jueves, 15 de marzo de 2018

Toca defender las libertades básicas

Estamos en un momento en que toca proteger lo básico, las libertades y todo lo demás porque la restricción en las primeras tiene mucho que ver con nuestras exigencias de justicia social

Este martes se ha conocido la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos que dice que quemar fotos de los reyes es un legítimo acto de "crítica política" y condena a España a reintegrar los 2.700 euros de multa que impuso a dos jóvenes y a indemnizarles con 14.000 euros. Otra condena más, no es la primera y puede venir una ristra de ellas si es que empiezan a llegar al tribunal los casos de raperos y tuiteros condenados últimamente. El texto de la sentencia recuerda a España que la libertad de expresión no solo es para la información o las ideas inofensivas sino también, y especialmente, para aquellas que puedan generar escándalo, "conmoción" o "preocupación". Ya lo hemos advertido muchas, la libertad de expresión solo es tal, en realidad y aunque esta no sea su definición canónica, si ofende o molesta  a alguien; si no, es sentido común y no necesita defensa. 
En todo caso, esta sentencia se ha conocido en plena semana de dolor y furia por el asesinato de Gabriel. Dolor por el crimen, dolor compartido con los padres. Furia por haber tenido que ser partícipes (era imposible escapar) de un espectáculo del que nos creíamos vacunados por la experiencia del tratamiento mediático del crimen de Alcàsser. ¡Qué inocencia! Una democracia nunca está a salvo mientras existan partidos o políticos irresponsables dedicados a hacer bandera de las peores pulsiones, a excitarlas, a ayudarlas a crecer, a expandirlas, a propagarlas, y no a combatirlas, como sería la obligación de cualquier demócrata. Políticos profundamente inmorales que son capaces de clamar por un aumento de penas en la misma capilla ardiente del niño asesinado. Sólo la altura moral de los padres de la víctima nos ha supuesto un lenitivo a la náusea, y esa altura moral ha servido, además, para desenmascarar a aquellos que más que compartir el dolor de una familia se han lanzado a utilizarlo en beneficio de unas supuestas ganancias electorales.  
Estos días, en los que hemos visto al PP y a Cs abdicar de su trabajo de garantes y defensores de principios democráticos básicos, como la defensa a ultranza de la libertad de expresión, y sumirse en una siniestra competición por ver quién es más duro contra los criminales (y de paso contra quienes no lo son) es el momento de recordar el papel del PSOE en esta historia; un PSOE que ahora trata de pasar más o menos desapercibido, pero que se apresuró a firmar un pacto antiyihadista que irónicamente se presentó “en defensa de las libertades” y que no ha servido nada más que para recortarlas. Es el momento de recordar que desde que hace tres años se firmó este pacto la lucha contra el terrorismo no se ha visto impulsada especialmente y que el atentado de Barcelona no se pudo prever,  como la Prisión Permanente Revisable no ha podido evitar el asesinato de Gabriel ni evitará ningún otro crimen. Recordemos que en tiempos de malestar popular y de exigencias redistributivas la respuesta es siempre el populismo punitivo. Y en ese sentido, recordemos que para lo que sí ha servido el pacto es para que personas corrientes acaben condenadas por tuitear mensajes ofensivos, por hacer bromas de mal gusto o por hacer música u obras de arte que también ofendían a alguien, sobre todo al poder, claro está. 
El pacto ha introducido delitos en el Código Penal que sólo sirven para restringir las libertades, pero también para instaurar un clima de represión generalizada y de miedo en el que la calidad de nuestra democracia ha salido muy debilitada. El Pacto castiga conductas sin ninguna vinculación con el terrorismo y conductas que están amparadas en la libertad ideológica, de pensamiento y expresión; ha servido para perseguir la disidencia política y ha instaurado una especie de estado de emergencia permanente. El PSOE no solo firmó dicho pacto sino que ahora, después de la condena a España por parte del Tribunal Europeo, acaba de votar en contra de que desaparezca el delito de injurias a la corona. ¿De verdad apoyan el argumento que ha utilizado Rafael Hernando de que “la ofensa de forma deliberada a los sentimientos de la gente tiene que tener algún tipo de penalización"?  ¿De verdad, sostiene el PSOE que ofender los sentimientos de la gente (así, en general) debe ser un delito? Y el Partido Popular, que no ha tenido bastante con las condenas europeas, pretende por su parte –con la inestimable ayuda de Cs–, seguir desmontando la democracia y las libertades con una propuesta parlamentaria debatida este mismo 13 de marzo en la que propone perseguir las fake news. Una propuesta delirante esta al parecer surgida de una de las principales productoras de mentiras de este gobierno, una fake new ella misma: María Dolores de Cospedal, presenta una propuesta parlamentaria para “garantizar la veracidad de informaciones”, es decir, para controlar la información. ¿Podemos imaginar algo más pavoroso que el partido que ha dado lugar a tramas y tramas de mentiras políticas (y judiciales) pretenda erigirse en garante de la veracidad de algo? 
Aumentar las penas no previene de ningún crimen, los países con penas mayores no son más seguros. La calidad democrática de un país se mide por la manera en que respeta los derechos de sus peores elementos, abdicar de esos valores nos convierte en una pseudodemocracia. Ofender a alguien con una opinión, una canción, una obra de arte no puede ser un delito. Los Ministerios de la Verdad sólo existen en las dictaduras. Esto es lo que tendrían que enseñar en la  escuela, pero el PP prefiere que el alumnado aprenda la letra del pasodoble La Banderita; es natural. Más penas, más cárceles y más pasodobles castizos. Estamos en un momento en que toca defender lo básico, las libertades y todo lo demás porque la restricción en las primeras tiene mucho que ver con nuestras exigencias de justicia social. Así que, por lo pronto,  el día 17 todas y todos a la calle en la defensa de las pensiones, de las de ahora y de las futuras. 
-----------------------------
Beatriz Gimeno es diputada por Podemos en la Asamblea de Madrid.

