viernes, 18 de noviembre de 2016

Carta abierta a la directiva de Gas Natural



A la atención de la directiva de Gas Natural,
Dicen los del gremio que no se debe escribir bajo el imperio de la emoción y menos cuando esa emoción se traduce en odio, pero puedo asegurar y aseguro que si alguna vez unas líneas que escribí emocionaron a alguien, las escribí mientras tecleaba con una mano y en la otra sostenía el corazón. Les cuento. Hoy volví a casa inusualmente arisco. Como a veces sucede en la vida, pagas con quién más quieres tus frustraciones internas, aun cuando éstas no tienen nada que ver. Al rato, he descubierto que mi rabia contenida proviene de la noticia de la que hoy son protagonistas:  Ustedes propiciaron la muerte de una anciana de 81 años a la que la vida le había respondido con saña.
Me cuesta imaginar las condiciones en la que vivía esta mujer antes de fallecer, sin luz ni calefacción, ataviándose de velas para suplir su carencia energética. Da igual que una ley les obligue a informar cuando van a cortar la luz a una persona en situación de vulnerabilidad o que exija un protocolo más largo a la hora de realizar una acción de tal calibre, ustedes dejaron a una familia sin luz con el único propósito de enriquecerse. No sé quién está detrás del mecanismo que ha hecho posible que ustedes obren así, ese mecanismo invisible que nos roba el alma sin que nunca pase nada. Lo que sí sé es quiénes están detrás de no impedirlo, los ciudadanos, vecinos entre los que me incluyo. Y es por eso que se me cae el alma a los pies cuando leo casos así, porque siento el peso de la responsabilidad anidando en mi conciencia.
En lo que a mí respecta, les considero unos criminales y han de acabar en la cárcel. Les sonará lo que digo, lo dijo Ada Colau cuando se refería a los bancos que ejecutaban hipotecas. Soy consciente de que hoy en día exigir una vivienda digna, energía, luz y comida para todos los ciudadanos es considerado radical y  antisistema. También que hay un monstruo ahí fuera considerado el menor de todos los males que se llama capitalismo. Y soy consciente de que muchas personas se resignan a no cambiar las reglas del juego. Pero yo no soy de esos.
Su nueva tropelía me reafirma más que nunca en mis convicciones: Otro mundo es posible y no nos quitarán ustedes la esperanza de crearlo. Da igual lo que digan sus medios cómplices o esos políticos, como Felipe González, portavoces de la mediocridad y tan alejados de la gente, existen otras vías para hacer un mundo más justo. Pasa con la banca , con los alimentos, con los ayuntamientos y pasará también con la energía. Cuando recuperemos la dignidad de este país, ustedes serán presos del olvido.
Del mal día que han hecho pasar a tanta gente, rescato la rabia. Esta rabia nos dará empuje cuando vengan mal dadas; ante el desánimo electoral, ante las nuevas injusticias que ideéis, ante la enésima fractura de la gente decente, ante la desmitificación de las figuras o los símbolos que nos aglutinan, siempre nos quedará esta rabia. Y no se equivoquen, esta rabia no se traducirá en violencia, sino en la fuerza que construye un mundo más justo. No nos convertirán ustedes en otros hijos de Trump, somos mucho mejor que eso. Hay una lucha ahí afuera y la vamos a terminar ganando.
Javier López Menacho. Escritor y Social Media Marketing

Blog del autor: http://www.javierlopezmenacho.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán publicados una vez moderados.