero ahora las negociaciones se centran en 'El jardín de las delicias' y 'La mesa de los pecados capitales' del Bosco, 'El descendimiento de la cruz' de Rogier van der Weyden y 'El Lavatorio' de Tintoretto.
"Si nos atenemos al valor que Manuel Azaña concedía a la histórica pinacoteca española, 'El Museo del Prado es lo más importante para España, más que la Monarquía y la República juntas', decía cuando los franquistas lo bombardeaban, resulta difícil que sus responsables se deban desprender de esos lienzos para atraer visitantes a la nueva instalación real", escribe Cuarto Poder.
A su vez el periódico español 'El Confidencial' tachó el Museo de las Colecciones Reales de "canto a las ajadas luces de la monarquía española". "El Prado tiene 'Las Meninas' de Velázquez; el Reina Sofía, el 'Guernica' de Picasso; y el Museo de las Colecciones Reales… nada", destacaba un artículo publicado en marzo.

Fuente: rt.com

lunes, 27 de julio de 2015

¿Que se intenta con los tratados mal llamados de libre comercio?

Este artículo cuestiona la lectura más generalizada que se da en los mayores medios de información, que presentan los tratados de libre comercio como intervenciones encaminadas a mejorar el comercio y el funcionamiento de los mercados. La realidad muestra precisamente lo contrario, como queda documentado en el mismo.

Vicenç Navarro.- Uno de los componentes del dogma neoliberal que tiene más visibilidad en los mayores medios de información de este país es la supremacía de los mercados, insistiendo en que su eficacia en la distribución de los recursos es mucho mayor que la resultante del intervencionismo público, principio que según los talibanes neoliberales que dominan aquellos medios de información es aplicable a todos los sectores y actividades de la sociedad, donde quiera que esta sociedad exista. Se subraya que es el ciudadano, como usuario y consumidor, el que debe dirigir la distribución de los recursos, repito, en todos los sectores y actividades, incluyendo en las áreas atendidas y cubiertas por los servicios públicos, como la sanidad y la educación. El Partido Libertario, principal componente del máximo representante del ultraliberalismo estadounidense, el Tea Party, ha introducido en esta lista de privatizaciones el servicio público encargado de apagar los incendios: los bomberos. Dicho Partido Libertario, por cierto, es el que goza de mayores simpatías (según propia declaración) del economista de la Universidad de Columbia en Nueva York, el Sr. Sala y Martin, gran gurú económico de los sectores más derechistas del independentismo catalán (quisiera aclarar aquí que mi frecuente referencia en mis escritos a este economista se debe a que es el economista más visible en los altamente manipulados medios de información públicos de la Generalitat de Catalunya, TV3 y Catalunya Ràdio).

Según este partido neoliberal, los bomberos deberían ser privatizados y sus servicios deberían estar determinados por los mercados. No es difícil predecir qué ocurriría si usted se encontrara con que se incendia su casa y llegaran los bomberos, a los que usted les pagará el servicio. Ni que decir tiene que en una situación desesperada (como ver su casa ardiendo) pagaría lo que le pidieran, porque querría que se salvase su casa. Y, naturalmente, aparecerían cuarteles de bomberos en los barrios más pudientes, y dejarían de haberlos en los barrios más pobres. Es más, los bomberos competirían entre ellos, e intentarían por todos los medios –incluyendo poner obstáculos en las carreteras de acceso – a los otros bomberos, con quienes competirían para apagar incendios. Y, como es lógico, se opondrían por todos los medios a que se hicieran campañas de prevención de incendios, pues a más incendios, más negocio. Y es probable que con el tiempo esta competición desapareciera también, monopolizándose su práctica, estableciéndose una complicidad entre los bomberos que tuvieran mayor capacidad de influenciar a las autoridades públicas y dichas autoridades, recibiendo privilegios como tener carreteras especialmente accesibles para ellos. Es fácil de predecir que el número de incendios crecería como consecuencia de la privatización de los servicios de bomberos.