Autora  Beatriz Gimeno

Fuente: CTXT


miércoles, 14 de marzo de 2018

ENCUENTRO JUNTO AL EBRO- Anotaciones de un comisario político,

Hace  apenas un par de semanas que la "Fundación Domingo Malagón" presentó en Madrid el libro "ENCUENTRO JUNTO AL EBRO- Anotaciones de un comisario político," Su autor es *Willi Bredel que fué comisario político de las BRIGADAS INTERNACIONALES en la Guerra Civil española.



“A ellos nadie les había obligado a venir; vinieron movidos únicamente por su sentidodel deber de solidaridad. ¿Tuvieron que abandonar mucho, mucho?. Algunos nada o mas bien poco, ya que nada o poco poseían. Pero otros dejaron lo que les era mas precioso y querido: hogar, esposa e hijos. Y todos sin excepción, una vida, cualquiera que esta fuera. Sin guerra, sin tanques ni bombarderos, sin fuego graneado ni ataques a bayoneta.”


Willi Bredel


Willi Bredel nace en Hamburgo en 1901 y fallece en Berlín en 1964. De activismo político precoz –con 15 años ya es miembro de la Juventud Socialista, con 16 de la Liga Espartaquista y con 17 del KPD- En 1930 es condenado a prisión, donde comienza a escribir sus primeros trabajos. Con la llegada al poder del partido nazi ingresa en el campo de concentración de Fuhlsbüttel, en 1934 después de ser liberado huye hacia Praga y de allí emigra a la URSS, donde trabaja en Radio Moscú. La publicación en Londres de su novela La prueba (1936) basada en su experiencia en Fuhlsbüttel, le aporta relevancia internacional como escritor. Pasa a España como comisario político del Batallón Thälmann de la 11ª Brigada Internacional hasta su regreso a Moscú en 1939; de este mismo año es su narración Encuentros en el Ebro. Durante la Guerra de Europa fue miembro del Comité por una Alemania Libre, a la que vuelve en 1945 tras la derrota de Hitler y el fin de la contienda. Instalado en Brelín, prosigue su carrera literaria que evoluciona progresivamente hacia lo que ha venido conociéndose como realismo socialista. Fue presidente de la academia Alemana de las Artes desde 1962 a 1964. En la figura literaria de Bredel hay que destacar su vertiente periodística: ya en 1928 era editor de la revista Volkszeitung (Hamburgo); en 1936 participa junto con Brecht y Lion Feuchtwanger en la revista literaria Das Wort (La Palabra), además de, a partir de 1947, en las alemanas Heute un Morgen (Hoy y mañana) y DNL.

