jueves, 10 de diciembre de 2015

Entrevista con Gilliane Le Gallic, Embajadora del primer Estado insular del Pacíco llamado a desaparecer.

Rafael Poch.

 En el Pacífico hay varios estados insulares amenazados por el calentamiento global, pero todo indica que Tuvalu, 11.000 habitantes, a medio camino entre Hawai y Australia, será la primera nación del planeta en desaparecer bajo las aguas. Lo explica la cineasta francesa Gilliane Le Gallic, embajadora de ese país para el medio ambiente y presidenta de la asociación “Alofa Tuvalu”. Desde que hace doce años filmara una película sobre esta nación, Le Gallic se comprometió con ella: “desde entonces fui incapaz de concentrarme en otro proyecto cinematográfico”, explica.

P- ¿Por qué describe usted a Tuvalu como “país en vías de desaparición”?

R- Es un archipiélago de nueve islas a varios cientos de kilómetros de distancia unas de otras. Su superficie sumada es de 26 kilómetros cuadrados. Sin contar el vaticano y Mónaco, la única nación más pequeña, Nauru, tiene 24 kilómetros cuadrados, pero en una sola isla. En Tuvalu los islotes son tan pequeños –la isla principal tiene 2,6 kilómetros cuadrados- y su altura tan ridícula, entre 2 y 3 metros de máximo, que en una marea las olas las pueden sumergir fácilmente, por arriba o por el suelo. La erosión es importante, las playas desaparecen, los cocoteros se caen… Varias veces al año los habitantes tienen los pies en el agua.

P- ¿Qué quiere decir “sumergir por el suelo”?

R-La mayoría de las islas son coralíferas, es decir hechas por el coral depositado a lo largo de milenios sobre el fundamento rocoso de un antiguo volcán. Desde que el nivel del océano aumenta, cuando el agua sobrepasa la base rocosa se infiltra a través del coral y emerge del suelo. Es un fenómeno que ya tiene unos veinte años de historia. Primero ocurría durante las grandes mareas de primavera, luego cada vez más durante las mareas altas mensuales.

P-¿Qué otras consecuencias del cambio climático se sufren en el archipiélago?

R- El agua salada que aparece por el suelo impide practicar los cultivos tradicionales, como el taro (Colocasia esculenta), lo que crea problemas de alimentación. Los periodos de grandes vientos y sequías se han hecho más frecuentes y más largos –y eso siendo el agua de lluvia la única fuente de agua disponible para los habitantes. Con la acidificación de los océanos, la cantidad de pescado va a disminuir, proliferan las medusas y reaparecen enfermedades como el tifus y el dengue.

P-¿Cuál es la previsión sobre la desaparición bajo las aguas de este país insular?

R- Cuando hicimos nuestra película en 2003, una de las científicas entrevistadas nos dio la estimación de 50 años, pero todo se está acelerando. Las islas se están haciendo inhabitables y temo que se sumerjan antes de ese plazo. Eso ya ocurre en muchas regiones costeras. La diferencia es que Tuvalu es una nación.

P- ¿Qué hacer ?

R- Con las emisiones de gases de efecto invernadero, el hombre ha acentuado fenómenos naturales. En dos siglos hemos trastocado ciclos que eran de varios millones de años. Para evitar la desaparición de Tuvalu y de muchas otras regiones del mundo, la única solución es modificar nuestro modo de vida: cambiar el sistema para evitar el cambio del clima.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán publicados una vez moderados.