Las consecuencias de la privatización de los servicios esenciales

De todos estos datos se puede entender que la gran mayoría de servicios de bomberos en la mayoría de países del mundo no estén privatizados (y que no tengan afán de lucro). Pero, por sorprendente que parezca, y como señala el bien conocido y respetado economista Dean Baker (codirector del prestigioso Center for Economic and Policy Research), hay muchos servicios, tan vitales como los bomberos, que están dominados por compañías con afán de lucro, con resultados tan desastrosos como los que tendrían lugar con la privatización de los servicios de bomberos. Y uno de ellos es el sector farmacéutico. Señala Dean Baker que la industria farmacéutica se centra predominantemente –cuando no exclusivamente– en atender a los países ricos, ignorando a los países pobres. Hoy, las poblaciones que viven en países considerados como pobres no tienen fármacos a su alcance contra enfermedades extendidas entre ellas porque no es rentable producirlos para tales poblaciones. Y cuando estos países pobres se organizan para producir fármacos –incluyendo fármacos que se utilizan en los países ricos – a precios más económicos, las empresas farmacéuticas se movilizan para que dejen de producirlos, imponiéndoselo a través de tratados, paradójicamente llamados de Libre Comercio, que prohíben a tales países la producción de fármacos a precios más reducidos.

Los costes de tal privatización

En EEUU, el tratamiento por paciente de casos de Hepatitis C, con el fármaco Sovaldi, cuesta nada menos que 84.000 dólares (unos 76.000 euros) de promedio, mientras que un tratamiento con un medicamento idéntico podría costar en la India solo 200 dólares (unos 180 euros). De ahí que la industria farmacéutica basada en los países ricos esté intentando por todos los medios que se prohíba a la India que produzca o venda tal fármaco a este precios, y lo está casi consiguiendo a base del Tratado de Libre Comercio del Pacífico o Trans-Pacific Partnership (TPP). Y el gobierno de EEUU está presionando al gobierno de la India para que esta cambie en sus políticas de producción y distribución farmacéutica para asemejarlas a las existentes en EEUU (por cierto, permítame el lector hacer una nota al pie de página al hacer esta observación. En contra de lo que postulan autores como el autor italiano Toni Negri, los Estados continúan teniendo gran poder y protagonismo. No es cierto que estén desapareciendo, como lo demuestra que cada vez que hay conflictos entre empresas son los Estados los que resuelven los conflictos, generalmente a favor de los Estados más fuertes).

Si usted analiza los llamados mercados verá la gran concentración de la industria farmacéutica, dominada por grandes empresas a las que el Estado permite, en la práctica, ejercer un gran monopolio, que encarece extraordinariamente el precio de sus productos. El Estado ofrece patentes, lo cual quiere decir que la empresa puede inflar el precio del fármaco tanto como quiera, justificándolo bajo la excusa de que tiene que recuperar el dinero que invirtió en la investigación y producción del fármaco. Y para más inri, es la propia empresa la que presenta las pruebas de la eficacia del fármaco. Las oportunidades para el fraude y la corrupción son enormes. Ahora bien, la industria farmacéutica tiene una enorme influencia en la prensa médica, pues la financia y apoya, dificultando los estudios críticos con dicha industria, a lo que se añaden los estudios financiados por ella que, supuestamente, muestran la eficacia de sus medicamentos. Bien, verá el lector que esto del mercado es un chollo. El ciudadano, como usuario y consumidor, tiene muy poco poder; la ciudadanía debería rebelarse.

Fuente: http://www.vnavarro.org

domingo, 26 de julio de 2015

La impotencia de ver cómo se pierde R. Otra más

Sin temor a equivocarme puedo afirmar que R es una de las grandes empresas de Galicia

*Sofía Vázquez.- Sin temor a equivocarme puedo afirmar que R es una de las grandes empresas de Galicia. Por corroborar tal afirmación expongo los siguientes datos: nació de la nada, se propuso y consiguió ser la primera en extender la fibra óptica en más de 200 núcleos de población, realizó una inversión de mil millones de euros y durante once años la OCU consideró a esta compañía como una de las mejores en calidad. Eso sin entrar en detalles de su equipo gestor, uno de los más reconocidos tanto en las empresas de su sector como en las de fuera de él.
Pese a todas sus virtudes, con la compra de la cablera gallega por parte de la vasca Euskaltel, Galicia está a punto de perder otra gran compañía. Mejor dicho lo que perderá -si nadie lo remedia, y no parece que alguien esté por la labor- es el centro de decisiones y, muy posiblemente, parte importante del empleo. Para que nadie lo dude, pongo encima de la mesa un nuevo dato. Euskaltel tiene externalizado parte del servicio de red con la empresa china ZTE. Dicho queda.
Si Galicia al final pierde R se volverá a demostrar que los gallegos somos clientes de todo (y todos) y dueños de nada. Decirlo no es choromicar sino expresar una realidad que ya vivimos con la venta de compañías como Autopistas o de Unión Fenosa, por poner solo dos ejemplos. Puede que estas operaciones haya que encuadrarlas en los efectos centrífugos de ese término que se denomina globalización. Lo entiendo, pero deseo que alguna vez sean los gallegos los que compren firmas vascas, catalanas o chinas y que traigan para este tierra los centros neurálgicos.
Ahora toca que Euskaltel y R realicen las due diligence de cada una de las empresas. Concluirán el 30 de septiembre. Inmediatamente después, toca que los accionistas decidan si siguen adelante o no con la compra-venta por 1.155 millones de euros. En paralelo R preparará su salida a Bolsa. Es un segundo plan trazado por los dueños de la compañía -CVC (70 %) y Abanca (30 %)-, que buscan hacer líquida la inversión que realizaron en su momento y dar estabilidad a largo plazo al proyecto empresarial.
Hay quien cree que si hay que vender, Euskaltel es la mejor opción: pagan caro por R (once veces el ebitda, lo que la convierte en una de las mejor valoradas en el sector) y se pueden aprovechar ciertas sinergias. Cuando la operación fructifique, se verá cómo se articula la fórmula de la transacción respecto al porcentaje que se paga en líquido y el que se paga en acciones. En ese momento Kutxabank se convertirá en el socio de referencia. También estarían en el capital CVC y Abanca, con una participación importante. Estos dos últimos accionistas tendrían posibilidad de salir definitivamente del accionariado a partir del 1 de enero, fecha en la que concluye el compromiso adquirido por el núcleo duro de Euskaltel cuando salió a bolsa el 1 de julio de mantener invariable su participación en la cablera.
  El rebote