Gentileza de la Fundación "Domingo Malagón".
 

 


viernes, 9 de marzo de 2018

Chávez vive en el corazón de los pueblos.

Ángel Guerra Cabrera.- Caracas. Hace cinco años de la desaparición física de Hugo Chávez. Desde entonces el cariño al comandante y la comprensión de su trascendental legado nuestroamericano por venezolanos, latinoamericanos y caribeños son mayores que nunca. Más allá de eso, Chávez fue un hombre universal, solidario con las luchas populares en todas partes del mundo.
 A su muerte, Washington y una coalición internacional de derechas desarrollaban ya una ofensiva de grandes proporciones contra la Revolución Bolivariana y contra todos los gobiernos revolucionarios y progresistas de la Patria Grande. Pero desde entonces, la arremetida arreció, particularmente enfilada al cambio de régimen en la patria de Bolívar, hoy sujeta a tal grado de acoso y ánimos golpistas, que parecería la antesala de una intervención extranjera. Ese desvergonzado proyecto se ha puesto en práctica a costa de imponer al pueblo venezolano la manipulación mediática, la violencia más irracional, la especulación, la inflación inducida y el desabasto.  Todo en cumplimiento de los cánones de la guerra híbrida o de cuarta generación.
Las baterías de las corporaciones mediáticas se han concentrado en el presidente Nicolás Maduro, al que intentan desprestigiar desde su elección con las calumnias más bajas y truculentas. Estados Unidos y las derechas, que conocen bien la importancia de los conductores en los movimientos populares y revolucionarios, al tiempo que cargan contra Maduro, lanzan una feroz cacería judicial y mediática contra líderes como Lula y Cristina Fernández de Kirchner.
Una clara señal del peligro externo en que se encuentra Venezuela es la declaración de la XV Cumbre de la Alternativa Bolivariana para los pueblos de Nuestra América (ALBA), celebrada en este país el 5 de marzo. Fuertemente marcado por la solidaridad con Venezuela y en obvia alusión a los dichos del secretario de Estado estadunidense Rex Tillerson en la Universidad de Texas en Austin, punto de partida de su periplo injerencista y desestabilizador por nuestra región, el documento expresa: “Denunciamos los intentos de resucitar la Doctrina Monroe, así como, la amenaza militar y los llamados a un golpe militar contra el Gobierno constitucional de Venezuela…”Los jefes de Estado y gobierno del ALBA, o sus representantes, expresaron también “su desacuerdo con el pronunciamiento de un grupo de países del continente, emitido el 13 de febrero de 2018 en Lima, Perú, que constituye una intromisión en los asuntos internos de la República Bolivariana de Venezuela”. Rechazaron “la exclusión de la hermana República Bolivariana de Venezuela y de su Presidente, Nicolás Maduro Moros, de la VIII Cumbre de las Américas, pues consideramos que dicha Cumbre debe ser un punto de encuentro para todos los Estados del continente y un espacio donde todos podamos expresar nuestras ideas, alcanzar consensos, disentir y debatir respetando nuestra diversidad”.
La cumbre del ALBA exigió “respeto a la legalidad de la organización de la Cumbre de las Américas”, demandó el derecho de participación de Venezue y anunció que ejercerá “medidas diplomáticas y políticas para garantizarla”. “Exhortamos –enfatizan- a la comunidad internacional a abstenerse de ejercer coerción de cualquier tipo, en contra de la independencia política y la integridad territorial de Venezuela, como práctica incompatible con los principios del Derecho Internacional y de la Carta de las Naciones Unidas, y contraria a la Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz. Rechazamos las medidas coercitivas unilaterales y las sanciones impuestas contra la República Bolivariana de Venezuela, que afectan la vida y el desarrollo del noble pueblo venezolano y el goce de sus derechos”.
Paralelo a la cumbre del Alba sesiona hasta hoy aquí el encuentro Todos Somos Venezuela. Además de las sesiones de trabajo, los asistentes tuvimos el privilegio de presenciar la emotiva ceremonia religiosa por el quinto aniversario de la muerte de Hugo Chávez, oficiada por chamanes y ministros de culto cristianos, musulmanes y afrovenezolanos. Toda una lección para ateos y agnósticos como el que suscribe sobre la trascendencia de la religiosidad en el alma popular. Igualmente disfrutamos un inolvidable espectáculo artístico con portentosos niños cantores y actores de Barinas, la tierra natal de Chávez. Espontáneo y conmovedor, con alegres notas de música llanera. Chávez vive en el corazón de su pueblo, de los pueblos.

