lunes, 27 de junio de 2016

Son “analistas expertos”… si atacan a Cuba.

Por José Manzaneda.-El tema Cuba es el ejemplo claro de que la libertad de información y de prensa, en los grandes medios españoles, es pura retórica. Un solo mensaje se repite -en diferentes formas, grados y matices- en noticias, reportajes o secciones de opinión de prensa, radio y televisión: Cuba tiene –nos dicen- un “régimen” político no democrático al que se debe exigir una “apertura”.
Este mensaje es único no solo en los grandes medios privados (1). También en los públicos. Analicemos el caso de Televisión Española, donde resulta asfixiante la falta de pluralidad de opiniones no solo en informativos (2) o tertulias (3). También en los segmentos más especializados y minoritarios (4).
Para acercarnos al arte cubano, por ejemplo, el programa cultural “Metrópolis” (5) ofrecía hace unos días un monográfico de media hora sobre “Iconocracia”, una exposición de fotografía cubana –financiada por instituciones españolas (6)- de mensaje claramente contrario al gobierno cubano (7).
El programa “Latinoamérica en 24 horas” (8), para analizar el reciente Congreso del Partido Comunista de Cuba, llevaba a su estudio, como único invitado supuestamente “experto” a Pablo Díaz Espí, director de Diario de Cuba, una web anticastrista (9), con sede en Madrid, cuyo presupuesto depende –también- del Gobierno español… y del de EEUU (10). En la entrevista, presentadora y entrevistado se intercambiaban los papeles para llevar a la audiencia el mismo mensaje único contra el gobierno cubano: “Un Congreso bastante decepcionante para muchos, comenzando por esa retórica continuista, por ese tono antiimperialista que ha usado de nuevo Raúl Castro”, introducía la periodista María San Juan. “Vienen tiempos peores en términos de derechos humanos, es el ocaso del totalitarismo y el régimen se siente mas vulnerable”, añadía el invitado.
“A punto con La 2” (11), un magazine del segundo canal de Televisión Española, para abordar los actuales cambios en Cuba, llevaba al plató, también como única invitada “experta”, a Anna Ayuso (12), investigadora del CIDOB, un think tank cuyo presidente de honor es el exSecretario General de la OTAN Javier Solana (13), y en cuyo patronato participa el Ministerio de Asuntos Exteriores de España. CIDOB se presenta como un centro “independiente y plural”, argumentando que integra a personas cercanas al Partido Popular, al PSOE y a la derecha nacionalista catalana (14).
Ayuso repetía el habitual manual de tópicos sobre Cuba, para lo que contaba –también- con la colaboración de la presentadora. “Hablando de apertura, ¿puede el régimen castrista sobrevivir a estos cambios que conlleva el turismo (…) y sobre todo las nuevas tecnologías (…) porque te abren al mundo”, preguntaba. En su respuesta, la supuesta “experta independiente” Anna Ayuso se limitaba a defender las tesis del presidente de EEUU: “(en su visita a La Habana) Obama puso mucho énfasis en las nuevas tecnologías, y uno de los problemas de la Isla es que no hay libertad de prensa”.
Varios mensajes inapelables para la audiencia: que la Casa Blanca es quien pone “énfasis en (el desarrollo de) las nuevas tecnologías” de Internet en Cuba, cuando ha sido el bloqueo de EEUU –y no el gobierno cubano- quien ha impedido su desarrollo en la Isla (15). Y que “en Cuba no hay libertad de prensa”, pero sí la hay en EEUU o España.
Una libertad de prensa que consiste –como vemos- en invitar como “analistas expertos” solo a quienes atacan al gobierno cubano, y que censura la opinión de más de cien organizaciones de solidaridad con la Revolución cubana en el Estado español, muchas de las cuales cuentan con excelentes especialistas en la coyuntura política o la historia de Cuba (16). Una curiosa “libertad de prensa”.
*José Manzaneda es coordinador de Cubainformación.

viernes, 24 de junio de 2016

Carta de Alberto Garzón a la militancia de IU




Compañeras, compañeros

En estos días tan importantes, en los que nuestro país se juega su futuro, quisiera trasladaros un agradecimiento como militantes y simpatizantes de IU.

En primer lugar, quería agradeceros todo el trabajo desarrollado desde la fundación de IU. Somos un proyecto con más de 30 años de historia que nunca ha dejado de luchar por los derechos de la mayoría y por un país más justo, digno y democrático. Si lo hemos conseguido ha sido gracias al trabajo, día a día, de cada uno de vosotros y de vosotras. Esta labor ha sido fundamental para visibilizar la estafa que estamos viviendo y para la construcción de alternativas al modelo económico y político neoliberal.