El de R y Euskaltel no será el último movimiento en este juego de tronos de las telecos. Ambas irán a por Telecable, la asturiana. Luego es probable que la resultante la compre uno de los grandes operadores. Expertos consultados creen que a Telefónica no le interesa porque ya tiene su propia red. Quedarían Vodafone, que también ha empezado con el desarrollo de fibra, y la francesa Orange. Hay quien señala a Yoigo, que se convertiría así en ese gran cuarto operador deseado por las autoridades comunitarias de la Competencia, quienes quieren evitan las triadas peligrosas.





viernes, 24 de julio de 2015

La morosidad de las empresas del Ibex 35



*Manuel Lago.- La Plataforma Multisectorial contra la Morosidad acaba de presentar un detallado informe en el que realiza una afirmación de enorme relevancia: el retraso en los pagos de las Administraciones públicas y de las grandes empresas a sus proveedores ha sido la causa directa o indirecta del cierre de cientos de miles de empresas y la pérdida de un millón de empleos desde que empezó la crisis.

Es una afirmación de extraordinaria gravedad que, obviamente, obliga a una respuesta inmediata a los interpelados. Sin estar en condiciones de confirmarla o desmentirla es, desde luego, una visión diferente sobre las causas que están detrás de la brutal pérdida de empleo que se produjo en España, que va más allá de una supuesta rigidez del mercado de trabajo de la que siempre habla la patronal y la derecha política.

Esta plataforma no es un grupúsculo antisistema. Según su propia web, es una confederación de asociaciones patronales, creada en el 2008, y que agrupa a un conjunto de instituciones sectoriales de toda España que representan a cerca de un millón de empresas, con una cifra de negocio cercana a los 150.000 millones y que da empleo a 4,5 millones de asalariados y de autónomos.

En su informe del año 2014 da un dato demoledor y contrastado, porque se extrae de las propias cuentas anuales de las compañías: las grandes empresas españolas, las del Ibex 35, incumplen la Ley de Morosidad y su período medio de pago a sus proveedores es de 187 días, más del triple de lo que autoriza la ley, que es de 60 días. Es una situación escandalosa, porque de esta forma las grandes empresas se financian a costa de las pequeñas y medianas, que se ven obligadas a pedir préstamos y a pagar intereses para financiar, gratis, a las grandes multinacionales españolas.

En concreto, la plataforma estima que el retraso en el pago, la morosidad por lo tanto, que tienen las grandes empresas fue de 56.476 millones de euros en el 2014 y, por culpa de ese sobreendeudamiento por encima de lo que fija la ley, las pequeñas y medias empresas tuvieron que soportar unos gastos financieros próximos a los 2.000 millones de euros anuales.

El mundo al revés. Las grandes empresas, que no tienen dificultades para obtener financiación, obligan a las pequeñas a solicitar préstamos bancarios a los que, en muchas ocasiones, no tienen acceso, y cuando lo consiguen es a cambio de unas condiciones muy duras, incluyendo garantías personales para avalar las operaciones.