Twitter:@aguerraguerra

jueves, 1 de marzo de 2018

¿Asaltos y censuras? Solo en Cuba y Venezuela (+ video).

José Manzaneda.- Hace unos días, centenares de personas saqueaban supermercados en Bogotá y en tres departamentos de Colombia (1). El Gobierno imponían el toque de queda (2). La noticia no la hemos leído en la gran prensa española. La misma que, apenas hace un mes, titulaba que “los militares controlan los supermercados tras los saqueos en Venezuela”, y lanzaba una “alerta internacional” debido a la “grave crisis económica y social” de ese país (3).
Leemos que Colombia, además, es origen del 92% de la cocaína incautada en EEUU, cuyo gobierno ha alertado del “alarmante aumento de la producción” en aquel país (4). Pero, increíblemente, a quien acusan los grandes medios internacionales de ser un “narcoestado” es… a Venezuela (5).
Los medios nos dicen que el Gobierno de Brasil ha comenzado la intervención militar de la ciudad de Río de Janeiro (6). Si esto hubiera ocurrido en Venezuela, tendríamos ya en la prensa completos análisis sobre la crisis social del país (7). Pero como es en Brasil, nos dicen que es solo una medida para “atajar la ola de violencia” (8). Mientras, el presidente golpista Michel Temer, con todos los grandes medios brasileños a su favor, trata de reducir su impopularidad con un gesto de mano dura, y de apartar el foco de las masivas protestas contra su política antisocial (9).
Donald Trump sugiere armar a un 20 % del profesorado de EEUU (10), para evitar matanzas en las escuelas, con el apoyo de la Asociación Nacional del Rifle (11). La prensa europea realiza un relato crítico acerca de la venta de armas en aquel país (12). Pero jamás un análisis sobre la salud democrática de una sociedad que admite esto como un “derecho constitucional”. Por contra, ¿se imaginan qué dirían si fuera en Cuba donde, en mes y medio, se hubieran producido casi dos mil muertes por armas de fuego (13)?
En los últimos días leemos mucho sobre libertad de expresión en la “democracia española”. Una jueza prohibía la impresión y comercialización de nuevos ejemplares de “Fariña”, un libro sobre el narcotráfico en Galicia (14). Y el músico rapero Valtonyc era condenado a tres años y medio de cárcel, acusado de enaltecimiento del terrorismo e injurias graves a la Monarquía (15). Los principales medios españoles defendían esta sentencia (16) (17). Los mismos, por cierto, que tan detalladamente se preocupan por la libertad de expresión en Cuba (18).
Además, la Feria de Arte Contemporáneo de Madrid retiraba una exposición denominada “Presos políticos en la España contemporánea” (19). Los principales medios españoles quitaban hierro a este evidente acto de censura (20). Y los pocos que denunciaban su gravedad apenas mencionaban a una pequeña parte de los “presos políticos” que reivindicaba la citada exposición: los vinculados al proceso independentista catalán (21). Pero en la obra también aparecían otros casos, que la prensa española se cuidaba de no airear, y a los que aplicaba una segunda censura, como el del político vasco Arnaldo Otegi, los tuiteros de la operación ‘Araña’, los jóvenes de Altsasu o la dirección del clausurado diario ‘Egin’ (22).
Para que ahora gobierno, políticos y medios españoles vayan dando lecciones por el mundo sobre libertad de expresión, artística o de prensa (23).

Venezuela: democracia y petro vs. acoso imperialista.

