viernes, 8 de enero de 2016

Por qué hemos de acordar con Podemos pero no integrarnos en Podemos.

Eberhard Grosske
Eberhard Grosske.- Si se repiten las elecciones, estoy seguro de que IU se mostrará favorable a que Unidad Popular proponga a Podemos un acuerdo preelectoral que se fundamente en el acuerdo programático, que respete la identidad de cada parte y que, por supuesto, tenga en cuenta el diferente peso electoral de  unos y otros en las pasadas elecciones del 20-D.

Y también estoy  casi seguro de que Podemos dirá que no y que, alternativamente, propondrá una fórmula que, de facto, signifique la disolución de UP ( y, por tanto, de IU) en su propio proyecto.

Quiero aclarar que no lo harán por maldad: lo harán, sencillamente,  porque Podemos es un proyecto eminentemente electoral (una “máquina de guerra electoral” en palabras del propio Errejón) que, para conseguir este objetivo necesita de una organización “líquida” en la que un pequeño núcleo dirigente pueda modular desde arriba su programa, su discurso y su práctica en función de los cambiantes vientos electorales. 

Es así como Podemos ha podido pasar del “asalto a los cielos”, de la derrota de la “casta” bipartidista  y de ser un proyecto “ni de derechas ni de izquierdas”  a una posición muy distinta y más posibilista  que tiene como principal objetivo sobrepasar y sustituir al PSOE; por eso también se ha  podido pasar, en lo interno, de la democracia directa a las listas plancha y los fichajes digitados desde arriba para encabezar las candidaturas; por eso se ha podido pasar del ir solos a las elecciones a ir acompañado (aunque sólo donde más convenía) y por eso se ha podido cambiar  sustancialmente el programa en temas como la OTAN, el control de la banca y las eléctricas, el apoyo a los acuerdos de Tsipras con la Troika, los conciertos educativos, los toros y un largo etcétera. 

Una organización líquida puede hacer esto y más pero también sabe que estos giros espectaculares serían mucho más difíciles en el marco de acuerdos con organizaciones regulares de una cierta entidad. Por eso sólo ha llegado a este tipo de acuerdos  en algunos territorios en los que partía de una posición de debilidad y por eso se niega – y se negará, me temo -  a llegar a un acuerdo global con  UP en el conjunto del Estado.

No escribo cuanto antecede para confrontar con Podemos. Sólo intento entender y explicar lo que pasa y lo que creo que pasará.

Reconozco los muchos méritos de Podemos en cuanto a la agitación del panorama político español; también comparto muchas de sus propuestas programáticas y, por supuesto, seré de los que defienda volver a intentar  un acuerdo preelectoral con esta organización si se repitieran las elecciones. 

Reconozco asimismo el mérito de este 18,4% de votos obtenido en las circunscripciones donde se ha presentado en solitario y que, por cierto, ya predije con exactitud en este mismo bloc el pasado 1 de abril, cuando ( ¡hay que ver como cambian las cosas en sólo 9 meses! ), mencionar este porcentaje y decir que serían la tercera fuerza política era menospreciarles.
 
Pero  todo este reconocimiento no es suficiente como para que sea de los que creen que trabajar por la transformación social pasa necesariamente por integrarse en Podemos.  No comparto esta moral del éxito por la que el apoyo electoral es demostración suficiente de la bondad política y no creo que una organización líquida y que no quiera reconocer la pluralidad de la izquierda  pueda ser una buena herramienta para la transformación social.

Respeto a quienes hagan el razonamiento contrario como respeté a quienes, en los años 80 y salvando las distancias, se creyeron  que aquel PSOE de mayorías absolutas, del cambio y de la  modernidad era una "casa común de la izquierda" suficientemente acogedora.

Pero, del mismo modo, espero que se respete también a quienes preferimos refundar a IU, aligerarla de inercias y vicios retardatarios y, junto con otros, construir una plataforma de izquierdas plural, abierta, coherente, unitaria, intelectualmente honesta,  rabiosamente democrática y con una organización útil tanto en la contienda electoral como en la movilización social. 



Fuente: Grosske bloc per opinar
 

1 comentario:

  1. Podemos dice algunas verdades..algunas mentiras..claro que en beneficio del pueblo..PERO LA UNICA GRAN VERDAD QUE DIJO PODEMOS,ES QUE NO SON DE DERECHAS NI DE IZQUIERDAS..entonces que son .? soN de los que quieren substituir a una casta por otra..vivir sin trabajar a costa del pueblo..y como la iglesia esta de baja ,y el cupo de obispos,cardenales,canonigos.rectores,abades,etc..esta completo..!QUEDA LA POLITICA!..no exije titulos,ni siquiera el bachillerato, y paga bien..en dinero,prebendas,dietas,viajes,comidas,eso si ,de trabajo..!la profesion del futuro! !LA POLITICA!

    ResponderEliminar

Los comentarios serán publicados una vez moderados.