IU siempre ha estado volcada todos estos años en la calle, en las movilizaciones, en las instituciones y en procesos electorales en defensa de un nuevo país. Siempre del lado de los intereses de la mayoría social, en la defensa de los servicios públicos y por los derechos fundamentales para una vida digna.

Nuestra militancia puede decir con orgullo que nunca ha fallado, y más en este periodo de ofensiva neoliberal que ha causado tanta miseria y ha condenado al desempleo a millones de familias. En este sentido, quiero agradeceros vuestra perseverancia, generosidad, trabajo colectivo, honestidad y, sobre todo, vuestra capacidad de resistencia. IU es un movimiento con historia, con memoria y con mucho futuro gracias a vosotros y vosotras.

Llegados a este punto, quiero transmitiros la importancia de estas elecciones y el papel histórico que nuestra organización debe jugar porque pueden ser las más importantes de nuestra democracia.

El acuerdo de Unidas Podemos, en el que participan distintas fuerzas políticas y sociales, nos sitúa como protagonistas del cambio que puede darse en nuestro país a partir del 26 de junio. Estas elecciones no son una elecciones más. Lo que está en juego es si se continúan aplicando políticas austericidas que recortan nuestras vidas, o si frente a ellas se construye la alternativa del gobierno del pueblo para abrir un nuevo tiempo político en nuestro país.

Por ello, como militantes y simpatizantes de IU, os pido que apeléis hoy más
que nunca a los principios y valores de izquierdas, para que después del 26J seamos capaces de construir un nuevo país que defienda los intereses de nuestra clase como siempre lo hemos hecho, en la calle y en las instituciones.
Esta campaña es vuestra, la hacéis vosotras y vosotros desde el trabajo colectivo, la responsabilidad y la consciencia de lo que está en juego en estas elecciones. Hemos sido capaces de generar una marea de alegría y de ilusión para poder recuperar todo aquello que nos han robado en estos años. Como escribía Mario Benedetti, toca defender la alegría como una trinchera.

Estamos haciendo historia, recogiendo lo mejor de nuestro legado y aportando lo mejor de nosotros y nosotras para el futuro. En estos pocos días que quedan de campaña necesitamos todo vuestro impulso militante para llevar nuestros principios y valores de izquierda, nuestras ideas, nuestro programa y nuestra sonrisa a cada rincón del país.

Somos dueños de nuestro futuro y hemos decidido, entre todos y todas, protagonizarlo. Miremos el horizonte desde la serenidad y defendamos la alegría como si fuera la mayor de las trincheras, defendámosla como principio, como bandera, como un destino, como una certeza y como un derecho.

Muchas gracias, de nuevo, por vuestro esfuerzo.

                  Salud y República.




miércoles, 15 de junio de 2016

Nuestra Sanidad Pública, sus valores y enemigos.

CHUAC A Coruña
Estos días he podido saber que es intención de la Consellería de Sanidade de cerrar 200 camas lo que supone que por quinto año consecutivo se vaya a cerrar hasta mediados de septiembre esta planta de Cirugía Plástica, cosa que no concibo una vez conocida su función dentro del CHUAC.

No entiendo como alguien pueda tener la sangre fría de tomar decisiones como la de cerrar servicios médicos esenciales argumentando criterios económicos. ¿Acaso se le puede decir a una enfermedad o a una cirugía urgente que se tome un tiempo de descanso?

Por razones ajenas a mi voluntad me he visto obligado a permanecer ingresado en la planta de Cirugía Plástica del CHUAC durante mes y medio. Mi conciencia no quedaría tranquila si no hago público mi infinito agradecimiento a todo el personal de esa Planta. Su profesionalidad, trato amable y su dedicación para atender la más mínima necesidad del paciente ha llegado a emocionarme profundamente, pudiendo afirmar que muchos de estos profesionales van mucho más allá de su obligación. Por miedo de olvidar algún nombre (aprendí unos cuantos)no voy a referirme a ningún profesional en concreto. pero tengo que afirmar que nuestra Sanidad Pública es puntera y alguien está deseando desmontarla por razones inconfesables.

Desearía que muchas de esas personas que conspiran contra nuestro sistema de salud se pasaran por nuestros hospitales en calidad de enfermos y pudieran comprobar la locura que están intentando.

Sabía que teníamos una gran Sanidad Pública pero ahora que veo su funcionamiento desde dentro, afirmo que de ninguna de las maneras podemos permitir que quienes la desean privatizar se salgan con la suya
                                                                          José Manuel Sánchez Mesejo