Ángel Guerra Cabrera.- La inscripción de la candidatura de Nicolás Maduro a un nuevo periodo presidencial concentra la decisión del pueblo venezolano de derrotar con más democracia la grave amenaza de intervención militar de Estados Unidos. El chavismo ha aprendido que la democracia, tanto representativa como participativa, junto a la sólida unión cívico-militar es el arma más efectiva contra el permanente estado de guerra económica y golpismo fomentado por Washington y el llamado Grupo de Lima(GL). Fueron las elecciones a la Asamblea Nacional Constituyente las que pusieron fin a casi tres meses de brutal violencia contrarrevolucionaria teledirigida por el Comando Sur estadunidense e implementada por la oposición y la derecha colombiana. Con la movilización a las urnas y el voto a los candidatos chavistas los electores manifestaron su apego al camino democrático y su rechazo al golpismo.
La reciente resolución de la OEA que pretende descalificar las próximas elecciones venezolanas es otro paso en los reiterados intentos yanquis de crear un clima favorable a una intervención armada en Venezuela con el farisaico pretexto de brindar ayuda “humanitaria” al pueblo venezolano. Capitanearon la resolución los mismos gobiernos que, con posterioridad a la llegada de Trump a la silla presidencia, lanzaron una servil ofensiva contra Caracas en contubernio con el impresentable secretario general de la organización Luis Almagro. Esos gobiernos son exactamente los visitados unos días antes por el petrolero y secretario de Estado Tillerson, declarado devoto de la ominosa Doctrina Monroe. ¿Coincidencia?
Al disparar contra la democracia venezolana, ejemplo en el mundo, la OEA y el GL se suman abiertamente a los planes agresivos de Washington contra la patria de Bolívar. Eso sí, en la OEA no se discuten siquiera el muro, las expulsiones masivas de migrantes, el racismo, las reiteradas y masivas violaciones a los derechos humanos que se cometen en muchos países de nuestra región, la corrupción desbocada, los feminicidios, los golpes “blandos”, los constantes fraudes electorales, como el de Honduras, los asesinatos de periodistas, luchadores sociales y defensores de derechos humanos, las fosas comunes; o la propia guerra económica contra el emancipador proyecto chavista.
Si, guerra económica y bloqueo financiero. Así los calificó el experto de la ONU Alfred de Zayas después de visitar ese país y añadió: “He comparado las estadísticas de Venezuela con las de otros países y no hay crisishumanitaria, desde luego hay escasez, zozobra y desabastecimiento pero quien haya trabajado por décadas para Naciones Unidas y conoce la situación de países de Asia, de África y algunos de América, sabe que la situación de Venezuela no es una crisis humanitaria”.  De Zayas consideró que la comunidad internacional debe trabajar por el levantamiento de las sanciones que “son la causa de que empeore el desabastecimiento de alimentos y medicinas”.
Y es que la guerra económica retrata el incomparable cinismo de la política estadunidense.  Es esa larga guerra, reforzada con las sanciones contra Venezuela, la que han provocado el desabastecimiento en ese país, como lo han demostrado varios economistas venezolanos, entre ellos Pasqualina Curzio. ¡Miles de toneladas de alimentos y medicinas podrían adquirirse con los miles de millones de dólares de PDVSA retenidos en EstadosUnidos!
En vísperas del periplo de Tillerson, un alto funcionario no identificado del departamento de Estado afirmó:“Las sanciones financieras que hemos impuesto al Gobierno de Venezuela han forzado el inicio de un default, tanto en la deuda soberana como en PDVSA. Y lo que estamos viendo … es un colapso económico total en Venezuela. Entonces nuestra política funciona, nuestra estrategia funciona …” A principios de febrero,  el jefe de la CIA, Mike Pompeo, admitió en un foro del think-tank American Enterprises Institute que el organismo de inteligencia trabajó codo a codo junto a Trump los componentes operativos de las sanciones contra Venezuela. A confesión de parte…
Pero el presidente Maduro no desmaya. Ante el reventamiento por orden de Tillerson del diálogo gobierno-oposición, convoca a elecciones. Ante el bloqueo financiero crea el petro, calificado de “genial” por la calificadora china Dagong.  Frente a la amenaza de agresión ordena una maniobra nacional cívico militar.  Maduro tiene el apoyo popular de que carecen los gobernantes que lo adversan y la elección presidencial lo demostrará.
Twitter:@aguerraguerra