Es una cifra enorme -muy por encima por ejemplo del coste del rescate de la banca española- que las empresas con más poder imponen a sus proveedores, que no les queda más remedio que aceptar estas condiciones, que como se dijo incumplen con la normativa legal, si quieren seguir trabajando con ellas. Han sido los problemas de financiación, agravados por prácticas como estas que denuncia la Plataforma contra la Morosidad, los que han provocado el cierre de muchos negocios que, pese a tener viabilidad económica, no fueron capaces de resistir a las enormes restricciones crediticias que impusieron los bancos y que se llevaron por delante a una parte significativa de nuestro tejido empresarial.

*Manuel Lago.- Economista especializado en mercado de trabajo, economía pública y política industrial, trabaja en el gabinete confederal de CC.OO. y es profesor asociado de Estructura Económica y Social de Galicia en la Escuela de Relaciones Laborales de la UDc. Es miembro del Foro Económico de Galicia y del Consello Económico y Social. Participó en varios libros colectivos sobre la economía de Galicia y es colaborador de V Televisión y La Voz de Galicia, donde escribe una columna semanal desde el año 2009.


jueves, 23 de julio de 2015

Ditadura sen entrañas



Comunidades Cristiás Populares queremos advertir que se está a implantar en Europa unha ditadura sen entrañas.

Historicamente, a ditadura e o fascismo fanse primeiro co poder político. Logo suprimen a democracia co peche do parlamento ou constrúen un parlamento domesticado. A crise grega deixou ben claro que o neoliberalismo imperante é unha ditadura financeira, que se achega perigosamente ao fascismo e que está a pasar á fase de supresión dos parlamentos democráticos. Os Gobernos da Comunidade Europea, actuando baixo o mandato da troika, esixiron a Grecia que as leis promulgadas polo parlamento grego deban ser aprobadas polos poderes financeiros. Suprimiuse a democracia en Grecia! Non manda o pobo senón os acredores.

Hai máis. A ditadura financeira esixe que se estableza unha garantía, un fideicomiso, regulado e controlado polos poderes financeiros para asegurar o pagamento da débeda. Esa garantía inclúe os portos (O Pireo), aeroportos, estradas, ferrocarrís... Toda esta riqueza pública e colectiva será rexida polos poderes financeiros.

En Europa manda a troika, pero con Grecia quitaron a careta. Yanis Varoufakis falou por primeira vez dende que deixou o seu posto como ministro de Finanzas grego. Dixo dúas cousas coas que estamos de acordo: Primeira: "a completa falta de escrúpulos democráticos" nos que dirixen os destinos de Europa. E segunda: "a nosa Eurozona é lugar moi inhóspito para a xente decente".

O proxecto inicial europeo, polo que todos apostamos, foi tomando rumbos ben distintos. Europa, dirixida pola democracia cristiá e a social democracia tras a segunda guerra mundial, construíu un modelo de Estado, ao que se chamou o Estado de benestar. Baseábase en que os políticos buscaban por riba de todo o ben común. Construíron un banco público mundial, o Banco para a Reconstrución e o desenvolvemento (o BIRD), que tiña como obxectivo fundamental a reconstrución, e o desenvolvemento dos países asolados pola guerra. Construíron unha sociedade en paz que tiña as súas bases no pacto social, a intervención do Estado na Economía, a regulación do mercado, os impostos progresivos e os servizos públicos.

Cambiáronse tornas de forma tráxica. O neoliberalismo aliouse co fascismo e coa dereita máis extrema e foise implantado no mundo. Empezaron enviando a Freedman, o premio novel de economía, fundador do neoliberalismo, a asesorar a Pinochet, seguiron con toda América Latina, o patio traseiro, e agora están con Europa. Privatizaron o BIRD, ao que converteron en Banco Mundial, un banco privado, cuxo obxectivo fundamental é obter beneficios perpetuos dos estados. Obrigan os estados a facerse fiduciarios e avalar as débedas dos bancos.

O proceso privatizador foise facendo implacable: desregularon o sistema financeiro, esixiron ao Estado que se abstivera de entrar na economía, deixaron man libre ao mercado para que regulase todo mesmo os dereitos humanos, suprimiron o pacto social, minimizaron o convenio colectivo, implantaron o salario precario e o despedimento barato, privatizaron toda a riqueza pública rendible, suprimiron ou baixaron os impostos aos ricos, remataron cos servizos públicos, remataron co estado de benestar e impuxeron o estado da precariedade, que afecta e destrúe tantos millóns de persoas.

Dende as Comunidades Cristiás Populares lanzamos a voz de alerta. Animamos ás persoas e ao conxunto da sociedade a reaccionar con firmeza contra estes atropelos á dignidade humana.

20 de xullo de 2015
Comunidades Cristiás Populares