viernes, 16 de octubre de 2015

No es el déficit público, es el paro

Manuel Lago
*Manuel Lago.- Resulta desconcertante el estrabismo con el que la Comisión Europea mira la economía española: denuncia con gran alarma una desviación de unas décimas en el déficit público mientras permanece impasible ante una tasa de paro que supera el 20 % desde hace más de cinco años. El fundamentalismo neoliberal no se acaba de enterar de que el gran problema de España es el paro y no el déficit. Incluso en términos exclusivamente económicos -dejando a un lado el drama personal y social que sufren 1 de cada 4 familias españolas-, la falta de empleo es el principal desequilibrio de la economía española.
La desviación de 3 décimas en el déficit son 3.120 millones de euros, pero tener en paro a más de 5 millones de personas equivale a dejar de generar cientos de miles de millones de euros. Precisando las cifras, para que España reduzca su tasa de paro hasta el 8 %, similar a la tasa media de la UE, tendría que dar ocupación a 3,3 millones de personas más que en la actualidad.
Como la producción que genera cada persona ocupada en nuestro país es de 65.000 euros, con ese nivel de empleo -similar a la media europea- el PIB español se incrementaría en 215.000 millones de euros. Una cifra enorme -equivalente al 20 % del PIB actual- que mide el despilfarro que supone tener sin utilizar el 22 % del principal factor de producción que tiene un país, como es su fuerza de trabajo.
Ante esta cifra resulta evidente concluir que si España resolviera su problema de empleo, resolvería de forma casi automática una gran parte de sus desequilibrios económicos, empezando por las cuentas públicas porque aumentarían, y mucho, los ingresos. Más aún, con ese nivel de empleo y de producción, nuestro país se pondría en el reducido grupo de cabeza de la UE en términos de renta por habitante.
Insistir una y otra vez en el ajuste y en los recortes que han provocado la recesión más larga de la historia en la UE no puede ser un simple error. Las últimas estimaciones del FMI demuestran que reducir el gasto público en 10.000 millones de euros -como le exige la Comisión Europea a España- puede provocar una caída del PIB de 19.000 millones de euros y por lo tanto menos recaudación y más déficit. Exactamente lo que hemos sufrido en los últimos años.
Esto es algo tan obvio que hasta los estrábicos analistas de la UE lo tienen que ver, y por eso la explicación tiene que ser otra. Por ejemplo, que la Comisión critica duramente al Gobierno del PP por haberse lanzado a las rebajas fiscales con fines exclusivamente electorales, olvidándose de la consolidación fiscal. Y también un aviso a navegantes, enviando un mensaje al nuevo Gobierno que saldrá de las urnas el 20 de diciembre: cualquier intento de romper con la ortodoxia merkeliana será castigado con el infierno griego.

*Manuel Lago.- Economista especializado en mercado de trabajo, economía pública y política industrial, trabaja en el gabinete confederal de CC.OO. y es profesor asociado de Estructura Económica y Social de Galicia en la Escuela de Relaciones Laborales de la UDc. Es miembro del Foro Económico de Galicia y del Consello Económico y Social. Participó en varios libros colectivos sobre la economía de Galicia y es colaborador de V Televisión y La Voz de Galicia, donde escribe una columna semanal desde el año 2009.


1 comentario:

  1. Colaborador de La Voz de Malicia? Trabaja en Comisiones "Roberas" supongo que pertenece al grupo de economistas de "a toro pasado" que nunca dan una solución ni se adelantan a los problemas, otra opinión autorizada..,

    ResponderEliminar

Los comentarios serán publicados una vez moderados.